Generalidades del tema

¿Qué es el hiperparatiroidismo?

Hiperparatiroidismo significa que una o más de las cuatro glándulas paratiroideas pueden estar demasiado activas. Estas son glándulas diminutas en el cuello, detrás de la glándula tiroidea. Cuando están demasiado activas, producen demasiada cantidad de la hormona paratiroidea (PTH, por sus siglas en inglés) . Esta hormona ayuda a controlar cuánto calcio hay en la sangre.

Cuando una glándula paratiroidea produce demasiada PTH, la cantidad de calcio en la sangre aumenta. Parte de este calcio proviene de sus huesos. Eso significa que el hiperparatiroidismo puede conducir a huesos débiles y a un riesgo mayor de fractura de huesos. El calcio de más en la sangre también puede provocar cálculos renales y otros problemas de salud.

¿Cuál es la causa?

El hiperparatiroidismo a menudo está causado por un crecimiento en una o más glándulas paratiroideas, o por glándulas agrandadas. En algunos casos, es hereditario.

También puede estar causado por ciertas afecciones de salud o medicamentos. Por ejemplo, puede estar provocado por una enfermedad crónica de los riñones o el medicamento litio.

¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las personas con hiperparatiroidismo no tienen síntomas cuando se les diagnostica la afección. Pero cuando en efecto provoca síntomas, estos pueden incluir:

  • Músculos débiles.
  • Sentirse muy cansado o necesitar dormir más de lo habitual.
  • Depresión.
  • Molestias y dolores en los huesos y las articulaciones.
  • Apetito deficiente.
  • Náuseas y vómito.
  • Estreñimiento.
  • Confusión y problemas de memoria.
  • Sentirse con sed y tener que orinar más de lo normal.

¿Cómo se diagnostica?

Su médico le hace un análisis de sangre para revisar el nivel de la hormona paratiroidea (PTH, por sus siglas en inglés). Un nivel alto de PTH es la principal señal de esta afección.

Un análisis de sangre de rutina que indica un nivel alto de calcio a menudo es la primera señal de hiperparatiroidismo.

Controles de rutina

Cuando usted tiene hiperparatiroidismo, es importante hacerse controles regulares. Las pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre de los niveles de calcio y de PTH para ver si la afección sigue igual o está empeorando.
  • Pruebas DXA. La DXA es una prueba radiográfica que mide la densidad de los huesos. Se usa para ver si los huesos están volviéndose delgados y quebradizos, lo que significa que podrían fracturarse con más facilidad.
  • Análisis de orina para ver si los riñones se están viendo afectados y si pudieran formar cálculos renales.
  • Estudios por imágenes para detectar problemas renales.

¿Cómo se trata?

El tratamiento para el hiperparatiroidismo depende de lo leve o grave que sea este. También depende de lo que usted y su médico decidan que es adecuado para usted.

Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Espera vigilante. En casos leves, cuando no hay síntomas de exceso de calcio y el nivel de calcio no es muy alto, es posible que un médico sugiera una espera vigilante. Esto significa hacerse pruebas regulares para ver si hay señales de que el hiperparatiroidismo está empeorando o causando otros problemas de salud y necesita más tratamiento.
  • Cirugía. Cuando el hiperparatiroidismo causa problemas de salud debido a los niveles altos de calcio, los médicos suelen recomendar operar. Extirpar la o las glándulas paratiroideas problemáticas es el único tratamiento que puede curar esta afección. La cirugía también puede ser una opción para las personas que todavía no tienen síntomas pero a quienes les inquieta la posibilidad de problemas óseos o renales en el futuro.

Si bien los medicamentos no pueden curar el hiperparatiroidismo, pueden ayudar con los síntomas causados por los niveles altos de calcio o con la fuerza de los huesos. Si no puede operarse por algún motivo médico, hable con su médico acerca de medicamentos para una mayor fuerza ósea o para reducir los niveles de calcio.

Cada opción de tratamiento tiene sus propios riesgos y beneficios. Asegúrese de entender los posibles beneficios, además de los riesgos que son mayores para usted. Averigüe cómo cada opción de tratamiento puede afectar su salud a largo plazo.

Al hablar de los riesgos y los beneficios de una opción de tratamiento, pregúntele a su médico:

  • ¿Es mi aumento de calcio lo suficientemente leve como para poder recurrir a una espera vigilante? De ser así, ¿cuáles serían las señales de que necesito otro tratamiento?
  • ¿Hay alguna razón urgente para operarme de las glándulas paratiroideas?
  • ¿Qué beneficios espera usted que obtenga de la operación? ¿Cuáles son los posibles riesgos?
  • ¿Hay algún motivo médico por el cual la operación de las glándulas paratiroideas no es segura para mí?
  • Si no me opero, ¿qué cambios probables de salud tendré? ¿A lo largo de qué período de tiempo?
  • ¿Hay algún medicamento que pueda ayudarme? En ese caso, ¿qué beneficios podría ofrecer? ¿Cuáles son los posibles riesgos?

¿Cómo puede cuidarse en el hogar?

Si usted tiene hiperparatiroidismo, use estos consejos útiles.

  • Trate de llevar la cuenta del calcio y de la vitamina D que obtiene de los alimentos, bebidas y medicamentos. Consulte con su médico acerca de las cantidades de calcio y vitamina D que son mejores para usted.
  • Pruebe a hacer ejercicios con soporte de peso con regularidad, como caminar, para ayudar con la fuerza de los huesos.
  • Beba abundante cantidad de agua. No obtener suficientes líquidos puede desempeñar un papel en la formación de cálculos renales.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Matthew I. Kim, MD - Endocrinología, Diabetes y Metabolismo

Revisado3 mayo, 2017