Extirpación venosa con ligadura

Saltar a la barra de navegación

Generalidades de la cirugía

La extirpación venosa con ligadura es una cirugía menor. Se utiliza para eliminar una vena dañada y prevenir las complicaciones del daño venoso. Si varias válvulas de una vena y la vena en sí están muy dañadas, se extirpa la vena (o la parte enferma de la vena). Se hace una incisión por debajo de la vena, se pasa un instrumento flexible por la vena hasta la primera incisión, y se engancha y se extrae la vena.

Durante esta cirugía, se hacen una o más incisiones por encima de las venas dañadas y se ata (se liga) la vena. Si la ligadura desconecta una válvula defectuosa y la vena y las válvulas por debajo de la válvula defectuosa son saludables, puede dejarse la vena en su lugar para que siga circulando la sangre a través de otras venas cuyas válvulas todavía funcionan bien.

Qué esperar después de la cirugía

La extirpación venosa con ligadura normalmente no requiere una estancia hospitalaria y se realiza de forma ambulatoria con anestesia regional o general . La mayoría de las personas regresa a su hogar el mismo día de la cirugía.

Probablemente podrá volver al trabajo en unos pocos días. Después de varias semanas, puede reanudar sus actividades normales de ocio y recreativas.

Por qué se hace

La extirpación venosa con ligadura se suele realizar en várices grandes. También se puede hacer para evitar que las úlceras varicosas regresen después del tratamiento. Esta cirugía puede usarse cuando:

  • Usted quiere deshacerse de várices por razones estéticas y no tiene otros problemas de salud que aumentarían el riesgo de una cirugía.
  • Tiene dolor, inflamación o pesadez en las piernas, sobre todo después de pasar mucho tiempo de pie.
  • Le sangra una várice.
  • Se le forman llagas abiertas (úlceras) debido a las várices o a la circulación deficiente de la sangre en una vena.
  • La vena está dañada en la sección donde se une a las venas superficiales y profundas en la rodilla o en la ingle.

Si usted tiene tanto várices pequeñas como grandes, es posible que le hagan más de un tipo de tratamiento. Después de la extirpación venosa con ligadura para tratar las várices grandes, es posible que le realicen una escleroterapia para tratar las várices más pequeñas.

Quiénes no deberían realizarse una extirpación venosa con ligadura

La extirpación venosa con ligadura no debe realizarse en:

  • Adultos mayores para los que la cirugía presenta un alto riesgo debido a otras afecciones médicas.
  • Personas que tienen una mala circulación en las arterias de las piernas.
  • Personas que tienen hinchazón y acumulación de líquido debido a una obstrucción de los vasos linfáticos ( linfedema ), infecciones de la piel o anomalías de coagulación sanguínea.
  • Mujeres que están embarazadas.
  • Personas que tienen un canal anormal entre una arteria y una vena (fístula arteriovenosa) en la pierna.

Eficacia

La extirpación venosa con ligadura elimina las várices con éxito en 80 de cada 100 personas. Esto significa que no da resultado para 20 de cada 100 personas. nota 1

Riesgos

La cirugía de extirpación venosa con ligadura tiene algunos riesgos, como la recurrencia del tejido cicatricial y de las várices. Además, si el sistema venoso profundo está dañado, la cirugía puede empeorar los problemas con el flujo sanguíneo en las venas. La cirugía para las várices tiene los mismos riesgos que se asocian con la cirugía general, incluyendo infección, sangrado y riesgos de la anestesia.

Si la vena más grande de la pierna (vena safena interna o GSV, por sus siglas en inglés) se elimina por debajo de la rodilla, puede presentarse entumecimiento debido a daño nervioso.

Para pensar

Si usted está considerando una extirpación venosa con ligadura, tenga en cuenta algunas preguntas para hacer sobre el tratamiento de las várices . Estas preguntas incluyen: ¿Cuánta experiencia tiene el médico con este tratamiento en particular? ¿Cuánto cuestan el examen y el tratamiento?

Várices: ¿Debería realizarme un procedimiento quirúrgico?

En el pasado, había inquietudes respecto a la eliminación de la vena safena interna porque esta vena a menudo se utiliza como sustituto o injerto para una arteria cardíaca cuando una persona se somete a una cirugía de derivación ("bypass"). Los médicos ahora opinan que no hay razón para no extirpar la vena safena interna de la pierna si es necesario. Si la vena está muy dañada, de todos modos no servirá como injerto de vena. En la mayoría de los casos, se puede utilizar un vaso sanguíneo del pecho (arteria mamaria) durante la cirugía de derivación cardíaca en lugar de la vena safena interna. Si es necesario, se pueden utilizar venas del brazo.

La cirugía de extirpación venosa rara vez se hace en personas que tienen insuficiencia venosa crónica (CVI, por sus siglas en inglés) como resultado de problemas en las venas profundas y que también tienen várices. Extirpar várices cerca de la superficie de la piel (várices superficiales) puede causar problemas si las venas profundas de la pierna también están dañadas. Si usted está considerando esta cirugía, obtenga la opinión de un especialista vascular.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Van den Bos R, et al. (2009). Endovenous therapies of lower extremity varicosities: A meta-analysis. Journal of Vascular Surgery, 49(1): 230-239.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Revisor médico especializado David A. Szalay, MD - Cirugía vascular

Revisado20 marzo, 2017