Cómo tratar las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Es común tener malestar estomacal (náuseas) o vómitos cuando se recibe quimioterapia. Las náuseas y los vómitos son causados por los medicamentos contra el cáncer que usted recibe durante el tratamiento. Usted podría tener una sensación de malestar o vomitar poco después de una sesión de tratamiento. Pero con algunos medicamentos de quimioterapia, es posible que no sienta malestar hasta días después. Algunas personas solo tienen náuseas o solo tienen vómitos. Otras tienen ambas cosas. Algunas personas no tienen ni náuseas ni vómitos debido a la quimioterapia.

Hay muchos medicamentos que pueden prevenir las náuseas y los vómitos. Prevenir las náuseas y los vómitos le ayudará a calmar el estómago de manera que pueda comer, sentirse fuerte y darle a su cuerpo la oportunidad de descansar entre tratamientos contra el cáncer.

Los antieméticos (medicamentos contra las náuseas) funcionan mejor si empieza a tomarlos antes de comenzar la quimioterapia.

¿Cuál es la causa de las náuseas y los vómitos?

Los médicos creen que algunos medicamentos pueden afectar al sistema nervioso o irritar el revestimiento estomacal y hacerle sentir malestar. Esto puede causar náuseas y vómitos.

El tamaño de la dosis también puede afectar cómo se siente. Un medicamento puede no causar problemas a una dosis baja. A una dosis más alta puede hacerle sentir malestar. Sin embargo, esa dosis más alta podría ser la que se necesita para destruir las células cancerosas.

La manera en que se administra un medicamento también puede cambiar las cosas. Un medicamento que se inyecta por vena (intravenoso o IV ) puede causarle malestar antes que el mismo medicamento administrado en forma de pastilla. Esto se debe a que el organismo absorberá el medicamento intravenoso con mayor rapidez.

¿Qué aumentará su riesgo de tener náuseas o vómitos?

Existen más de 100 fármacos diferentes para tratar el cáncer. Algunos de ellos tienen más probabilidades que otros de causar náuseas y vómitos. Su médico y usted decidirán qué medicamentos contra el cáncer recibirá usted en función del tipo de cáncer que tenga, el lugar del cuerpo en que se encuentre el cáncer y la gravedad del cáncer (su etapa ).

Otras cosas, además de los medicamentos contra el cáncer, pueden aumentar su riesgo de tener náuseas y vómitos. Si usted se sometió a quimioterapia con anterioridad y le provocó vómitos, su cerebro lo recordará. Así que solo el pensar en el tratamiento contra el cáncer puede hacerle sentir malestar. Esto se conoce como náuseas y vómitos anticipatorios. Los antieméticos podrían no funcionar bien para las náuseas y los vómitos anticipatorios, pero otros métodos que lo relajan o lo distraen podrían servir de ayuda. Estos métodos incluyen la relajación muscular progresiva, la hipnosis, la acupuntura o distraerse con música, videojuegos o juegos para el teléfono.

¿Cómo se tratan las náuseas y los vómitos?

La meta del tratamiento es prevenir las náuseas y los vómitos. Su médico revisará qué medicamentos contra el cáncer está tomando usted y las veces que se ha enfermado en el pasado. Es probable que le den un medicamento que haya servido para controlar las náuseas y los vómitos en otras personas que están recibiendo el mismo tratamiento contra el cáncer. Quizás le den dos o tres medicamentos para tomar.

Los antieméticos generalmente se toman en forma de pastilla. Pero también podrían dárselos por vía intravenosa o a través de un parche que se adhiere a la piel con cinta adhesiva. Estos medicamentos suelen administrarse antes de la primera sesión de quimioterapia. Usted necesitará tomar antieméticos a lo largo de todo el tratamiento contra el cáncer.

Algunos de los medicamentos más comunes que se utilizan para controlar las náuseas y los vómitos incluyen:

  • Antagonistas de la dopamina, como metoclopramida y fenotiazinas.
  • Antagonistas de la serotonina, como granisetrón, ondansetrón y palonosetrón.
  • Otros antagonistas. Estos incluyen:
    • Aprepitant.
    • Olanzapina.
  • Corticosteroides, como dexametasona o metilprednisolona.
  • Benzodiacepinas , como alprazolam, lorazepam y midazolam.

La marihuana medicinal es legal en algunas áreas y podría utilizarse para controlar las náuseas. Otras formas artificiales de la marihuana, como dronabinol (Marinol) y nabilona (Cesamet), también pueden usarse para tratar las náuseas y los vómitos en algunas personas cuando otros medicamentos no funcionan.

La mejor manera de prevenir las náuseas y los vómitos es empezar a tomar el antiemético mucho antes de iniciar el tratamiento contra el cáncer. Pero incluso si ya ha comenzado el tratamiento contra el cáncer, no es tarde para tratar de prevenir las náuseas y los vómitos. Hable con su médico si la quimioterapia le está causando malestar.

¿Cómo funcionan los antieméticos?

Estos medicamentos funcionan de diferentes maneras. Algunos bloquean una sustancia química en el cerebro que controla los vómitos. Otros medicamentos reducen la hinchazón en la parte del cerebro que controla las náuseas. Unos pocos de estos medicamentos desaceleran el sistema nervioso central . Algunos de estos medicamentos funcionan solos. Otros solamente funcionan si se toman en combinación con otros medicamentos.

Algunos antieméticos pueden causar efectos secundarios. Usted puede:

  • Sentirse somnoliento (con sueño) o confuso.
  • Tener dolores de cabeza.
  • Tener diarrea o estreñimiento.
  • Tener hipo.
  • Sentirse débil o muy cansado.
  • Tener contracciones o espasmos musculares.

No todos los antieméticos actúan de la misma manera para todo el mundo. Es posible que deba probar varios de estos medicamentos, por sí solos o combinados, hasta que encuentre el que le dé mejores resultados. Después de empezar a tomar antieméticos, informe a su médico de inmediato si todavía tiene sensación de malestar.

¿Qué más puede hacer para controlar las náuseas y los vómitos?

Además de los antieméticos, puede probar algunas cosas en casa para ayudar a sentirse mejor. Si tiene sensación de malestar, coma varias comidas pequeñas durante el día en lugar de unas pocas comidas grandes. Evite los alimentos dulces, fritos o grasos. Chupe cubitos de hielo o pastillas de menta. Para obtener más información, vea:

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Jimmy Ruiz, MD - Oncología medica, Hematología

Revisado3 mayo, 2017