Estrés en niños y adolescentes

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Los niños y los adolescentes notan y reaccionan al estrés en su familia y también experimentan su propio estrés. Es importante reconocer el estrés en los niños y los adolescentes y ayudarles con estrategias saludables para afrontar las adversidades. Las estrategias que aprenden suelen acompañarlos en la adultez.

Generalmente, cualquier cosa que pueda causar miedo y ansiedad en los niños puede provocar estrés. Esto puede incluir estar lejos de la casa, empezar o cambiar de escuela, o mudarse a una nueva localidad, estar separado de los padres o de los cuidadores, preocuparse por la escuela y llevarse bien con otros, preocuparse por el cuerpo que les cambia y preocuparse por el futuro.

A continuación se indican algunas señales comunes de estrés en diferentes grupos de edad.

Señales de estrés en niños y adolescentes

Niños pequeños y de edad preescolar

Niños de escuela primaria

Preadolescentes y adolescentes



  • Enojo
  • Ansiedad
  • Problemas de alimentación y del sueño, incluyendo pesadillas
  • Miedo de estar solo
  • Irritabilidad
  • Retroceso a conductas infantiles
  • Temblar con miedo
  • Llanto incontrolable
  • Retraimiento


  • Ser desconfiado
  • Quejarse de dolores de cabeza o de estómago
  • Sentirse no querido
  • No tener apetito
  • Tener problemas para dormir
  • Necesidad de orinar con frecuencia
  • Orinarse en la cama
  • No preocuparse por la escuela ni las amistades
  • Actuar con retraimiento
  • Preocuparse por el futuro


  • Enojo
  • Desilusión
  • Desconfianza del mundo
  • Baja autoestima
  • Dolores de estómago y de cabeza
  • Ataques de pánico
  • Rebeldía

Ayudar con el estrés

Los adultos pueden ayudar a niños y adolescentes con el estrés de muchas maneras. Dos modos importantes son crear un entorno de bajo estrés y ayudarles a desarrollar estrategias de afrontamiento positivas.

Lo siguiente puede ayudar a desarrollar un entorno de bajo estrés:

  • Reconozca los sentimientos de su hijo. Si es apropiado, asegúrele de que usted puede entender por qué se siente triste o asustado.
  • Establezca confianza, y hágale saber a su hijo que los errores son experiencias de aprendizaje.
  • Sea comprensivo y escuche las inquietudes de su hijo. Si es lo corresponde, permita que su hijo trate de resolver sus propios problemas. Pero ofrezca ayuda y esté a disposición de su hijo cuando lo necesite.
  • Demuestre interés, calidez y amor. Abrace a su hijo con frecuencia.
  • Tenga claras expectativas sin ser demasiado rígido; enfatice la cooperación sobre la competición. No sobrecargue el horario de su hijo con demasiadas actividades.
  • Encuentre modos para que sus hijos contribuyan a la familia.
  • Fortalezca las virtudes de la familia.
  • Tenga en cuenta lo que desea su hijo (no solamente lo que desea usted).

Es importante ayudar a los niños a desarrollar estrategias de afrontamiento positivas, dado que estas estrategias suelen perdurar en la adultez. Puede ayudar de las siguientes maneras:

  • Brindando un buen ejemplo. Mantenga la calma y exprese su enojo de manera apropiada. Piense detenidamente en planes para reducir el estrés y compártalos con su familia.
  • Alentando el pensamiento racional. Asegúrese de que sus hijos piensen en las consecuencias de sus acciones. Ayúdeles a entender lo que es fantasía y lo que es realidad. Por ejemplo, explíqueles que el comportamiento de un hijo no causó un divorcio o que no son fracasados porque no fueron elegidos en primer lugar para algo.
  • Dándoles algo de control. Permita que sus hijos tomen decisiones dentro de su entorno familiar. Por ejemplo, déjelos que dispongan de los muebles de su dormitorio, que elijan actividades familiares y que participen en las decisiones de la familia.
  • Hablando abiertamente. Cuando sea adecuado, hable sobre su día estresante. Aliéntelos a hablar de lo que les molesta.
  • Buscando una actividad física y/o pasatiempo que les guste y animándolos a participar.
  • Alentándolos a comer alimentos saludables, y ponga especial atención en la importancia de un estilo de vida saludable.
  • Aprendiendo y enseñándoles a sus hijos técnicas de relajación como ejercicios de respiración, ejercicios de relajación muscular, meditación, rezar, yoga, dibujar o escribir.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado David A. Brent, MD - Psiquiatría Infantil y Adolescente

Revisado7 diciembre, 2017