Crioterapia para cambios celulares anormales en el cuello uterino

Saltar a la barra de navegación

Generalidades de la cirugía

La crioterapia destruye tejido anormal en el cuello uterino congelándolo. La crioterapia destruye parte del tejido normal junto con el tejido anormal. Durante la crioterapia, se hace circular dióxido de carbono (CO2) líquido, que está muy frío, por una sonda colocada al lado del tejido anormal. Esto congela el tejido durante 2 o 3 minutos. Se puede dejar que el tejido se descongele y luego se vuelve a congelar durante otros 2 o 3 minutos. También puede utilizarse un único tratamiento de congelación durante 5 minutos.

La crioterapia causa algunas molestias. La mayoría de las mujeres tienen una sensación de frío y algunos cólicos. Y a veces hay una sensación de calor que se extiende a la parte superior del cuerpo y a la cara.

La crioterapia no es un tratamiento adecuado si las células anormales están en la parte alta del conducto cervicouterino. En ese caso, se recomienda otro tratamiento, como una biopsia en cono , en lugar de la crioterapia.

Cómo se hace

La crioterapia suele hacerse en el consultorio médico, en una clínica o en un hospital como procedimiento ambulatorio. Usted no tiene que pasar la noche en el hospital.

Tendrá que quitarse la ropa de la cintura para abajo y colocarse un protector de papel o de tela alrededor de la cintura. Luego, deberá recostarse boca arriba en una mesa de exploración con las piernas elevadas y los pies apoyados en estribos. El médico le introducirá un instrumento lubricado llamado espéculo en la vagina. El espéculo separa suavemente las paredes de la vagina, lo que permite examinar el interior de la vagina y el cuello uterino.

Su médico puede usar un medicamento para adormecer el cuello uterino (bloqueo paracervical).

Qué esperar después de la cirugía

La mayoría de las mujeres pueden retomar su nivel normal de actividad al día siguiente del procedimiento.

Si le han realizado crioterapia, necesita hacerse pruebas de seguimiento de Papanicolaou en forma regular. Las pruebas de Papanicolaou deben repetirse con una frecuencia de 4 a 6 meses o según lo recomiende el médico. Después de que haya tenido varios resultados normales en las pruebas de Papanicolaou, usted y su médico pueden decidir con qué frecuencia debe hacerse pruebas de Papanicolaou en el futuro.

Después de la crioterapia

  • Tendrá una secreción acuosa de la vagina por alrededor de 2 a 3 semanas.
  • Deberían usarse toallas sanitarias en vez de tampones por un período de 2 a 3 semanas.
  • Deberían evitarse las relaciones sexuales por un período de 2 a 3 semanas.
  • No deben hacerse lavados vaginales por un período de 2 a 3 semanas.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Sangrado de moderado a intenso (más intenso del que suele tener durante su período menstrual)
  • Aumento del dolor pélvico
  • Secreción vaginal con mal olor o de color amarillento, lo que podría indicar una infección

Por qué se hace

La crioterapia se realiza después de que se hayan confirmado los resultados anormales de la prueba de Papanicolaou por medio de una colposcopia . Si los resultados de un legrado endocervical no muestran tejido anormal en la parte alta del conducto cervicouterino, entonces puede usarse la crioterapia para tratar el tejido anormal que se ha observado por medio de la colposcopia.

Eficacia

La crioterapia es un método eficaz para destruir el tejido cervicouterino anormal, dependiendo del tamaño, la profundidad y el tipo del tejido anormal. Los estudios han ofrecido distintos resultados. Indican que la crioterapia destruye todo el tejido anormal en entre 77 y 96 de cada 100 casos. nota 1

Riesgos

La destrucción del tejido anormal no estará completa si las células anormales se encuentran a demasiada profundidad en el tejido del cuello uterino.

Para pensar

La crioterapia no es un tratamiento para el cáncer de cuello uterino.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Garcia F, et al. (2012). Intraepithelial diseases of the cervix, vagina, and vulva. In JS Berek, ed., Berek and Novak's Gynecology, 15th ed., pp. 574-618. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kevin C. Kiley, MD - Obstetricia y ginecología

Revisado3 mayo, 2017