Generalidades del tema

¿Qué es la espasticidad?

La espasticidad es una afección en la que los músculos están tensos o rígidos. Por ejemplo, la mano puede quedarse cerrada en un puño o puede ser difícil doblar la rodilla. A veces, los músculos pueden sacudirse o tener espasmos incontrolables. Esto puede interferir en su capacidad para moverse, hablar o caminar con normalidad.

¿Qué causa la espasticidad?

La espasticidad suele deberse al daño en la parte del cerebro o de la médula espinal que controla el movimiento voluntario. A menudo es el resultado de una lesión de la médula espinal, un ataque cerebral o una enfermedad como la esclerosis múltiple, la parálisis cerebral o la esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig).

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas comunes incluyen:

  • Aumento del tono muscular, lo que hace que los músculos estén rígidos o tensos.
  • Reflejos hiperactivos.
  • Espasmos musculares.
  • Una serie de contracciones musculares rápidas y repetidas (clono).
  • Rigidez en las articulaciones.

Si la espasticidad no se trata, los músculos pueden quedarse inmóviles en una posición anormal. Esto puede ser muy doloroso.

¿Cómo se trata?

Los tratamientos principales son la fisioterapia y medicamentos que ayudan a reducir los espasmos musculares. La cirugía puede ser una opción en casos graves.

Fisioterapia

El ejercicio y los estiramientos son tratamientos importantes para la espasticidad. Los terapeutas trabajarán con usted para aumentar su amplitud de movimiento y evitar la rigidez muscular. Tendrá que mover la extremidad afectada una y otra vez con regularidad. Puede hacer esto por su cuenta o con la ayuda de un terapeuta, una máquina o un cuidador.

En algunos casos, se utilizan compresas frías y estimulación eléctrica en los músculos. Pueden usarse yesos o tablillas (férulas) para estirar los músculos y evitar que se contraigan.

Medicamentos

Se utilizan relajantes musculares (antiespasmódicos) para tratar la espasticidad. Estos incluyen baclofeno (como Gablofen) y tizanidina (Zanaflex). Estos medicamentos relajan los músculos tensos y detienen los espasmos musculares. Pero pueden causar somnolencia, debilidad muscular y náuseas.

El baclofeno es el medicamento que se receta con más frecuencia para la espasticidad. Puede tomarlo como pastilla o un cirujano puede implantarle una bomba pequeña bajo la piel que le administra el medicamento directamente en la médula espinal. La ventaja de la bomba es que usted usará menos medicamento. Esto reduce los efectos secundarios que son un problema con las pastillas de baclofeno. Su médico puede decirle si la bomba es adecuada para usted.

Otros medicamentos que se pueden usar incluyen gabapentina (como Neurontin), diazepam (Valium), clonazepam (como Klonopin) y dantroleno (Dantrium). En muchos casos, tomar pequeñas dosis de una combinación de medicamentos funciona mejor y causa menos efectos secundarios que tomar una dosis más alta de un solo medicamento.

Las inyecciones de toxina botulínica (como Botox) administradas directamente en el músculo pueden bloquear los mensajes que provocan espasmos en el músculo. El efecto de una inyección dura alrededor de 3 a 4 meses.

Algunas personas prueban la marihuana medicinal para aliviar la espasticidad. Pero, en la actualidad, los expertos no la recomiendan porque no hay suficiente evidencia de que sus beneficios sean mayores que sus riesgos.

Cirugía

Algunas personas con espasticidad grave pueden necesitar cirugía. Por ejemplo, puede operarse para:

  • Liberar el tendón del bíceps o el tríceps en el brazo.
  • Alargar el tendón de los isquiotibiales o el tendón de Aquiles en una persona que tiene problemas para caminar.
  • Liberar los músculos flexores de los dedos de los pies.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Keenan MAE, et al. (2014). Rehabilitation. In HB Skinner, PJ McMahon, eds., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 5th ed., pp. 595-642. New York: McGraw-Hill.
  • Leussink VI, et al. (2012). Symptomatic therapy in multiple sclerosis: The role of cannabinoids in treating spasticity. Therapeutic Advances in Neurological Disorders, 5(5): 255-266. Also available online: http://tan.sagepub.com/content/5/5/255.abstract.
  • Simpson DM, et al. (2008). Assessment: Botulinum neurotoxin for the treatment of spasticity (an evidence-based review): Report of the Therapeutics and Technology Assessment Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology, 70(19): 1691-1698.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Karin M. Lindholm, DO - Neurología

Revisado9 octubre, 2017