Estimulación cerebral profunda

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

La estimulación cerebral profunda (DBS, por sus siglas en inglés) usa impulsos eléctricos para estimular una región específica en el cerebro. La estimulación afecta el movimiento alterando la actividad en esa región del cerebro. El procedimiento no destruye ningún tejido cerebral. Y la estimulación puede cambiarse o detenerse en cualquier momento.

Es necesario operar para implantar el equipamiento que produce la estimulación eléctrica. Estará despierto durante el procedimiento (se le entumece el cuero cabelludo y no sentirá dolor alguno), porque usted debe colaborar con el cirujano para la colocación de los electrodos donde brindarán el mayor beneficio. Se le hace un pequeño orificio en el cráneo, y se le colocan electrodos con cables diminutos en el cerebro. Se le implanta un pequeño dispositivo a pilas (generador) similar a un marcapasos en el pecho y se lo conecta a los electrodos en el cerebro con un cable. El procedimiento generalmente lleva entre 3 y 4 horas, aunque puede llevar hasta 8 horas. La cirugía también puede hacerse en dos pasos en los que los electrodos se colocan durante una cirugía y la unidad de control se conecta y coloca debajo de la piel en una segunda operación.

El dispositivo puede programarse de modo que produzca el nivel correcto de estimulación para brindar el alivio máximo de los síntomas.

Qué esperar después del tratamiento

Usted permanecerá en el hospital por varios días después del procedimiento mientras su médico revisa el efecto de la estimulación cerebral profunda.

Por qué se hace

La estimulación cerebral profunda puede usarse para aliviar los síntomas de la enfermedad de Parkinson , especialmente los temblores, cuando estos no pueden controlarse con medicamentos. Se considera el tratamiento quirúrgico de preferencia para la enfermedad de Parkinson, porque es más eficaz, más segura y menos destructiva para el tejido cerebral que otros métodos quirúrgicos.

La estimulación cerebral profunda del tálamo se hace para tratar tanto el temblor incapacitante causado por la enfermedad de Parkinson como el temblor hereditario .

Los procedimientos que estimulan el núcleo subtalámico y el globo pálido se hacen para ayudar a controlar una amplia variedad de síntomas (además de los temblores) y se usan más a menudo que la estimulación del tálamo. Los síntomas que se ven aliviados más a menudo (además de los temblores) incluyen problemas con cambios entre los períodos en los que está funcionando la medicación (momentos "on") y en los que esta no está teniendo efecto (momentos "off") y la discinesia. Los síntomas que tienen menos probabilidad de aliviarse incluyen los problemas para caminar, mantener el equilibrio y hablar. En algunos casos, la DBS puede empeorar estos problemas.

La estimulación cerebral profunda también puede usarse para tratar temblores intensos relacionados con la esclerosis múltiple (EM) . La estimulación cerebral profunda generalmente es de último recurso después de que se han probado sin éxito todas las demás opciones para tratar el temblor de la esclerosis múltiple. Solo las personas con temblores intensos son candidatas.

Eficacia

La estimulación cerebral profunda del tálamo es eficaz en la reducción de temblores. No afecta el movimiento lento (bradicinesia), la rigidez ni otros síntomas. nota 1

En comparación con los medicamentos para la enfermedad de Parkinson, la DBS ya sea del núcleo subtalámico (STN, por sus siglas en inglés) o del globo pálido (GPi, por sus siglas en inglés) les dio a las personas en promedio casi 5 más horas de tiempo de acción del medicamento (tiempo "on") todos los días. nota 2

Dos estudios de comparación de la DBS del STN con la DBS del GPi mostraron efectos iguales en los síntomas de la enfermedad de Parkinson después de 2 y 3 años. nota 3 , nota 4

  • El grupo que recibió DBS del STN pudo tomar menos medicación para la enfermedad de Parkinson después de 2 o 3 años en comparación con el grupo que recibió DBS del GPi.
  • Después de 2 años, el grupo que recibió DBS del GPi tuvo menos depresión y problemas de razonamiento que el grupo que recibió DBS del STN. Pero después de 3 años, no hubo diferencia en cuanto a depresión entre los dos grupos.
  • La calidad de vida fue similar entre los dos grupos.

Riesgos

Los riesgos de la estimulación cerebral profunda incluyen:

  • Infección o irritación de la piel causada por el dispositivo en el pecho (estimulador) o por los cables o los electrodos.
  • Sangrado en el cerebro durante la cirugía, que resulta en un ataque cerebral .
  • Entumecimiento, hormigueo, fasciculaciones (contracciones musculares) u otras sensaciones anormales cuando el dispositivo está prendido. (Estos no suelen durar mucho y pueden eliminarse ajustando la programación del dispositivo de estimulación cerebral profunda).
  • Problemas con el dispositivo, como:
    • Rotura de un cable que va del electrodo al estimulador.
    • Movimiento de los cables o del dispositivo debajo de la piel.
    • Necesidad de una pila nueva para el dispositivo. Una pila suele durar aproximadamente 5 años.
    • Falla o mal funcionamiento del estimulador o de los electrodos.
  • Problemas psicológicos, como apatía y depresión.
  • Problemas de razonamiento, memoria, habla o deglución (tragado).
  • Dificultad para caminar o mantener el equilibrio y un riesgo mayor de caerse.
  • Convulsiones.

Para pensar

Un neurólogo con capacitación especial en la enfermedad de Parkinson es la mayoría de las veces la mejor clase de médico que puede tomar una decisión en cuanto a la estimulación cerebral profunda. Si usted pudiera obtener un beneficio de la operación, su neurólogo puede remitirlo a un neurocirujano con experiencia con esta cirugía.

La estimulación cerebral profunda puede considerarse como algo adicional a la terapia con levodopa, no como un sustituto. No cura la enfermedad de Parkinson y no elimina la necesidad de medicamentos. La cirugía puede ayudar a mantener y extender los beneficios de la terapia con levodopa. Pero no debería considerarse para las personas con la enfermedad de Parkinson que no se benefician realmente con la terapia con levodopa.

Dado el riesgo mayor de caídas en personas que reciben DBS, es una buena idea comprender los modos en que pueden prevenirse caídas después de la operación.

Una de las posibles ventajas de la estimulación cerebral profunda con respecto a la cirugía "lesiva" para la enfermedad de Parkinson (como la palidotomía) es que puede modificarse o revertirse. Los efectos de la cirugía lesiva, la cual consiste en crear una lesión o destruir intencionalmente una porción pequeña del cerebro, son permanentes, pero los electrodos que se usan en la estimulación cerebral profunda pueden ajustarse, apagarse o extraerse si causan problemas.

La estimulación cerebral profunda para los temblores causados por la esclerosis múltiple (EM) todavía está en una etapa experimental, es cara y no está ampliamente disponible.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Samii A, et al. (2004). Parkinson's disease. Lancet, 363(9423): 1783-1793.
  2. Weaver FM, et al. (2009). Bilateral deep brain stimulation vs best medical therapy for patients with advanced Parkinson disease. JAMA, 301(1): 63-73.
  3. Follett KA, et al. (2010). Pallidal versus subthalamic deep-brain stimulation for Parkinson's disease. New England Journal of Medicine, 362(22): 2077-2091.
  4. Weaver FM, et al. (2012). Randomized trial of deep brain stimulation for Parkinson disease: Thirty-six-month outcomes. Neurology, 79(1): 55-65.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado G. Frederick Wooten, MD - Neurología

Revisado9 octubre, 2017