Generalidades del tema

Los bebés nacidos a término nacen en algún momento entre las 37 y 42 semanas de embarazo. (Esas semanas se cuentan desde el primer día de su último período menstrual). Un embarazo que ha alcanzado las 42 semanas o más se llama embarazo "prolongado". También podría llamarse "pasado de fecha". El embarazo que se prolonga más de la fecha prevista de parto es bastante común.

En la mayoría de los casos, no existe una causa evidente de un embarazo prolongado.

Algunos embarazos prolongados no son realmente prolongados. Es posible que la fecha prevista del parto no se haya calculado correctamente. (Su fecha prevista de parto es 40 semanas completas después de su último período. Si usted ovuló tarde en el ciclo, su embarazo no empezó tan temprano como dice esta fecha prevista de parto).

Hacer una medición mediante ecografía de su feto durante el primer trimestre puede dar la fecha prevista de parto más precisa. Pero incluso esa fecha prevista de parto es un cálculo estimativo de cuándo podría dar a luz.

¿Qué problemas están relacionados con el embarazo prolongado?

La mayoría de las veces, un bebé que nace después de término lo hace en buenas condiciones de salud. Pero una cantidad muy pequeña de embarazos prolongados está vinculada con la muerte fetal y con la muerte infantil. Es por eso que su médico o enfermera comadrona la observarán atentamente después de las semanas 40 a 41.

Muchos médicos y enfermeras comadronas desean reducir los riesgos del bebé nacido fuera de término y provocan su parto en la semana 42 o antes. En la mayoría de los casos, observar y esperar también está bien. Suele ser difícil saber qué opción es mejor durante las 2 semanas posteriores a la fecha prevista de parto:

  • Toda vez que se detecte un problema fetal en una prueba después de la fecha prevista de parto, es hora de dar a luz.
  • Si el cuello uterino está listo para el parto, muchos médicos aceleran el proceso induciendo el trabajo de parto . Esto puede empezarse en el consultorio del médico con un simple barrido de las membranas .
  • Si el cuello uterino no está listo para el parto, observar y esperar es una decisión razonable. Pero administrar medicamentos para ablandar el cuello uterino e inducir el trabajo de parto parece efectivamente tener algunas ventajas. Un análisis de estudios ha demostrado que el ablandamiento del cuello uterino y la inducción del trabajo de parto después de que se han completado 41 semanas reduce el índice de muertes fetales y de muertes de bebés (aunque, de cualquier modo, las muertes ocurren con muy poca frecuencia). nota 1

Por razones de seguridad, la mayoría de los profesionales de la salud planificarán llevar a cabo el parto de un bebé antes de las 42 semanas, induciendo el trabajo de parto si es necesario.

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Gülmezoglu AM, et al. (2012). Induction of labour for improving birth outcomes for women at or beyond term. Cochrane Database of Systematic Reviews (6).

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva

Revisado21 noviembre, 2017