Enterovirus D68 (EV-D68)

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es una infección por el enterovirus D68?

La infección por enterovirus D68 es una infección en los pulmones y las vías respiratorias (aparato respiratorio). Está causada por un virus llamado enterovirus D68 (EV-D68). Esta es una de las muchas clases de enterovirus.

Las infecciones por enterovirus generalmente causan síntomas leves y similares a los de un resfriado. Pero una infección por enterovirus D68 puede ser más grave, especialmente en personas con problemas respiratorios como el asma.

¿Cuáles son los síntomas de una infección por el enterovirus D68?

El enterovirus D68 (EV-D68) puede causar síntomas similares a los de un resfriado o una gripe que pueden variar de leves a graves.

Los síntomas típicos pueden incluir:

  • Fiebre.
  • Goteo nasal.
  • Estornudos.
  • Tos.
  • Dolores corporales y musculares.

Los síntomas graves pueden incluir:

  • Sibilancias (respiración con silbidos) y problemas para respirar.

¿Cómo se diagnostica el enterovirus D68?

Si su médico piensa que usted pudiera tener una infección por enterovirus D68 (EV-D68), le hará un examen físico y le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes de salud.

Es posible que su médico le haga un análisis de sangre para detectar el enterovirus D68. Los resultados podrían demorar un tiempo. Podría recibir tratamiento antes de que le hagan un análisis o antes de que usted sepa los resultados.

¿Cómo se trata una infección por enterovirus D68?

El principal tratamiento para la mayoría de las infecciones por enterovirus D68 (EV-D68) consiste en aliviar los síntomas. No hay medicamentos que curen la infección. Y dado que la infección está causada por un virus y no por una bacteria, los antibióticos no serán de utilidad.

Si usted tiene dificultades para respirar o tiene síntomas graves, es posible que tengan que tratarlo en el hospital. Esto puede incluir administración de oxígeno, líquidos a través de una vena (IV) y ayuda para respirar.

¿Cómo pueden prevenirse las infecciones respiratorias?

Lávese las manos regularmente, y evite llevarse las manos a la cara.

Quédese en su casa y no vaya a la escuela, el trabajo y otros lugares públicos sino hasta que se sienta mejor. Una buena guía es esperar 24 horas después de que se vaya la fiebre antes de volver a sus actividades normales.

Cúbrase la boca y la nariz cuando tosa o estornude.

Atención para su hijo

¿Cómo trata la infección respiratoria de su hijo en el hogar?

  • Dele a su hijo acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin) para la fiebre o el dolor. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta. No le dé aspirina a nadie menor de 20 años. Se la ha vinculado con el síndrome de Reye, una enfermedad grave.
  • Tenga cuidado con los medicamentos para la tos y el resfriado. No se los dé a niños menores de 6 años porque no son eficaces para los niños de esa edad y pueden incluso ser perjudiciales. Para niños de 6 años y mayores, siga siempre todas las instrucciones cuidadosamente. Asegúrese de saber qué cantidad de medicamento debe administrar y durante cuánto tiempo se debe usar. Y utilice el dosificador si hay uno incluido.
  • Tenga cuidado al darle a su hijo medicamentos de venta libre para el resfriado o la gripe y Tylenol al mismo tiempo. Muchos de estos medicamentos tienen acetaminofén, que es Tylenol. Lea las etiquetas para asegurarse de no darle a su hijo más de la dosis recomendada. Demasiado acetaminofén (Tylenol) puede ser perjudicial.
  • Mantenga a su hijo lejos del humo. No fume ni permita que nadie más fume dentro de su casa.
  • Asegúrese de que su hijo descanse. Mantenga a su hijo en el hogar.

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 en cualquier momento que considere que su hijo necesita atención de urgencia. Por ejemplo, llame si:

  • Su hijo tiene problemas graves para respirar. Los síntomas pueden incluir los siguientes:
    • Uso de los músculos abdominales para respirar.
    • Hundimiento del pecho o agrandamiento de las fosas nasales mientras su hijo se esfuerza por respirar.
  • Su hijo parece muy enfermo o usted tiene dificultades para despertarlo.

Llame a su médico ahora o consiga atención médica inmediatamente si:

  • Su hijo tiene nueva o mayor dificultad para respirar.
  • Su hijo empieza a tener fiebre o le aumenta aún más la temperatura.
  • Su hijo tiene un salpullido nuevo.
  • Su hijo parece empeorar.

Preste mucha atención a los cambios en la salud de su hijo, y no dude en comunicarse con su médico si:

  • Su hijo tiene una tos más profunda o más frecuente, especialmente si usted nota más mucosidad o un cambio en el color de la mucosidad.
  • Su hijo tiene un síntoma nuevo, como dolor de garganta o dolor de oídos.
  • Su hijo no mejora como se esperaba.

Cuidado personal

¿Cómo trata usted su infección respiratoria en el hogar?

  • Tome un medicamento de venta libre para la fiebre o el dolor, como acetaminofén (Tylenol), ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno (Aleve). Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones en la etiqueta.
  • Tenga cuidado al tomar medicamentos de venta libre para el resfriado o la gripe y Tylenol al mismo tiempo. Muchos de estos medicamentos tienen acetaminofén, que es Tylenol. Lea las etiquetas para asegurarse de no estar tomando más de la dosis recomendada. Tomar demasiado acetaminofén (Tylenol) puede ser perjudicial.
  • Antes de usar medicamentos para la tos y el resfriado, lea la etiqueta. Estos medicamentos podrían no ser seguros para personas con determinados problemas de salud.
  • No fume ni permita que otros fumen a su alrededor.
  • Descanse bastante. Haga un poco menos de actividad de lo que acostumbra. No necesita guardar cama en su casa, pero trate de no exponer a otros a su enfermedad.

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 en cualquier momento que considere que necesita atención de urgencia. Por ejemplo, llame si:

  • Tiene problemas graves para respirar.

Llame a su médico ahora o consiga atención médica de inmediato si:

  • Tiene nueva o mayor dificultad para respirar.
  • Empieza a tener fiebre o le aumenta aún más la temperatura.
  • Tiene un salpullido nuevo.
  • Parece estar empeorando mucho.

Preste mucha atención a los cambios en su salud, y no dude en comunicarse con su médico si:

  • Su tos es más profunda o más frecuente, especialmente si nota más mucosidad o un cambio en el color de la mucosidad.
  • Tiene un síntoma nuevo, como dolor de garganta, dolor de oídos o dolor en los senos paranasales.
  • No mejora como se esperaba.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar

John Pope, MD - Pediatría

Revisor médico especializado Leslie Tengelsen, PhD, DVM -

Revisado3 marzo, 2017

Revisado: 3 marzo, 2017

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: Adam Husney, MD - Medicina familiar & John Pope, MD - Pediatría & Leslie Tengelsen, PhD, DVM -