Enfermedad de Osgood-Schlatter

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la enfermedad de Osgood-Schlatter?

La enfermedad de Osgood-Schlatter es un problema de rodilla que causa dolor e hinchazón en la tibia justo debajo de la rótula. Este es el punto en el que el tendón rotuliano se une a un montículo óseo en la rodilla llamado tuberosidad tibial .

Los niños mayores y los adolescentes a menudo tienen la enfermedad de Osgood-Schlatter durante una etapa de crecimiento rápido. Ciertos jóvenes deportistas, como los corredores, gimnastas y jugadores de fútbol, básquetbol o fútbol americano, tienen más probabilidades de tener este tipo de dolor de rodilla.

Este problema puede volver mientras su hijo está creciendo, pero debería desaparecer cuando termine el estirón de crecimiento de su hijo. La enfermedad de Osgood-Schlatter podría dejar un bulto en el hueso que no duele y que permanece después de que haya desaparecido el problema.

¿Qué causa la enfermedad de Osgood-Schlatter?

La enfermedad de Osgood-Schlatter es causada por una sobrecarga en los músculos y en los tendones que proporcionan soporte a la rodilla. La sobrecarga repetida puede hacer que el tendón rotuliano se separe de la tibia. Esto puede causarle a su hijo dolor e hinchazón en la rodilla. Es más probable que este tipo de sobrecarga ocurra durante un estirón de crecimiento, cuando los huesos de las piernas de su hijo se están alargando. Ciertas actividades, como correr o hacer deportes que impliquen saltar (por ejemplo, el básquetbol) o cambios rápidos de dirección (como el fútbol o el fútbol americano), también pueden hacer que esto suceda.

¿Cuáles son los síntomas?

La enfermedad de Osgood-Schlatter suele afectar solo a una rodilla, pero en ocasiones puede afectar a ambas rodillas. El dolor podría aparecer y desaparecer.

Cuando su hijo tiene la enfermedad de Osgood-Schlatter, puede presentar:

  • Dolor y sensibilidad en la parte frontal de la rodilla.
  • Hinchazón leve o un bulto debajo de la rótula en la parte superior de la tibia.
  • Dolor que empeora con el ejercicio o la actividad.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Osgood-Schlatter?

Su médico le hará preguntas sobre los antecedentes de salud de su hijo y le hará un examen físico para determinar si el dolor está causado por la enfermedad de Osgood-Schlatter o algún otro problema, como una lesión.

El médico palpará y moverá la rodilla de su hijo como parte del examen físico. El médico examinará la rodilla y revisará la sensibilidad, la amplitud de movimiento y la estabilidad de la rodilla. Es posible que el médico revise ambas rodillas incluso si solo hay dolor en una de ellas.

Por lo general, no se hacen radiografías para diagnosticar la enfermedad de Osgood-Schlatter, pero podrían hacerse para descartar otras causas del dolor de rodilla.

¿Cómo se trata?

Su médico puede recomendar el uso de hielo para reducir la hinchazón y un medicamento de venta libre para aliviar el dolor.

Dependiendo de cuánto le duela la rodilla a su hijo, él o ella podría tener que tomarse un descanso de los deportes y otras actividades que ejercen tensión en la rodilla. O su hijo podría tener que dedicar menos tiempo a hacer la actividad que le causa dolor o hacerla con menos intensidad. Su médico puede querer que su hijo haga algunos ejercicios que ayudan a mantener flexibles y fuertes los músculos de las piernas que soportan la rodilla.

¿Cómo puede cuidar a su hijo en el hogar?

Cuando su hijo tiene la enfermedad de Osgood-Schlatter, puede resultarle difícil hacer ciertas actividades o deportes. Pero hay medidas que su hijo puede tomar para sentirse mejor. Haga que su hijo:

  • Dedique menos tiempo a hacer la actividad que le causa dolor o que la realice con menos intensidad. O haga que su hijo se tome un descanso de las actividades que le causan dolor en la rodilla, como ponerse en cuclillas, arrodillarse, correr y saltar. Haga que su hijo cambie a otras actividades que no sobrecarguen la rodilla. Nadar y montar en bicicleta son buenas actividades, ya que suponen menos esfuerzo para las rodillas.
  • Se coloque hielo o una compresa fría sobre la rodilla durante 10 a 20 minutos cada vez. Colóquele a su hijo un paño delgado entre el hielo y la piel.
  • Eleve la rodilla adolorida sobre una almohada mientras se aplica hielo o en cualquier momento en que se siente o se acueste. Mantenga la rodilla por encima del nivel del corazón de su hijo. Esto ayudará a reducir la hinchazón.
  • Use una tablilla (férula) si su médico se lo sugiere. Siga las instrucciones de uso. Vendar la rodilla podría ayudar a reducir o prevenir la hinchazón.
  • Use rodilleras o cintas rotulianas para proteger las rodillas durante las actividades deportivas o de impacto.

Pregúntele a su médico si su hijo puede tomar un analgésico (medicamento para el dolor) de venta libre, como acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin). Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.

A medida que el dolor de rodilla comience a desaparecer, su médico podría indicarle a su hijo que comience a hacer ejercicios que ayudan a estirar y fortalecer los músculos de la pierna que proporcionan soporte a la rodilla. Su médico o un fisioterapeuta le dirán cuándo su hijo puede comenzar con estos ejercicios y cuáles funcionarán mejor para él. Asegúrese de que su hijo haga cada ejercicio lentamente y que reduzca la intensidad del ejercicio si comienza a tener dolor.

Los estiramientos pueden relajar los músculos tensos y el tejido conjuntivo que proporcionan soporte a la rodilla. Hacer estiramientos antes y después de la actividad puede ayudar a mantener flexibles los músculos de las piernas de su hijo. Dos ejercicios que pueden ser útiles son los estiramientos de cuádriceps y de isquiotibiales . Fortalecer los músculos del muslo (llamados cuádriceps) puede ayudar a mantener la rodilla estable. Hay varios ejercicios de fortalecimiento que el médico puede indicarle a su hijo que podrían ayudar.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Susan C. Kim, MD - Pediatría

Adam Husney, MD - Medicina familiar

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado John Pope, MD, MPH - Pediatría

Revisado29 noviembre, 2017