Cuidado de las ampollas

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Pruebe tratamientos caseros para las ampollas:

  • Una ampolla pequeña e intacta de aproximadamente el tamaño de una arveja (chícharo), o incluso una ampolla de sangre, generalmente sanará por su cuenta. Use una venda suelta para protegerla. Evite la actividad que provocó la ampolla.
  • Si una ampolla pequeña está en una zona que soporta peso, como en la planta del pie, protéjala con una almohadilla de tela en forma de rosquilla . Deje abierta la zona sobre la ampolla.
  • Si la ampolla es grande y dolorosa, podría ser mejor drenarla. Este es un método seguro:
    • Limpie una aguja o un alfiler con alcohol de frotar.
    • Perfore suavemente el borde de la ampolla.
    • Empuje el líquido que contiene la ampolla hacia el orificio que usted hizo para que pueda vaciarse.
    • Si usted tiene una enfermedad como diabetes, VIH, cáncer o enfermedad cardíaca, es mejor que no vacíe la ampolla debido al riesgo de infección.
  • Después de abrir una ampolla, o si se reventó:
    • Lave suavemente la zona con agua limpia. No utilice alcohol, yodo ni ningún otro limpiador.
    • No retire el colgajo de piel que recubre una ampolla a menos que esté muy sucio o desgarrado o que haya pus debajo de la piel. Alise suavemente el colgajo sobre la piel sensible.
    • Aplique una capa delgada de vaselina y una venda antiadherente.
    • Cambie la venda una vez al día o en cualquier momento que se moje o se ensucie. Retírela por la noche para dejar que se seque la zona.

Esté atento a una infección de la piel mientras sana la ampolla. Las señales de infección incluyen:

  • Mayor dolor, hinchazón, enrojecimiento o aumento de la temperatura alrededor de la ampolla.
  • Vetas rojizas que se extienden desde la ampolla.
  • Pus que sale de la ampolla.
  • Fiebre.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado20 noviembre, 2017