Generalidades del tema

¿Qué es el labio leporino?

El labio leporino es una anomalía congénita (de nacimiento) que se puede tratar. Ocurre cuando los tejidos del maxilar superior y de la nariz no se fusionan como se esperaba durante el desarrollo fetal. Esto produce una separación (fisura) en el labio.

La fisura del labio leporino puede ser completa o incompleta . Con cualquiera de estos tipos, puede implicar uno o ambos lados del labio superior y rara vez ocurre en el labio inferior. El labio leporino suele presentarse junto con el paladar hendido . El paladar hendido y el labio leporino son las anomalías congénitas más comunes de la cabeza y el cuello.

El labio leporino no suele causar problemas de salud. Se puede operar para corregir la fisura y mejorar la apariencia de la boca y la nariz.

¿Qué causa el labio leporino?

Los médicos no conocen todas las causas. Pero es más probable que su bebé tenga un labio leporino si:

  • Usted usa ciertos medicamentos durante el embarazo.
  • Usted consume alcohol o drogas ilegales durante el embarazo.
  • Usted o alguien que vive con usted fuma mientras usted está embarazada.
  • Usted se expone a radiación o infecciones mientras está embarazada.
  • Usted o el padre de su bebé tienen antecedentes familiares de labio leporino.

Es importante que usted se cuide bien antes de y durante su embarazo para que su bebé sea lo más saludable posible.

Las personas que tienen antecedentes familiares de labio leporino tal vez deseen considerar la asesoría genética . Puede ser útil para comprender sus probabilidades de tener un niño con labio leporino.

¿Cuáles son los síntomas?

Notará una fisura en el labio del bebé. Es fácil de ver en el momento del nacimiento.

Un bebé con labio leporino generalmente no tiene problemas para alimentarse. Sin embargo, un bebé que tiene tanto labio leporino como el paladar hendido puede tener problemas para alimentarse.

¿Cómo se diagnostica el labio leporino?

El labio leporino se suele diagnosticar al nacer. Poco después de nacer, se le hará un examen físico al bebé. El médico examinará el interior de la boca del bebé para ver si también tiene el paladar hendido.

A veces, una ecografía fetal realizada durante el embarazo puede detectar el labio leporino. Pero la ecografía no siempre detecta el problema, por lo que los médicos no siempre pueden depender de ella para diagnosticar el labio leporino.

¿Cómo se trata?

El labio leporino puede corregirse con cirugía. Antes de operar, es posible que se le coloque al bebé un soporte bucal (como una férula dental) o un implante dental blando junto con cinta adhesiva médica.

La mayoría de los médicos sugieren que se realice la cirugía antes de que el bebé tenga 6 meses de edad. nota 1 Pero el momento de realización de la cirugía depende de algunas cosas, tales como la gravedad de la fisura y la salud del bebé.

A medida que su hijo crece, es probable que necesite más de una operación. Por ejemplo, si la nariz del bebé tiene una forma extraña, la cirugía puede ayudar a corregirla. Su hijo puede necesitar otros tratamientos, como terapia del habla si tiene dificultad para pronunciar las palabras.

¿Qué puede hacer en el hogar para ayudar a su hijo y ayudarse usted?

A medida que su hijo crece, preste especial atención al cuidado dental y a cualquier problema del habla. Respalde la autoestima de su hijo. Explíquele cómo se forma el labio leporino y cómo el hecho de tenerlo ha contribuido a fortalecer a su hijo. Esto ayudará a que su hijo sepa cómo responder a las preguntas de otros niños y adultos. También puede preguntarle a su médico qué tratamientos pueden hacer que se note menos la cicatriz.

Cuidar a un hijo con labio leporino puede requerir tiempo y paciencia. Busque el apoyo de amigos y familiares. Usted puede unirse a un grupo de apoyo para conocer a otras personas que estén experimentando desafíos similares.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Porter RS, et al., eds. (2011). Congenital craniofacial and musculoskeletal abnormalities. In Merck Manual of Diagnosis and Therapy, 19th ed., pp. 2969-2975. Whitehouse Station, NJ: Merck Sharp and Dohme Corp.

Otras obras consultadas

  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2003, reaffirmed 2011). Neural tube defects. ACOG Practice Bulletin No. 44. Obstetrics and Gynecology, 102(1): 203-210.
  • Edwards SP, et al. (2007). Cleft lip and palate. In DM Laskin, AO Abubaker, eds., Oral and Maxillofacial Surgery, pp. 135-151. Chicago: Quintessence Publishing.
  • Hoffman WY (2012). Cleft lip and palate. In AK Lalwani, ed., Current Diagnosis and Treatment in Otolaryngology-Head and Neck Surgery, 3rd ed., pp. 345-361. New York: McGraw-Hill.
  • Klein U (2014). Oral medicine and dentistry. In WW Hay Jr et al., eds., Current Diagnosis and Treatment: Pediatrics, 21st ed., pp. 490-501. New York: McGraw-Hill.
  • Mossey PA, et al. (2009). Cleft lip and palate. Lancet, 374(9703): 1773-1785.
  • Rowe LD (2009). Congenital disorders of the oral cavity and lip section of Congenital anomalies of the head and neck. In JB Snow Jr, PA Wackym, eds., Ballenger's Otorhinolaryngology Head and Neck Surgery, 17th ed., pp. 835-838. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Shi M, et al. (2007). Orofacial cleft risk is increased with maternal smoking and specific detoxification-gene variants. American Journal of Human Genetics, 80(1): 76-90.
  • Wilcox AJ, et al. (2007). Folic acid supplements and risk of facial clefts: National population based case-control study. BMJ. Published online January 26, 2007 (doi:10.1136/bmj.39079.618287.0B).

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Adam David Schaffner, MD, FACS - Cirugía estética, Otolaringología

Revisado4 mayo, 2017