Juanetes: ¿Debería operarme?

Saltar a la barra de navegación

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Juanetes: ¿Debería operarme?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Operarse de juanetes.
  • No operarse. Probar otros tratamientos para los juanetes.

Puntos clave para recordar

  • Por lo general, la cirugía para los juanetes no se realiza a menos que usted ya haya probado otros tratamientos y estos no hayan aliviado su dolor. Otros tratamientos incluyen usar calzado con mucho espacio para los dedos de los pies y usar protectores y soportes en el calzado para obtener protección y comodidad.
  • La cirugía podría ser adecuada para usted si el dedo del pie le provoca demasiado dolor, si su juanete es muy grande o si no puede hacer sus actividades cotidianas con facilidad.
  • No está claro qué eficacia tiene la cirugía para los juanetes ni qué tipo de cirugía es la mejor. La eficacia de la cirugía depende de la gravedad de su juanete, del tipo de cirugía que se haga y de la experiencia de su cirujano.
  • Sus expectativas desempeñarán un papel importante en cómo se siente acerca de los resultados de la cirugía. Si desea operarse principalmente para mejorar el aspecto del pie, es posible que se sienta decepcionado.
PMCs

¿Qué es un juanete?

Un juanete es un agrandamiento del hueso o del tejido que rodea la articulación en la base del dedo gordo del pie. El dedo gordo del pie puede doblarse hacia el segundo dedo del pie. Los tejidos alrededor de la articulación pueden hincharse y doler.

¿Cuáles son los riesgos de los juanetes?

Un juanete puede ser doloroso y causarle dificultades para caminar. El calzado podría frotar el juanete y causar dolor, ampollas, callosidades o llagas.

También podría tener infecciones en la piel y en los huesos alrededor del juanete, especialmente si tiene diabetes o enfermedad arterial periférica . Si tiene alguno de estos problemas y comienza a tener llagas, hable con su médico.

Algunas personas se sienten avergonzadas por el aspecto del juanete.

¿Cuáles son los tipos de cirugía para los juanetes?

Existen más de 100 cirugías para los juanetes. No está claro qué tipo de cirugía es la mejor. La cirugía debe adaptarse a su afección. Podría hacerse más de un procedimiento al mismo tiempo.

Los tipos de cirugía para los juanetes incluyen:

  • Extirpar la parte del pie que sobresale. Este procedimiento se llama exostectomía o extirpación del juanete.
  • Realinear los tejidos alrededor de la articulación del dedo gordo del pie.
  • Hacer pequeños cortes en los huesos del pie y mover los huesos a una posición más normal.
  • Extirpar hueso del extremo del primer hueso metatarsiano . Luego, se le vuelve a dar forma tanto al dedo gordo del pie como a los huesos metatarsianos.
  • Fusionar la articulación del dedo gordo del pie. El cirujano extirpa parte de la articulación para que los huesos se unan, o fusionen.
  • Fusionar la articulación donde el hueso metatarsiano se une a la parte media del pie.
  • Implantar toda una articulación artificial o parte de ella.

¿Cuál es la eficacia de la cirugía para los juanetes?

No está claro cómo de eficaz es la cirugía ni qué cirugía es la mejor. La eficacia de la cirugía depende de la gravedad de su juanete, del tipo de cirugía que se realiza y de la experiencia del cirujano.

La eficacia de la cirugía también depende de lo que usted espera. Después de la cirugía, no podrá usar algunos tipos de calzado. Por ejemplo, deberá evitar el uso de calzado estrecho o con tacones altos. Es posible que el dedo del pie esté más rígido y menos flexible en comparación con el otro pie.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía para los juanetes?

Es posible que aún tenga problemas en el dedo del pie después de la cirugía, por ejemplo:

  • Dolor e hinchazón.
  • Un dedo que está más rígido y menos flexible.
  • Un juanete que reaparece.
  • Un dedo gordo del pie más corto si se extirpó hueso durante la cirugía.
  • Entumecimiento, hormigueo o ardor en el dedo del pie causado por el daño en los nervios.
  • Una curvatura del dedo gordo del pie hacia afuera o hacia arriba.

Otros problemas que pueden ocurrir después de la cirugía para los juanetes incluyen:

  • Una infección en el tejido o en el hueso del pie.
  • Efectos secundarios del anestésico o de otros medicamentos usados para controlar el dolor y la hinchazón.
  • Daño en los tendones que tiran el dedo gordo del pie hacia arriba o hacia abajo.
  • Enfermedad de las articulaciones ( artritis ) o problemas en la irrigación sanguínea al tejido óseo.
  • Una callosidad que crece en la parte inferior del pie.

¿Por qué podría recomendarle su médico una cirugía para los juanetes?

Su médico podría recomendar la cirugía si:

  • Ha probado otros tratamientos, y estos no han logrado aliviar su dolor.
  • Tiene dolor fuerte o un pie muy deformado que le impide realizar sus actividades cotidianas.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?

















¿Cuáles son los beneficios?

















¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?

















Operarse de juanetes Operarse de juanetes
  • El procedimiento dura alrededor de una hora, según el tipo de cirugía. Por lo general, se hace en una clínica para pacientes ambulatorios.
  • Podría llevarle de 6 semanas a 6 meses recuperarse de la cirugía. La sanación completa puede durar hasta 1 año.
  • Es posible que necesite un yeso o una tablilla para caminar. Después de algunas cirugías, no podrá ejercer peso sobre el pie por entre 6 y 8 semanas.
  • Después de la cirugía, usted necesitará usar un yeso o un tipo especial de calzado para proteger el dedo y para mantenerlo en la posición correcta por al menos entre 3 y 6 semanas. Después de algunos tipos de cirugía, se usa un yeso o calzado especial por algunos meses.
  • La mayoría de las personas retoman sus actividades regulares en alrededor de 6 a 8 semanas. Pero esto puede tomar más tiempo para algunas personas, tales como los corredores o aquellos que estén de pie la mayor parte del día.
  • La cirugía podría hacer que caminar le resulte más fácil.
  • Debería poder retomar sus actividades cotidianas.
  • Es posible que le resulte más fácil encontrar zapatos que le calcen.
  • Es posible que alivie su dolor.
  • Es posible que tenga movimiento limitado del dedo del pie.
  • El juanete podría reaparecer.
  • Es posible que sienta entumecimiento, hormigueo o ardor en el dedo del pie.
  • Aún podría tener dolor e hinchazón, especialmente si no usa zapatos amplios.
  • Incluso después de la cirugía, el pie podría no tener un aspecto completamente normal.
  • Toda cirugía tiene riesgos, incluidos sangrado, daño en los nervios e infección. Su edad y su salud también pueden afectar su riesgo.
No operarse No operarse
  • Usted usa zapatos amplios y evita las actividades que ejercen presión en el dedo del pie y en el pie.
  • Usted usa protectores para los juanetes, soportes de arco, o soportes ortopédicos a medida para obtener protección y comodidad.
  • Para aliviar el dolor del dedo del pie, usted puede probar medicamentos de venta libre, como ibuprofeno o aspirina.
  • Puede decidir operarse más adelante si cree que lo necesita.
  • Usar otros tratamientos podría aliviar su dolor y permitirle realizar sus actividades cotidianas.
  • Usted evita el costo y los riesgos de la cirugía.
  • Todavía tendrá un juanete.
  • Su dolor y su deformidad podrían ser tan graves que usted no podrá realizar sus actividades cotidianas.

Historias personales acerca de la cirugía para los juanetes

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Realmente me sorprendí cuando leí que en los lugares del mundo donde no usan calzado hay menos personas que tienen juanetes dolorosos. Supongo que no me daba cuenta de en qué medida mi elección de calzado me estaba afectando el pie hasta que el dolor fue tan fuerte que le pregunté a mi médico acerca de ello. Me preguntó qué tipo de calzado usaba generalmente y si había probado calzado con tacones más bajos y más espacio para los dedos. Estaba escéptica. Digo, ¡las mujeres han usado tacones por décadas! Sin embargo, le dije que lo probaría durante 1 o 2 meses y vería qué pasa. No me convence mucho la cirugía si puedo evitarla por completo.

Darlene, 54 años

El código de vestimenta de mi compañía requiere que las mujeres usen traje, preferentemente con falda y tacones. Aunque he cambiado al tacón más bajo posible con la punta más ancha, mi juanete me sigue causando mucho dolor. Puedo controlar el dolor con antiinflamatorios, pero los medicamentos me irritan el estómago. Me voy a operar para ver si puedo tomar menos medicamentos y tener menos dolor.

Leslie, 47 años

Soy una persona activa. Me gusta correr y hacer excursiones. Mi juanete hace que esto sea difícil, pero realmente no me gusta la idea de la cirugía. Por el momento, estoy haciendo cambios en mi calzado. He cortado mi calzado para correr de modo que haya más espacio para mi juanete, y uso protectores en mis botas de excursión. También me he asegurado de que mi calzado para el trabajo sea espacioso y cómodo para no empeorar las cosas. Hasta el momento, esto ha dado resultado.

Giacomo, 40 años

Realmente disfruto mis caminatas diarias con mis dos perros, pero últimamente me han provocado bastante dolor. Mi juanete frota la parte superior del calzado para caminar, y creo que va a hacer un agujero. He pensado en hacer un agujero en el calzado, pero no parece una opción razonable para cada par de zapatos. Para mí, es importante poder seguir caminando cómodamente, y mi médico me dice que el tipo de juanete que tengo tiene excelentes probabilidades de reparación exitosa. Me voy a operar.

Marjorie, 60 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para operarse de juanetes

Motivos para no operarse

No me preocupan mucho los riesgos de la cirugía para los juanetes.

Me preocupan los riesgos de la cirugía para los juanetes.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Tengo dolor y no puedo hacer mis actividades cotidianas.

Mi dolor no es demasiado fuerte y todavía puedo hacer mis actividades cotidianas.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Ya he probado usar zapatos amplios, protectores y almohadillas. Estos tratamientos no han dado resultado.

Aún no he probado otros tratamientos. Creo que podrían darme resultado.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme de juanetes

NO operarme

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1, ¿Es la cirugía la primera opción para tratar los juanetes?
2, ¿Es la cirugía una buena opción si principalmente quiere mejorar el aspecto del pie?
3, ¿Es la cirugía adecuada para usted si tiene dolor ocasional en el dedo del pie?

Decida cuál es el siguiente paso

1, ¿Entiende usted las opciones que tiene?
2, ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?
3, ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión  

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos  

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar  

Opciones del paciente

Créditos

Créditos
Autor El personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Gavin W.G. Chalmers, DPM - Podólogo y cirugía podológica
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Juanetes: ¿Debería operarme?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Operarse de juanetes.
  • No operarse. Probar otros tratamientos para los juanetes.

Puntos clave para recordar

  • Por lo general, la cirugía para los juanetes no se realiza a menos que usted ya haya probado otros tratamientos y estos no hayan aliviado su dolor. Otros tratamientos incluyen usar calzado con mucho espacio para los dedos de los pies y usar protectores y soportes en el calzado para obtener protección y comodidad.
  • La cirugía podría ser adecuada para usted si el dedo del pie le provoca demasiado dolor, si su juanete es muy grande o si no puede hacer sus actividades cotidianas con facilidad.
  • No está claro qué eficacia tiene la cirugía para los juanetes ni qué tipo de cirugía es la mejor. La eficacia de la cirugía depende de la gravedad de su juanete, del tipo de cirugía que se haga y de la experiencia de su cirujano.
  • Sus expectativas desempeñarán un papel importante en cómo se siente acerca de los resultados de la cirugía. Si desea operarse principalmente para mejorar el aspecto del pie, es posible que se sienta decepcionado.
PMCs

¿Qué es un juanete?

Un juanete es un agrandamiento del hueso o del tejido que rodea la articulación en la base del dedo gordo del pie. El dedo gordo del pie puede doblarse hacia el segundo dedo del pie. Los tejidos alrededor de la articulación pueden hincharse y doler.

¿Cuáles son los riesgos de los juanetes?

Un juanete puede ser doloroso y causarle dificultades para caminar. El calzado podría frotar el juanete y causar dolor, ampollas, callosidades o llagas.

También podría tener infecciones en la piel y en los huesos alrededor del juanete, especialmente si tiene diabetes o enfermedad arterial periférica . Si tiene alguno de estos problemas y comienza a tener llagas, hable con su médico.

Algunas personas se sienten avergonzadas por el aspecto del juanete.

¿Cuáles son los tipos de cirugía para los juanetes?

Existen más de 100 cirugías para los juanetes. No está claro qué tipo de cirugía es la mejor. La cirugía debe adaptarse a su afección. Podría hacerse más de un procedimiento al mismo tiempo.

Los tipos de cirugía para los juanetes incluyen:

  • Extirpar la parte del pie que sobresale. Este procedimiento se llama exostectomía o extirpación del juanete.
  • Realinear los tejidos alrededor de la articulación del dedo gordo del pie.
  • Hacer pequeños cortes en los huesos del pie y mover los huesos a una posición más normal.
  • Extirpar hueso del extremo del primer hueso metatarsiano . Luego, se le vuelve a dar forma tanto al dedo gordo del pie como a los huesos metatarsianos.
  • Fusionar la articulación del dedo gordo del pie. El cirujano extirpa parte de la articulación para que los huesos se unan, o fusionen.
  • Fusionar la articulación donde el hueso metatarsiano se une a la parte media del pie.
  • Implantar toda una articulación artificial o parte de ella.

¿Cuál es la eficacia de la cirugía para los juanetes?

No está claro cómo de eficaz es la cirugía ni qué cirugía es la mejor. La eficacia de la cirugía depende de la gravedad de su juanete, del tipo de cirugía que se realiza y de la experiencia del cirujano.

La eficacia de la cirugía también depende de lo que usted espera. Después de la cirugía, no podrá usar algunos tipos de calzado. Por ejemplo, deberá evitar el uso de calzado estrecho o con tacones altos. Es posible que el dedo del pie esté más rígido y menos flexible en comparación con el otro pie.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía para los juanetes?

Es posible que aún tenga problemas en el dedo del pie después de la cirugía, por ejemplo:

  • Dolor e hinchazón.
  • Un dedo que está más rígido y menos flexible.
  • Un juanete que reaparece.
  • Un dedo gordo del pie más corto si se extirpó hueso durante la cirugía.
  • Entumecimiento, hormigueo o ardor en el dedo del pie causado por el daño en los nervios.
  • Una curvatura del dedo gordo del pie hacia afuera o hacia arriba.

Otros problemas que pueden ocurrir después de la cirugía para los juanetes incluyen:

  • Una infección en el tejido o en el hueso del pie.
  • Efectos secundarios del anestésico o de otros medicamentos usados para controlar el dolor y la hinchazón.
  • Daño en los tendones que tiran el dedo gordo del pie hacia arriba o hacia abajo.
  • Enfermedad de las articulaciones ( artritis ) o problemas en la irrigación sanguínea al tejido óseo.
  • Una callosidad que crece en la parte inferior del pie.

¿Por qué podría recomendarle su médico una cirugía para los juanetes?

Su médico podría recomendar la cirugía si:

  • Ha probado otros tratamientos, y estos no han logrado aliviar su dolor.
  • Tiene dolor fuerte o un pie muy deformado que le impide realizar sus actividades cotidianas.

2. Compare sus opciones

  Operarse de juanetes No operarse
¿Qué implica generalmente?
  • El procedimiento dura alrededor de una hora, según el tipo de cirugía. Por lo general, se hace en una clínica para pacientes ambulatorios.
  • Podría llevarle de 6 semanas a 6 meses recuperarse de la cirugía. La sanación completa puede durar hasta 1 año.
  • Es posible que necesite un yeso o una tablilla para caminar. Después de algunas cirugías, no podrá ejercer peso sobre el pie por entre 6 y 8 semanas.
  • Después de la cirugía, usted necesitará usar un yeso o un tipo especial de calzado para proteger el dedo y para mantenerlo en la posición correcta por al menos entre 3 y 6 semanas. Después de algunos tipos de cirugía, se usa un yeso o calzado especial por algunos meses.
  • La mayoría de las personas retoman sus actividades regulares en alrededor de 6 a 8 semanas. Pero esto puede tomar más tiempo para algunas personas, tales como los corredores o aquellos que estén de pie la mayor parte del día.
  • Usted usa zapatos amplios y evita las actividades que ejercen presión en el dedo del pie y en el pie.
  • Usted usa protectores para los juanetes, soportes de arco, o soportes ortopédicos a medida para obtener protección y comodidad.
  • Para aliviar el dolor del dedo del pie, usted puede probar medicamentos de venta libre, como ibuprofeno o aspirina.
  • Puede decidir operarse más adelante si cree que lo necesita.
¿Cuáles son los beneficios?
  • La cirugía podría hacer que caminar le resulte más fácil.
  • Debería poder retomar sus actividades cotidianas.
  • Es posible que le resulte más fácil encontrar zapatos que le calcen.
  • Es posible que alivie su dolor.
  • Usar otros tratamientos podría aliviar su dolor y permitirle realizar sus actividades cotidianas.
  • Usted evita el costo y los riesgos de la cirugía.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • Es posible que tenga movimiento limitado del dedo del pie.
  • El juanete podría reaparecer.
  • Es posible que sienta entumecimiento, hormigueo o ardor en el dedo del pie.
  • Aún podría tener dolor e hinchazón, especialmente si no usa zapatos amplios.
  • Incluso después de la cirugía, el pie podría no tener un aspecto completamente normal.
  • Toda cirugía tiene riesgos, incluidos sangrado, daño en los nervios e infección. Su edad y su salud también pueden afectar su riesgo.
  • Todavía tendrá un juanete.
  • Su dolor y su deformidad podrían ser tan graves que usted no podrá realizar sus actividades cotidianas.

Historias personales

Historias personales acerca de la cirugía para los juanetes

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Realmente me sorprendí cuando leí que en los lugares del mundo donde no usan calzado hay menos personas que tienen juanetes dolorosos. Supongo que no me daba cuenta de en qué medida mi elección de calzado me estaba afectando el pie hasta que el dolor fue tan fuerte que le pregunté a mi médico acerca de ello. Me preguntó qué tipo de calzado usaba generalmente y si había probado calzado con tacones más bajos y más espacio para los dedos. Estaba escéptica. Digo, ¡las mujeres han usado tacones por décadas! Sin embargo, le dije que lo probaría durante 1 o 2 meses y vería qué pasa. No me convence mucho la cirugía si puedo evitarla por completo."

— Darlene, 54 años

"El código de vestimenta de mi compañía requiere que las mujeres usen traje, preferentemente con falda y tacones. Aunque he cambiado al tacón más bajo posible con la punta más ancha, mi juanete me sigue causando mucho dolor. Puedo controlar el dolor con antiinflamatorios, pero los medicamentos me irritan el estómago. Me voy a operar para ver si puedo tomar menos medicamentos y tener menos dolor."

— Leslie, 47 años

"Soy una persona activa. Me gusta correr y hacer excursiones. Mi juanete hace que esto sea difícil, pero realmente no me gusta la idea de la cirugía. Por el momento, estoy haciendo cambios en mi calzado. He cortado mi calzado para correr de modo que haya más espacio para mi juanete, y uso protectores en mis botas de excursión. También me he asegurado de que mi calzado para el trabajo sea espacioso y cómodo para no empeorar las cosas. Hasta el momento, esto ha dado resultado."

— Giacomo, 40 años

"Realmente disfruto mis caminatas diarias con mis dos perros, pero últimamente me han provocado bastante dolor. Mi juanete frota la parte superior del calzado para caminar, y creo que va a hacer un agujero. He pensado en hacer un agujero en el calzado, pero no parece una opción razonable para cada par de zapatos. Para mí, es importante poder seguir caminando cómodamente, y mi médico me dice que el tipo de juanete que tengo tiene excelentes probabilidades de reparación exitosa. Me voy a operar."

— Marjorie, 60 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para operarse de juanetes

Motivos para no operarse

No me preocupan mucho los riesgos de la cirugía para los juanetes.

Me preocupan los riesgos de la cirugía para los juanetes.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Tengo dolor y no puedo hacer mis actividades cotidianas.

Mi dolor no es demasiado fuerte y todavía puedo hacer mis actividades cotidianas.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Ya he probado usar zapatos amplios, protectores y almohadillas. Estos tratamientos no han dado resultado.

Aún no he probado otros tratamientos. Creo que podrían darme resultado.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

   
             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme de juanetes

NO operarme

             
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. ¿Es la cirugía la primera opción para tratar los juanetes?

  • No
  • No estoy seguro
Usted tiene la razón. Por lo general, la cirugía para los juanetes no se realiza a menos que usted ya haya probado otros tratamientos, y estos no hayan aliviado su dolor. Otros tratamientos incluyen usar zapatos amplios, y protectores y soportes.

2. ¿Es la cirugía una buena opción si principalmente quiere mejorar el aspecto del pie?

  • No
  • No estoy seguro
Usted tiene la razón. Si desea operarse principalmente para mejorar el aspecto del pie, es posible que se sienta decepcionado.

3. ¿Es la cirugía adecuada para usted si tiene dolor ocasional en el dedo del pie?

  • No
  • No estoy seguro
Usted tiene la razón. Si tiene dolor solo de vez en cuando, es posible que la cirugía no sea adecuada para usted. Sin embargo, si el dedo del pie le provoca demasiado dolor, si la deformidad es demasiado grande o si no puede realizar sus actividades cotidianas con facilidad, es posible que deba considerar la cirugía.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

         
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Gavin W.G. Chalmers, DPM - Podólogo y cirugía podológica

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.