Consejos para cuidar las férulas

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Cuando le ponen una férula por primera vez

Una férula protege un hueso roto u otra lesión. Si tiene una férula de quita y pon, siga las instrucciones de su médico y quítese la férula solo si el médico le indica que puede hacerlo.

La mayoría de las férulas se pueden ajustar. El médico le mostrará cómo hacerlo y le dirá cuándo puede ser necesario que usted ajuste la férula.

Muchas férulas vienen ya hechas. Su médico podría también hacer una férula a base de yeso o fibra de vidrio. Algunas férulas tienen incorporada una almohadilla de aire. Las almohadillas de aire se hinchan para mantener la zona lesionada en su lugar.

Colocar peso sobre la férula

No ponga peso sobre la férula. Si lleva una bota ortopédica, el médico le indicará cuándo puede poner peso sobre ella.

Hinchazón

Podría sentir la férula apretada durante algunos días después de su operación o lesión. Esto suele deberse a la hinchazón. La hinchazón puede retrasar la curación y causar dolor. Un exceso de hinchazón dentro de la férula puede dar lugar a presión que puede causarle daño.

Para ayudar a reducir la hinchazón:

  • Eleve la pierna o el brazo lesionado sobre una almohada cuando se aplique hielo o tanto tiempo como pueda cuando esté sentado o acostado. Trate de mantenerlo por encima del nivel del corazón.
  • Aplíquese hielo o compresas frías en la zona afectada durante 10 a 20 minutos cada vez. Trate de hacerlo cada 1 o 2 horas durante los 3 días siguientes (cuando esté despierto) o hasta que baje la hinchazón. Tenga cuidado de no mojar la férula.
  • Si los dedos de la mano o el pie del miembro que lleva la férula no están lesionados, muévalos de vez en cuando. Esto ayuda a que circulen la sangre y los líquidos del miembro lesionado.
  • Tome medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) . Estos pueden ayudar a reducir el dolor y la hinchazón. Sea prudente con los medicamentos. Asegúrese de seguir todas las instrucciones de la etiqueta.

El agua y su férula

  • Mantenga seca la férula. La humedad puede acumularse debajo de la férula y causar irritación y comezón en la piel. Si tiene una herida o tuvo una operación, tener humedad bajo la férula puede aumentar el riesgo de infección.
  • Cubra la férula con un plástico y séllelo con cinta adhesiva cuando se bañe o se duche, excepto si el médico le ha dicho que se puede quitar la férula cuando se bañe.
  • Si se puede quitar la férula durante el baño, seque la zona con ligeras palmaditas después de bañarse y vuelva a ponerse la férula.
  • Si la férula se moja un poco, puede secarla con un secador de pelo. Utilice el nivel de aire frío ("cool").

Cuidado de la férula y la piel

  • Si tiene permiso para quitarse la férula, asegúrese de que la piel esté seca antes de volver a ponérsela. Tenga cuidado de no colocarse la férula demasiado apretada.
  • Si no debe quitarse la férula, trate de soplar aire fresco dentro de la férula con un secador de pelo o un ventilador para ayudar a aliviar la comezón. Nunca introduzca objetos debajo de la férula para rascarse la piel.
  • No use aceites ni lociones cerca de la férula. Si tiene dolor o enrojecimiento en la piel alrededor del borde de la férula, puede acolchar los bordes con un material suave, como tela "moleskin", o usar cinta para cubrirlos.
  • Mantenga la fuerza y el tono muscular tanto como le sea posible a la vez que protege el miembro o la articulación lesionados. Es posible que el médico le indique que tense y relaje los músculos que están protegidos por la férula. Consulte con el médico o fisioterapeuta para recibir instrucciones.

Cuándo llamar

Llame a su médico de inmediato si:

  • Tiene más dolor o dolor intenso.
  • Siente una zona caliente o adolorida debajo de la férula.
  • Tiene problemas con la férula. Por ejemplo:
    • Siente ardor o comezón en la piel cubierta por la férula.
    • La férula se siente demasiado apretada.
    • Tiene mucha hinchazón cerca de la férula. (Algo de hinchazón es normal).
    • Tiene fiebre nueva.
    • Hay secreción o mal olor que sale de la férula.
  • La mano o el pie está frío o pálido, o cambia de color.
  • Tiene problemas para mover los dedos de la mano o del pie.
  • Tiene síntomas de un coágulo sanguíneo en el brazo o en la pierna. (Esto se llama trombosis venosa profunda). Los síntomas pueden incluir:
    • Dolor en el brazo, la pantorrilla, detrás de la rodilla, en el muslo o en la ingle.
    • Enrojecimiento e hinchazón en el brazo, la pierna o la ingle.

Preste especial atención a los cambios en su salud y asegúrese de comunicarse con su médico si:

  • La férula se está rompiendo o está perdiendo su forma.
  • No mejora como se esperaba.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisado29 noviembre, 2017