Incisión transuretral de la próstata para la hiperplasia prostática benigna

Saltar a la barra de navegación

Generalidades de la cirugía

La incisión transuretral de la próstata (TUIP, por sus siglas en inglés) puede hacerse para tratar la hiperplasia prostática benigna (BPH, por sus siglas en inglés) . El cirujano usa un instrumento que se introduce en la uretra y que genera una corriente eléctrica o un rayo láser para hacer incisiones en la próstata donde esta se une a la vejiga. El corte de músculo en esta zona relaja la abertura a la vejiga, lo que reduce la resistencia al flujo de orina fuera de la vejiga. No se extrae ningún tejido. Se hace tanto con anestesia general como raquídea .

Qué esperar después de la cirugía

La TUIP es un procedimiento mucho menos invasivo que la resección transuretral de la próstata (TURP, por sus siglas en inglés) . Normalmente, usted puede volver a su hogar después de la cirugía. Tal vez no pueda orinar y necesite una sonda para drenar la vejiga. En la mayoría de los hombres, esto dura una semana o menos.

Por qué se hace

La TUIP puede ser una buena opción para los hombres que tienen la próstata solo ligeramente agrandada y que tienen muchas molestias por los síntomas.

Quienes pueden preferir la TUIP a la TURP son los hombres que:

  • Tienen un riesgo mayor de complicaciones a causa de la cirugía y la anestesia, incluyendo los hombres con serios problemas de salud. La TUIP implica menos pérdida de sangre y puede hacerse más rápidamente que la TURP.
  • Quieren evitar el riesgo de la eyaculación retrógrada, una afección en la cual el semen fluye hacia atrás y dentro de la vejiga. Este efecto secundario es más común con la TURP que con la TUIP.

Eficacia

Los síntomas mejoran después de la TUIP en aproximadamente 8 de cada 10 hombres. nota 1 Los hombres notan aproximadamente un 73% de mejoría en su puntuación del índice de síntomas de la Asociación Urológica Americana (American Urological Association o AUA) . nota 1 Por ejemplo, si usted tiene una puntuación de síntomas de 25 (grave), esta podría reducirse a alrededor de 7 (leve).

La mejoría a corto plazo en los síntomas de BPH es aproximadamente la misma para la TUIP que para la TURP. Los estudios que han comparado los dos tipos de cirugía sugieren que los resultados son similares. Los hombres que se han sometido a la TUIP generalmente tienen menos probabilidades de llegar a tener eyaculación retrógrada que los hombres que se hacen la TURP. Pero los hombres que se hacen la TUIP tienen más probabilidades de necesitar una segunda operación. nota 2

Riesgos

Los riesgos posibles de la incisión transuretral de la próstata (TUIP, por sus siglas en inglés) incluyen los siguientes:

  • La eyaculación retrógrada, en la cual el semen fluye hacia atrás y dentro de la vejiga, ocurre en alrededor de 6 a 55 hombres de cada 100. nota 1 La eyaculación retrógrada no es dañina.
  • Problemas de erección en hombres que no tuvieron uno de estos problemas antes de la cirugía se presentan en alrededor de 4 a 25 de cada 100 hombres. nota 1
  • La incontinencia ocurre en menos de 1 de cada 100 hombres. nota 1
  • La necesidad de una transfusión de sangre durante la operación es poco común.
  • Aproximadamente 10 de cada 100 hombres necesitan operarse otra vez después de 15 años. nota 1

Para pensar

Generalmente no se requiere cirugía para tratar la BPH, pero podría ser una opción razonable para algunos hombres. Optar por operarse depende en gran medida de sus preferencias y de lo tranquilo que se sienta con la idea de operarse. Las cosas a considerar incluyen sus expectativas, la gravedad de los síntomas y la posibilidad de complicaciones.

Los hombres que tienen síntomas graves suelen tener una gran mejoría en la calidad de vida después de la cirugía. Los hombres cuyos síntomas son leves pueden encontrar que la cirugía no mejora demasiado su calidad de vida. Por eso, los hombres que solo tienen síntomas leves podrían querer pensar detenidamente antes de operarse para tratar la BPH.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Fitzpatrick JM (2012). Minimally invasive and endoscopic management of benign prostatic hyperplasia. In AJ Wein et al., eds., Campbell-Walsh Urology, 10th ed., vol. 3, pp. 2655-2694. Philadelphia: Saunders.
  2. AUA Practice Guidelines Committee (2010). AUA guideline on management of benign prostatic hyperplasia. Chapter 1: Guideline on the management of benign prostatic hyperplasia (BPH). Available online: http://www.auanet.org/content/guidelines-and-quality-care/clinical-guidelines.cfm?sub=bph.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado J. Curtis Nickel, MD, FRCSC - Urología

Revisado14 marzo, 2017