Hernia umbilical en niños

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es una hernia umbilical?

Una hernia umbilical ocurre cuando los intestinos , grasa o líquido se abren paso a través de un punto débil o un agujero en los músculos del abdomen de su bebé. Esto provoca un bulto o protuberancia cerca o debajo del ombligo. Puede parecer que el ombligo de su hijo está hinchado.

Muchos niños tienen una hernia umbilical al nacer. La hernia no suele ser dolorosa ni peligrosa y con frecuencia se cierra por sí sola sin tratamiento.

¿Cuál es la causa de una hernia umbilical?

El anillo de músculo y otros tejidos que se forma donde los vasos sanguíneos del cordón umbilical entran en el cuerpo del feto se conoce como el anillo umbilical. Este anillo generalmente se cierra antes de que nazca el bebé. Si no se cierra, puede sobresalir algo de tejido por la abertura, provocando una hernia.

Los expertos no saben por qué a veces no se cierra el agujero.

¿Cuáles son los síntomas?

Por lo general, se puede ver la hernia umbilical después de que el muñón del cordón umbilical se cae, a las pocas semanas después del nacimiento. Sin embargo, algunos niños no presentan una hernia hasta que son un poco mayores.

Cuando un niño tiene una hernia umbilical:

  • Tal vez note un bulto blando debajo de la piel del ombligo.
  • El médico puede empujar parte de la protuberancia de vuelta a su lugar.
  • El bulto puede ser más fácil de ver cuando el niño está erguido, bien sentado o de pie, o cuando fuerza los músculos abdominales durante actividades normales como llorar, toser o defecar.

Las hernias umbilicales pueden variar de tamaño. Rara vez son más grandes que alrededor de 1 pulgada (2.5 cm) de ancho. La mayoría de los niños no sienten dolor a causa de la hernia.

Hable con su médico si su hijo vomita, tiene dolor o tiene el abdomen hinchado.

¿Cómo se diagnostica una hernia umbilical?

Generalmente, los médicos pueden decir que un niño tiene una hernia umbilical según el aspecto de su abdomen. Si su hijo tiene una hernia, su médico comprobará su tamaño y forma y verá si puede empujar la hernia hacia adentro.

El médico querrá revisar a su hijo con regularidad para ver si la hernia ha comenzado a cerrarse. No se olvide de llevar a su hijo a estos controles.

¿Cómo se trata?

Las hernias umbilicales suelen cerrarse por sí solas antes de que el bebé tenga 1 año de edad. Si una hernia no se ha cerrado para cuando su hijo tenga 5 años, su hijo probablemente necesitará cirugía para cerrarla.

Es posible que desee que operen a su hijo antes de los 5 años de edad si:

  • La hernia es grande y no ha mostrado señales de cerrarse para los 2 años de edad.
  • El aspecto de la hernia les molesta a usted o a su hijo.

Si su hijo tiene dolor, hinchazón abdominal u otras señales de que una parte del intestino está atrapada en la hernia ( hernia encarcelada ), se necesita cirugía de inmediato. Este problema es muy poco común.

La cirugía para reparar la hernia normalmente es un procedimiento ambulatorio, lo que significa que su hijo puede regresar a casa el mismo día de la cirugía. A veces puede hacerse otra cirugía para mejorar la apariencia del ombligo (por ejemplo, si la hernia era muy grande o si había una gran cantidad de piel sobrante).

Los problemas como resultado de una reparación de hernia umbilical son poco frecuentes. El médico de su hijo puede decirle qué esperar y a qué debe prestar atención. Asegúrese de acudir a todos los exámenes de seguimiento para que el médico pueda comprobar que su hijo está sanando bien.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de las hernias umbilicales:

Recibir tratamiento:

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

HealthyChildren.org
www.healthychildren.org

Información relacionada

Referencias

Otras obras consultadas

  • Cowles RA, Stolar CJH (2006). Abdominal wall defects and disorders of the umbilicus. In FD Burg et al., eds., Current Pediatric Therapy, 18th ed., pp. 260-263. Philadelphia: Saunders.
  • Aiken JJ (2011). Inguinal and other hernias. In CD Rudolph et al., eds., Rudolph's Pediatrics, 22nd ed., pp. 1429-1432. New York: McGraw-Hill.
  • Brandt ML (2008). Pediatric hernias. Surgical Clinics of North America, 88(1): 27-43.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Brad W. Warner, MD - Cirugía pediátrica

Revisado4 mayo, 2017