Hipertensión pulmonar

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la hipertensión pulmonar?

La hipertensión pulmonar es la presión sanguínea alta en las arterias de los pulmones. Esto también puede llamarse hipertensión arterial pulmonar.

Estas arterias transportan la sangre desde el corazón a los pulmones, donde la sangre recoge el oxígeno. Las paredes de las arterias pueden volverse más gruesas, lo que estrecha el espacio en el interior de las arterias. Cuando esto ocurre, la sangre no fluye tan bien como debería. La presión aumenta en las arterias. Entonces su corazón tiene que esforzarse más para bombear la sangre por los pulmones.

La hipertensión pulmonar puede causar insuficiencia cardíaca . Insuficiencia cardíaca significa que el corazón no bombea la cantidad de sangre que el cuerpo necesita.

Puede ser estresante enterarse de que tiene un problema con sus pulmones y su corazón. Pero hay cosas que puede hacer para sentirse mejor y mantenerse lo más activo posible.

¿Cuáles son los síntomas?

Al principio, es posible que no note ningún problema. Pero, con el tiempo, puede tener síntomas como:

  • Falta de aire.
  • Sensación de cansancio, debilidad o mareo.
  • Hinchazón (edema) en las piernas, los tobillos, los pies y el abdomen.
  • Dolor en el pecho.

¿Cuál es la causa de esta afección?

Hay varios tipos de hipertensión pulmonar con diferentes causas. Por ejemplo, puede estar causada por:

¿Cómo se diagnostica?

Puede ser difícil diagnosticar la hipertensión pulmonar porque otras afecciones pueden causar los mismos síntomas. Si su médico piensa que usted la tiene, es posible que le haga pruebas, como:

También pueden hacerle un cateterismo cardíaco . Esta prueba puede revisar la presión sanguínea en las arterias del pulmón. Para hacer esta prueba, un médico introduce un tubo delgado y flexible llamado catéter en el corazón a través de un vaso sanguíneo.

Su médico puede hacerle otras pruebas para detectar la causa de la presión arterial alta en los pulmones.

¿Cómo se trata?

Recibir tratamiento puede ayudarle a sentirse mejor y vivir más tiempo. Puede llevar tiempo encontrar los tratamientos que funcionen mejor para usted.

Sus opciones de tratamiento dependerán del tipo de hipertensión pulmonar que tenga y de su gravedad. Si se encontró la causa, su médico le dará un tratamiento para esa afección. Es posible que le den medicamentos especiales para tratar la presión arterial alta en los pulmones. Estos medicamentos funcionan de diferentes maneras para ayudar a aliviar la carga de esfuerzo en su corazón.

Otros tratamientos que pueden recetarse incluyen:

  • Un diurético para reducir la acumulación de líquido.
  • Un anticoagulante para ayudar a prevenir los coágulos de sangre.
  • Terapia de oxígeno para facilitar la respiración.

Su médico puede sugerirle la rehabilitación pulmonar. Este es un programa que ofrece educación y apoyo a las personas con enfermedades pulmonares. Puede enseñarle maneras de hacer sus actividades diarias que le ayuden a conservar su energía tanto como sea posible. También puede ponerlo en contacto con personas que pueden ayudarle a adaptarse a esta enfermedad.

La cirugía, como un trasplante de corazón o pulmón, puede ser una opción para algunas personas.

¿Qué puede hacer en el hogar?

Puede ser difícil vivir con hipertensión pulmonar. Pero, con tiempo y paciencia, usted puede aprender a sobrellevar esta afección. Participar activamente en su propio tratamiento puede ayudarle a sentirse mejor y a vivir como usted desea.

Aproveche al máximo su energía

  • Manténgase tan activo como pueda. Hable con su médico antes de comenzar una actividad nueva. Su médico puede ayudarle a elegir un tipo y un nivel de actividad seguros. Hacer ejercicio, aunque sea poco, le ayudará a sentirse más fuerte y a tener más energía.
  • Aprenda maneras de conservar su energía. Por ejemplo, reorganice su hogar de modo que las cosas que use con frecuencia estén a su alcance. Coloque un banquito en la ducha para que pueda sentarse. Descanse cuando lo necesite.
  • Obtenga ayuda con las actividades diarias. Sus amigos o familiares tal vez puedan ayudarle con las tareas que son cansadoras o difíciles para usted. Averigüe si su supermercado y su farmacia hacen entregas a domicilio.

Manténgase lo más saludable posible.

  • Trate de evitar los resfriados y la gripe.
    • Hágase poner la vacuna antineumocócica. Si ya le han puesto una antes, pregúntele a su médico si necesita una segunda dosis.
    • Vacúnese contra la gripe cada año.
    • Si tiene que estar cerca de personas con resfriados o gripe, lávese las manos con frecuencia.
  • Coma alimentos saludables y trate de mantenerse en un peso saludable. Los alimentos saludables pueden ayudarle a tener la energía que necesita.
  • No fume. Fumar puede empeorar esta afección. Si necesita ayuda para dejar de fumar, hable con su médico sobre programas y medicamentos para dejar de fumar. Estos pueden aumentar sus probabilidades de dejar de fumar para siempre.

Cómo manejar sus medicamentos

  • Tome los medicamentos exactamente como le fueron recetados. Sea prudente con los medicamentos. No deje de tomar ni cambie sus medicamentos sin hablar antes con su médico. Hable con su médico si tiene problemas con sus medicamentos.
  • Si toma un medicamento para prevenir los coágulos de sangre, asegúrese de recibir instrucciones acerca de cómo tomarlo en forma segura. Los medicamentos para prevenir los coágulos de sangre pueden causar problemas de sangrado graves.
  • Hable con su médico antes de tomar cualquier vitamina, medicamento de venta libre o producto herbario. No tome ibuprofeno (Advil o Motrin) ni naproxeno (Aleve) sin antes hablar con su médico.

Cómo manejar sus emociones

Tener esta enfermedad puede ser estresante. Es posible que se sienta deprimido por no poder hacer algunas de las cosas que solía hacer. Es posible que le preocupe su futuro. Y síntomas como la falta de aire pueden empeorar esta ansiedad. Lo siguiente podría ayudar:

  • Consiga apoyo emocional de amigos y familiares. O tal vez desee pensar en unirse a un grupo de apoyo.
  • Aprenda maneras de relajarse y manejar el estrés, como el yoga o la meditación.
  • Hable con su médico si se siente triste y desesperanzado la mayor parte del tiempo, o si está ansioso y preocupado. Estas pueden ser señales de depresión o ansiedad. El tratamiento con asesoría psicológica y medicamentos puede ayudar.

No quede embarazada

Si usted es una mujer en edad fértil, hable con su médico acerca de la prevención del embarazo. El embarazo y el parto pueden provocar cambios en el cuerpo que pueden suponer un peligro para la vida de las mujeres que tienen esta afección.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado R. Steven Tharratt, MD, FACP, FCCP - Pulmonología, Medicina de Cuidados Críticos

Revisado6 diciembre, 2017