Generalidades del tema

El sexo es parte de una vida sana. Y puede ser seguro para las personas que tienen problemas del corazón. Pero a algunas de estas personas puede preocuparles tener relaciones sexuales. O tal vez tengan problemas para tener relaciones sexuales o disfrutar de las mismas.

Si tiene problemas sexuales, hable con su médico. Su médico u otro profesional de la salud puede darle información, apoyo y consejo de modo que pueda volver a disfrutar del sexo.

El sexo es ejercicio

En lo que respecta al corazón, tener relaciones sexuales es como hacer ejercicio leve o moderado .

Si puede hacer ejercicio moderado, como una caminata enérgica, probablemente esté listo para volver a tener relaciones sexuales. Su médico podría decirle que si usted puede subir dos tramos de escaleras sin tener síntomas, como dolor de pecho, puede tener relaciones sexuales sin problemas.

Estar activo físicamente, es decir, hacer ejercicio en forma regular, puede ayudarle a desarrollar resistencia y a fortalecerse para que el sexo sea más placentero.

Volver a tener relaciones sexuales en forma segura

Si acaban de darle un diagnóstico, tuvo un ataque cardíaco o lo operaron del corazón, tal vez quiera saber cuándo podrá volver a tener relaciones sexuales. Usted puede pedirle a su médico que le ayude a saber si puede tener relaciones sexuales o cuándo puede hacerlo.

Algunos pacientes cardíacos pueden tener motivos para evitar el sexo por un tiempo. Si usted tiene problemas cardíacos serios y tiene síntomas, como dolor de pecho, cuando hace cualquier esfuerzo físico, probablemente deba evitar el sexo hasta que el tratamiento estabilice sus síntomas. Si acaban de operarlo del corazón, usted querrá asegurarse de que su incisión haya sanado bien antes de volver a tener relaciones sexuales.

Preocupaciones sobre el sexo

Si le preocupa tener relaciones sexuales, tal vez tenga miedo de tener síntomas, como dolor de pecho. O tal vez piense que no tendrá energía suficiente para el sexo. Incluso podría preocuparle que tener relaciones sexuales pudiera darle un ataque cardíaco.

Pero el sexo en realidad es seguro para la mayoría de los pacientes cardíacos. No parecen tener más ataques cardíacos relacionados con el sexo que otras personas.

Problemas sexuales

Tanto para los hombres como las mujeres, un problema cardíaco puede causar cambios físicos que conducen a problemas sexuales. Por ejemplo, algunas personas tienen menos interés en el sexo. Los hombres pueden tener disfunción eréctil. Las mujeres pueden tener síntomas como sequedad vaginal.

Si está experimentando problemas sexuales, hable con su médico acerca de los tratamientos que sean adecuados para usted. Los tratamientos pueden incluir asesoramiento o medicamentos.

Hable con su médico antes de probar un medicamento para potenciar las erecciones. Algunos medicamentos para los problemas de erección pueden causar problemas graves si también usa un medicamento a base de nitratos, como la nitroglicerina.

Consiga ayuda

Si tiene problemas, hable honestamente con su pareja. Su pareja puede tener las mismas inquietudes que usted. Aliente a su pareja a que lo acompañe a hablar con su médico.

Dígale a su médico sobre cualquier inquietud que tenga. El asesoramiento podría ser una opción para usted y su pareja. Un médico, una enfermera u otro profesional de la salud podría proporcionar este asesoramiento. Puede incluir información y consejo sobre cómo volver a tener relaciones sexuales. Puede comprender apoyo o maneras para ayudarle a aliviar la ansiedad, la preocupación o el miedo sobre el sexo. Puede incluir tratamiento para problemas físicos. La meta es disfrutar del sexo nuevamente.

Cómo hablar con su médico

A veces, los médicos están tan concentrados en la enfermedad que se olvidan de preguntar sobre partes importantes de la vida, como el sexo. Es posible que sea usted quien tenga que mencionar el tema.

Puede ser difícil hablar de sexo, incluso con la persona más allegada a usted. Por lo tanto, puede ser todavía más difícil plantearle el tema a su médico. Para lograrlo, pruebe estas sugerencias:

  • Si cree que tendrá problemas para plantear el tema sexual, practique la forma en que introduciría el tema. Podría comenzar diciendo algo como: "Tengo algunas inquietudes sobre el sexo y quisiera que hoy hablemos de ellas".
  • Antes de su cita, prepare una lista de preguntas para hacerle a su médico.
  • Sea lo más específico posible. Dígale a su médico lo que ha intentado, y lo que funciona y no funciona para usted.
  • Si tiene dificultad para hacer preguntas directamente o cree que no tiene tiempo, dele su lista de preguntas a su médico. Luego pida otra cita para hablar de ellas.
  • Considere la posibilidad de que su pareja vaya con usted. Para algunas personas, tener a su pareja a su lado hace que hablar sea más fácil. Y su pareja tal vez también quiera hacer preguntas.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Levine GN, et al. (2012). Sexual activity and cardiovascular disease: A scientific statement from the American Heart Association. Circulation, 125(8): 1058-1072.
  • Steinke EE, et al. (2013). Sexual counseling for individuals with cardiovascular disease and their partners: A consensus document from the American Heart Association and the ESC Council on Cardiovascular Nursing and Allied Professionals (CCNAP). Circulation. Published online July 29, 2013 (doi:10.1161/CIR.0b013e31829c2e53).

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Rakesh K. Pai, MD - Cardiología, Electrofisiologia

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Robert A. Kloner, MD, PhD - Cardiología

Revisado6 diciembre, 2017