Generalidades del tema

La mayoría de las hemorragias (sangrados) nasales no suelen ser graves y pueden detenerse con tratamiento en el hogar. La mayoría de las hemorragias nasales se producen en la parte frontal de la nariz (epistaxis anterior) e involucran solo una fosa nasal. Es posible que algo de sangre drene hacia la parte posterior de la nariz y llegue a la garganta. Muchos factores pueden hacer que haya más probabilidades de tener una hemorragia nasal.

  • Cambios en el ambiente. Por ejemplo:
    • Climas fríos y secos; baja humedad
    • Altura elevada
    • Emanaciones químicas
    • Humo
  • Lesión en la nariz. Por ejemplo:
    • Recibir un golpe o un impacto en la nariz
    • Sonarse o hurgarse la nariz
    • Perforarse ("piercing") la nariz
    • Tener un objeto en la nariz. Esto es más común en niños, que pueden introducirse cosas en la nariz, a pesar de que también puede suceder en adultos, especialmente después de un accidente automovilístico, cuando un trozo de vidrio puede haber entrado en la nariz.
  • Problemas médicos. Por ejemplo:
    • Una estructura anormal dentro de la nariz, como pólipos nasales o un tabique nasal desviado
    • Resfriados, alergias o infecciones de los senos paranasales
    • Presión arterial alta
    • Enfermedad de los riñones
    • Enfermedad del hígado
    • Trastornos de la coagulación de la sangre, como hemofilia , leucemia , trombocitopenia o enfermedad de von Willebrand
    • Vasos sanguíneos anormales en la nariz, como con el síndrome de Osler-Weber-Rendu. Este síndrome se transmite en las familias (hereditario). Los vasos sanguíneos anormales dificultan el control de una hemorragia nasal.
  • Medicamentos. Por ejemplo:
  • Abuso de drogas ilegales por vía nasal, como cocaína y anfetaminas

Un tipo de hemorragia nasal menos común, pero más grave, se origina en la parte posterior de la nariz (epistaxis posterior) y, con frecuencia, afecta a ambas fosas nasales. Es posible que grandes cantidades de sangre vayan hacia la parte de atrás de la garganta. La epistaxis posterior ocurre más a menudo en adultos mayores debido a otras afecciones de salud que podrían tener. Se necesitará tratamiento médico para controlar el sangrado de la epistaxis posterior.

Revise sus síntomas para decidir si debería consultar a un médico y cuándo debería hacerlo.

Revise sus síntomas

¿Tiene algún problema de hemorragia (sangrado) nasal?
Problema de hemorragia nasal
No
Problema de hemorragia nasal
¿Qué edad tiene?
Menos de 4 años
Menos de 4 años
4 años o más
4 años o más
¿Es usted hombre o mujer?
Hombre
Varón
Mujer
Mujer
¿Ha tenido alguna lesión en la cabeza en las últimas 24 horas?
Lesión en la cabeza en las últimas 24 horas
No
Lesión en la cabeza en las últimas 24 horas
¿Ha tenido alguna lesión en la nariz en las últimas 2 semanas?
Lesión en la nariz en las últimas 2 semanas
No
Lesión en la nariz en las últimas 2 semanas
¿Tiene síntomas de choque ("shock")?
Symptoms of shock
No
Symptoms of shock
¿Tiene problemas para respirar (más que una nariz congestionada)?
Dificultad respiratoria
No
Dificultad respiratoria
¿Describiría el problema respiratorio como grave, moderado o leve?
Grave
Dificultad respiratoria grave
Moderado
Dificultad respiratoria moderada
Leve
Dificultad respiratoria leve
¿Le está sangrando la nariz ahora?
En ese caso, intente detener el sangrado .
Hemorragia nasal ahora
No
Hemorragia nasal ahora
¿Describiría la hemorragia (sangrado) nasal como grave, moderada o leve ?
Grave
Hemorragia nasal intensa
Moderada
Hemorragia nasal moderada
Leve
Hemorragia nasal leve
¿Puede detener el sangrado?
Capaz de detener la hemorragia
No
Incapaz de detener la hemorragia
¿Se ha tapado la nariz durante, al menos, 20 minutos?
Ha tratado de detener la hemorragia con presión directa durante al menos 20 minutos
No
Ha tratado de detener la hemorragia con presión directa durante al menos 20 minutos
¿Siente aturdimiento o mareos, como si se fuera a desmayar?
Para algunas personas, es normal sentirse un poco aturdidas cuando recién se levantan. Sin embargo, es posible que cualquier aturdimiento fuera de ese sea grave.
Siente que se va a desmayar
No
Siente que se va a desmayar
¿Toma algún medicamento que afecta la capacidad de la sangre para coagularse, como aspirina, warfarina (como Coumadin), enoxaparina (Lovenox) o clopidogrel (Plavix)?
Estos medicamentos pueden causar sangrado y hacer que sea más difícil controlar el sangrado.
Toma medicamentos anticoagulantes o antiplaquetarios
No
Toma medicamentos anticoagulantes o antiplaquetarios
¿Ha tenido más de 1 hemorragia (sangrado) nasal en las últimas 24 horas?
Más de 1 hemorragia nasal en las últimas 24 horas
No
Más de 1 hemorragia nasal en las últimas 24 horas
¿Tiene hemorragias (sangrados) nasales más a menudo de lo que es normal para usted?
Algunas personas tienen hemorragias nasales cada tanto. Lo que usted debe buscar es un aumento de la frecuencia en la que ocurren.
Hemorragias nasales frecuentes
No
Hemorragias nasales frecuentes
¿Ha tenido más de 4 hemorragias (sangrados) nasales en 1 semana?
Más de 4 hemorragias nasales en 1 semana
No
Más de 4 hemorragias nasales en 1 semana
¿Tiene sangrado en algún otro lado?
Sangrado de otros sitios
No
Sangrado de otros sitios

Muchos factores pueden afectar la forma en que el cuerpo responde a un síntoma y qué tipo de atención podría necesitar. Estos incluyen:

  • Su edad. Los bebés y los adultos mayores tienden a enfermarse con más rapidez.
  • Su estado de salud general. Si tiene una afección, como diabetes, VIH, cáncer o enfermedad cardíaca, es posible que deba prestar especial atención a determinados síntomas y buscar atención antes.
  • Los medicamentos que toma. Determinados medicamentos, remedios herbales y suplementos pueden causar síntomas o empeorarlos.
  • Hechos relacionados con la salud recientes, como una cirugía o una lesión. Estos tipos de hechos pueden causar síntomas más adelante o agravarlos.
  • Sus hábitos de salud y su estilo de vida, como los hábitos alimentarios y de ejercicio, el hábito de fumar, el consumo de alcohol o de drogas, los antecedentes sexuales y los viajes.

Pruebe el tratamiento en el hogar

Usted respondió todas las preguntas. En función de sus respuestas, es posible que pueda resolver este problema en el hogar.

  • Pruebe el tratamiento en el hogar para aliviar los síntomas.
  • Llame a su médico si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud (por ejemplo, si los síntomas no mejoran como debería esperar). Es posible que necesite atención antes.

Para detener una hemorragia (sangrado) nasal:

  • Siéntese derecho e incline la cabeza ligeramente hacia adelante. (No incline la cabeza hacia atrás. Esto puede ser que la sangre vaya hacia la parte de atrás de la garganta y que le haga vomitar).
  • Apriete la parte blanda de la nariz con el pulgar y el dedo índice durante 10 minutos completos.
  • Después de 10 minutos, controle si la nariz todavía sangra. Si es así, apriétela durante otros 10 minutos. La mayoría de las hemorragias nasales se interrumpirán después de aplicar presión de 10 a 20 minutos.

Los síntomas de dificultad para respirar pueden ser de leves a graves. Por ejemplo:

  • Podría sentir un poco de falta de aliento, pero aún puede hablar (dificultad para respirar leve), o podría sentir tanta falta de aliento que no puede hablar en absoluto (dificultad para respirar grave).
  • Podría resultarle difícil respirar cuando realiza actividades (dificultad para respirar leve), o podría tener que hacer mucho esfuerzo para respirar incluso cuando está en reposo (dificultad para respirar grave).

Problemas para respirar graves significa:

  • No puede hablar en absoluto.
  • Debe esforzarse mucho para respirar.
  • Siente que no puede recibir suficiente aire.
  • No se siente alerta o no puede pensar claramente.

Problemas para respirar moderados significa:

  • Le resulta difícil hablar formando oraciones completas.
  • Le resulta difícil respirar cuando realiza actividades.

Problemas para respirar leves significa:

  • Siente un poco de falta de aliento, pero aún puede hablar.
  • Le está resultando difícil respirar cuando realiza actividades.

Problemas para respirar graves significa:

  • El niño no puede comer ni hablar porque está respirando muy fuerte.
  • Las fosas nasales del niño se agrandan, y el abdomen se mueve hacia adentro y hacia afuera con cada respiración.
  • Parece que el niño se está agotando.
  • El niño parece muy somnoliento o confundido.

Problemas para respirar moderados significa:

  • El niño está respirando mucho más rápido de lo habitual.
  • El niño debe tomarse descansos cuando come o cuando habla para poder respirar.
  • Las fosas nasales se agrandan, o el estómago se mueve hacia adentro y hacia afuera en los momentos en que el niño respira.

Problemas para respirar leves significa:

  • El niño está respirando un poco más rápido de lo habitual.
  • Parece que el niño tiene un poco de falta de aliento, pero aún puede comer o hablar.

Una hemorragia (sangrado) nasal es grave si:

  • Usted tiene cantidades de sangre de moderadas a intensas incluso después de apretarse la nariz durante 10 minutos.
  • La nariz aún sangra incluso después de aplicar presión directa durante 20 minutos.

Una hemorragia nasal es moderada si:

  • Usted tiene algo de sangrado, pero la presión directa lo interrumpe en el término de 20 minutos.
  • La nariz sangra en pequeñas cantidades más de 3 veces en 24 horas.

Una hemorragia nasal es leve si:

  • Usted tiene un poco de sangrado, pero la presión directa lo interrumpe en el término de 10 minutos.
  • La nariz sangra no más de 3 veces en 24 horas, y cada una de estas veces el sangrado es leve.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los síntomas de choque (la mayoría de estos estarán presentes) incluyen:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Sentir mucho mareo o aturdimiento, como si estuviera por desmayarse.
  • Sentirse muy débil o tener problemas para estar de pie.
  • No sentirse alerta ni capaz de pensar claramente. Es posible que se sienta confuso, inquieto, temeroso o incapaz de responder preguntas.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los síntomas de choque en un niño podrían incluir:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Mucha somnolencia o dificultad para despertarlo.
  • No responde cuando lo tocan o le hablan.
  • Respira mucho más rápido de lo habitual.
  • Actúa confuso. Es posible que el niño no sepa dónde está.

Sangrado anormal significa cualquier sangrado abundante o frecuente, o cualquier sangrado que no sea normal para usted. Algunos ejemplos de sangrado anormal incluyen:

  • Hemorragia (sangrado) nasal.
  • Sangrado vaginal distinto (más abundante, más frecuente, en un momento diferente del mes) que lo habitual.
  • Sangrado rectal y heces sanguinolentas (con sangre).
  • Orina sanguinolenta o rosácea.
  • Las encías le sangran fácilmente cuando come o cuando se cepilla suavemente los dientes.

Cuando tiene un sangrado anormal en una zona del cuerpo, es importante considerar si ha estado sangrando en alguna otra parte. Esto puede ser un síntoma de un problema de salud más grave.

Busque atención ahora

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención de inmediato. Es probable que el problema empeore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico ahora para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención en la siguiente hora.
  • No necesita llamar a una ambulancia, a menos que:
    • No pueda viajar en forma segura conduciendo usted mismo o pidiéndole a alguien que le lleve.
    • Esté en un área en la que haya mucho tránsito u otros problemas que podrían retrasarle.

Busque atención hoy

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención pronto. Probablemente, el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico hoy para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención hoy.
  • Si sucede por la noche, preste atención a los síntomas y busque atención por la mañana.
  • Si los síntomas empeoran, busque atención antes.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de emergencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

Programe una cita

En función de sus respuestas, es posible que el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Programe una cita para consultar a su médico en las próximas 1 a 2 semanas.
  • Si corresponde, pruebe el tratamiento en el hogar mientras espera la cita.
  • Si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud, llame a su médico. Es posible que necesite atención antes.
Lesiones de la nariz
Lesión en la cabeza, 4 años de edad o más
Lesión en la cabeza, 3 años de edad o menos

Tratamiento en el hogar

Cómo detener una hemorragia nasal

Siga estos pasos para detener una hemorragia nasal :

  • Siéntese derecho e incline la cabeza ligeramente hacia adelante.
    Nota: no incline la cabeza hacia atrás. Esto puede hacer que la sangre vaya hacia la parte de atrás de la garganta, y usted podría tragarla. Tragar sangre puede irritar el estómago y causar vómito. Además, el vómito puede hacer que la hemorragia empeore o hacer que empiece de nuevo. Escupa la sangre que se acumula en la boca y en la garganta en lugar de tragarla.
  • Use el pulgar y el dedo índice para apretarse con firmeza la parte blanda de la nariz. La nariz se compone de una parte ósea dura y de una parte blanda, compuesta por cartílago. Por lo general, las hemorragias nasales se presentan en la parte blanda de la nariz. Rociar la nariz con un aerosol nasal medicinal (como Afrin) antes de aplicar presión podría ayudar a detener una hemorragia nasal. Deberá respirar por la boca.
  • Continúe apretándose la nariz durante 10 minutos. Use un reloj para calcular los 10 minutos. Puede parecer un largo tiempo. Resista la necesidad urgente de mirar después de algunos minutos para ver si la nariz ha dejado de sangrar.
  • Controle si la nariz todavía sangra después de los 10 minutos. Si es así, manténgala apretada durante otros 10 minutos. La mayoría de las hemorragias nasales se detienen después de 10 a 20 minutos de aplicar presión directa.
  • Aplíquese una capa delgada de gel nasal a base de agua o de agua salada, como NasoGel, o una crema nasal antiséptica dentro de la nariz. No se suene la nariz ni se coloque nada más dentro de la nariz durante al menos 12 horas después de que la hemorragia se haya detenido.
  • Descanse tranquilamente durante algunas horas.

Hemorragias nasales en niños

  • El llanto aumenta el flujo de sangre hacia la cara y empeora el sangrado de la nariz. Si su hijo tiene una hemorragia nasal y está llorando, háblele de manera tranquila y relajada para ayudar a controlar su miedo.
  • Asegúrese de revisar si hay un objeto en las fosas nasales. Si encuentra un objeto, vaya al tema Objetos en la nariz .

Síntomas a los que debe prestar atención durante el tratamiento en el hogar

Llame a su médico si ocurre alguna de las siguientes situaciones durante el tratamiento en el hogar:

  • No se puede detener una hemorragia nasal después de los 10 a 20 minutos de aplicar presión directa.
  • Las hemorragias nasales vuelven a aparecer 4 o más veces en 1 semana, después de haber probado medidas de prevención.
  • Las hemorragias nasales se vuelven más graves o más frecuentes.

Prevención

Los siguientes consejos podrían reducir su riesgo de tener hemorragias nasales.

  • Use gotas nasales o un aerosol de agua salada (solución salina).
  • Evite sonarse la nariz con fuerza.
  • No se hurgue la nariz ni introduzca el dedo en la nariz para quitarse costras.
  • Evite levantar objetos o esforzarse después de una hemorragia nasal.
  • Eleve la cabeza sobre una o dos almohadas mientras duerme.
  • Aplíquese una capa delgada de un gel nasal a base de agua o de agua salada, como NasoGel, dentro de la nariz.
  • Limite el uso de aspirina y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) . El acetaminofén , como Tylenol, puede usarse para aliviar dolor. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.
  • Use medicamentos anticoagulantes recetados, como warfarina (por ejemplo, Coumadin), enoxaparina (Lovenox) y clopidogrel (Plavix) tal como se lo indique su médico.
  • No use antihistamínicos, descongestivos, ni aerosoles nasales medicinales sin receta. Estos medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas de resfriados y de alergias, pero el uso excesivo podría secar la parte interior de la nariz (membranas mucosas) y causar hemorragias nasales.
  • Mantenga su presión arterial bajo control si tiene antecedentes de presión arterial alta . Esto ayudará a disminuir el riesgo de tener hemorragias nasales.
  • No fume. El hábito de fumar retrasa la curación. Para obtener más información, vea el tema Cómo dejar de fumar .
  • No use drogas ilegales, como cocaína o anfetaminas.

Haga cambios en su hogar

  • Humidifique el hogar, especialmente los dormitorios. La baja humedad es una causa común de hemorragias nasales.
  • Mantenga el calor bajo [60°F (16°C) a 64°F (18°C)] en áreas donde duerme. El aire más frío no seca las fosas nasales.
  • Respire aire húmedo, como el de una ducha, durante un tiempo, si la nariz se le seca mucho. Luego, aplíquese una capa delgada de un gel a base de agua o de agua salda, como NasoGel, dentro de las fosas nasales para ayudar a prevenir el sangrado. Sin embargo, no se introduzca nada en la nariz si está sangrando. El uso ocasional de aerosoles nasales de solución salina también podría ayudar a mantener el tejido nasal húmedo.

Prevenga hemorragias nasales en niños

  • Mantenga cortas las uñas de su hijo y trate de que no se hurgue la nariz.
  • Advierta a los niños para que no se introduzcan ningún objeto en la nariz.

Cómo prepararse para su cita

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita .

Usted puede ayudar a su médico a diagnosticar y a tratar su afección preparándose para responder las siguientes preguntas:

  • ¿Con qué frecuencia tiene hemorragias nasales?
  • ¿Cuándo fue su última hemorragia nasal?
  • Por lo general, ¿cuánto tiempo duran sus hemorragias nasales? ¿Traga sangre?
  • ¿Qué piensa que podría estar causando sus hemorragias nasales?
  • ¿Ha tenido alguna lesión en la nariz?
  • ¿Qué medidas de tratamiento en el hogar ha probado para detener las hemorragias nasales? ¿Le ayudaron?
  • ¿Qué medicamentos sin receta ha probado? ¿Le ayudaron?
  • ¿Qué medicamentos recetados y sin receta toma? ¿Está usted tomando aspirina, warfarina (como Coumadin), enoxaparina (Lovenox), clopidogrel (Plavix) o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) ? ¿Toma suplementos herbarios o vitaminas? Lleve a su cita una lista de sus medicamentos.
  • ¿Tiene antecedentes familiares de problemas de sangrado?
  • ¿Tiene algún riesgo de salud ?

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado3 abril, 2017