Generalidades del tema

Un dispositivo para caminar -un andador, un par de muletas o un bastón- ayuda a compensar una reducción de fuerza, amplitud de movimiento, estabilidad de las articulaciones, coordinación o resistencia. También puede reducir la carga en una articulación o un miembro doloridos. Usar un dispositivo para caminar puede ayudarle a estar más seguro e independiente en sus actividades diarias.

Casi todas las personas han usado un dispositivo para caminar en algún momento, aunque sea para practicar con muletas que eran de otra persona. Como resultado, la mayoría de las personas creen que saben cómo se usan. Pero hay algunas cuestiones básicas que le ayudarán a usar su dispositivo para caminar de manera más fácil y más segura.

Cuestiones generales de seguridad al usar dispositivos para caminar

  • Mire hacia adelante, no abajo a sus pies.
  • Elimine alfombras pequeñas, cables o cualquier otra cosa que pudiera hacer que se tropiece, resbale o caiga.
  • Tenga mucho cuidado alrededor de mascotas y niños pequeños. Pueden ser impredecibles y ponerse en su camino cuando menos se lo espera.
  • Asegúrese de que las puntas de caucho de su dispositivo para caminar estén limpias y en buenas condiciones para ayudar a evitar los resbalones. Puede comprar puntas de repuesto en las tiendas de suministros médicos y farmacias. Hay disponibles también puntas para el hielo para usar al aire libre en tiempo de invierno.
  • Evite las condiciones resbaladizas, como pisos mojados y entradas para vehículos con nieve o hielo. Cuando haga mal tiempo, tenga especial cuidado en los bordillos de las aceras y los escalones.
  • Nunca use solamente su dispositivo para caminar como ayuda para levantarse o sentarse. Incluso si todavía tiene una mano sobre su dispositivo para caminar, ponga la otra mano en la superficie donde usted está sentado o en el brazo de la silla. Use esa mano para guiarse al sentarse y para empujar al pararse. Si tiene menos estabilidad en los pies, apoye su dispositivo para caminar de manera segura cerca de usted, de modo que este no se caiga y que usted pueda alcanzarlo fácilmente. Y use ambas manos en la superficie donde está sentado como ayuda para sentarse o pararse.
  • Siempre use su pierna fuerte o sana para dar el primer paso cuando suba las escaleras o suba un bordillo (vea instrucciones para bordillos y escaleras a continuación). Al bajar, dé el primer paso con la pierna débil o lesionada. Recuerde la frase "suba con la buena y baje con la mala" para ayudarle a dar el primer paso con la pierna correcta. Pida ayuda si se siente inseguro para subir y, especialmente, para bajar escaleras.

Cómo usar muletas

Las muletas le permiten evitar tener que cargar algo de peso o todo el peso en una pierna. También pueden usarse como apoyo adicional si tiene alguna lesión o afección en ambas piernas. Su médico le recomendará muletas solamente si usted tiene buen equilibrio, fuerza y resistencia.

La mayoría de las personas usan muletas axilares, que van debajo de los brazos. Si va a usar muletas por un período de tiempo prolongado, su médico puede recomendarle muletas que se ajustan con brazaletes a los antebrazos. Las mismas instrucciones para caminar funcionan para ambos tipos de muletas.

Tenga en cuenta que cuando usted está de pie sin moverse con sus muletas, estas deberían ubicarse ligeramente delante de usted, de modo que las muletas y los pies formen un triángulo. Mantenga las muletas lo suficientemente cerca del cuerpo para que usted pueda presionar hacia abajo con ellas, pero deje espacio entre las muletas para poder pasar el cuerpo entre ellas. No descanse las axilas en la parte superior de las muletas, porque podría dañarse un nervio que pasa por la axila.

Asegúrese de que las muletas sean a su medida. Cuando se pone de pie en su postura normal, debe haber dos o tres dedos de espacio entre la parte superior de la muleta y la axila. Cuando deja colgar las manos, debería tener la empuñadura de la muleta a la altura de la muñeca. Cuando coloca las manos en la empuñadura, los codos deberían estar ligeramente flexionados.

Para caminar con muletas

  1. Coloque las muletas frente a usted a un brazo de distancia, a unas 12 pulgadas (30 cm). No se incline para llegar más lejos.
  2. Si puede cargar peso sobre la pierna débil o lesionada, muévala hacia adelante, hasta que esté casi alineada con las muletas.
  3. Presione hacia abajo en las empuñaduras al tiempo que mueve adelante la pierna sana, de modo que esta esté alineada con la pierna débil o lesionada. Mantenga todo el peso en las manos y no en las axilas.
  4. Repita el proceso.

Cuando se sienta seguro al usar las muletas, usted puede mover las muletas y la pierna lesionada al mismo tiempo, luego presionar hacia abajo las muletas al tiempo que da un paso sobrepasando las muletas con la pierna sana, como lo haría al caminar normalmente.

Si necesita evitar cargar peso en la pierna lesionada:

  • Mueva las muletas hacia adelante, luego empuje hacia abajo con las empuñaduras y lleve la pierna sana hacia adelante casi hasta las muletas. Esto se llama marcha por balanceo hasta las muletas, porque usted balancea su cuerpo hasta donde están las muletas. Recuerde que lo mejor es formar un triángulo con las puntas de las muletas y el pie. Es más difícil encontrar el equilibrio si los tres están alineados.
  • Cuando esté fuerte y su equilibrio sea bueno, usted puede balancear el cuerpo entre las muletas y apoyar la pierna sana adelante de estas, para dar un paso más largo. Esto se llama marcha por balanceo completo.

Para subir o bajar el bordillo de una acera con muletas

Pruebe a hacer esto primero con otra persona cerca para ayudar a equilibrarlo si lo necesita.

  1. Párese bien cerca del bordillo, y asegure su equilibrio.
  2. Si sube, suba primero con la pierna más fuerte. Luego suba las muletas y la pierna más débil o lesionada hasta encontrarse con la pierna fuerte. Si va a descender, baje primero las muletas. Baje primero con la pierna débil. Luego baje la pierna más fuerte hasta que ambas estén al mismo nivel. Recuerde la frase "suba con la buena y baje con la mala" para ayudarle a dar el primer paso con la pierna correcta.
  3. Empuje hacia abajo con las muletas para equilibrarse y aliviar el peso de la pierna lesionada.
  4. Recobre el equilibrio de nuevo antes de comenzar a caminar.

Para usar las muletas en las escaleras

Pruebe a hacer esto primero con otra persona cerca para ayudar a equilibrarlo si lo necesita.

Si las escaleras tienen un buen barandal firme, usted puede sujetarse del barandal con una mano. Coloque las muletas juntas y úselas con la otra mano. Si no hay un barandal o no piensa que el barandal sea lo suficientemente firme, use las muletas normalmente, sosteniendo una en cada mano.

  1. Párese cerca del borde de las escaleras.
  2. Si sube, suba primero con la pierna más fuerte, luego lleve las muletas y la pierna más débil o lesionada hasta que estén juntas. Si va a descender, baje primero las muletas. Baje primero con la pierna más débil y luego baje la pierna más fuerte hasta que estén al mismo nivel.
  3. Repita el proceso.
  4. Cuando alcance la superficie llana, asegúrese de encontrar el equilibrio otra vez antes de comenzar a caminar.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Joan Rigg, PT, OCS - Terapía física

Revisado21 marzo, 2017