Fotocoagulación con láser para la retinopatía diabética

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

La fotocoagulación con láser usa el calor de un láser para sellar o destruir vasos sanguíneos anormales que tienen derrames en la retina . Puede usarse uno de dos métodos al tratar la retinopatía diabética:

  • Fotocoagulación focal. El tratamiento focal se usa para sellar vasos sanguíneos específicos con derrame en una zona pequeña de la retina, generalmente cerca de la mácula . El oftalmólogo identifica vasos sanguíneos individuales para tratamiento y hace un número limitado de quemaduras con láser para sellarlos.
  • Fotocoagulación dispersa (panretiniana). El tratamiento disperso se usa para retrasar la multiplicación de nuevos vasos sanguíneos anormales que se han desarrollado en una zona más amplia de la retina. El oftalmólogo puede hacer cientos de quemaduras con láser en la retina para detener la multiplicación de los vasos sanguíneos. La persona puede necesitar dos o más sesiones de tratamiento.

La fotocoagulación con láser generalmente no duele. La inyección de la anestesia puede ser incómoda. Y luego usted puede sentir una ligera sensación de escozor o ver destellos de luz breves cuando le aplican el láser en el ojo.

Qué esperar después del tratamiento

La fotocoagulación con láser suele hacerse como un procedimiento ambulatorio usando anestesia local o tópica que solo afecta al ojo. No tiene que pasar la noche en un hospital.

Necesitará que alguien lo lleve a su casa desde el consultorio de su médico o la clínica después del procedimiento. Se usan gotas para las ojos para ampliarle (dilatarle) las pupilas antes del procedimiento. Y tendrá los ojos dilatados por varias horas a su término. Use gafas de sol para evitar la luz brillante en los ojos mientras todavía tiene las pupilas dilatadas.

Podría ver borroso y el ojo podría dolerle un poco por un día o dos después del tratamiento.

Asegúrese de ir a todas las citas de seguimiento con su médico e infórmele de cualquier cambio en la vista que note. El tratamiento de seguimiento puede marcar una gran diferencia en el mantenimiento de la visión a largo plazo.

Por qué se hace

La fotocoagulación con láser se hace para reducir el riesgo de pérdida de la vista causada por la retinopatía diabética. La mayoría de las veces se usa para estabilizar la visión y prevenir más pérdida de visión en el futuro en vez de mejorar la pérdida de visión que ya se ha producido. (A veces, la fotocoagulación focal para el edema macular causada por la retinopatía no proliferativa puede ayudar a restituir la visión perdida).

La fotocoagulación con láser puede usarse para tratar e impedir que sigan progresando:

  • El edema macular. La fotocoagulación focal a veces se usa en estos casos.
  • La retinopatía proliferativa. La fotocoagulación dispersa (panretiniana) se usa para tratar la retinopatía proliferativa.

Eficacia

El tratamiento con láser no puede restituir la visión que ya se ha perdido. Pero cuando se hace de manera oportuna, el tratamiento con láser puede reducir el riesgo de perder visión en el futuro.

Riesgos

La fotocoagulación con láser quema y destruye parte de la retina y a menudo resulta en algo de pérdida permanente de la vista. Esto suele ser inevitable. El tratamiento puede causar una pérdida leve de la visión central, reducción en la visión nocturna y disminución en la capacidad para focalizar. Algunas personas pueden perder algo de su visión lateral (periférica). Pero la pérdida de la vista causada por el tratamiento con láser es leve en comparación con la pérdida de la vista que puede resultar de una retinopatía que no se trata.

Complicaciones poco comunes de la fotocoagulación con láser pueden causar pérdida significativa de la vista. Estas incluyen:

  • Sangrado en el ojo (hemorragia vítrea).
  • Desprendimiento de retina por tracción .
  • Quemadura accidental con el láser de la fóvea (una depresión en la mácula central que no contiene vasos sanguíneos). Esto resulta en una pérdida significativa de la visión central.

Para pensar

La mayor desventaja de la fotocoagulación con láser es que el láser daña algunas de las células nerviosas sensibles a la luz de la retina y de la mácula. Esto a menudo resulta en algo de pérdida de la vista.

Pero la pérdida de la vista inmediata causada por el tratamiento con láser debe compararse con la pérdida de la vista más grave que pudiera resultar a causa de dejar la retinopatía sin tratar. Para las personas que tienen retinopatía diabética, la fotocoagulación con láser probablemente ayude a prevenir una pérdida más grave de la vista con el tiempo.

Los especialistas en diabetes coinciden en que la detección y el tratamiento tempranos de la retinopatía pueden prevenir gran cantidad, o incluso la mayoría, de casos de pérdida grave de la vista y ceguera en las personas que tienen diabetes.

Asegúrese de mantener bajos sus niveles de azúcar en la sangre después del tratamiento con láser. Incluso si tiene mejor los ojos, la retinopatía diabética seguirá empeorando con el tiempo si sus niveles de azúcar en la sangre vuelven a aumentar.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Carol L. Karp, MD - Oftalmología

Revisado13 marzo, 2017