Enfermedad degenerativa del disco

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la enfermedad degenerativa del disco?

La enfermedad degenerativa del disco no es realmente una enfermedad, sino un término que se usa para describir los cambios normales que suceden en los discos vertebrales a medida que usted envejece. Los discos vertebrales son discos blandos y comprimibles que separan los huesos interconectados ( vértebras ) que forman la columna vertebral. Los discos actúan como amortiguadores de la columna vertebral, y le permiten flexionarse, doblarse y girar. La enfermedad degenerativa del disco puede producirse en toda la columna vertebral, pero la mayoría de las veces se produce en los discos de la parte baja de la espalda (región lumbar) y el cuello (región cervical).

Los cambios en los discos pueden provocar dolor de espalda o de cuello y/u:

Estas afecciones podrían ejercer presión sobre la médula espinal y los nervios, lo que causa dolor y afecta posiblemente la función nerviosa.

¿Cuál es la causa de la enfermedad degenerativa del disco?

A medida que envejecemos, los discos vertebrales se deterioran o se degeneran. Es posible que esto provoque una enfermedad degenerativa del disco en algunas personas. Estos cambios debidos a la edad incluyen:

  • La pérdida de líquido en los discos. Esto reduce la capacidad de los discos de actuar como amortiguadores y los vuelve menos flexibles. La pérdida de líquido también disminuye el espesor del disco y acorta la distancia entre las vértebras.
  • Diminutas roturas o grietas en la capa externa (anillo o cápsula) del disco. El material gelatinoso en el interior del disco (núcleo) podría salirse a través de las roturas o grietas en la cápsula, lo que hace que el disco sobresalga, se parta (ruptura) o se rompa en pedazos.

Estos cambios tienen más probabilidades de suceder en las personas que fuman cigarrillos y en las que realizan trabajo físico pesado (como levantar objetos pesados en forma reiterada). Las personas que son obesas también tienen más probabilidades de tener síntomas de enfermedad degenerativa del disco.

Es posible que una lesión repentina (aguda) que cause una hernia de disco (como una caída) también dé comienzo a un proceso degenerativo.

A medida que el espacio entre las vértebras se acorta, se reduce la amortiguación entre ellas, y la columna vertebral se vuelve menos estable. El cuerpo reacciona a esta situación construyendo crecimientos óseos llamados espolones óseos (osteofitos). Los espolones óseos pueden ejercer presión sobre las raíces de los nervios espinales o la médula espinal. Esto provoca dolor y afecta la función nerviosa.

¿Cuáles son los síntomas?

La enfermedad degenerativa del disco podría provocar dolor de espalda o de cuello, pero esto varía de una persona a otra. Muchas personas no sienten dolor, mientras que otras con el mismo grado de daño de disco sienten un dolor intenso que limita sus actividades. El lugar donde se produzca el dolor dependerá de la ubicación del disco afectado. Un disco afectado en la zona del cuello podría provocar dolor de cuello o en el brazo, mientras que un disco afectado en la parte baja de la espalda podría provocar dolor en la espalda, el glúteo o una pierna. El dolor a menudo empeora al realizar movimientos como inclinarse, estirarse o girar.

Es posible que el dolor comience después de una lesión mayor (por ejemplo, a causa de un accidente automovilístico), una lesión menor (por ejemplo, a causa de una caída desde poca altura) o un movimiento normal (por ejemplo, inclinarse para levantar algo). También es posible que comience en forma gradual por motivos desconocidos y que empeore con el tiempo.

En algunos casos, es posible que sienta entumecimiento u hormigueo en una pierna o un brazo.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad degenerativa del disco?

La enfermedad degenerativa del disco se diagnostica por medio de antecedentes médicos y un examen físico. Su médico le preguntará acerca de sus síntomas, lesiones o enfermedades, cualquier tratamiento previo y los hábitos y actividades que podrían estar causando dolor en el cuello, los brazos, la espalda, un glúteo o una pierna. Durante el examen físico, el médico:

  • Verificará la amplitud de movimiento de la zona afectada y si hay dolor causado por el movimiento.
  • Buscará zonas de sensibilidad y cualquier cambio relacionado con los nervios, como entumecimiento, hormigueo o debilidad en la zona afectada, o cualquier cambio en los reflejos .
  • Verificará si hay otras afecciones, como fracturas, tumores e infección.

Si su examen no revela señales de una afección grave, es poco probable que los exámenes de diagnóstico por imágenes , como una radiografía , ayuden en el diagnóstico. Podría considerarse la posibilidad de realizarle exámenes de diagnóstico por imágenes cuando tenga síntomas después de una lesión, se sospeche un daño en los nervios o sus antecedentes médicos sugieran otras afecciones que podrían afectar la columna vertebral, como una enfermedad ósea, tumores o infección.

¿Cómo se trata?

Para aliviar el dolor, coloque hielo o calor (lo que se sienta mejor) en la zona afectada. Pregúntele a su médico si puede tomar acetaminofén (como Tylenol) o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos , como ibuprofeno o naproxeno. Su médico puede recetarle medicamentos más fuertes si es necesario. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.

Si usted tiene problemas de salud como osteoartritis, una hernia de disco o estenosis espinal, es posible que requiera otros tratamientos. Estos incluyen fisioterapia y ejercicios para fortalecer y estirar la espalda. En algunos casos, puede recomendarse cirugía. Por lo general, la cirugía implica extraer el disco dañado. En algunos casos, el hueso se une en forma permanente (se fusiona) para proteger la médula espinal. En raras ocasiones, podría usarse un disco artificial para reemplazar el disco que se ha extraído.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Fast A, Dudkiewicz I (2015). Cervical degenerative disease. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation, 3rd ed., pp. 12-16. Philadelphia: Saunders.
  • Hellum C, et al. (2011). Surgery with disc prosthesis versus rehabilitation in patients with low back pain and degenerative disc: Two year follow-up of randomised study. BMJ. Published online March 25, 2011 (doi:10.1136/bmj.d2786).
  • Roh JS, et al. (2005). Degenerative disorders of the lumbar and cervical spine. Orthopedic Clinics of North America, 36(2005): 255-262.
  • Schaufele MK, Tate JL (2015). Lumbar degenerative disease. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation, 3rd ed., pp. 225-232. Philadelphia: Saunders.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kenneth J. Koval, MD - Cirugía ortopédica, Trauma ortopédica

Revisado29 noviembre, 2017