Generalidades del tema

¿Qué es el herpes labial?

El herpes labial , que a veces se llama herpes febril, consiste en grupos de pequeñas ampollas que aparecen en el labio y alrededor de la boca. Con frecuencia, la primera señal del herpes labial es una mancha con hormigueo, ardor o comezón. Una ampolla suele formarse dentro de las 24 horas. La piel alrededor de las ampollas a menudo está enrojecida, hinchada y adolorida. Las ampollas podrían romperse, exudar un líquido transparente y luego podrían formar una costra después de algunos días. Suelen sanar al cabo de varios días a 2 semanas.

¿Qué causa el herpes labial?

El herpes labial es causado por el virus del herpes simple (HSV, por sus siglas en inglés) . Existen dos tipos de virus del herpes simple: HSV-1 y HSV-2. Ambos tipos de virus pueden causar llagas alrededor de la boca (herpes labial) y en los genitales ( herpes genital ).

Por lo general, el virus del herpes simple ingresa en el organismo a través de una lesión en la piel alrededor de la boca o dentro de la boca. Generalmente se propaga cuando una persona toca un herpes labial o toca líquido infectado, como al compartir cubiertos o cuchillas de afeitar, al besar a una persona infectada o al tocar la saliva de esa persona. Un padre o una madre que tiene un herpes labial con frecuencia contagia la infección a su hijo de esta manera. Una persona puede contagiar el virus a otra persona unos pocos días antes de que aparezca el herpes labial y hasta que este se haya curado por completo. El herpes labial también puede propagarse a otras zonas del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas de herpes labial podrían incluir una mancha con hormigueo, ardor o comezón alrededor de la boca y de los labios. Usted también puede tener fiebre, dolor de garganta, o ganglios inflamados en el cuello o en otras partes del cuerpo. A veces, los niños pequeños babean antes de un brote de herpes labial. Después de que aparecen las ampollas, estas por lo general se abren, dejan salir un líquido transparente y, luego, se les forma una costra y desaparecen en un lapso de varios días a 2 semanas. Para algunas personas, el herpes labial puede ser muy doloroso.

Algunas personas tienen el virus pero no tienen herpes labial. No tienen síntomas.

¿Cómo se diagnostica el herpes labial?

Su médico puede decir si usted tiene herpes labial haciéndole preguntas para averiguar si usted ha entrado en contacto con el virus y examinándolo. Es probable que no necesite ninguna prueba.

¿Cómo se trata el herpes labial?

Por lo general, el herpes labial comenzará a sanar por sí solo al cabo de algunos días. Pero si usted siente dolor o se siente avergonzado a causa del herpes labial, este puede tratarse. El tratamiento podría incluir cremas para la piel, pomadas o, a veces, pastillas. Es posible que el tratamiento elimine el herpes labial solo 1 o 2 días más rápido, pero también puede ayudar a aliviar las ampollas dolorosas u otros síntomas molestos.

El virus del herpes simple que causa herpes labial no puede curarse. Después de que usted se infecta, el virus permanece en el cuerpo por el resto de su vida. Si tiene herpes labial con frecuencia, el tratamiento puede reducir la cantidad de brotes de herpes labial que usted tenga y su intensidad.

¿Cómo puede prevenir el herpes labial?

Existen algunas medidas que puede tomar para evitar contraer el virus del herpes simple.

  • Evite entrar en contacto con líquidos corporales infectados, como al besar a una persona infectada.
  • Evite compartir cubiertos, vasos u otros artículos que una persona con herpes labial pudiera haber usado.

Después de que se ha infectado con el virus, no existe ninguna forma certera de prevenir más brotes de herpes labial. Pero hay algunas medidas que puede tomar para reducir la cantidad de brotes y evitar transmitir el virus.

  • Evite aquello que desencadene su herpes labial, como el estrés y los resfriados o la gripe.
  • Siempre use bálsamo labial y protector solar en la cara. El exceso de luz solar puede causar un brote de herpes labial.
  • Evite compartir toallas, cuchillas de afeitar, cubiertos, cepillos de dientes u otros objetos que pudiera haber usado una persona con herpes labial.
  • Cuando usted tiene herpes labial, asegúrese de lavarse las manos con frecuencia e intente no tocarlo. Esto puede ayudarle a evitar transmitir el virus a los ojos o a la zona genital, o a otras personas.
  • Hable con su médico si tiene herpes labial con frecuencia. Es posible que pueda tomar pastillas recetadas para prevenir los brotes de herpes labial.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca del herpes labial:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con herpes labial:

Síntomas

El herpes labial son ampollas en los labios y en el borde de la boca que son provocadas por una infección por el virus del herpes simple (HSV, por sus siglas en inglés) . Con frecuencia, la primera señal del herpes labial es una mancha con hormigueo, ardor o comezón. Una ampolla suele formarse dentro de las 24 horas.

Por lo general, las ampollas del herpes labial se rompen, exudan un líquido transparente y, luego, se les forma una costra y desaparecen después de algunos días.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Dolor en la boca que hace que resulte incómodo comer, beber y dormir. El herpes labial puede ser doloroso.
  • Fiebre.
  • Dolor de garganta.
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello.
  • Babeo, en niños pequeños.

Es posible que no le salga herpes labial cuando contrae la infección por el HSV por primera vez. Si en efecto presenta herpes labial cuando contrae la infección por primera vez, es posible que sea más grave que en brotes posteriores. Durante el primer brote de herpes labial, las ampollas podrían extenderse a cualquier parte de la boca.

Después de que contrae la infección, el HSV permanece en el cuerpo y es posible que haga que el herpes labial regrese durante toda la vida (herpes labial recurrente).

El herpes labial recurrente suele manifestarse en la zona donde la piel de la cara y el labio se juntan. Alrededor de 6 a 48 horas antes de que un herpes labial sea visible, podría sentir hormigueo, ardor, comezón, entumecimiento, sensibilidad o dolor en la zona afectada. Esto se llama etapa prodrómica.

Algunos factores desencadenantes comunes que hacen que el herpes labial regrese incluyen:

Las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado tienen más probabilidades de tener brotes de herpes labial más largos o más intensos que aquellas que tienen un sistema inmunitario fuerte. La infección por el HSV podría ser mortal en ciertas personas que tienen un sistema inmunitario débil.

¿Quiénes tienen un mayor riesgo de tener herpes labial?

Cualquier persona que esté expuesta al virus del herpes simple (HSV) está en riesgo de presentar herpes labial. Pero muchas personas tienen el virus y podrían no llegar a tener herpes labial.

Las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado tienen un mayor riesgo de tener brotes más graves y duraderos de herpes labial.

Una forma de infección por el HSV se observa con mucha frecuencia en niños de 1 a 3 años. Este tipo de infección por el HSV (estomatitis por herpes primaria) puede causar fiebre alta y ampollas en toda la boca, lo que puede interferir en la capacidad para comer. Puede ser grave en niños, ya que pueden enfermarse bastante como consecuencia de esta enfermedad, aunque por lo general se recuperan sin tener ningún problema a largo plazo.

Exámenes y pruebas

Su médico puede diagnosticarle herpes labial haciéndole preguntas para determinar si ha estado expuesto al virus del herpes simple (HSV, por sus siglas en inglés) y examinándolo. Por lo general, no es necesario realizar más pruebas.

Existen dos tipos de virus del herpes simple: HSV-1 y HSV-2. Ambos tipos de virus pueden causar llagas en los labios y en la boca (herpes labial) y herpes genital si su piel entra en contacto con alguno de estos tipos.

Si no está claro si tiene herpes labial, podrían realizarle pruebas para detectar herpes . El médico toma una muestra de líquido de un herpes y lo examina. Por lo general, tomar la muestra no es incómodo, incluso si tiene sensibilidad o dolor en el herpes.

Generalidades del tratamiento

No existe una cura para el herpes labial ni tampoco existe una cura para el virus del herpes simple (HSV, por sus siglas en inglés) que lo causa. La mayoría de las ampollas de herpes labial desaparecerán por sí solas. Sin embargo, los medicamentos podrían reducir levemente la duración de las ampollas y, a veces, prevenir un brote en el futuro.

El tratamiento con medicamentos depende de si está teniendo el primer brote o un brote recurrente, o de si está intentando prevenir brotes en el futuro.

Al tratar el primer brote de herpes labial, los medicamentos antivirales orales pueden reducir el dolor y mejorar levemente el tiempo de sanación.

Para el tratamiento de brotes recurrentes de herpes labial, los siguientes medicamentos pueden reducir la gravedad y la duración de los brotes: nota 1

  • Las cremas o pomadas tópicas , que se encuentran disponibles con o sin receta médica, pueden reducir el dolor, la comezón y el tiempo de sanación.
  • Los medicamentos antivirales orales , que solo se encuentran disponibles con receta médica, podrían usarse cuando comienzan los primeros síntomas (como ardor o comezón). Estos medicamentos tienen poco efecto después de que el herpes se desarrolla.

Los antivirales orales también podrían tomarse diariamente, a fin de prevenir los brotes recurrentes de herpes labial, especialmente en las personas que tienen brotes frecuentes y dolorosos.

Si usted tiene un sistema inmunitario debilitado y presenta ampollas de herpes labial, es posible que necesite medicamentos para controlar sus síntomas o dosis diarias para prevenir brotes.

Otros tratamientos

El primer episodio de herpes labial puede ser tan doloroso que usted podría tener problemas para comer, beber y dormir. Un niño que tiene fiebre y muchas llagas en la boca podría necesitar que se le recomiende beber agua y otros líquidos para prevenir la deshidratación.

Los adultos y los niños de más edad que tienen un primer episodio doloroso de herpes labial a veces pueden necesitar un enjuague bucal medicinal de concentración recetada para reducir el dolor.

Medicina complementaria

Hay disponibles varios tratamientos de medicina complementaria si desea probar una forma alternativa de aliviar sus síntomas.

La vitamina C, los suplementos de lisina y el bálsamo de limón son ejemplos de tratamientos complementarios que podrían proporcionar un poco de alivio durante un brote de herpes labial. La vitamina C puede tomarse en forma de pastilla por vía oral, o puede aplicarse como una crema (crema tópica) o como líquido sobre las ampollas. Los suplementos de lisina pueden tomarse como pastillas y el bálsamo de limón viene como crema tópica.

Es posible que la crema tópica de óxido de zinc reduzca la duración de un brote. nota 1

Tratamiento en el hogar

La mayoría de las ampollas de herpes labial sanan por sí solas. Pero usted puede manejar sus síntomas en el hogar de la siguiente manera:

  • Colóquese una toalla fría y húmeda en las ampollas 3 veces al día durante 20 minutos cada vez, a fin de ayudar a reducir el enrojecimiento y la hinchazón.
  • Use un enjuague bucal que contenga bicarbonato de sodio para aliviar el dolor en la boca.
  • Evite los alimentos que contengan ácido (como los cítricos y tomates).
  • Use pomadas de venta libre que puedan aliviar el dolor o ayudar a sanar el herpes labial.
    • Algunos productos, como Abreva y Zilactin, pueden acelerar la sanación del herpes labial o prevenirlo si se aplican lo suficientemente temprano.
    • Otros productos, como Orajel y Anbesol, pueden adormecer las zonas adoloridas de la boca o de los labios.
    • Los niños de 2 años o más pueden tratarse con Zilactin-L Liquid, Orajel Baby y Anbesol. Abreva es para personas de al menos 12 años, de modo que hable con su médico antes de usarlo con un niño más pequeño. Y si su hijo tiene menos de 2 años, hable con su médico antes de usar cualquiera de estos medicamentos.

Pregúntele a su médico si puede tomar ibuprofeno (como Advil o Motrin) o acetaminofén (como Tylenol) para reducir el dolor. No le dé aspirina a ninguna persona menor de 20 años, debido a su vínculo con el síndrome de Reye , un problema grave pero poco común. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.

Usted puede reducir la frecuencia de los brotes de herpes labial si toma las siguientes medidas:

  • Evite la exposición prolongada de los labios a la luz solar. Protéjase la cara del sol. El uso de un bálsamo labial que contenga protector solar puede ayudar a reducir los brotes de herpes labial.
  • Evite el contacto íntimo (como besar) con personas que tengan herpes labial o herpes genital .
  • Evite los alimentos que parecen causar la recurrencia del herpes labial. Algunas personas encuentran que tienen menos brotes si no comen nueces, chocolate ni gelatina.
  • Evite compartir toallas, cuchillas de afeitar, cubiertos, cepillos de dientes u otros objetos que pudiera haber usado una persona con herpes labial.

Estas medidas podrían ayudarle a prevenir la transmisión de herpes labial en los niños:

  • Recomiéndeles que se laven las manos con frecuencia.
  • No deje que los niños compartan juguetes que otros niños se llevaron a la boca.
  • Limpie de vez en cuando los juguetes con un desinfectante.
  • Si los niños tienen ampollas de herpes labial abiertas o exudativas, no deje que salgan del hogar hasta que se comiencen a formar costras en las ampollas.
  • No deje que los niños se besen si tienen herpes labial o babeo incontrolable.
  • Use guantes desechables o un hisopo para aplicar la pomada en el herpes labial de un niño.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Academy of Dermatology
www.aad.org
American Social Health Association (ASHA): Herpes Resource Center
www.ashastd.org/std-sti/Herpes.html

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Worrall G (2009). Herpes labialis, search date February 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.

Otras obras consultadas

  • Wolff K, et al. (2013). Herpes simplex virus disease. In Fitzpatrick's Color Atlas and Synopsis of Clinical Dermatology, 7th ed., pp. 660-667. New York: McGraw-Hill.
  • Habif TP, et al. (2011). Herpes simplex section of Viral infections. In Skin Disease: Diagnosis and Treatment, 3rd ed., pp. 224-229. Edinburgh: Saunders.
  • Sterling JC (2010). Herpes labialis. In MG Lebwohl et al., eds., Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies, pp. 303-305. Edinburgh: Saunders Elsevier

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado20 marzo, 2017