Enfermedad arterial periférica de las piernas

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la enfermedad arterial periférica de las piernas?

La enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés) es el estrechamiento o la obstrucción de las arterias que causa un flujo de sangre deficiente hacia los brazos y las piernas.

La enfermedad arterial periférica también se llama enfermedad vascular periférica. Este tema se concentra en la enfermedad arterial periférica de las piernas, la zona donde es más común.

¿Cuál es la causa de la PAD?

La causa más común es la acumulación de placa en el interior de las arterias. La placa se compone de excedentes de colesterol, calcio y otros materiales en la sangre. Con el tiempo, la placa se acumula en las paredes de las arterias, incluidas las que suministran sangre a las piernas. El colesterol alto, la presión arterial alta y fumar contribuyen a la acumulación de placa.

Si se acumula placa en las arterias, hay menos espacio para que fluya la sangre. Todas las partes del cuerpo necesitan sangre que sea rica en oxígeno. Pero la acumulación de placa impide que esa sangre fluya libremente y llegue en suficiente cantidad a los músculos y a otros tejidos del inferior del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas que tienen PAD no tienen ningún síntoma.

Si usted sí tiene síntomas, es posible que tenga cansancio o debilidad en las piernas, dificultad para caminar o mantener el equilibrio, o dolor. Si tiene dolor, podría sentir un dolor opresivo, constante o con sensación de constricción en la pantorrilla, el muslo o el glúteo. Este dolor, llamado claudicación intermitente , suele ocurrir después de haber caminado una cierta distancia. Por ejemplo, es posible que el dolor siempre comience después de haber caminado una o dos cuadras o después de algunos minutos. El dolor desaparece si deja de caminar.

Si la PAD empeora, es posible que tenga otros síntomas causados por una circulación sanguínea deficiente en las piernas y los pies. Estos pueden incluir dolor en la pierna mientras está en reposo.

¿Cómo se diagnostica la PAD?

Su médico hablará con usted acerca de sus síntomas y sus antecedentes de salud y le hará un examen físico. Durante el examen, su médico le medirá el pulso en la ingle, detrás de la rodilla, en la parte interna del tobillo y en la parte superior del pie. El pulso indica la potencia del flujo de sangre. La ausencia de pulso o un pulso débil en estos lugares es una señal de PAD. Es posible que su médico también observe el color de sus pies cuando están más arriba que el nivel del corazón y después del ejercicio. El color de los pies puede ser una pista de si está circulando suficiente sangre por las arterias.

Es probable que le hagan una prueba que compara la presión arterial de las piernas con la presión arterial de los brazos. Esta prueba se llama medición del índice tobillo-brazo. Puede hacerse una prueba llamada ecografía Doppler de las arterias para revisar el flujo de sangre en las arterias.

Los análisis de sangre para evaluar el colesterol y el azúcar en la sangre pueden indicar si es posible que tenga otros problemas relacionados con la PAD, como colesterol alto y diabetes.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la PAD incluye maneras de aliviar los síntomas y reducir su riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral. Los cambios saludables en el estilo de vida y los medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas y a reducir este riesgo. En algunos casos, puede requerir cirugía o un procedimiento llamado angioplastia.

Cuando usted tiene PAD, tiene un alto riesgo de tener un ataque cardíaco o cerebral. Hacer cambios saludables además de tomar medicamentos puede ayudar a reducir este riesgo.

Cambios en el estilo de vida

  • Si fuma, deje de hacerlo. Es una de las cosas más importantes que puede hacer. Si necesita ayuda, hable con su médico sobre programas y medicamentos que pueden ayudarle a dejarlo.
  • Coma alimentos saludables.
  • Haga ejercicio con regularidad (si su médico dice que es seguro). Trate de caminar, nadar o montar en bicicleta durante al menos 30 minutos la mayoría, si no todos, los días de la semana. Si tiene síntomas cuando hace ejercicio, su médico podría recomendarle un programa de ejercicios especial que tal vez pueda aliviar sus síntomas.
  • Controle su colesterol y presión arterial si están altos. Es posible que necesite medicamentos para ayudarle a hacer esto.
  • Si tiene diabetes, mantenga el azúcar en la sangre dentro de los límites ideales.
  • Baje de peso si lo necesita y mantenga un peso saludable.
  • Cuídese bien los pies y las piernas. Cuando usted tiene una disminución de la circulación sanguínea en las piernas, incluso las lesiones menores pueden dar lugar a infecciones graves.

Su médico puede sugerir que participe en un programa de rehabilitación cardíaca . En la rehabilitación cardíaca, recibirá educación y apoyo para ayudarle a formar nuevos hábitos saludables.

Medicamentos y cirugía

Es posible que tome medicamentos para reducir su riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral. Estos medicamentos ayudan a prevenir los coágulos de sangre y a controlar la presión arterial y el colesterol.

Si los cambios del estilo de vida no ayudan a aliviar los síntomas, su médico puede recetarle un medicamento que puede aliviar el dolor al caminar.

Si tiene síntomas que hacen que tenga dificultad para caminar, podría optar por hacerse un procedimiento llamado angioplastia o una cirugía de derivación vascular. Estos tratamientos abren las arterias estrechadas o derivan el flujo de sangre a su alrededor. La angioplastia o la cirugía también pueden hacerse si la circulación sanguínea en la pierna es muy limitada.

En casos raros, la PAD avanzada puede causar que los tejidos de la pierna o del pie mueran debido a que no reciben suficiente oxígeno, como consecuencia de la mala circulación. Si esto sucede, se debe extirpar (amputar) parte de la pierna o del pie. Esto es más común en personas que también tienen diabetes.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.

Causa

La causa más común de la enfermedad arterial periférica es la acumulación de placa en el interior de los vasos sanguíneos llamados arterias. La placa se compone de excedentes de colesterol, calcio y otras sustancias en el torrente sanguíneo. Con el tiempo, la placa se acumula en las paredes de las arterias, incluidas las arterias que alimentan a las piernas. Los depósitos de placa reducen el espacio por el que puede fluir la sangre rica en oxígeno y nutrientes. La mala circulación "priva" de sangre a los músculos y a otros tejidos del inferior del cuerpo.

Este proceso de acumulación de la placa -llamado aterosclerosis o "endurecimiento de las arterias"- suele ocurrir en todo el cuerpo, incluyendo las arterias de las piernas, las arterias coronarias y las arterias carótidas .

La aterosclerosis se desarrolla gradualmente a lo largo de toda la vida. El colesterol alto, la presión arterial alta y el hábito de fumar contribuyen a la aterosclerosis y a la enfermedad arterial periférica.

En casos muy raros, la enfermedad arterial periférica puede no estar relacionada con la aterosclerosis y, en cambio, ser causada por inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis) y lesiones antiguas que le hicieron daño a los vasos sanguíneos.

Síntomas

Muchas personas que tienen enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés) no tienen ningún síntoma.

Si usted sí tiene síntomas, es posible que tenga un dolor opresivo, constante o con sensación de constricción en su pantorrilla, muslo o glúteo. Este dolor, llamado claudicación intermitente , suele ocurrir después de haber caminado una cierta distancia.

Por ejemplo, es posible que el dolor siempre comience después de haber caminado una o dos cuadras o después de algunos minutos. El dolor desaparece si deja de caminar. A medida que la PAD empeora, es posible que tenga dolor en el pie o en los dedos del pie cuando no esté caminando.

Solamente alrededor de 1 de cada 5 personas con PAD tienen claudicación intermitente. nota 1

Otros síntomas de enfermedad arterial periférica de las piernas pueden incluir:

  • Piernas débiles o cansadas.
  • Dificultad para caminar o para mantener el equilibrio.

Si la PAD empeora, usted puede tener otros síntomas causados por una circulación sanguínea deficiente en las piernas y los pies. Estos síntomas no son comunes. Incluyen:

  • Pies o dedos de los pies fríos o entumecidos.
  • Llagas que tardan en sanar.
  • Dolor en la pierna o el pie mientras está en reposo.
  • Pies y dedos de los pies que se tornan pálidos a causa del ejercicio o al elevarlos.
  • Pies que se enrojecen cuando cuelgan.
  • Marcas azuladas o moradas en las piernas, los pies o los dedos de los pies.

Qué aumenta su riesgo

Muchas cosas pueden aumentar el riesgo de aterosclerosis y enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés). Estas incluyen:

  • Fumar.
  • Colesterol alto.
  • Presión arterial alta.
  • Diabetes. Las personas con diabetes suelen tener una enfermedad arterial más grave y más extendida que las personas que no tienen diabetes.
  • Antecedentes familiares de aterosclerosis o enfermedad de las arterias coronarias .

El riesgo de PAD también aumenta con la edad.

Las personas que tienen la enfermedad en una parte del cuerpo probablemente la tengan en otros lugares, incluyendo las piernas.

Cuándo llamar a un médico

Llame a su médico ahora mismo o busque atención médica inmediata si:

  • Tiene dolor en la pierna que no desaparece incluso cuando descansa.
  • El dolor en la pierna cambia o empeora. Por ejemplo, si tiene más dolor con actividad normal o el mismo dolor con una reducción en el nivel de actividad, usted debería llamar.
  • Tiene pies o dedos de los pies fríos o entumecidos.
  • Tiene llagas en la pierna o el pie que tardan en sanar.
  • La piel de las piernas o los pies cambia de color.
  • Tiene una llaga abierta en la pierna o el pie que está infectada.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden participar en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés) incluyen:

Exámenes y pruebas

Si su médico cree que usted puede tener enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés), lo examinará para detectar señales físicas de la enfermedad y le hará preguntas acerca de sus antecedentes de salud personales y familiares. Este es un buen momento para hablar con su médico sobre todo síntoma que haya notado.

Pruebas de diagnóstico

Pruebas que puede hacerse para confirmar la PAD incluyen:

Pruebas para detectar otros problemas de salud

Su médico también puede hacer otras pruebas para averiguar si usted tiene problemas de salud que puedan causar PAD o empeorarla. Cuando usted tiene PAD, corre un alto riesgo de tener enfermedad de las arterias coronarias , ataque cardíaco y ataque cerebral . Su médico revisará su riesgo . Puede que le hagan pruebas de:

Aspectos generales del tratamiento

Su tratamiento para la enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés) se enfocará primero en cambios de estilo de vida. Quizá deba tomar medicamentos para aliviar el dolor de las piernas o para ayudarle a controlar otros problemas de salud.

Algunas personas se someten a angioplastia o cirugía de derivación para mejorar la circulación sanguínea en las piernas.

Es importante hacer lo que pueda para mejorar su salud y, posiblemente, revertir la acumulación de placa en las arterias. Cuando usted tiene PAD, tiene un alto riesgo de tener un ataque cardíaco o cerebral. Hacer cambios saludables y seguir su plan de tratamiento pueden reducir este riesgo.

Cambios saludables que puede hacer

  • Si fuma, deje de hacerlo. Dejar de fumar es lo mejor que puede hacer si tiene enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés). Los medicamentos y la asesoría psicológica pueden ayudarle a dejar el hábito para siempre.
  • Haga ejercicio en forma regular (si el médico le dice que es seguro para usted). Trate de caminar, nadar o montar en bicicleta por al menos 30 minutos la mayoría de (si no todos) los días de la semana. Su médico podría recomendarle un programa de ejercicios especial si tiene claudicación intermitente.
  • Consuma alimentos saludables para el corazón , como frutas y verduras.
  • Manténgase en un peso saludable. Baje de peso si lo necesita.
  • Cuídese bien los pies y las piernas para prevenir lesiones e infecciones.

Un programa de rehabilitación cardíaca puede ayudarle a hacer cambios en su estilo de vida. En la rehabilitación cardíaca, un equipo de profesionales de la salud ofrece educación y apoyo para ayudarle a formar nuevos hábitos saludables.

Vea Cómo vivir con PAD para encontrar más ideas sobre cambios que puede hacer y apoyo que le ayude a hacerlos.

Medicamentos

Quizá necesite medicamentos para ayudar a reducir su riesgo de un ataque cardíaco y un ataque cerebral. Estos incluyen medicamentos para prevenir coágulos sanguíneos, mejorar el colesterol o reducir la presión arterial. Podría tomar un medicamento que pueda ayudar a aliviar el dolor mientras camina.

Procedimientos y cirugía

A veces, la enfermedad arterial periférica empeora a pesar del tratamiento. Las personas que tienen PAD grave pueden hacerse una cirugía de derivación vascular u otros procedimientos (como una angioplastia ) para restaurar un flujo sanguíneo adecuado a las piernas.

Prevención

Usted puede prevenir o retrasar la enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés) tomando medidas para lograr un estilo de vida saludable para el corazón . Un estilo de vida saludable para el corazón también puede ayudarle a controlar los factores de riesgo como el colesterol alto y la presión arterial alta.

Cómo vivir con PAD

Hay muchas cosas que puede hacer para evitar que empeore la enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés). Estas medidas también pueden ayudarle a reducir su presión arterial y colesterol, lo cual puede ayudar a controlar la PAD.

Y hacer cualquiera de estas cosas puede ayudarle a reducir el riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral, lo cual es importante cuando usted tiene PAD.

Enfóquese en un estilo de vida saludable

  • Deje de fumar y evite el contacto con el humo del cigarrillo. El hábito de fumar es un factor de riesgo importante de la enfermedad arterial periférica. Dejar de fumar puede ayudar a prevenir la PAD o a retrasar su progresión. Para obtener más información sobre cómo dejar de fumar, vea el tema Cómo dejar de fumar .
  • Haga ejercicio en forma regular (si el médico le dice que es seguro para usted). Trate de caminar, nadar o montar en bicicleta por al menos 30 minutos la mayoría de (si no todos) los días de la semana. Si tiene claudicación intermitente cuando hace ejercicio, su médico podría recomendarle un programa de ejercicio especial que podría aliviarle los síntomas.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Consuma alimentos saludables para el corazón , como frutas y verduras.
  • Si tiene diabetes, mantenga el azúcar en la sangre dentro de los límites deseados para usted.
  • Evite enfermarse de gripe. Hágase poner una vacuna contra la gripe cada año.

Un programa de rehabilitación cardíaca puede ayudarle a hacer cambios en su estilo de vida. En la rehabilitación cardíaca, un equipo de profesionales de la salud ofrece educación y apoyo para ayudarle a formar nuevos hábitos saludables.

Cuidado de los pies y las piernas

Cuídese bien los pies y las piernas. Cuando tiene reducido el flujo de sangre a las piernas, incluso las lesiones menores pueden provocar infecciones graves.

  • Trátese las heridas, los cortes o los raspones en las piernas de inmediato. El flujo de sangre deficiente a las piernas causado por la PAD puede prevenir que las heridas, los cortes o los raspones sanen adecuadamente. El tratamiento inmediato puede ayudarle a evitar este problema y es especialmente importante para las personas que también tienen diabetes.
  • Evite zapatos que sean apretados o los que le rocen los pies. Los zapatos deben calzar bien y con comodidad. Evite calcetines o medias que sean tan apretados que le dejen la marca de la banda elástica en las piernas. Pueden empeorar los problemas circulatorios y los síntomas de PAD.
  • Mantenga los pies limpios y humectados para evitar que la piel se seque y se resquebraje. Póngase algodón o lana de oveja entre los dedos de los pies para prevenir el roce y absorber la humedad.
  • Si se forman llagas abiertas, manténgalas secas y cúbralas con vendas no adherentes. Consulte a su médico en cuanto descubra una llaga abierta.

Medicamentos

Se usan medicamentos para tratar los síntomas de la enfermedad arterial periférica (PAD) o para ayudar a manejar otros problemas de salud que pueden aumentar su riesgo de ataque cardíaco y cerebral.

Opciones de medicamentos

Medicamentos que ayudan a reducir su riesgo de ataque cardíaco y ataque cerebral:

Medicamentos para aliviar síntomas:

Cirugía

La mayoría de las veces, solo se hace cirugía en casos de enfermedad arterial periférica (PAD, por sus siglas en inglés) grave, como claudicación intermitente incapacitante, llagas abiertas (úlceras que no cicatrizan) o problemas graves de la piel, los huesos y el tejido ( gangrena ).

La cirugía de derivación vascular ("bypass") desvía la sangre a través de un vaso sanguíneo injertado para evitar el vaso sanguíneo que está dañado. El vaso sanguíneo injertado puede ser una vena o arteria natural sanas, o puede ser artificial.

Los métodos de la cirugía de derivación vascular varían según el tamaño de la arteria afectada y dónde se ubica.

Enfermedad arterial periférica: ¿Debería operarme?

Opciones de cirugía

El tipo de cirugía que se usa para tratar la PAD dependerá de la ubicación de la arteria o arterias afectadas de la pierna .

La endarterectomía es una cirugía menos común. Suele hacerse en la arteria femoral grande, que se encuentra en la ingle y en la parte superior del muslo.

Esta cirugía se hace para extraer la acumulación de grasa (placa) y para aumentar el flujo de sangre a la pierna. Esta cirugía se hace abriendo la arteria femoral y extrayendo la placa. Puede hacerse esta cirugía por sí sola, o puede hacerse al mismo tiempo que una cirugía de derivación vascular o una angioplastia.

Para pensar

En raras ocasiones, la enfermedad arterial periférica empeora tanto que a algunas personas se les debe amputar una pierna, un pie o una parte del pie. Las personas con diabetes corren mayor riesgo de amputación. La amputación se usa solo cuando el daño sea muy grave y sea potencialmente mortal, y después de que se hayan probado todas las demás opciones de tratamiento.

En raras ocasiones también, un coágulo de sangre en una arteria puede obstruir repentinamente y por completo el flujo de sangre a una pierna o a un pie. Con frecuencia, aparecen dolor fuerte, entumecimiento y enfriamiento en el lapso de 1 hora. Esta obstrucción constituye una emergencia. Se necesitan medicamentos para disolver los coágulos, extirpación quirúrgica del coágulo o cirugía de derivación vascular para restablecer el flujo de sangre.

Otros tratamientos

Angioplastia

La angioplastia se utiliza en el caso de una enfermedad grave que causa dolor y cojera al hacer ejercicio, dolor al estar en reposo o llagas abiertas. La angioplastia puede aumentar el flujo de sangre en una arteria estrechada.

Durante este procedimiento, un tubo delgado pequeño llamado catéter se introduce por un vaso sanguíneo de la ingle y se lo guía hasta la arteria afectada. Cuando el catéter alcanza la parte estrechada de la arteria, el cirujano infla un globo. El globo presiona la placa contra la pared de la arteria. Esto mejora el flujo de sangre.

Se puede colocar un pequeño tubo expansible llamado endoprótesis ("stent") en un vaso sanguíneo para ayudar a mantenerlo abierto.

Enfermedad arterial periférica: ¿Debería operarme?

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (EE. UU.) [National Heart, Lung, and Blood Institute (U.S.)]
www.nhlbi.nih.gov
Asociación Americana del Corazón (American Heart Association)
www.heart.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. White C (2007). Intermittent claudication. New England Journal of Medicine, 356(12): 1241-1250.

Otras obras consultadas

  • Alonso-Coello P, et al. (2012). Antithrombotic therapy in peripheral artery disease: Antithrombotic therapy and prevention of thrombosis, 9th ed.-American College of Chest Physicians evidence-based clinical practice guidelines. Chest, 141(2, Suppl): e669S-e690S.
  • Anderson JL, et al. (2012). Management of patients with peripheral artery disease (compilation of 2005 and 2011 ACCF/AHA guideline recommendations): A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, 127(13): 1425-1443.
  • Conte MS, et al. (2015). Society for Vascular Surgery practice guidelines for atherosclerotic occlusive disease of the lower extremities: Management of asymptomatic disease and claudication. Journal of Vascular Surgery, 61(3S): 2S-41S. DOI: 10.1016/j.jvs.2014.12.009. Accessed November 25, 2016.
  • Creager MA, Libby P (2015). Peripheral arterial diseases. In DL Mann et al., eds., Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 10th ed., vol. 2, pp. 1312-1332. Philadelphia: Saunders.
  • Fowkes F, Leng GC (2008). Bypass surgery for chronic lower limb ischaemia. Cochrane Database of Systematic Reviews (2).
  • Gerhard-Herman MD, et al. (2016). 2016 AHA/ACC guideline on the management of patients with lower extremity peripheral artery disease. Circulation, published online November 13, 2016. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000471. Accessed November 25, 2016.
  • Smith SC, et al. (2011). AHA/ACCF secondary prevention and risk reduction therapy for patients with coronary and other atherosclerotic vascular disease: 2011 update: A guideline from the American Heart Association and American College of Cardiology Foundation. Circulation, 124(22): 2458-2473. Also available online: http://circ.ahajournals.org/content/124/22/2458.full.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2013). Screening for peripheral arterial disease and cardiovascular disease risk assessment with the ankle-brachial index in adults. U.S. Preventive Services Task Force. http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspspard.htm. Accessed March 24, 2014.
  • Wennberg PW, Rooke TW (2011). Diagnosis and management of diseases of the peripheral arteries and veins. In V Fuster et al., eds., Hurst's The Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 2331-2346. New York: McGraw-Hill.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia

Revisado5 octubre, 2017