Generalidades del tema

¿Qué es la craneosinostosis?

La craneosinostosis es un problema del cráneo que hace que la cabeza del bebé tenga una forma extraña. En casos poco comunes hace presión sobre el cerebro del bebé, lo cual puede causar daños. También se llama craneoestenosis.

El cráneo del bebé no es simplemente un solo pedazo de hueso en forma de cuenco. Está compuesto de cinco placas óseas delgadas que están unidas por un material fibroso llamado suturas . Las suturas permiten que el cráneo se expanda a medida que el cerebro se desarrolla. Con el tiempo, las suturas se endurecen y permiten que los huesos del cráneo se fusionen.

Cuando un bebé tiene craneosinostosis, una o más de esas suturas se cierran demasiado temprano. La manera en que el problema afecte a su bebé depende en parte de cuántas suturas se cierren demasiado pronto:

  • Si solo una sutura se cierra demasiado pronto, el cerebro del bebé suele desarrollarse con normalidad, pero la cabeza tiene una forma extraña. Esto es lo que sucede en la mayoría de los casos.
  • Si más de una sutura se cierra demasiado pronto, el cerebro del bebé podría no desarrollarse tan rápido como debería. Si se acumula mucha presión alrededor del cerebro, puede causar daño cerebral, convulsiones, ceguera y retrasos en el desarrollo . Pero esta fuerte presión es rara.

¿Qué causa la craneosinostosis?

Los expertos no están seguros de qué causa este problema. En algunos casos, es hereditario. Si usted tuvo un bebé con craneosinostosis y está planeando quedar embarazada de nuevo, sería deseable que hable con su médico sobre la asesoría genética.

La craneosinostosis es más probable en:

  • Bebés que se encuentran en posición de nalgas mientras están en el útero.
  • Bebés cuyas madres fuman o viven a grandes alturas durante el embarazo.
  • Bebés que son mellizos.

¿Cuáles son los síntomas?

La señal más común es una cabeza con aspecto deforme al nacer o para cuando el niño tiene unos pocos meses de edad. Por ejemplo, el cráneo puede llegar a ser alargado y estrecho. O puede ser muy plano y ancho en la parte delantera o trasera o en los lados. El bebé puede tener la nariz o la mandíbula deformadas.

Una cabeza con forma extraña puede ser la única señal de la craneosinostosis.

En casos poco comunes, la enfermedad hace que la presión aumente en el cerebro del bebé. Esto puede provocar daño cerebral y puede hacer que el bebé se desarrolle con más lentitud que otros niños. Si sabe que su bebé tiene esta afección, llame a su médico de inmediato si su bebé:

  • Comienza a vomitar.
  • Se torna lento y duerme más y juega menos.
  • Está más irritable de lo habitual.
  • Tiene los ojos hinchados o tiene problemas para mover los ojos o seguir objetos.
  • Tiene problemas de audición.
  • Respira ruidosamente o no respira durante períodos cortos de tiempo.

¿Cómo se diagnostica la craneosinostosis?

Usted o su médico podrían notar que la cabeza de su bebé tiene una forma extraña al nacer, poco después de nacer o más adelante durante un chequeo de niño sano.

El simple hecho de que la cabeza de su bebé tenga una forma extraña no significa que él o ella tenga craneosinostosis. La forma de la cabeza puede verse afectada por la posición del bebé en el útero, el proceso del parto o la postura en que duerme el bebé. Hable con su médico si le preocupa la forma de la cabeza de su bebé.

Su médico:

  • Examinará ambos lados de la cara y la cabeza de su bebé.
  • Medirá la cabeza de su bebé.
  • Palpará las suturas y los puntos blandos ( fontanelas ) del cráneo.
  • Palpará la parte superior y los costados de la cabeza, donde se encuentran las suturas, para ver si hay bordes o bultos inusuales.

El médico de su bebé también podría solicitar una radiografía , una tomografía computarizada o una resonancia magnética del cráneo.

¿Cómo se trata?

La cirugía es el tratamiento habitual para corregir la craneosinostosis. Por lo general, se realiza durante el primer año de vida. El cirujano extirpa tiras de hueso del cráneo para crear suturas artificiales. Esta cirugía previene o alivia la presión sobre el cerebro y permite que el cráneo se expanda con normalidad. También corrige la forma de la cabeza del bebé.

Cuanto antes se opere al niño, mejores serán los resultados. Si hay presión en el cerebro, su hijo necesita ser operado de inmediato. Si su bebé no parece tener presión en el cerebro, el médico puede aconsejarle que espere para ver si la forma de la cabeza vuelve a la normalidad sin necesidad de cirugía. Su hijo puede usar un casco especial u otro dispositivo para ayudar a remodelar el cráneo. Pero es posible que su hijo aún necesite cirugía más adelante.

Si su hijo necesita cirugía, hable con su médico acerca de lo que puede esperar. Puede ser útil ver algunas fotos del antes y después de otros niños a los que se les hizo el mismo tipo de cirugía a fin de que usted esté preparado para el aspecto de su hijo justo después de la operación. Al principio puede haber mucha hinchazón y moretones.

Estar involucrado en el cuidado de su bebé mientras él o ella está en el hospital puede ayudar a que usted se sienta más cómodo cuando lleve a su bebé a casa. Usted necesitará saber cómo cuidar la incisión de su bebé y a qué problemas debe estar atento. No es común que haya problemas después de la cirugía.

Es normal sentir una variedad de emociones cuando su hijo tiene un problema como la craneosinostosis. La asesoría o un grupo de apoyo podrían ayudarle.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

National Institute of Neurological Disorders and Stroke
www.ninds.nih.gov

Referencias

Otras obras consultadas

  • Church MW, et al. (2007). Auditory brainstem response abnormalities and hearing loss in children with craniosynostosis. Pediatrics. Published online May 21, 2007 (doi:10.1542/peds.2006-3009).
  • Evans K, et al. (2012). Craniofacial malformations. In CA Gleason, SU Devaskar, eds., Avery's Diseases of the Newborn, 9th ed., pp. 1331-1350. Philadelphia: Elsevier Saunders.
  • Greer M (2010). Premature closure of cranial sutures section of Cerebral and spinal malformations. In LP Rowland, TA Pedley, eds., Merritt's Neurology, 12th ed., p. 589. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Kinsman SL, Johnston MV (2011). Congenital anomalies of the central nervous system. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 1998-2013. Philadelphia: Saunders.
  • Persing JA (2008). MOC-PS CME article: Management considerations in the treatment of craniosynostosis. Plastic and Reconstructive Surgery, 121(1): 1-11.
  • Ropper AH, et al. (2014). Developmental diseases of the nervous system. In Adams and Victor's Principles of Neurology, 10th ed., pp. 1003-1059. New York: McGraw-Hill Education.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Chuck Norlin, MD - Pediatría

Revisado4 mayo, 2017