Cómo poner límites a su hijo en edad escolar

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Muchos niños de edades entre los 6 y los 10 años, si se les deja hacer lo que quieren, comerían pizza 3 veces al día, 7 días a la semana, o jugarían a los videojuegos durante horas y horas. Esto se debe a que no han desarrollado el control de sus impulsos y apetitos, lo que puede incluir el deseo de alimentos, juguetes y cosas específicos, así como el deseo de recibir alabanza y atención.

Los padres que establecen límites para sus hijos les demuestran que los quieren y se preocupan por ellos. Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a establecer límites justos y apropiados para sus hijos en edad escolar:

  • Involúcrese como padre y preste atención a lo que hacen sus hijos. ¿Son sus actividades dañinas o peligrosas? Por ejemplo, ¿siguen sus reglas de seguridad de manera sistemática cuando montan en bicicleta?
  • Obtenga ayuda para saber lo que es adecuado para el nivel de desarrollo de sus hijos. Busque críticas de cine y video que califican la violencia y el contenido sexual para las familias. Igualmente, encuentre información nutricional sobre los alimentos que compra para su familia.
  • Establezca límites razonables para sus hijos y dedique tiempo a explicar esos límites. Las reglas familiares y las consecuencias de romper esas reglas deben estar bien definidas y sus hijos deben comprenderlas.
  • Esté preparado para revaluar los límites. A medida que los niños crecen y maduran, superarán continuamente algunos límites. Usted puede decirle a su hijo de 6 años que no salga de su propio patio cuando juega afuera. Para los 10 años de edad, es posible que su hijo sea lo suficientemente responsable como para jugar dentro de una zona más amplia y definida, como una calle sin salida o el bloque en que se encuentre su vivienda. La mayoría de los niños son capaces de apreciar la idea de que van a poder hacer más actividades cuando sean mayores. Al considerar ampliar los límites de sus hijos, puede ser útil hablar sobre los detalles en familia y dejar que los niños opinen durante el proceso. Esto puede ayudar a que sus hijos sientan que sus opiniones son importantes y a adquirir confianza de que un comportamiento positivo será recompensado. Con el tiempo, cuando sus hijos estén listos, puede darles la oportunidad de establecer sus propios límites y, de este modo, enseñarles autocontrol.

Usted también puede ayudar a sus hijos a establecer hábitos saludables siendo un buen modelo a seguir. Sus acciones diarias tienen una gran influencia en el comportamiento de su hijo.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD, MPH - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisado7 diciembre, 2017