Demencia: Evaluación del dolor

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la demencia?

La demencia se caracteriza por una pérdida de las capacidades mentales, lo cual afecta la vida diaria. Puede causar problemas con la memoria y lo bien que una persona puede pensar, planear y comunicarse.

Por lo general, la demencia empeora con el tiempo. El tiempo que esto tarda es diferente en cada persona. Algunas personas permanecen sin cambios en este sentido durante años. Otras pierden sus capacidades rápidamente.

¿De qué manera la demencia dificulta la comunicación?

Una persona con demencia en su etapa inicial puede tener problemas para hallar las palabras adecuadas.

A medida que la demencia empeora, también empeoran los problemas con las palabras y el pensamiento. Una persona puede decir cosas que no tienen sentido. También puede tener dificultades para saber lo que los demás están diciendo.

Cuando la demencia es avanzada, una persona no puede comunicarse con palabras y tal vez no pueda responder a preguntas de sí/no con gestos. Cuando este es el caso, es el comportamiento de una persona el que da indicios sobre sus necesidades y sentimientos. Tal vez encuentre que las mejores maneras de comunicarse son con su presencia, el tacto y el tono de voz.

¿Qué puede decir y hacer, y a qué puede prestar atención usted?

La manera más fácil de saber sobre el nivel de dolor de alguien es preguntar y obtener una respuesta. Pero cuando alguien tiene demencia avanzada, comunicarse puede ser difícil. Los problemas de memoria también pueden ser un obstáculo.

Pero hay algunas maneras por las que puede evaluar el dolor con pocas palabras o ninguna. Mientras más conozca a una persona, mejor puede comprender sus señales.

Conexión

Esté calmado y ofrezca apoyo. Preste atención a su propio tono de voz. Una persona con demencia todavía se da cuenta de las emociones y puede enojarse al sentir ira o irritación en su voz.

  • Pruebe a hacer contacto visual.
  • Pruebe a recurrir al tacto para tranquilizar a la persona e indicar que está escuchando. Puede ser que el tacto se comprenda mejor que las palabras.

Si su intento para conectarse parece molestar a la persona, preste atención a los indicios que obtiene. Deje de tratar de conectarse. Puede volver a intentarlo más tarde.

Uso de preguntas sencillas

  • Use una frase corta y sencilla a la vez, como: "¿Siente dolor ahora?" y "¿Puede mostrarme dónde?"
  • Si la palabra "dolor" no parece ser comprendida, pruebe con una palabra similar, como "molestia" o "duele".
  • Pruebe con preguntas que puedan responderse con "sí" o "no".
  • Preste atención al tono de voz y a los gestos de la persona. Estos pueden ser sus indicios de cómo se siente la persona. A veces, la emoción es más importante que las palabras.

Atención a las señales de dolor

Las personas con demencia avanzada a menudo expresan dolor de maneras que usted no esperaría. Para saber sobre el dolor de una persona, familiarícese con sus propias conductas y hábitos.

Alguien con demencia podría expresar dolor con:

  • Expresiones faciales. Usted puede ver que la persona parpadea, frunce el ceño, hace muecas, o tiene una mirada triste o temerosa.
  • Sonidos. Es posible que oiga llantos, gemidos o gruñidos. Para algunas personas, pedir ayuda, llamar, corear en forma repetitiva o respirar fuerte puede ser una señal de dolor.
  • Cambios en el comportamiento. Tal vez note agresión, confusión, fatiga o inquietud repentinas. Algunas personas se vuelven irritables o retraídas.
  • Cambios en la actividad. Tal vez note un cambio en el sueño o el apetito. Algunas personas ambulan más de lo habitual.

¿Cuándo debería hablar con el médico?

Cuando usted conoce a una persona con demencia, usted puede ver los cambios conductuales que otros no siempre observan. Su conocimiento es un recurso valioso para un médico que está tratando de evaluar y de tratar a esta persona.

Si ve cambios en el comportamiento, las expresiones o la actividad que pudieran ser señales de dolor, comuníquese con el equipo de atención de demencia inmediatamente. Es importante diagnosticar la causa. Puede ser dolor, pero podría haber otras causas, como infección, que también necesitarían tratamiento con celeridad.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Christine H. Fordyce, MD - Medicina familiar, Medicina Geriátrica

Revisado9 octubre, 2017