Dilatación y evacuación

Saltar a la barra de navegación

Generalidades de la cirugía

La dilatación y evacuación (D y E) se hace generalmente en las segundas 12 semanas ( segundo trimestre ) del embarazo. Suele incluir una combinación de aspiración endouterina , dilatación y legrado y el uso de instrumentos quirúrgicos (como un fórceps).

Antes de una D y E, se hace una ecografía para determinar el tamaño del útero y el número de semanas del embarazo.

Antes del procedimiento, a menudo se introduce en el cuello uterino un dispositivo llamado dilatador del cuello uterino (osmótico) para ayudar a abrir lentamente el cuello uterino. Dilatar el cuello uterino reduce el riesgo de cualquier lesión al cuello uterino durante el procedimiento. También puede administrarse misoprostol varias horas antes de la cirugía. Este medicamento puede ayudar a ablandar el cuello uterino.

La dilatación y evacuación suele durar 30 minutos. Suele hacerse en un hospital pero no requiere una estancia nocturna. También puede hacerse en una clínica con médicos especialmente capacitados para realizar un aborto. Durante un procedimiento de D y E, su médico:

  • Le dará una primera dosis de un antibiótico para prevenir una infección.
  • La acomodará sobre una mesa de exploración en la misma posición usada para un examen pélvico , con los pies colocados en estribos mientras se recuesta sobre su espalda.
  • Le introducirá un espéculo en la vagina.
  • Le lavará la vagina y el cuello uterino con una solución antiséptica.
  • Le inyectará un analgésico (medicamento para el dolor) en la zona del cuello uterino (bloqueo paracervical) junto con un sedante . Si el procedimiento se hace en un quirófano, usted podría recibir una inyección de anestesia raquídea en el líquido alrededor de la médula espinal. Esto entumece la zona entre las piernas. O su médico puede usar anestesia general , la cual la deja inconsciente.
  • Sujetará el cuello uterino con un instrumento para mantener el útero en su lugar.
  • Dilatará el conducto cervicouterino con sondas de tamaño creciente. Un aborto en las segundas 12 semanas necesitará que el cuello uterino se dilate más de lo que se requiere para una aspiración endouterina.
  • Le pasará un tubo hueco (cánula) dentro del útero. La cánula se adhiere por entubado a una botella y a una bomba que proporciona una aspiración suave para extraer el tejido en el útero. Se sienten algunos cólicos durante el resto del procedimiento.
  • Le pasará un instrumento de sujeción (fórceps) dentro del útero para sujetar fragmentos de tejido más grandes. Esto es más probable en embarazos de 16 semanas o más tiempo y se hace antes de que se raspe el revestimiento del útero con una legra (cureta).
  • Usará un instrumento curvado (legra) para raspar suavemente el revestimiento del útero y extraer tejido en el útero.
  • Utilizará succión. Esto puede hacerse como paso final para asegurarse de que se extraiga completamente el contenido uterino.
  • Le dará un medicamento para reducir la cantidad de sangrado a causa del procedimiento.

El tejido uterino extraído durante la D y E se examina para asegurar que todo el tejido haya sido extraído y que el procedimiento esté completo.

Los médicos pueden usar una ecografía durante el procedimiento de D y E para confirmar que todo el tejido haya sido extraído y que el embarazo haya terminado.

Qué esperar después de la cirugía

La dilatación y evacuación (D y E) es un procedimiento quirúrgico. Una recuperación normal incluye:

  • Sangrado irregular o manchado durante las primeras 2 semanas. Durante la primera semana, evite los tampones y solo use toallas sanitarias.
  • Cólicos similares a los cólicos menstruales, los cuales pueden durar desde varias horas a algunos días, a medida que el útero vuelve a su tamaño previo al embarazo.
  • Reacciones emocionales por 2 o 3 semanas. Después de un aborto, es normal sentir alivio, tristeza, aflicción o culpa. Los cambios hormonales durante el embarazo pueden intensificar las emociones más de lo habitual.

Después del procedimiento

  • Le darán antibióticos para prevenir infecciones.
  • Descanse con tranquilidad ese día. Puede hacer actividades normales al día siguiente, según cómo se sienta.
  • El acetaminofén (como Tylenol) o el ibuprofeno (como Advil) pueden ayudar a aliviar los dolores de los cólicos. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.
  • Pueden administrarse medicamentos para ayudar al útero a contraerse y volver a su tamaño previo al embarazo.
  • No tenga relaciones sexuales por al menos 1 semana, o más tiempo, según se lo aconseje su médico.
  • Cuando comience a tener relaciones sexuales nuevamente, use un método anticonceptivo. Y use condones para prevenir una infección. Para saber más, vea el tema Métodos anticonceptivos .

Pregúntele a su médico si puede tomar acetaminofén (como Tylenol) o ibuprofeno (como Advil). Pueden ayudarle a aliviar el dolor de los cólicos. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.

Señales de complicaciones

Llame a su médico de inmediato si tiene alguno de estos síntomas después de un aborto:

  • Sangrado intenso. Por lo general, tanto los abortos médicos como los quirúrgicos causan un sangrado diferente del período menstrual normal. Sangrado intenso puede significar:
    • Expulsar coágulos más grandes que una bola de golf, durante 2 horas o más.
    • Empapar más de 2 toallas sanitarias grandes por hora, durante 2 horas seguidas.
    • Sangrar intensamente durante 12 horas seguidas.
  • Señales de infección en todo el cuerpo, como dolor de cabeza, dolores musculares, mareos o una sensación general de enfermedad. Es posible tener una infección grave sin fiebre.
  • Dolor intenso en el abdomen que no se alivia con analgésicos (medicamentos para el dolor), reposo ni calor
  • Bochornos o una fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta que dura más de 4 horas
  • Vómito que dura más de 4 a 6 horas
  • Hinchazón abdominal o frecuencia cardíaca rápida repentinas
  • Flujo vaginal en mayor cantidad o que huele mal
  • Dolor, hinchazón o enrojecimiento en la zona genital

Llame a su médico para programar una cita si ha tenido alguno de estos síntomas después de un aborto reciente:

  • Sangrado (no manchado) durante más de 2 semanas
  • Síntomas nuevos y de origen desconocido que podrían ser causados por los medicamentos que se utilizan en el tratamiento
  • Ausencia del período menstrual dentro de las 6 semanas después del procedimiento
  • Señales y síntomas de depresión . Los cambios hormonales después de un embarazo pueden causar depresión que requiere tratamiento.

Por qué se hace

La dilatación y evacuación (D y E) es uno de los métodos disponibles para un aborto en el segundo trimestre. Una D y E se hace para extraer completamente todo el tejido en el útero para un aborto en el segundo trimestre del embarazo.

  • Una D y E a veces se recomienda para las mujeres a quienes en el segundo trimestre se les diagnosticó un feto que tiene problemas médicos o anormalidades graves.
  • Una mujer que está embarazada como resultado de una violación o incesto tal vez no confirme el embarazo hasta el segundo trimestre debido a su reacción emocional al origen traumático del embarazo.
  • Una mujer que no cuenta en su área con un especialista en aborto que brinde servicios a precios accesibles o cuyo acceso a los servicios es demorado por restricciones legales puede tardar varias semanas en realizarse un aborto planificado. Cuando se demora un aborto, puede ser necesario una D y E.

La dilatación y evacuación también puede usarse para extraer el tejido restante después de un aborto espontáneo.

Eficacia

La dilatación y evacuación es un método seguro y eficaz. Ha pasado a ser en los Estados Unidos el tratamiento habitual para un aborto en el segundo trimestre de embarazo.

Riesgos

Los riesgos de la dilatación y evacuación (D y E) incluyen:

  • Lesión al revestimiento uterino o cuello uterino.
  • Un agujero en la pared del útero (perforación uterina). Esto es poco frecuente. Esto ocurre más frecuentemente durante la dilatación cervicouterina. En el segundo trimestre, hay más probabilidades de sangrado y podría necesitarse una reparación. Si el sangrado es una inquietud, una laparoscopia (un procedimiento que usa un instrumento de observación con luz) puede usarse para ver si se ha detenido.
  • Infección. Las bacterias pueden ingresar en el útero durante el procedimiento y provocar una infección. Esto es más probable si una infección que no se trata, como una infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) , está presente antes del procedimiento. La administración de antibióticos durante el procedimiento de D y E y a su término reducirá este riesgo.
  • Sangrado de moderado a intenso (hemorragia), el cual a veces está causado por:
    • Lesión al revestimiento uterino o cuello uterino.
    • Perforación del útero.
    • El útero no se contrae (atonía).
    • Ruptura uterina. En casos poco frecuentes, se desgarra una cicatriz de una incisión uterina cuando se usa un medicamento para inducir contracciones.
    • Tejido que permanece en el útero (productos de la concepción retenidos).

Los riesgos son más altos para los abortos quirúrgicos realizados en el segundo trimestre del embarazo que aquellos que se hacen en el primer trimestre, particularmente si se hacen después de las 16 semanas de embarazo.

Otras complicaciones poco comunes incluyen:

  • Tejido que permanece en el útero (retención de productos de la concepción). Los cólicos abdominales y el sangrado reaparecen dentro de una semana del procedimiento. A veces no se produce sangrado prolongado sino hasta varias semanas después.
  • Coágulos de sangre. Si el útero no se contrae para expulsar todo el tejido, la abertura del cuello uterino puede bloquearse. Esto impide que la sangre salga del útero. El útero se dilata y se vuelve sensible, a menudo acompañado de dolor abdominal, cólicos y náuseas.

Una segunda aspiración endouterina y medicamentos para detener el sangrado se usan para tratar la retención de productos de la concepción o los coágulos de sangre.

Para pensar

Es poco probable que un aborto afecte su fecundidad, de modo que es posible quedar embarazada en las semanas inmediatas después del procedimiento. Evite las relaciones sexuales hasta que su cuerpo se haya recuperado totalmente, por al menos 1 semana o lo que le recomiende el médico. Cuando comience a tener relaciones sexuales nuevamente, use un método anticonceptivo, y use condones para prevenir infecciones.

La asesoría para un aborto en el segundo trimestre puede ser más comprensiva que para un aborto temprano debido a la duración del embarazo y al motivo del aborto.

Si tiene reacciones emocionales continuas después de un aborto, obtenga asesoría de un consejero especialista en duelo u otro profesional de la salud mental matriculado.

La depresión puede desencadenarse cuando las hormonas del embarazo cambian después de un aborto. Si usted tiene más de 2 semanas de síntomas de depresión, como fatiga, cambio en sus hábitos del sueño o apetito, o sentimientos de tristeza, vacío, ansiedad o irritabilidad, consulte a su médico sobre la posibilidad de tratamiento.

Es posible que el hospital o el centro quirúrgico le envíen instrucciones sobre cómo prepararse para la cirugía o que una enfermera la llame para darle instrucciones antes de la cirugía.

Si se hace un aborto en un centro ambulatorio y hay una complicación, tal vez la trasladen a un hospital.

Inmediatamente después de la cirugía, la llevarán a un área de recuperación donde las enfermeras la cuidarán y la tendrán en observación. Es probable que se quede en el área de recuperación durante un período de tiempo y luego vaya a su hogar. Además de cualquier indicación especial de su médico, su enfermera le proporcionará información para ayudarla en su recuperación. Se retirará a su hogar con una hoja de instrucciones de cuidado, que incluye con quién debe comunicarse si surge un problema.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Revisor médico especializado Rebecca H. Allen, MD, MPH - Obstetricia y ginecología

Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología

Revisado16 marzo, 2017