Generalidades del tema

¿Qué es la endocarditis?

La endocarditis es una infección de las válvulas o del recubrimiento interno (endocardio) del corazón. Ocurre cuando ingresan microbios en el torrente sanguíneo y se alojan en el interior del corazón, con frecuencia en una válvula . La infección suele ser causada por bacterias. En casos poco comunes, es causada por hongos .

Esta infección puede dañarle el corazón. Tiene que ser tratada inmediatamente. Si no se trata, la endocarditis puede ser mortal.

¿Qué aumenta su riesgo de tener endocarditis?

Su riesgo es más alto si usted tiene un problema que afecta el flujo normal de sangre a través del corazón . Esto es porque un problema del flujo sanguíneo hace que sea más probable que las bacterias o los hongos se adhieran al tejido cardíaco. Algunas otras cosas también elevan su riesgo, porque dejan que las bacterias o los hongos ingresen en su torrente sanguíneo.

Usted tiene un riesgo más alto de tener endocarditis si:

No todos los problemas del corazón aumentan su riesgo de tener endocarditis. Usted no tiene un riesgo más alto si ha tenido:

  • Una cirugía de derivación ("bypass") de las arterias coronarias para una enfermedad cardíaca.
  • Fiebre reumática sin daño en las válvulas cardíacas.
  • Un ataque al corazón sin otras complicaciones.
  • Prolapso de la válvula mitral sin regurgitación ni engrosamiento anormal de las valvas.
  • Un "stent" (endoprótesis) insertado en una arteria coronaria.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden aparecer rápidamente, dentro de unos pocos días de la infección. En otros casos, pueden producirse más lentamente. Los síntomas se agravarán a medida que las bacterias o los hongos crecen en su corazón.

Los síntomas pueden incluir:

  • Síntomas similares a los de la gripe, como fiebre, escalofríos, sudoración nocturna y fatiga. Estos suelen ser los primeros síntomas.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor muscular o articular.
  • Tos persistente y falta de aire.
  • Sangre debajo de las uñas de las manos o manchas diminutas de color púrpura y rojizo debajo de la piel.

Vea a su médico si tiene síntomas como estos que no desaparecen, especialmente si corre riesgo de tener endocarditis.

Si no se trata pronto la endocarditis, esta puede conducir a problemas más graves, como:

¿Cómo se diagnostica la endocarditis?

En primer lugar, su médico le preguntará acerca de sus antecedentes de salud y de sus síntomas. El médico también le hará un examen físico para ver si hay señales de la infección. Estas señales incluyen un soplo cardíaco , un aumento del tamaño del bazo y sangrado debajo de las uñas.

Su médico también puede hacerle pruebas, como:

¿Cómo se trata?

La endocarditis suele tratarse con antibióticos . Probablemente necesite varias semanas de tratamiento. Los antibióticos deben darse por tiempo suficiente y a una dosis lo suficientemente fuerte como para eliminar todas las bacterias.

Al principio, lo tratarán en el hospital. Esto es para que los antibióticos puedan ser administrados por vía intravenosa (IV) . Después de que la fiebre haya desaparecido y usted esté estable, tal vez pueda continuar con los antibióticos por IV en el hogar. Una enfermera a domicilio puede ayudarle con esto.

Después de haber sido tratado con antibióticos por IV, es posible que su médico quiera que usted tome antibióticos en pastillas. Si es así, tómelos tal como se lo indique hasta acabarlos. Si sus síntomas reaparecen, llame a su médico inmediatamente. Probablemente necesite más antibióticos si las pruebas revelan que las bacterias no han sido eliminadas completamente.

Algunas personas que tienen endocarditis necesitan cirugía para que les reparen o reemplacen una válvula cardíaca o para prevenir complicaciones.

Es posible que deba hacer visitas de seguimiento por meses o años para controlar la salud de su corazón.

¿Qué puede hacer si corre riesgo de tener endocarditis?

La endocarditis es especialmente peligrosa para las personas que:

  • Se han reemplazado o reparado una válvula cardíaca.
  • Han tenido endocarditis anteriormente.
  • Tienen una anomalía cardíaca congénita.
  • Tienen problemas de las válvulas cardíacas después de un trasplante de corazón.

Si usted tiene cualquiera de estos problemas cardíacos, es posible que tenga que tomar antibióticos antes de hacerse algunos tipos de trabajo dental, cirugía o procedimiento médico. Los antibióticos reducen su riesgo de tener endocarditis. Su médico puede darle una tarjeta para la billetera para que lleve consigo que diga que necesita antibióticos preventivos.

También es muy importante que se cuide bien los dientes y las encías todos los días. Un buen cuidado bucal puede limitar el crecimiento de bacterias bucales que podrían ingresar en su torrente sanguíneo. Practique una buena higiene bucal cepillándose los dientes y usando hilo dental todos los días. Vea a un dentista dos veces al año.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (EE. UU.) [National Heart, Lung, and Blood Institute (U.S.)]
www.nhlbi.nih.gov
Asociación Americana del Corazón (American Heart Association)
www.heart.org
American College of Cardiology: CardioSmart
www.cardiosmart.org

Referencias

Otras obras consultadas

  • Baddour LM, et al. (2015). Cardiovascular infections. In DL Mann et al., eds., Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 10th ed., vol. 2, pp. 1524-1547. Philadelphia: Saunders.
  • Baddour LM, et al. (2015). Infective endocarditis in adults: Diagnosis, antimicrobial therapy, and management of complications: A scientific statement for healthcare professionals from the American Heart Association. Circulation, 132(15): 1435-1486. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000296. Accessed November 24, 2015.
  • Baltimore RS, et al. (2015). Infective endocarditis in childhood: 2015 update: A scientific statement from the American Heart Association. Circulation, 132(15): 1487-1515. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000298. Accessed November 24, 2015.
  • Endocarditis prophylaxis for dental procedures (2012). Medical Letter on Drugs and Therapeutics, 54(1339): 74. [Erratum in Medical Letter on Drugs and Therapeutics, 54(1401): 84].
  • Haldar SM, O'Gara PT (2011). Infective endocarditis. In V Fuster et al., eds., Hurst's the Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1940-1969. New York: McGraw-Hill.
  • Li JS, et al. (2007). Infective endocarditis. In EJ Topol et al., eds., Textbook of Cardiovascular Medicine, 8th ed., pp. 402-419. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Nishimura RA, et al. (2014). 2014 AHA/ACC guideline for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, published online March 3, 2014. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000031. Accessed May 1, 2014.
  • Wilson W, et al. (2007). Prevention of endocarditis. Guidelines from the American Heart Association. A guideline from the American Heart Association Rheumatic Fever, Endocarditis, and Kawasaki Disease Committee, Council on Cardiovascular Disease in the Young, and the Council on Clinical Cardiology, Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia, and the Quality of Care and Outcomes Research Interdisciplinary Working Group. Circulation. Published online April 19, 2007 (doi:10.1161/circulationaha.106.183095).

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Elizabeth T. Russo, MD - Medicina interna

Revisor médico especializado Robert A. Kloner, MD, PhD - Cardiología

Revisado5 octubre, 2017