Convulsiones no epilépticas

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Las personas que tienen convulsiones o crisis no epilépticas (NES, por sus siglas en inglés) tienen períodos de actividad con apariencia convulsiva. Las NES se caracterizan por una pérdida en el funcionamiento físico o un cambio de este sin un problema del sistema nervioso central . La pérdida o el cambio causa períodos de actividad o inactividad física que se asemejan a las convulsiones epilépticas . Una persona puede tener tanto convulsiones epilépticas como no epilépticas.

Por lo general, las NES están relacionadas con un problema de salud mental, como un conflicto emocional o estrés. Sin embargo, las NES en ocasiones están relacionadas con un problema como un nivel bajo de azúcar en la sangre o el funcionamiento del corazón. Un ejemplo de NES son las convulsiones (crisis) psicógenas , a veces llamadas seudoconvulsiones o seudocrisis.

Los síntomas de las NES suelen aparecer repentinamente y en momentos de estrés emocional extremo. Algunos médicos creen que los síntomas de las NES pueden ser un intento de reducir la ansiedad no reconociendo o no respondiendo a un conflicto emocional.

Las personas con NES tienen períodos de pérdida o cambio en la actividad física que se asemejan a las convulsiones epilépticas o al aura de una convulsión, tales como:

  • Movimientos erráticos o deficientes.
  • Alteraciones en la coordinación.
  • Ceguera temporal.
  • Visión en túnel.
  • Pérdida del sentido del olfato o el tacto.
  • Sensación de hormigueo en la piel.

Las personas que tienen NES suelen presentar solo un síntoma. Sin embargo, si los episodios se repiten, el síntoma puede reaparecer pero en un lugar o a una intensidad diferentes.

El tratamiento de las NES varía para cada persona. Los objetivos del tratamiento para las NES son aliviar el estrés o el conflicto emocional que pudiera estar causando la pérdida o el cambio del funcionamiento físico. Las causas físicas, como el azúcar baja en la sangre o un problema cardíaco, se tratan según sea necesario. El tratamiento puede incluir medicamentos, asesoría psicológica o cambios de vida específicos, como un cambio de trabajo o asistencia en el hogar.

Dado que las NES no son causadas por un problema en el cerebro, los medicamentos que se utilizan para tratar la epilepsia no se usan para tratar esta afección.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD, MPH - Pediatría

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Steven C. Schachter, MD - Neurología

Revisado9 octubre, 2017