Exceso de producción de leche

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es el exceso de producción de leche?

El exceso de producción de leche sucede cuando una madre produce más leche de la que toma su bebé. A veces se llama hiperlactancia.

Muchas cosas influyen en la cantidad de leche que usted produce. Las dos cosas más importantes son la frecuencia con la que amamanta o se saca leche y lo bien que se vacía los senos (mamas). De modo que mientras más a menudo alimente a su bebé y se vacíe los senos, más leche produce su cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas de una producción excesiva de leche?

En los bebés

Los síntomas de su bebé pueden incluir:

  • Llorar durante el amamantamiento.
  • Negarse o resistirse a que lo alimenten.
  • Tragar fuerte a menudo durante la alimentación.
  • Aumentar mucho de peso.
  • Subir muy poco de peso. Esto podría ser porque:
    • Su leche sale con demasiada rapidez como para que su bebé tome suficiente leche cada vez que toma el pecho.
    • Su bebé no puede alimentarse por el tiempo suficiente para obtener la parte más grasosa de su leche.
  • Tener gas.
  • Tener heces verdosas, grandes y con espuma.

En las madres

Sus síntomas pueden incluir:

  • Senos llenos que chorrean entre las sesiones de alimentación. Sus senos pueden rociar leche.
  • Dolor en los senos.
  • Congestión mamaria . Esto puede conducir a la obstrucción de los conductos galactóforos e infección.

¿Cómo se trata la producción excesiva de leche?

Muchas madres se sienten frustradas cuando tienen demasiada leche. Pero hay cosas que puede hacer por el cuidado propio y el de su bebé.

Si piensa que tiene demasiada leche, hable con su médico o consultor en lactancia. Él o ella puede ayudarle a determinar si tiene un problema con su producción de leche. Su médico o consultor en lactancia puede recomendarle que:

  • Alimente a su bebé de un solo seno durante una sesión de amamantamiento o por un bloque de tiempo (generalmente 3 horas). Luego, en la sesión o el bloque de tiempo siguiente, alimente a su bebé del otro seno. Puede sacarse solo un poquito de leche del seno sin usar para sentirse un poco más cómoda.
  • Pruebe a inclinarse hacia atrás y a amamantar hacia arriba de modo que su bebé esté por encima del pezón.
  • Pruebe a amamantar recostada de lado, de modo que la leche en exceso gotee de la boca de su bebé.
  • Tome ibuprofeno (como Advil o Motrin) para reducir el dolor y la hinchazón. El ibuprofeno es seguro para las mamás que amamantan cuando se toma según las indicaciones. Pero es una buena idea consultar a su médico antes de tomar cualquier clase de medicamento al amamantar.

Si todavía siente molestias en los senos después de amamantar, pruebe a aplicarse una compresa fría para reducir la hinchazón. Puede usar una toalla mojada helada, una compresa fría o una bolsa de verduras congeladas. Aplíquesela en los senos durante 15 minutos por vez cada hora según lo necesite. Para evitar daños en la piel, colóquese un paño delgado entre el seno y la compresa fría.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva

Revisado21 noviembre, 2017