Estenosis del conducto vertebral lumbar: ¿Debería operarme?

Saltar a la barra de navegación

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Estenosis del conducto vertebral lumbar: ¿Debería operarme?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Operarse para aliviar sus síntomas.
  • No operarse. En cambio, probar cosas como cambiar la manera en que hace sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.

Puntos clave para recordar

  • La estenosis del conducto vertebral en la parte baja de la espalda (columna lumbar) puede causar dolor, entumecimiento o debilidad en la espalda, las nalgas (glúteos) y las piernas. Es posible que los síntomas sean muy fuertes por momentos y no tan fuertes en otros momentos.
  • Muchas personas son capaces de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hacen sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia. Si una de estas cosas no le funciona a usted, puede probar algo diferente o combinar algunas de ellas.
  • Es posible que desee operarse si ha probado otros tratamientos durante unos meses y el dolor u otros síntomas aún son tan fuertes que no puede hacer sus actividades normales.
  • La cirugía de espalda tiene algunos riesgos, que incluyen infección, daño nervioso y la posibilidad de que la operación no alivie sus síntomas. E incluso si usted mejora con la cirugía, existe la posibilidad de que tenga nuevos síntomas en el futuro.
  • Es posible que la cirugía sea más eficaz que los tratamientos no quirúrgicos para aliviar el dolor y ayudarle a moverse con más facilidad. La cirugía podría ofrecer un mayor alivio del dolor en la nalga y en la pierna que del dolor en la espalda.
PMCs

¿Qué es la estenosis del conducto vertebral lumbar?

La estenosis del conducto vertebral lumbar es el estrechamiento del conducto vertebral en la parte baja de la espalda. Suele ocurrir cuando el tejido óseo y otros tejidos crecen dentro de las aberturas en los huesos de la columna vertebral. Esto puede comprimir los nervios que salen de la médula espinal. La constricción puede causar dolor, entumecimiento o debilidad, la mayoría de las veces en la espalda, las piernas, las nalgas o los pies.

Es posible que los síntomas sean muy fuertes por momentos y no tan fuertes en otros momentos.

La artritis es la causa más común de la estenosis del conducto vertebral. Hay muchas cosas que pueden ayudarle a aliviar los síntomas, pero no harán que desaparezca la artritis. Con el tiempo, la artritis puede empeorar y los síntomas de la estenosis del conducto vertebral pueden presentarse de nuevo.

¿Qué tratamientos no quirúrgicos se usan para la estenosis del conducto vertebral?

Existen varios tratamientos que no implican cirugía que pueden ayudarle a sentirse mejor, estar más activo y evitar operarse. Estos incluyen:

  • Cambiar cómo hace sus actividades. Esto significa probar otras maneras de hacer sus actividades que no le causen dolor ni empeoren otros síntomas. Por ejemplo, esto puede implicar utilizar un taburete alto para realizar tareas que normalmente haría de pie. O podría usar un carrito de compras o un andador con ruedas de manera que usted se incline un poco hacia adelante cuando camina.
  • Tomar medicamentos para controlar el dolor. Estos incluyen acetaminofén (como Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno (como Advil o Motrin) y naproxeno (como Aleve). Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.
  • Hacer ejercicio. El ejercicio aeróbico puede ayudar a aliviar sus síntomas. Puede probar a caminar en una caminadora con una ligera inclinación. O puede usar una bicicleta fija. En estos dos tipos de ejercicio, la columna vertebral se inclina un poco hacia adelante cuando usted se ejercita. Por eso podrían ser más cómodos para usted que otro tipo de ejercicio.
  • Realizar fisioterapia. Esta le ayuda a aprender ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que podrían reducir el dolor y otros síntomas. La meta de la fisioterapia es hacer que las tareas y las actividades diarias sean más fáciles.
  • Aplicarse inyecciones de esteroides. Estas son inyecciones que se prueban en ocasiones para ayudar con el dolor en la pierna reduciendo la inflamación en la raíz nerviosa si otros tratamientos no quirúrgicos no han dado resultado. Estas inyecciones pueden dar resultado para algunas personas. Pero solo ayudan a aliviar los síntomas por un tiempo breve.

¿Qué cirugía se hace para la estenosis del conducto vertebral lumbar?

La laminectomía descompresiva es el tipo más común de cirugía para tratar la estenosis del conducto vertebral lumbar. Esta cirugía se hace para aliviar la presión sobre las raíces de los nervios raquídeos. Extrae tejido óseo (partes de vértebras), tejido engrosado, o ambos, para evitar que estrechen el conducto vertebral y que compriman o irriten los nervios raquídeos.

En algunos casos, podría realizarse una artrodesis vertebral al mismo tiempo para ayudar a estabilizar la columna. Esta cirugía une o fusiona dos o más huesos de modo que las articulaciones queden inmovilizadas. Esta cirugía es más complicada y tiene más riesgos. Y no suele ser necesaria a menos que usted tenga otros problemas en la espalda además de la estenosis del conducto vertebral .

Algunos cirujanos están realizando procedimientos más novedosos y menos invasivos. Introducen pequeños dispositivos de metal -llamados espaciadores interespinosos- entre los huesos de la columna vertebral, cerca del lugar en el que las raíces nerviosas salen de la médula espinal. La idea es crear más espacio entre los huesos para reducir la presión en las raíces nerviosas. Esto puede ser una opción para algunas personas. Pero no todos los cirujanos hacen este procedimiento. Y los estudios aún no han demostrado la eficacia de estos dispositivos a largo plazo.

¿Cuál es la eficacia de la cirugía?

Las investigaciones demuestran que:

  • Es posible que la cirugía funcione mejor que los tratamientos no quirúrgicos para aliviar el dolor y ayudarle a moverse mejor. Si los tratamientos no quirúrgicos no han funcionado lo suficientemente bien, la cirugía podría ayudarle. nota 1
  • A los 3 meses, las personas que se operaron notan una mayor mejoría en sus síntomas y pueden hacer más actividad que las personas que no se operaron. nota 1 Esta diferencia continúa durante al menos 4 años después de la cirugía. nota 2
  • Parece que los beneficios de la cirugía duran por muchos años. Después de 8 a 10 años nota 3 :
    • Las personas tratadas con cirugía quedaron tan satisfechas como aquellas tratadas sin cirugía.
    • En general, las personas que se operaron pudieron hacer más actividad y tuvieron menos dolor en las piernas que las personas que recibieron tratamiento no quirúrgico.
  • La cirugía parece ser más eficaz para el dolor en las piernas que para el dolor en la espalda, pero puede ayudar también con el dolor de espalda. nota 4

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía para la estenosis del conducto vertebral lumbar?

Es posible que la cirugía no sea una opción si usted tiene otros problemas de salud graves que hacen que la cirugía sea demasiado arriesgada.

Todas las cirugías implican riesgos. Estos riesgos podrían ser más graves para un adulto mayor. Los posibles problemas de una cirugía incluyen:

  • Problemas causados por la anestesia .
  • Una infección profunda en la herida quirúrgica.
  • Una infección de la piel.
  • Coágulos de sangre.
  • Lesión nerviosa, que incluye debilidad, entumecimiento o parálisis.
  • Desgarros del tejido fibroso que recubre la médula espinal y el nervio cercano a la médula espinal. Estos desgarros a veces requieren cirugía adicional.
  • Problemas para orinar o pérdida del control de la vejiga o de los intestinos.
  • Dolor a largo plazo (crónico), que se presenta después de la cirugía en algunos casos.
  • La probabilidad de que la cirugía no alivie sus síntomas. E incluso si usted mejora con la cirugía, hay una probabilidad de que vuelva a tener síntomas en el futuro.
  • Muerte a causa de problemas derivados de la cirugía, pero esto es poco frecuente.

Los síntomas podrían volver a presentarse después de algunos años. Es posible que se necesite una segunda cirugía si:

  • La estenosis del conducto vertebral ocurre en otra zona de la columna vertebral.
  • Una cirugía anterior no controló los síntomas.
  • El tejido vuelve a crecer y ejerce presión sobre la médula espinal o las raíces de los nervios raquídeos.

¿Cuáles son los riesgos de no operarse para la estenosis del conducto vertebral lumbar?

Para la mayoría de las personas, es seguro probar tratamientos no quirúrgicos durante varios meses antes de pensar en operarse. Muchas personas son capaces de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hacen sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.

Pero si estos otros tratamientos no dan resultado, no operarse significa que aún podría tener dolor u otros síntomas que le dificultan hacer sus actividades diarias.

No operarse implica poco o ningún riesgo a menos que tenga síntomas graves. Estos síntomas incluyen tener dificultad para controlar la vejiga o los intestinos, entumecimiento o debilidad y cambios repentinos en cómo camina o se mueve. No es probable que estos síntomas mejoren por su cuenta, y podrían empeorar.

¿Por qué podría recomendarle su médico la cirugía para la estenosis del conducto vertebral lumbar?

Su médico podría recomendarle cirugía si:

  • Su dolor y debilidad son lo suficientemente fuertes como para interponerse en sus actividades normales y han aumentado más de lo que usted puede manejar.
  • Ha probado otros tratamientos, como cambiar la manera en que realiza sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia, por al menos unos meses y no han dado resultado.
  • Tiene menos capacidad para controlar la vejiga o los intestinos que de costumbre.
  • Nota cambios repentinos en su capacidad para caminar con paso seguro, o sus movimientos se vuelven torpes.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?

















¿Cuáles son los beneficios?

















¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?

















Operarse Operarse
  • Usted está dormido durante la cirugía.
  • Permanece hospitalizado durante algunos días.
  • Pueden pasar varios meses antes de que retome sus actividades normales.
  • La mayoría de las personas que se operan quedan satisfechas con los resultados.
  • Es posible que la cirugía sea más eficaz que los tratamientos no quirúrgicos para aliviar el dolor y ayudarle a moverse con más facilidad. La cirugía podría ofrecer un mayor alivio del dolor en la nalga y en la pierna que del dolor en la espalda.
  • Toda cirugía tiene riesgos, como sangrado, infección y riesgos de la anestesia.
  • Los riesgos de la cirugía para la estenosis del conducto vertebral incluyen daños a los nervios, desgarros de tejido, dolor crónico y dificultad para orinar.
  • Es posible que no pueda retomar todas sus actividades normales durante al menos varios meses.
  • Existe la posibilidad de que la cirugía no alivie sus síntomas. E incluso si usted mejora con la cirugía, es posible que tenga nuevos síntomas en el futuro.
No operarse No operarse
  • Usted trata de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hace sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.
  • Muchas personas son capaces de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hacen sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.
  • Usted evita el costo y los riesgos de la cirugía.
  • Si otros tratamientos no dan resultado, aún podría tener dolor u otros síntomas que le dificultan hacer sus actividades diarias.
  • Algunos medicamentos que se toman para el dolor pueden tener efectos secundarios.
  • Usted aún podría necesitar cirugía más adelante.

Historias personales acerca de realizarse la cirugía para la estenosis espinal

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

El dolor y el entumecimiento en las piernas llegó al punto en que casi no podía caminar. Después que mi resonancia magnética mostró que tenía estenosis del conducto vertebral, mi médico dijo que la decisión final con respecto al tratamiento dependía de mí. Debo considerar la intensidad del dolor y si puedo realizar mis actividades cotidianas normales. Como casi no podía realizar mis rutinas cotidianas simples sin sentir dolor, supuse que era el momento de operarme.

Ed, 62 años

Llevo varios meses trabajando con un fisioterapeuta para aliviar el dolor en las piernas causado por la estenosis del conducto vertebral. Mi médico dice que la cirugía puede ser una opción si el dolor en las piernas empeora. Pero quiero esperar y ver si otras medidas me ayudan a aliviar el dolor primero. Parece que la fisioterapia está dando resultado, por eso seguiré con ella por ahora.

Tom, 52 años

Había notado el entumecimiento y el dolor en las piernas durante un tiempo. Aparecían gradualmente, y podía manejarlos con analgésicos. Pero, con el tiempo, los síntomas empeoraron cada vez más, a pesar de que probé a hacer fisioterapia y a cambiar la manera en que hago ciertas actividades. Finalmente, el dolor se volvió tan fuerte que me resultaba bastante incómodo caminar. Como no tengo ningún otro problema de salud importante, decidí operarme para no tener que lidiar con el dolor en las piernas y poder empezar a caminar nuevamente.

Clare, 70 años

El dolor, el entumecimiento y el hormigueo en las piernas comenzaron hace aproximadamente 5 años. Afortunadamente, no sentía dolor todo el tiempo al caminar. Cuando me diagnosticaron estenosis del conducto vertebral, el médico dijo que existían varias cosas que podía hacer para mantener mi dolor a un nivel mínimo, como usar analgésicos y hacer ejercicio. Eso es lo que estoy haciendo, y ahora casi nunca tengo dolor en las piernas. Me siento aliviada por haber evitado la cirugía.

Susan, 64 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para operarse para la estenosis del conducto vertebral lumbar

Motivos para no operarse

Quiero operarme si existe una posibilidad de que me ayude.

Quiero evitar operarme a toda costa.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mi trabajo y mi vida en el hogar son lo suficientemente flexibles como para que me pueda tomar el tiempo necesario para recuperarme después de la cirugía.

No puedo permitirme el lujo de tomarme tiempo libre.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Los tratamientos no quirúrgicos no me han funcionado lo suficientemente bien.

Quiero continuar probando tratamientos no quirúrgicos y ver si me ayudan a sentirme y moverme mejor.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Lograr alivio de mi dolor y debilidad vale la pena, aun si debo operarme de nuevo en algunos años.

No estoy seguro de que valga la pena hacerme una cirugía que podría tener que repetir en algunos años.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme

NO operarme

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1, ¿Es la cirugía lo único que puede probar para mejorar sus síntomas?
2, ¿Le ayudará la cirugía con el dolor en las piernas?
3, Si uno se opera, ¿durarán los resultados por mucho tiempo?

Decida cuál es el siguiente paso

1, ¿Entiende usted las opciones que tiene?
2, ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?
3, ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión  

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos  

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar  

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Créditos
Autor El personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Robert B. Keller, MD - Ortopedia

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Weinstein JN, et al. (2008). Surgical versus nonsurgical therapy for lumbar spinal stenosis. New England Journal of Medicine, 358(8): 794-810.
  2. Weinstein JN, et al. (2010). Surgical versus nonoperative treatment for lumbar spinal stenosis four-year results of the Spine Patient Outcomes Research Trial. Spine, 35(14): 1329-1338.
  3. Atlas SJ, et al. (2005). Long-term outcomes of surgical and nonsurgical management of lumbar spinal stenosis: 8- to 10-year results from the Maine Lumbar Spine Study. Spine, 30(8): 936-943.
  4. Pearson A, et al. (2011). Predominant leg pain is associated with better surgical outcomes in degenerative spondylolistheses and spinal stenosis: Results from the Spine Patient Outcomes Research Trial (SPORT). Spine, 36(3): 219-229.
Otras obras consultadas
  • Chou R, et al. (2009). Interventional therapies, surgery and interdisciplinary rehabilitation for low back pain: An evidence-based clinical practice guideline from the American Pain Society. Spine, 34(10): 1066-1077.
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Estenosis del conducto vertebral lumbar: ¿Debería operarme?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Operarse para aliviar sus síntomas.
  • No operarse. En cambio, probar cosas como cambiar la manera en que hace sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.

Puntos clave para recordar

  • La estenosis del conducto vertebral en la parte baja de la espalda (columna lumbar) puede causar dolor, entumecimiento o debilidad en la espalda, las nalgas (glúteos) y las piernas. Es posible que los síntomas sean muy fuertes por momentos y no tan fuertes en otros momentos.
  • Muchas personas son capaces de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hacen sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia. Si una de estas cosas no le funciona a usted, puede probar algo diferente o combinar algunas de ellas.
  • Es posible que desee operarse si ha probado otros tratamientos durante unos meses y el dolor u otros síntomas aún son tan fuertes que no puede hacer sus actividades normales.
  • La cirugía de espalda tiene algunos riesgos, que incluyen infección, daño nervioso y la posibilidad de que la operación no alivie sus síntomas. E incluso si usted mejora con la cirugía, existe la posibilidad de que tenga nuevos síntomas en el futuro.
  • Es posible que la cirugía sea más eficaz que los tratamientos no quirúrgicos para aliviar el dolor y ayudarle a moverse con más facilidad. La cirugía podría ofrecer un mayor alivio del dolor en la nalga y en la pierna que del dolor en la espalda.
PMCs

¿Qué es la estenosis del conducto vertebral lumbar?

La estenosis del conducto vertebral lumbar es el estrechamiento del conducto vertebral en la parte baja de la espalda. Suele ocurrir cuando el tejido óseo y otros tejidos crecen dentro de las aberturas en los huesos de la columna vertebral. Esto puede comprimir los nervios que salen de la médula espinal. La constricción puede causar dolor, entumecimiento o debilidad, la mayoría de las veces en la espalda, las piernas, las nalgas o los pies.

Es posible que los síntomas sean muy fuertes por momentos y no tan fuertes en otros momentos.

La artritis es la causa más común de la estenosis del conducto vertebral. Hay muchas cosas que pueden ayudarle a aliviar los síntomas, pero no harán que desaparezca la artritis. Con el tiempo, la artritis puede empeorar y los síntomas de la estenosis del conducto vertebral pueden presentarse de nuevo.

¿Qué tratamientos no quirúrgicos se usan para la estenosis del conducto vertebral?

Existen varios tratamientos que no implican cirugía que pueden ayudarle a sentirse mejor, estar más activo y evitar operarse. Estos incluyen:

  • Cambiar cómo hace sus actividades. Esto significa probar otras maneras de hacer sus actividades que no le causen dolor ni empeoren otros síntomas. Por ejemplo, esto puede implicar utilizar un taburete alto para realizar tareas que normalmente haría de pie. O podría usar un carrito de compras o un andador con ruedas de manera que usted se incline un poco hacia adelante cuando camina.
  • Tomar medicamentos para controlar el dolor. Estos incluyen acetaminofén (como Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno (como Advil o Motrin) y naproxeno (como Aleve). Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.
  • Hacer ejercicio. El ejercicio aeróbico puede ayudar a aliviar sus síntomas. Puede probar a caminar en una caminadora con una ligera inclinación. O puede usar una bicicleta fija. En estos dos tipos de ejercicio, la columna vertebral se inclina un poco hacia adelante cuando usted se ejercita. Por eso podrían ser más cómodos para usted que otro tipo de ejercicio.
  • Realizar fisioterapia. Esta le ayuda a aprender ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que podrían reducir el dolor y otros síntomas. La meta de la fisioterapia es hacer que las tareas y las actividades diarias sean más fáciles.
  • Aplicarse inyecciones de esteroides. Estas son inyecciones que se prueban en ocasiones para ayudar con el dolor en la pierna reduciendo la inflamación en la raíz nerviosa si otros tratamientos no quirúrgicos no han dado resultado. Estas inyecciones pueden dar resultado para algunas personas. Pero solo ayudan a aliviar los síntomas por un tiempo breve.

¿Qué cirugía se hace para la estenosis del conducto vertebral lumbar?

La laminectomía descompresiva es el tipo más común de cirugía para tratar la estenosis del conducto vertebral lumbar. Esta cirugía se hace para aliviar la presión sobre las raíces de los nervios raquídeos. Extrae tejido óseo (partes de vértebras), tejido engrosado, o ambos, para evitar que estrechen el conducto vertebral y que compriman o irriten los nervios raquídeos.

En algunos casos, podría realizarse una artrodesis vertebral al mismo tiempo para ayudar a estabilizar la columna. Esta cirugía une o fusiona dos o más huesos de modo que las articulaciones queden inmovilizadas. Esta cirugía es más complicada y tiene más riesgos. Y no suele ser necesaria a menos que usted tenga otros problemas en la espalda además de la estenosis del conducto vertebral .

Algunos cirujanos están realizando procedimientos más novedosos y menos invasivos. Introducen pequeños dispositivos de metal -llamados espaciadores interespinosos- entre los huesos de la columna vertebral, cerca del lugar en el que las raíces nerviosas salen de la médula espinal. La idea es crear más espacio entre los huesos para reducir la presión en las raíces nerviosas. Esto puede ser una opción para algunas personas. Pero no todos los cirujanos hacen este procedimiento. Y los estudios aún no han demostrado la eficacia de estos dispositivos a largo plazo.

¿Cuál es la eficacia de la cirugía?

Las investigaciones demuestran que:

  • Es posible que la cirugía funcione mejor que los tratamientos no quirúrgicos para aliviar el dolor y ayudarle a moverse mejor. Si los tratamientos no quirúrgicos no han funcionado lo suficientemente bien, la cirugía podría ayudarle. 1
  • A los 3 meses, las personas que se operaron notan una mayor mejoría en sus síntomas y pueden hacer más actividad que las personas que no se operaron. 1 Esta diferencia continúa durante al menos 4 años después de la cirugía. 2
  • Parece que los beneficios de la cirugía duran por muchos años. Después de 8 a 10 años 3 :
    • Las personas tratadas con cirugía quedaron tan satisfechas como aquellas tratadas sin cirugía.
    • En general, las personas que se operaron pudieron hacer más actividad y tuvieron menos dolor en las piernas que las personas que recibieron tratamiento no quirúrgico.
  • La cirugía parece ser más eficaz para el dolor en las piernas que para el dolor en la espalda, pero puede ayudar también con el dolor de espalda. 4

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía para la estenosis del conducto vertebral lumbar?

Es posible que la cirugía no sea una opción si usted tiene otros problemas de salud graves que hacen que la cirugía sea demasiado arriesgada.

Todas las cirugías implican riesgos. Estos riesgos podrían ser más graves para un adulto mayor. Los posibles problemas de una cirugía incluyen:

  • Problemas causados por la anestesia .
  • Una infección profunda en la herida quirúrgica.
  • Una infección de la piel.
  • Coágulos de sangre.
  • Lesión nerviosa, que incluye debilidad, entumecimiento o parálisis.
  • Desgarros del tejido fibroso que recubre la médula espinal y el nervio cercano a la médula espinal. Estos desgarros a veces requieren cirugía adicional.
  • Problemas para orinar o pérdida del control de la vejiga o de los intestinos.
  • Dolor a largo plazo (crónico), que se presenta después de la cirugía en algunos casos.
  • La probabilidad de que la cirugía no alivie sus síntomas. E incluso si usted mejora con la cirugía, hay una probabilidad de que vuelva a tener síntomas en el futuro.
  • Muerte a causa de problemas derivados de la cirugía, pero esto es poco frecuente.

Los síntomas podrían volver a presentarse después de algunos años. Es posible que se necesite una segunda cirugía si:

  • La estenosis del conducto vertebral ocurre en otra zona de la columna vertebral.
  • Una cirugía anterior no controló los síntomas.
  • El tejido vuelve a crecer y ejerce presión sobre la médula espinal o las raíces de los nervios raquídeos.

¿Cuáles son los riesgos de no operarse para la estenosis del conducto vertebral lumbar?

Para la mayoría de las personas, es seguro probar tratamientos no quirúrgicos durante varios meses antes de pensar en operarse. Muchas personas son capaces de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hacen sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.

Pero si estos otros tratamientos no dan resultado, no operarse significa que aún podría tener dolor u otros síntomas que le dificultan hacer sus actividades diarias.

No operarse implica poco o ningún riesgo a menos que tenga síntomas graves. Estos síntomas incluyen tener dificultad para controlar la vejiga o los intestinos, entumecimiento o debilidad y cambios repentinos en cómo camina o se mueve. No es probable que estos síntomas mejoren por su cuenta, y podrían empeorar.

¿Por qué podría recomendarle su médico la cirugía para la estenosis del conducto vertebral lumbar?

Su médico podría recomendarle cirugía si:

  • Su dolor y debilidad son lo suficientemente fuertes como para interponerse en sus actividades normales y han aumentado más de lo que usted puede manejar.
  • Ha probado otros tratamientos, como cambiar la manera en que realiza sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia, por al menos unos meses y no han dado resultado.
  • Tiene menos capacidad para controlar la vejiga o los intestinos que de costumbre.
  • Nota cambios repentinos en su capacidad para caminar con paso seguro, o sus movimientos se vuelven torpes.

2. Compare sus opciones

  Operarse No operarse
¿Qué implica generalmente?
  • Usted está dormido durante la cirugía.
  • Permanece hospitalizado durante algunos días.
  • Pueden pasar varios meses antes de que retome sus actividades normales.
  • Usted trata de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hace sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.
¿Cuáles son los beneficios?
  • La mayoría de las personas que se operan quedan satisfechas con los resultados.
  • Es posible que la cirugía sea más eficaz que los tratamientos no quirúrgicos para aliviar el dolor y ayudarle a moverse con más facilidad. La cirugía podría ofrecer un mayor alivio del dolor en la nalga y en la pierna que del dolor en la espalda.
  • Muchas personas son capaces de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hacen sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.
  • Usted evita el costo y los riesgos de la cirugía.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • Toda cirugía tiene riesgos, como sangrado, infección y riesgos de la anestesia.
  • Los riesgos de la cirugía para la estenosis del conducto vertebral incluyen daños a los nervios, desgarros de tejido, dolor crónico y dificultad para orinar.
  • Es posible que no pueda retomar todas sus actividades normales durante al menos varios meses.
  • Existe la posibilidad de que la cirugía no alivie sus síntomas. E incluso si usted mejora con la cirugía, es posible que tenga nuevos síntomas en el futuro.
  • Si otros tratamientos no dan resultado, aún podría tener dolor u otros síntomas que le dificultan hacer sus actividades diarias.
  • Algunos medicamentos que se toman para el dolor pueden tener efectos secundarios.
  • Usted aún podría necesitar cirugía más adelante.

Historias personales

Historias personales acerca de realizarse la cirugía para la estenosis espinal

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"El dolor y el entumecimiento en las piernas llegó al punto en que casi no podía caminar. Después que mi resonancia magnética mostró que tenía estenosis del conducto vertebral, mi médico dijo que la decisión final con respecto al tratamiento dependía de mí. Debo considerar la intensidad del dolor y si puedo realizar mis actividades cotidianas normales. Como casi no podía realizar mis rutinas cotidianas simples sin sentir dolor, supuse que era el momento de operarme."

— Ed, 62 años

"Llevo varios meses trabajando con un fisioterapeuta para aliviar el dolor en las piernas causado por la estenosis del conducto vertebral. Mi médico dice que la cirugía puede ser una opción si el dolor en las piernas empeora. Pero quiero esperar y ver si otras medidas me ayudan a aliviar el dolor primero. Parece que la fisioterapia está dando resultado, por eso seguiré con ella por ahora."

— Tom, 52 años

"Había notado el entumecimiento y el dolor en las piernas durante un tiempo. Aparecían gradualmente, y podía manejarlos con analgésicos. Pero, con el tiempo, los síntomas empeoraron cada vez más, a pesar de que probé a hacer fisioterapia y a cambiar la manera en que hago ciertas actividades. Finalmente, el dolor se volvió tan fuerte que me resultaba bastante incómodo caminar. Como no tengo ningún otro problema de salud importante, decidí operarme para no tener que lidiar con el dolor en las piernas y poder empezar a caminar nuevamente."

— Clare, 70 años

"El dolor, el entumecimiento y el hormigueo en las piernas comenzaron hace aproximadamente 5 años. Afortunadamente, no sentía dolor todo el tiempo al caminar. Cuando me diagnosticaron estenosis del conducto vertebral, el médico dijo que existían varias cosas que podía hacer para mantener mi dolor a un nivel mínimo, como usar analgésicos y hacer ejercicio. Eso es lo que estoy haciendo, y ahora casi nunca tengo dolor en las piernas. Me siento aliviada por haber evitado la cirugía."

— Susan, 64 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para operarse para la estenosis del conducto vertebral lumbar

Motivos para no operarse

Quiero operarme si existe una posibilidad de que me ayude.

Quiero evitar operarme a toda costa.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mi trabajo y mi vida en el hogar son lo suficientemente flexibles como para que me pueda tomar el tiempo necesario para recuperarme después de la cirugía.

No puedo permitirme el lujo de tomarme tiempo libre.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Los tratamientos no quirúrgicos no me han funcionado lo suficientemente bien.

Quiero continuar probando tratamientos no quirúrgicos y ver si me ayudan a sentirme y moverme mejor.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Lograr alivio de mi dolor y debilidad vale la pena, aun si debo operarme de nuevo en algunos años.

No estoy seguro de que valga la pena hacerme una cirugía que podría tener que repetir en algunos años.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

   
             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme

NO operarme

             
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. ¿Es la cirugía lo único que puede probar para mejorar sus síntomas?

  • No
  • No estoy seguro
Eso es correcto. Muchas personas son capaces de manejar sus síntomas con cosas como cambiar la manera en que hacen sus actividades, tomar medicamentos para controlar el dolor, hacer ejercicio o realizar fisioterapia.

2. ¿Le ayudará la cirugía con el dolor en las piernas?

  • No
  • No estoy seguro
Eso es correcto. Es posible que la cirugía sea más eficaz que los tratamientos no quirúrgicos para aliviar el dolor y ayudarle a moverse con más facilidad. La cirugía podría ofrecer un mayor alivio del dolor en la nalga y en la pierna que del dolor en la espalda.

3. Si uno se opera, ¿durarán los resultados por mucho tiempo?

  • No
  • No estoy seguro
Eso es correcto. Cuando la cirugía ayuda a aliviar los síntomas, los resultados parecen durar varios años.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

         
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Robert B. Keller, MD - Ortopedia

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Weinstein JN, et al. (2008). Surgical versus nonsurgical therapy for lumbar spinal stenosis. New England Journal of Medicine, 358(8): 794-810.
  2. Weinstein JN, et al. (2010). Surgical versus nonoperative treatment for lumbar spinal stenosis four-year results of the Spine Patient Outcomes Research Trial. Spine, 35(14): 1329-1338.
  3. Atlas SJ, et al. (2005). Long-term outcomes of surgical and nonsurgical management of lumbar spinal stenosis: 8- to 10-year results from the Maine Lumbar Spine Study. Spine, 30(8): 936-943.
  4. Pearson A, et al. (2011). Predominant leg pain is associated with better surgical outcomes in degenerative spondylolistheses and spinal stenosis: Results from the Spine Patient Outcomes Research Trial (SPORT). Spine, 36(3): 219-229.
Otras obras consultadas
  • Chou R, et al. (2009). Interventional therapies, surgery and interdisciplinary rehabilitation for low back pain: An evidence-based clinical practice guideline from the American Pain Society. Spine, 34(10): 1066-1077.

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.