Haga sus tareas domésticas sin empeorar el dolor

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Esta es la triste realidad: Usted tiene dolor de espalda pero también tiene que hacer las tareas domésticas, cuidar de los niños y hacer recados.

Cuando no pueda encontrar a otra persona para encargarse de una determinada tarea, tenga en mente estas reglas importantes:

  1. Inclínese hacia adelante con cuidado. Cuando deba inclinarse hacia adelante para vaciar el lavavajillas, levantar ropa, hacer la cama u otras tareas del hogar, hágalo con cuidado de manera que no le cause dolor.
  2. Cuando levante objetos, use los músculos de las piernas y los músculos abdominales para que hagan la mayor parte del trabajo. Y mantenga lo que esté levantando lo más cerca del cuerpo que pueda.
  3. Trate de no hacer movimientos de torsión. Si está limpiando el polvo y tiene que girarse, mueva el cuerpo entero en esa dirección en lugar de hacer un movimiento de torsión.
  4. Tómese descansos. No haga ningún tipo de movimiento por demasiado tiempo sin tomarse un descanso. Y trate de alternar tareas para no hacer el mismo movimiento (incluso con descansos) por un tiempo prolongado.
  5. Hágalo más tarde. Si tiene demasiado dolor como para hacer esa tarea, pospóngala hasta que se sienta mejor.
Consejos para tareas específicas


Pasar la aspiradora



  • En vez de empujar y acercar la aspiradora una y otra vez, camine por toda la habitación y vuelva para atrás. Manténgase erguido mientras lo hace.


Hacer la cama



  • En lugar de usar varias capas de sábanas y mantas, utilice un edredón o una colcha lavable de modo que solo tenga que enderezar una capa por la mañana.


Limpieza del hogar



  • No se estire demasiado para alcanzar algo. Trate de usar un trapo húmedo en la punta de un palo de escoba para llegar a lugares bajos. O compre un trapeador y otros artículos de limpieza con mangos extensibles.


Al usar el teléfono



  • No sostenga el teléfono entre la oreja y el hombro, ni siquiera por un tiempo breve. Si no puede sostener el teléfono porque está haciendo algo con las manos, cuelgue y llame más tarde. O compre un teléfono de manos libres.


Al conducir



  • Cuando se suba al auto, siéntese primero y luego gire de modo que entre con las dos piernas juntas. Cuando se baje, haga lo contrario.
  • Mueva el asiento hacia adelante para poder alcanzar los pedales y el volante con comodidad. Debe tener las rodillas dobladas para no tener que levantar la pierna entera para pisar el freno.
  • Es posible que le sea más cómodo conducir con un pequeño cojín o una toalla enrollada detrás de la parte baja de la espalda.


En el baño



  • Las barras de seguridad en la bañera y alrededor del inodoro pueden ayudarle a tensionar menos la espalda cuando entra y sale o se sienta y se levanta.
  • Las mujeres pueden poner un pequeño banquito en la ducha para tener donde poner los pies al afeitarse las piernas.


Al lavar los platos o al planchar



  • Para tareas que requieren pararse en un solo lugar, es posible que se sienta mejor con un pie ligeramente más alto que el otro. Al lavar los platos, abra la alacena de abajo y ponga el pie en el saliente. Al planchar, apile uno o dos libros en el piso y ponga un pie sobre ellos. ¡Acuérdese de agacharse al poner esos libros en el piso!


Al levantar niños



  • Trate de evitar levantar niños si está de pie. Si debe hacerlo, recuerde cómo se levantan las cosas correctamente.
  • Mejor aún, encuentre un lugar donde sentarse y deje que el niño se suba a su regazo.


Jardinería



  • Muchas tareas de jardinería suelen requerir inclinarse hacia adelante. Siempre que pueda, en cambio, siéntese, agáchese o arrodíllese.


Al bajar las compras del automóvil



  • Sacar todos los artículos del auto a la vez puede ahorrar tiempo, pero no es bueno para la espalda. Recuerde el ejercicio adicional que hará al hacer varios viajes entre el auto y la cocina.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Joan Rigg, PT, OCS - Terapía física

Revisado29 noviembre, 2017