Consejos para el cuidador

Saltar a la barra de navegación

Aspectos generales

Hay muchas personas que cuidan a un cónyuge, padre o madre u otro familiar que tiene una enfermedad crónica o que está discapacitado. Brindar cuidado puede ser una experiencia gratificante, especialmente cuando sabe que sus cuidados marcan una diferencia positiva. Pero cuidar a alguien puede ser difícil. Hay tres consejos para ser un buen cuidador:

  • Cuídese.
  • No ayude demasiado. Deje que la persona haga lo más que pueda.
  • Pida ayuda.

Este tema le brindará más información acerca de estos consejos y sobre cómo estos consejos pueden ayudarles a usted y a la persona a quien cuida.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Consejo nro. 1 para el cuidador: Cuídese

Cuidarse es el paso más importante que debe seguir como cuidador. Cuidar a alguien puede ser estresante, incluso en la mejor de las situaciones.

Pero cuando los cuidadores se toman el tiempo para cuidarse a sí mismos, suelen ocurrir cosas buenas:

  • Permanecen más saludables.
  • Se sienten mejor con ellos mismos.
  • Tienen más energía y entusiasmo, y pueden seguir brindando cuidados.

Aquí hay algunas cosas importantes que usted debe encontrar tiempo para hacer, solo por sí mismo:

  • Tomar una clase de cuidar a otros. Usted conocerá a otros cuidadores y aprenderá nuevas formas de lidiar con situaciones difíciles. Para encontrar clases en su área, comuníquese con la Alianza de Cuidadores de Familia (Family Caregiver Alliance [www.caregiver.org]).
  • Hacer ejercicio. Es posible que se sienta mejor y duerma mejor si hace ejercicio. Una forma es hacer actividad en bloques de 10 minutos o más a lo largo del día y de la semana. Los expertos afirman que hay que tener una meta de, al menos, 2½ horas de actividad moderada a la semana. nota 1
    Actividad física: Cómo elegir actividades adecuadas para usted
  • Ingerir comidas y refrigerios saludables. Cuando está ocupado brindando cuidados, podría parecer más fácil comer comida rápida que preparar comidas saludables. Pero las comidas saludables son fáciles de preparar, y una alimentación saludable le proporcionará más energía para llevar a cabo sus actividades cada día.
  • Dormir lo suficiente. Si no duerme lo suficiente durante la noche, duerma una siesta durante el día. Planifique tener al menos una noche completa de descanso cada semana.
  • Encontrar tiempo para hacer alguna actividad que disfrute -como leer, escuchar música, pintar o hacer manualidades y tocar un instrumento- aunque solo pueda hacerla durante algunos minutos al día. Si le gusta asistir a actividades religiosas o tomar clases, pídale a un amigo o familiar que cuide a su ser querido durante una o dos horas, una o dos veces a la semana, para que usted pueda hacer esas actividades.
  • Hacerse chequeos médicos regulares. Esto incluye chequeos dentales. Aunque usted siempre haya sido saludable, debe permanecer saludable. Conozca las señales de depresión y preste atención a la aparición de estas señales no solo en la persona a la que está cuidando, sino también en sí mismo. Si tiene sentimientos de tristeza o desesperanza persistentes, hable con su médico. Para obtener más información, vea el tema Depresión .

Consejo nro. 2 para el cuidador: No ayude demasiado

Aunque no lo admitan, a las personas les gusta hacer las cosas por sí mismas. Cada vez que usted hace algo por una persona, que esta persona podría haber hecho sin ayuda, se produce una pérdida doble. En primer lugar, es posible que se haya desperdiciado su esfuerzo. En segundo lugar, la persona a quien ayudó perdió la oportunidad de hacer algo por sí misma.

Como cuidador, su meta más alta es darle a la persona a la que usted cuida la capacidad y el permiso de tener el control de su propia vida (en la mayor medida posible). Cada actividad que su ser querido haga para mantener su independencia es una victoria para usted como cuidador.

A continuación se incluyen algunas medidas que puede tomar a fin de brindarle a la persona a la que usted cuida los medios para que haga cosas en forma independiente:

  • Deje que la persona tome tantas decisiones como sea posible. Por ejemplo, deje que la persona decida cómo vestirse, qué comer o cuándo ir a dormir. Ayúdela a mantener el mayor control posible.
  • Simplifique. Por ejemplo, si está cuidando a una persona que tiene demencia leve, divida las tareas complejas en pasos más simples para ella: Primero, busque la caja de cereales. Luego, busque la leche y el tazón, y así sucesivamente.
  • Haga que todo sea más fácil. Una de las cosas más productivas que un cuidador puede hacer es realizar cambios en el hogar de la persona a la que cuida y proporcionarle herramientas que le permitan hacer actividades sin ayuda.
  • Permita errores y resultados menos que perfectos. El aspecto más difícil de permitir que alguien haga algo sin ayuda es saber que usted podría hacerlo mejor o más rápido. Está bien que haya errores.
  • Recompense tanto el esfuerzo como el resultado. Haga que la persona se sienta bien haciendo cosas por sus propios medios.
  • Dele a la persona la responsabilidad de encargarse de algo. Los estudios han demostrado que los residentes de hogares de ancianos a quienes se les pide que cuiden mascotas o plantas viven más tiempo y se vuelven más independientes.
  • Combine tareas con capacidades. Identifique las habilidades de la persona y trate de combinarlas con las tareas que esta puede hacer por sí sola. Si no está seguro de qué tareas son razonables, hable con el médico de la persona.

Consejo nro. 3 para el cuidador: Pida ayuda

La mejor respuesta a la pregunta "¿Necesita algo?" es "Sí".

"Sí, necesito que alguien se quede aquí para poder salir". O "Sí, realmente me vendría bien una siesta". Permitir que otras personas le ayuden puede hacer que brindar cuidados sea más fácil. Sepa donde encontrar ayuda cuando la necesite. Cuanto más apoyo reciba, más éxito probablemente tendrá.

Cuando la familia o los amigos le ofrezcan darle una mano, tenga preparadas ideas específicas. Déjeles elegir algo que les gustaría hacer. Por ejemplo, podría pedirles que:

  • Compren algunos artículos en la tienda de comestibles.
  • Preparen una comida, limpien o trabajen en el jardín.
  • Se queden con la persona a la que usted cuida para que usted pueda salir durante un tiempo.

Existen otras formas de buscar apoyo. Por ejemplo:

  • Contrate a un adolescente o a un adulto mayor para que le ayude durante algunas horas al día.
  • Busque una tienda de comestibles que haga envíos.
  • Contrate ayuda de salud en el hogar o un asistente de atención personal.
  • Inscríbase para obtener servicios domésticos o de tareas del hogar, o en el programa "Meals on Wheels" de comidas a domicilio.

Los servicios que podrían ser de utilidad para los cuidadores incluyen los siguientes:

El servicio de relevo podría ser el servicio más importante para los cuidadores. Este servicio ofrece a alguien que permanecerá con la persona a la que usted cuida durante algunas horas mientras usted sale de la casa. Si la persona a la que usted cuida necesita atención médica de rutina, es posible que pueda hacer arreglos para que la persona se quede en un hogar de ancianos durante algunos días mientras usted sale para tomarse un descanso.

Los centros de cuidados diurnos para adultos son sitios donde se puede dejar a una persona que no necesita supervisión individual para que permanezca allí durante el día. Este servicio suele ofrecerse durante el horario laboral y podría estar o no disponible durante los fines de semana. Se brindan comidas, servicios de atención personal y actividades sociales.

Los hogares de cuidados de acogida para adultos o los hogares de comida y atención son hogares privados donde los adultos mayores reciben atención personal, supervisión y comidas las 24 horas. Algunos estados requieren que los hogares de comida y atención tengan licencia.

Los hogares de ancianos suelen tener dos niveles de atención. La atención intermedia incluye asistencia para usar el baño, vestirse y cuidar personalmente a las personas que no tienen afecciones médicas graves. Por lo general, la asistencia especializada es para las personas que acaban de salir del hospital o para otras personas que tienen afecciones médicas que requieren un cuidado de asistencia más intensivo. Algunos centros tienen unidades especiales para personas con demencia.

Los programas de cuidados paliativos para el final de la vida ("hospice") brindan servicios sociales, personales y médicos a las personas con enfermedades terminales que desean pasar el tiempo que les queda en el hogar o en un entorno menos formal que un hospital o un hogar de ancianos.

Los grupos de apoyo le brindan la oportunidad de hablar sobre los problemas o las inquietudes acerca de los cuidados con otros cuidadores.

Para saber si estos servicios están o no disponibles en su comunidad, busque en "Senior Citizen Services" ("Servicios para ciudadanos de la tercera edad") en las Páginas Amarillas.

Siéntase orgulloso

Siéntase orgulloso de sus esfuerzos. Ser cuidador no es fácil y aquellos que se dedican a eso son especiales. Seguir los consejos para brindar cuidados puede ayudarle a sentirse bien consigo mismo y con la atención que brinda. Recuerde:

  • Cuídese haciendo ejercicio en forma regular, recibiendo la nutrición y el descanso adecuados y realizándose chequeos médicos regulares. Cuidarse incluye tomarse tiempo libre para participar en actividades placenteras y que satisfagan sus necesidades.
  • Ayude a la persona a la que usted cuida a ser lo más independiente posible.
  • Reconozca cuando necesita ayuda adicional y acepte el apoyo de otras personas. Una persona que le dé una mano en el momento adecuado puede marcar toda la diferencia.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Family Caregiver Alliance
www.caregiver.org
Caregiver Action Network (U.S.)
www.nfcacares.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. U.S. Department of Health and Human Services (2008). 2008 Physical Activity Guidelines for Americans (ODPHP Publication No. U0036). Washington, DC: U.S. Government Printing Office. Available online: http://www.health.gov/paguidelines/guidelines/default.aspx.

Otras obras consultadas

  • Family Caregiver Alliance (2003). Fact Sheet: Taking Care of YOU: Self-Care for Family Caregivers. Available online: http://www.caregiver.org/caregiver/jsp/print_friendly.jsp?nodeid=847.
  • Family Caregiver Alliance (2004). Fact Sheet: Caring for Adults with Cognitive and Memory Impairments. Available online: http://www.caregiver.org/caregiver/jsp/print_friendly.jsp?nodeid=392.
  • Family Caregiver Alliance (accessed November 2008). A Guide to Taking Care of Yourself. Available online: http://www.caregiver.org/caregiver/jsp/print_friendly.jsp?nodeid=667.
  • Pinquart M, Sörensen S (2007). Correlates of physical health of informal caregivers: A meta-analysis. Journals of Gerontology, 62B(2): 126-137.
  • Rakel RE, Strauch EM (2011). Care of the dying patient. In RE Rakel, DP Rakel, eds., Textbook of Family Medicine, 8th ed., pp. 53-72. Philadelphia: Saunders.
  • Stiles M, Walsh K (2011). Care of the elderly patient. In RE Rakel, DP Rakel, eds., Textbook of Family Medicine, 8th ed., p. 52. Philadelphia: Saunders.
  • Vitaliano PP, et al. (2003). Is caregiving hazardous to one's physical health? A meta-analysis. Psychological Bulletin, 129(6): 946-972.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Shelly R. Garone, MD, FACP - Medicina Paliativa

Revisado6 octubre, 2017