Demencia: Apoyo para los cuidadores

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Cuidar a un ser querido que tiene enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia puede ser una tarea difícil, estresante y agotadora. Afecta la salud del cuidador y su capacidad de descansar, y puede ser una fuente de estrés y conflicto para toda la familia.

Las exigencias de cuidar a una persona que tiene demencia pueden alejar a los cuidadores de familiares, actividades de ocio y otras responsabilidades. Para un cuidador que tiene problemas de salud, la tensión física y emocional de proporcionar cuidados puede empeorar esos problemas. Es común que se presenten problemas de fatiga, depresión y trastornos del sueño, y los cuidadores a menudo soportan la carga emocional adicional de sentirse preocupados, culpables y enojados por tener que cuidar a la persona.

Si usted es un cuidador, puede beneficiarse aprendiendo lo más que pueda y cuidándose a sí mismo.

Obtenga información

  • Aprenda todo lo que pueda sobre el tipo de demencia que tiene su ser querido y sus perspectivas de futuro. Organizaciones como la Asociación de Alzheimer (Alzheimer's Association) y la Alianza de Cuidadores de Familia (Family Caregiver Alliance) pueden proporcionar materiales educativos, así como información sobre grupos y servicios de apoyo. Para obtener información de contacto, vea la sección Otros lugares donde puede obtener ayuda de los temas Enfermedad de Alzheimer y Demencia.
  • Averigüe qué servicios ofrece su comunidad. Muchas comunidades ofrecen materiales educativos, asesoramiento y servicios de relevo como centros de cuidado de día para adultos y asistentes sanitarios en el hogar.
  • Encuentre un grupo de apoyo en su área. Los grupos de apoyo permiten que los cuidadores compartan sus experiencias e intercambien información práctica sobre el manejo de la enfermedad y el cuidado de la persona.

Cuídese

  • Cuide su salud. Las exigencias de cuidar a una persona pueden ser agotadoras tanto física como emocionalmente. Asegúrese de comer alimentos saludables, descansar cuando lo necesite y hacer suficiente ejercicio.
  • Reconozca que es normal sentir enojo, culpa, tristeza, frustración e impotencia. Estos sentimientos son una señal de que usted necesita tomarse un descanso de la prestación de cuidados, incluso si es solo durante una tarde para asistir a un grupo de apoyo.
  • No cargue con toda la responsabilidad de proporcionar el cuidado. Hable sobre las responsabilidades de cuidado con familiares y amigos que muestren interés.
  • Encuentre tiempo para sí mismo. Los servicios de relevo ofrecen personas para permanecer con la persona durante algunas horas mientras usted sale de la casa. También es posible que pueda organizar una estancia corta en un hogar de ancianos para su ser querido mientras usted atiende a sus propias necesidades médicas o de otro tipo.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Peter J. Whitehouse, MD - Neurología

Revisado7 diciembre, 2017