Generalidades del tema

La heroína es una droga ilegal y muy adictiva. Es un polvo blanco o marrón o una sustancia pegajosa negra (heroína alquitranada). Puede inhalarse, aspirarse, fumarse o inyectarse en un músculo o una vena. A menudo se mezcla (corta) con otras drogas o sustancias, como azúcar o leche en polvo. También puede estar cortada con sustancias tóxicas, como la estricnina. Otros nombres de la heroína son "smack", "junk", "H", "ska", "brea", "azúcar negra", "bonita" o "caballo".

La sensación placentera de la heroína se llama descarga o "subidón", y la intensidad depende de la cantidad de la droga consumida y de la rapidez con que la droga ingresa al cerebro. Cuando una persona se inyecta heroína directamente en una vena o fuma heroína, el subidón se produce en segundos, mientras que lleva al menos 10 minutos cuando se aspira la droga. Además del subidón, la persona que usa heroína generalmente siente enrojecimiento y calor en la piel, contracción de las pupilas, ojos llorosos, goteo nasal, boca seca y sensación de pesadez en los brazos y las piernas. La heroína también puede causar náuseas, vómito y comezón intensa. Poco después del subidón, la persona se siente somnolienta y muy relajada. La respiración y la frecuencia cardíaca se vuelven más lentas, el pensamiento se vuelve confuso y la persona puede caer en un estado como de trance que puede durar de 4 a 6 horas.

La heroína a menudo se usa junto con otras drogas, especialmente cocaína y alcohol. Algunas personas aspiran líneas alternadas de heroína y cocaína, lo cual se llama "crisscrossing" (entrecruzar). O puede inyectarse con otra droga ("speedball" o "bola rápida").

Con el uso reiterado, la heroína hace que la persona necesite dosis cada vez más altas de la droga para obtener el mismo efecto (tolerancia). También hace que el organismo de la persona necesite la droga para funcionar (dependencia física), lo cual conduce a síntomas de abstinencia dentro de unas pocas horas si la persona deja de usarla. La dependencia física y psicológica puede desarrollarse dentro de algunas semanas si la droga se usa diariamente.

Pueden desarrollarse varios problemas de salud con el consumo de la heroína, incluyendo:

  • Infecciones bacterianas de los vasos sanguíneos y las válvulas cardíacas.
  • Enfermedad hepática o renal.
  • Problemas pulmonares, como neumonía y tuberculosis, debido a una salud deficiente.
  • Hepatitis B y C, VIH y otras enfermedades, si se comparten implementos para inyectarse o líquidos.

La heroína puede detectarse en la orina por hasta 24 horas y en la sangre por un período de hasta 48 a 72 después de su uso.

Si está preocupado de que usted mismo o alguien que conoce consuma demasiada heroína, hable con su médico acerca de un kit de socorro de naloxona. Un kit puede ayudar, e incluso puede salvarle la vida, si usted ha consumido demasiada heroína.

Señales de uso

  • Posesión de artículos para inyectarse, que se llaman "outfit" o "rig" en inglés, los cuales pueden consistir en una cuchara o una tapa de botella para cocinar la droga, una jeringa o aguja para inyectarse, un torniquete o toalla para encontrar una vena, algodón y cerillas para calentar y disolver la droga en agua
  • Agitación, somnolencia, diarrea, vómito, sensación de relajación y movimientos de las piernas si la persona es dependiente de la droga y no la ha consumido recientemente
  • Cambios de personalidad
  • Cicatrices inexplicables en los brazos o las piernas o tatuajes que ocultan las cicatrices

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Patrice Burgess, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Christine R. Maldonado, PhD - Salud de la Conducta

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Michael F. Bierer, MD - Medicina interna,

Revisado9 octubre, 2017