Lactancia: Pezones doloridos

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

El dolor al amamantar es señal de un problema y no debería ignorarse. Si bien es común tener dolor o sensibilidad en los pezones durante los primeros días del amamantamiento, esto debería mejorar. Un dolor o sensibilidad normal suele ocurrir por aproximadamente un minuto cuando el bebé se prende al seno (mama). Un dolor que es intenso o continuo o que se produce otra vez después de que parecía haberse resuelto es señal de un problema y debería corregirse. Otros problemas pueden incluir pezones agrietados, sangrantes o amoratados.

A veces, el dolor en los pezones se produce cuando el bebé comienza a succionar con más fuerza porque no obtiene leche rápidamente. Esto a menudo está causado por:

  • Una postura inadecuada.
  • Problemas para prenderse.
  • Una salida de la leche deficiente.
  • Pezones invertidos.

El dolor en los pezones y los senos también puede deberse a lo siguiente:

  • El bebé succiona por mimos sin una prendida adecuada después de quedarse dormido prendido al pecho.
  • Retirar la boca del bebé del pecho sin deshacer antes la succión.
  • El bebé tiene un frenillo corto (el frenillo conecta la lengua con el piso de la boca). Esto también se llama anquiloglosia.

Antes y durante el amamantamiento

  • Si su médico lo aprueba, tome una pequeña dosis de acetaminofén (como Tylenol) aproximadamente 30 minutos antes de amamantar.
  • Asegúrese de que su bebé se prenda correctamente. Vea una presentación de diapositivas sobre la prendida para saber cómo hacer que su bebé se prenda al seno.
  • Para reducir la molestia, comience a amamantar del lado que le duela menos por los primeros minutos; luego cambie al otro lado. La succión inicial del bebé suele ser la más intensa.
  • Exprima un poco de leche de los senos justo antes de una sesión de alimentación. Esto puede ayudar con la salida de la leche y a ablandar los pezones de modo que el bebé pueda prenderse fácil y suavemente.
  • Cambie la posición de su bebé con cada sesión. Esto cambia la presión de la boca del bebé a una parte distinta del seno.

Cuidado general del seno y tratamiento para pezones doloridos

  • Deje que se le seque algo de leche en los pezones. La leche materna contiene suavizantes naturales para la piel y anticuerpos para combatir infecciones, los cuales pueden ayudar a que sanen los pezones y se mantengan sanos.
  • Deje que los pezones se sequen al aire después de cada toma. Esto impide que la ropa se adhiera y le irrite el seno. Humedecer el pezón ayuda a despegar la ropa que se haya adherido.
  • Aplíquese lanolina modificada u otras pomadas o cremas especialmente formuladas hechas con ingredientes hipoalergénicos (como Lansinoh o lanolina modificada USP25).
  • Para reducir el dolor, aplíquese compresas frescas sobre los pezones después de amamantar. También pueden usarse almohadillas de gel sobre los pezones secos.
  • Si le duelen mucho los pezones, puede ser útil colocarse protectores mamarios dentro del sostén para impedir el contacto entre la ropa y los pezones.
  • Use protectores de hidrogel para ayudar a aliviar y sanar pezones doloridos o agrietados. Se usan por dentro del sostén y ayudan a mantener la humedad natural de la piel.
  • Use un sostén adecuado. Los sostenes de algodón con tirantes anchos que no se estiran ayudarán a darle soporte a sus senos sin irritarle los pezones. Los sostenes de lactancia se abren en cada copa para permitir el amamantamiento y dejar que los pezones se sequen con el aire. Si es más cómodo, use un sostén por la noche para tener soporte adicional.
  • Si le duelen mucho los pezones, pídale a su médico o consultor en lactancia que le revise la lengua a su bebé para ver si tiene un frenillo corto. Un frenillo corto (el cual conecta la lengua al piso de la boca) puede restringir el movimiento de la lengua del bebé y provocar dolor.

Asegúrese de comunicarse con su médico o consultor en lactancia si sigue teniendo los pezones doloridos y enrojecidos después de probar tratamiento casero por un día o dos.

Evite:

  • Protectores mamarios que tengan revestimientos de plástico.
  • La mayoría de las lociones y cremas de uso general. Estas no se recomiendan debido a que se desconoce el efecto que sus propiedades tienen tanto en los pezones como en su bebé.
  • Lavarse los pezones con jabón. El jabón elimina los lubricantes naturales de los pezones y los resecará.

Pezones agrietados o sangrantes

Si tiene los pezones agrietados o le sangran, puede seguir amamantando a su bebé. Para ayudar a aliviarle la molestia, siga los consejos de cuidado ofrecidos arriba. Llame a su médico o consultor en lactancia si amamantar le duele demasiado o si ha probado el tratamiento casero por 24 horas y no le ayuda.

Preste atención a señales de infección, como fiebre, síntomas seudogripales o una zona dolorida en el seno que podría estar enrojecida, caliente al tacto, o ambas cosas.

Llame a su médico ahora mismo si usted tiene:

  • Mayor dolor en una zona del seno.
  • Mayor enrojecimiento en una zona del seno o vetas rojizas que se extienden desde una zona del seno.
  • Secreción de pus del pezón o de otra zona del seno.
  • Una zona dura en el seno y usted no puede vaciar el seno.
  • Fiebre de 101°F (38.5°C) o más alta.

Llame hoy a su médico si usted tiene:

  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello o en las axilas.
  • Fiebre de menos de 101°F (38.5°C).

Información relacionada

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Pediatrics and American College of Obstetricians and Gynecologists (2012). Care of the newborn. In Guidelines for Perinatal Care, 7th ed. pp. 265-319. Elk Grove, IL: American Academy of Pediatrics.
  • Lawrence RM, Lawrence RA (2009). The breast and physiology of lactation. In RK Creasy et al., eds., Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine, 6th ed., pp. 125-142. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Pessel C, Tsai MC (2013). The normal puerperium. In AH DeCherney et al., eds., Current Diagnosis and Treatment Obstetrics and Gynecology, 11th ed., pp. 190-213. New York: McGraw-Hill.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Sarah A. Marshall, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva

Revisado21 noviembre, 2017