Generalidades del tema

¿Qué es un hidrocele?

Un hidrocele es una acumulación de líquido acuoso alrededor de uno o ambos testículos . Hace que el escroto o la zona de la ingle se hinchen.

El hidrocele congénito es uno con el que el bebé nace. Los hidroceles también pueden presentarse más adelante en la vida debido a varias razones. Este tema trata sobre los hidroceles congénitos, que son comunes en recién nacidos varones.

La hinchazón debida a un hidrocele puede tener aspecto atemorizante, pero no suele ser un problema. Probablemente desaparecerá para cuando su bebé tenga 2 años de edad.

¿Cuál es la causa de un hidrocele congénito?

Más o menos un mes antes de nacer, los testículos del bebé descienden desde la zona del abdomen hasta el escroto, junto con un poco del revestimiento de la zona abdominal. El revestimiento se encoge, dejando un pequeño espacio vacío alrededor de los testículos. Este espacio normalmente se cierra para cuando el bebé tiene 2 años de edad.

A veces, se filtra líquido en el espacio, llenándolo como si fuese un pequeño globo de agua. Esto es un hidrocele . Cuando el espacio se cierra y atrapa el líquido en el interior, se llama hidrocele no comunicante. Por lo general, el cuerpo absorbe el líquido con el tiempo.

Si el espacio no se cierra como debería, el líquido va y viene entre el escroto y la zona abdominal. Esto se llama hidrocele comunicante. La hinchazón aparece y desaparece. Este problema generalmente se soluciona con cirugía para ayudar a prevenir una hernia en la ingle.

Otro tipo de hidrocele es el hidrocele del cordón espermático . Se encuentra más arriba en el escroto. El líquido generalmente se absorbe en un período de unos pocos meses y, a más tardar, para el año o los 2 años de edad. Un hidrocele del cordón espermático puede confundirse con una hernia inguinal .

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma habitual es la hinchazón del escroto. La hinchazón no duele. Llame al médico si su hijo parece tener dolor. El dolor puede significar que su hijo tiene una hernia u otro problema.

¿Cómo se diagnostica un hidrocele congénito?

Los médicos diagnostican un hidrocele congénito durante un examen físico que incluye preguntas sobre la salud del niño. La hinchazón a menudo es fácil de ver, por lo que no suele ser difícil identificar el hidrocele. Sin embargo, el médico querrá descartar otras afecciones.

¿Cómo se trata?

La mayor parte del tiempo, todo lo que tiene que hacer es prestar atención a cambios en la hinchazón. Si la hinchazón aumenta o si aparece y desaparece, informe a su médico.

Es posible que su hijo necesite cirugía para eliminar el líquido si:

  • Todavía tiene el hidrocele a los 2 años de edad.
  • La hinchazón aparece y desaparece.
  • La hinchazón causa dolor.
  • La hinchazón empeora.

Si es necesario operar, el médico o la enfermera le darán medicamentos a su hijo para dormirlo. Se realizará un pequeño corte (incisión) en la zona de la ingle. Al final de la cirugía, se coserá el corte. El médico puede preguntarle si desea que compruebe la zona opuesta de la ingle para ver si hay un hidrocele u otro problema durante la misma cirugía. Después de la cirugía, usted tendrá que cuidar la incisión en la ingle y ver si hay señales de infección.

Preguntas frecuentes

Aprender sobre el hidrocele congénito:

Cuando se necesita cirugía para un hidrocele congénito:

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

HealthyChildren.org
www.healthychildren.org
Urology Care Foundation: The Official Foundation of the American Urological Association
www.urologyhealth.org

Referencias

Otras obras consultadas

  • Elder JS (2011). Disorders and anomalies of the scrotal contents. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 1858-1864. Philadelphia: Saunders.
  • Koski ME, et al. (2010). Infant communicating hydroceles-Do they need immediate repair or might some clinically resolve? Journal of Pediatric Surgery, 45(3): 590-593.
  • Zderic SA, Lambert SM (2010). Developmental abnormalities of the genitourinary system. In CA Gleason, SU Devaskar, eds., Avery's Diseases of the Newborn, 9th ed., pp. 1191-1204. Philadelphia: Saunders.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Peter Anderson, MD, FRCS(C) - Urología pediátrica

Revisado5 mayo, 2017