Exámenes y pruebas del primer trimestre

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Exámenes de rutina

En cada visita prenatal durante el primer trimestre, la pesarán y le revisarán la presión arterial. También pueden analizarle la orina para detectar bacterias, proteínas o azúcar. El médico vigilará el crecimiento del feto midiendo la altura del útero (altura del fondo uterino) por encima del pubis.

Usted debería poder oír el latido cardíaco del feto tan pronto como las semanas 10 a 12 por medio de una ecografía Doppler . Para la semana 20, el tono cardíaco fetal es lo suficientemente fuerte como para poder oírse con un estetoscopio especial (fetoscopio).

Otras pruebas

Las mujeres embarazadas y sus parejas pueden elegir si desean hacerse pruebas para detectar anomalías congénitas . Puede ser una decisión difícil y emocional. Tiene que considerar lo que significarían para usted los resultados de una prueba y cómo podrían afectar sus decisiones sobre el embarazo. Usted y su médico pueden elegir entre varias pruebas. Lo que usted decida depende de sus deseos, de la etapa del embarazo, de sus antecedentes médicos familiares y de las pruebas que estén disponibles donde vive. Puede elegir no hacerse ninguna prueba, o puede hacerse una o varias pruebas.

Las pruebas del primer trimestre para detectar anomalías congénitas pueden hacerse aproximadamente entre las semanas 10 y 13 del embarazo, dependiendo de la prueba. Muchos médicos hacen varias pruebas en conjunto, según las pruebas disponibles. La prueba de translucencia nucal y los análisis de sangre del primer trimestre suelen hacerse juntos en las pruebas de detección durante el primer trimestre . También pueden hacerse como parte de una prueba de detección integrada . Puede hacerse también una muestra de vellosidades coriónicas (CVS, por sus siglas en inglés) para detectar determinadas anomalías congénitas.

Los expertos recomiendan que todas las mujeres embarazadas se hagan una prueba de detección de la depresión durante el embarazo. La depresión es común durante el embarazo y en el período de posparto. Si usted tiene síntomas de depresión durante el embarazo o está deprimida y descubre que está embarazada, elabore un plan de tratamiento con su médico inmediatamente. No tratar la depresión puede causar problemas durante el embarazo y el parto. Para determinar si está deprimida, su proveedor de atención de salud le hará preguntas acerca de su salud y sus sentimientos.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Sarah A. Marshall, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva

Rebecca Sue Uranga, MD - Obstetricia y ginecología

Revisado21 noviembre, 2017