Intoxicación por alimentos durante el embarazo

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Una alimentación equilibrada y nutritiva durante el embarazo es importante para mantener su salud y nutrir a su feto . Cuando elige sus alimentos, usted generalmente puede comer los alimentos que come normalmente. Pero como algunos tipos de intoxicación alimentaria plantean un riesgo mayor para usted y su feto, usted deberá tomar algunas precauciones adicionales al elegir y preparar sus comidas.

Listeriosis

La listeriosis está causada por la bacteria Listeria monocytogenes que se encuentra en la tierra y el agua. Puede encontrarse en verduras, carnes y productos lácteos, así como en alimentos procesados como quesos blandos y cortes fríos. Aunque las bacterias son de poco peligro para las personas saludables, en las mujeres embarazadas la infección puede resultar en parto prematuro, infección grave del recién nacido o incluso muerte fetal.

Los síntomas de la listeriosis incluyen fiebre, dolores musculares y a veces náuseas o diarrea. En algunos casos, pueden presentarse dolor de cabeza, rigidez en el cuello, confusión, pérdida del equilibrio o convulsiones. Las mujeres embarazadas que están infectadas pueden experimentar solamente un cuadro seudogripal (similar a la gripe) leve.

Si está embarazada y tiene listeriosis, tomar antibióticos puede a menudo prevenir la infección del feto o del recién nacido. Los bebés que tienen listeriosis reciben los mismos antibióticos que los adultos, aunque suele usarse una combinación de antibióticos hasta que los médicos estén seguros del diagnóstico.

Si usted está embarazada:

  • No coma perros calientes ("hot dogs"), fiambres ni embutidos, a menos que estén recalentados hasta estar humeantes.
  • No coma quesos blandos a menos que la etiqueta indique que están hechos con leche pasteurizada. Los quesos comunes que suelen estar hechos con leche sin pasteurizar -como los quesos feta, Brie, Camembert, azules y de estilo mexicano como el "queso blanco fresco"- pueden causar listeriosis. Pueden comerse en forma segura los quesos duros y los quesos semiblandos como la mozzarella junto con quesos en lonjas y untables, quesos cremosos y requesón que estén procesados y pasteurizados.
  • No coma carnes untables ni paté refrigerados. Pero puede comer estos alimentos si son enlatados.
  • No coma pescados ahumados refrigerados si son un ingrediente en un plato cocinado como una cazuela (guisado). Los ejemplos de pescados ahumados refrigerados incluyen salmón, trucha, pescado blanco, bacalao, atún y caballa. Usted puede comer pescado enlatado como salmón y atún ahumados que no necesiten refrigeración.
  • No beba leche cruda (sin pasteurizar) ni consuma alimentos que contengan leche sin pasteurizar.
  • Evite comer ensaladas preparadas en una tienda, como las ensaladas de jamón, pollo, huevo, atún o con pescados y mariscos.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis está causada por el parásito Toxoplasma gondii. Una mujer embarazada puede transmitirle toxoplasmosis a su feto. La toxoplasmosis fetal puede causar aborto espontáneo, muerte fetal y anomalías congénitas.

El parásito puede ingresar accidentalmente en su organismo si traga huevos de Toxoplasma gondii de la tierra u otras superficies contaminadas. Esto puede suceder al llevarse las manos a la boca después de trabajar en el jardín, limpiar una caja de excrementos de gatos o tocar cualquier cosa que haya estado en contacto con heces de gato.

La toxoplasmosis a menudo no produce síntomas, o sus síntomas son parecidos a los de una gripe. Es posible que tenga los ganglios linfáticos inflamados o dolores musculares que duran algunos días o varias semanas.

Si usted:

  • Está planeando quedar embarazada, considere hacerse una prueba de Toxoplasma gondii. Si la prueba es positiva, significa que usted ya ha estado infectada en algún momento de su vida y probablemente no tenga que preocuparse de contagiarle la infección a su futuro bebé (hable de esto con su médico). Si la prueba es negativa, tome precauciones para evitar la infección.
  • Si está embarazada, usted y su médico deberían conversar sobre su probabilidad de contraer toxoplasmosis. Su médico podría solicitar una muestra de sangre para analizar.

Si se le diagnostica toxoplasmosis durante el embarazo, la tratarán con antibióticos. Si pruebas adicionales indican que su feto está infectado, se le darán antibióticos que se sabe que reducen el impacto de la toxoplasmosis en el feto.

Para ayudar a prevenir la toxoplasmosis:

  • Evite las heces de gato, tanto en el hogar como en el jardín.
    • Si tiene un gato y usted está embarazada o planeando quedar embarazada pronto, haga que alguien más limpie la caja de excrementos del gato. Si debe limpiar la caja usted misma, hágalo diariamente. Póngase guantes y una máscara para la cara, y lávese las manos al terminar.
    • Adopte el hábito de lavar todas las superficies de la mesa o la encimera por las que pueda haber caminado un gato.
    • Considere mantener a su gato adentro. Los gatos que salen al aire libre tienen probabilidades de infectarse con Toxoplasma gondii al comer pájaros o roedores infectados. (Comer ratones de interiores también representa un riesgo).
    • Cuando trabaje en el jardín o manipule tierra, póngase guantes y lávese las manos cuando termine.
    • Lave todos los alimentos que pudieran haber estado en contacto con heces de gato, incluyendo frutas y verduras compradas.
  • Coma solamente carne bien cocida o congelada previamente. Evite la cecina (carne seca). Se necesitan temperaturas altas o bajas constantes para destruir el Toxoplasma gondii en la carne.
  • Lávese las manos y lave todos los utensilios con cuidado después de preparar carne, aves, pescados y mariscos, frutas, o verduras crudos.
  • Evite el agua dulce que no haya sido tratada. Esto es una preocupación cuando está en lugares silvestres o viaja a países en desarrollo donde el agua dulce no ha sido tratada.

Otros tipos de intoxicación alimentaria

Las mujeres embarazadas pueden enfermarse con más gravedad a consecuencia de una intoxicación alimentaria que otras personas, de modo que es importante prevenir la intoxicación con alimentos en su casa tomando precauciones al preparar y guardar comida. Los alimentos perecederos, como huevos, carnes, aves, pescado, mariscos, leche y productos lácteos, deberían tratarse con especial cuidado.

El Departamento de Agricultura de los EE. UU. recomienda los siguientes pasos para prevenir la intoxicación por alimentos.

  • Haga las compras en forma segura. Coloque la carne, las aves y el pescado crudos en bolsas separadas de otros alimentos. Vaya a su hogar inmediatamente después de terminar de hacer las compras para poder guardar todos los alimentos en forma adecuada.
  • Prepare los alimentos en forma segura. Lávese las manos antes y después de manipular alimentos. También lávese las manos después de ir al baño o cambiar pañales. Lave las frutas y las verduras enjuagándolas bien con agua corriente. Si es posible, use dos tablas de cortar: una para las frutas y las verduras frescas, y la otra para la carne, las aves y los pescados y mariscos crudos. De lo contrario, asegúrese de lavar la tabla de cortar con agua caliente jabonosa entre cada uso. También puede lavar los cuchillos y las tablas de cortar en el lavavajillas para desinfectarlos.
  • Almacene los alimentos en forma segura. Cocine, refrigere o congele la carne, las aves, los huevos, el pescado y los alimentos listos para comer en el término de 2 horas. Asegúrese de que su refrigerador esté configurado a 40°F (4°C) o menos.
  • Cocine los alimentos en forma segura. Use un termómetro para carne limpio para determinar si los alimentos están cocidos a una temperatura segura. Vuelva a calentar las sobras a al menos 165°F (74°C). No coma hamburguesas que no estén bien cocidas y esté atenta al riesgo de la intoxicación alimentaria por pescado (incluido el sushi), almejas y ostras crudos.
  • Sirva alimentos de manera segura. Mantenga calientes los alimentos calientes [a una temperatura de140°F (60°C) o superior] y mantenga fríos los alimentos fríos [a una temperatura de40°F (4°C) o inferior].
  • Respete las etiquetas de los envoltorios de los alimentos. Las etiquetas de los envoltorios de los alimentos brindan información sobre cuándo usar el alimento y cómo almacenarlo. Leer las etiquetas de los alimentos y seguir las instrucciones de seguridad reducirá sus probabilidades de tener una intoxicación alimentaria.
  • Si tiene dudas, deséchelo. Si no está seguro de si un alimento es seguro, no lo coma. Volver a calentar alimentos que están contaminados no hará que se vuelvan seguros. No pruebe los alimentos sospechosos. Podrían oler bien y tener un buen aspecto, pero aun así su consumo podría no ser seguro.

Preste especial atención a la preparación y al almacenamiento de los alimentos durante los meses cálidos cuando la comida a menudo se sirve al aire libre. Las bacterias crecen con más rapidez durante los climas más cálidos; por lo tanto, los alimentos pueden echarse a perder más rápido y posiblemente causar una enfermedad. No deje alimentos al aire libre por más de 1 hora si la temperatura es superior a 90°F (32°C), y nunca los deje al aire libre por más de 2 horas.

Para obtener más información, vea los temas Toxoplasmosis durante el embarazo, Infección por E. Coli e Intoxicación alimentaria y Manipulación segura de los alimentos.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisado18 noviembre, 2017