Lesión del ligamento lateral interno

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es una lesión del ligamento lateral interno (LLI)?

Una lesión del LLI es un esguince o desgarro del ligamento lateral interno. El ligamento lateral interno (LLI) es una banda de tejido en el interior de la rodilla. Conecta el hueso del muslo (fémur) con el hueso de la parte inferior de la pierna. El LLI impide que la rodilla se doble hacia adentro.

Usted puede lesionarse el LLI durante actividades que impliquen doblar, torcer o hacer un cambio brusco de dirección. Por ejemplo, puede lesionarse el LLI al jugar al fútbol americano o al fútbol (balompié) cuando se golpea la parte externa de la rodilla. Este tipo de lesión también puede ocurrir en el esquí y en otros deportes con muchos movimientos que implican parar y seguir, saltar o serpentear.

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que tenga hinchazón, dolor y sensibilidad. Varias horas después de haberse lesionado la rodilla, el dolor puede aumentar y podría tener más dificultades para mover la rodilla. Tal vez note algunos moretones.

¿Cómo se diagnostica una lesión de LLI?

El médico lo examinará y le preguntará sobre sus antecedentes de salud. También le preguntará cómo se lesionó la rodilla y sobre sus síntomas en el momento en que se lesionó.

Su médico le examinará la amplitud de movimiento, la hinchazón y la sensibilidad.

Es posible que le hagan algunas pruebas, como una radiografía o una resonancia magnética .

¿Cuál es el tratamiento?

La mayoría de las lesiones del LLI pueden tratarse en el hogar con reposo, hielo y medicamentos antiinflamatorios. Su médico puede sugerirle que use muletas y que se ponga una rodillera de protección que le permita mover un poco la rodilla.

Tal vez tenga que reducir su actividad por algunas semanas. Pero hacer movimientos suaves según el consejo de su médico le ayudará a sanar.

Un desgarro grave puede requerir cirugía. Pero esto no suele hacerse a menos que se haya lesionado también otras partes de la rodilla, como el ligamento cruzado anterior (LCA) o el menisco .

Su tratamiento dependerá de la gravedad de su lesión.

  • Las lesiones leves o de grado 1 suelen mejorar al cabo de 1 a 3 semanas y es posible que solo requieran tratamiento en el hogar junto con el uso de muletas por un corto tiempo.
  • Las lesiones moderadas o de grado 2 generalmente tardan alrededor de un mes en sanar. Tal vez tenga que usar una rodillera articulada y limitar el peso que carga sobre la pierna.
  • Las lesiones graves o de grado 3 pueden requerir usar una rodillera articulada por algunos meses y limitar el peso que carga en la pierna por entre 4 y 6 semanas.

Su médico puede recomendarle fisioterapia para aumentar su amplitud de movimiento y fortalecer los músculos cuádriceps e isquiotibiales.

Tratamiento en el hogar

  • Aplíquese hielo o una compresa fría sobre la rodilla de 10 a 20 minutos cada vez. Trate de hacerlo cada 1 o 2 horas (cuando esté despierto) durante los primeros 3 días después de la lesión o hasta que baje la hinchazón. Póngase un paño delgado entre el hielo y la piel.
  • Si su médico le recomendó usar muletas o una rodillera, úselas según las indicaciones.
  • Coloque la pierna sobre una almohada mientras se aplica hielo o cada vez que se siente o se acueste. Haga esto durante aproximadamente 3 días después de la lesión. Trate de mantener la pierna por encima del nivel del corazón. Esto ayudará a reducir la hinchazón.
  • Tome medicamentos antiinflamatorios para reducir el dolor y la hinchazón. Estos incluyen ibuprofeno (Advil, Motrin) y naproxeno (Aleve). Lea y siga todas las indicaciones en la etiqueta.
  • Utilice una rodillera, si su médico se la recomienda, para proteger y dar soporte a la rodilla mientras sana. Úsela según las indicaciones.
  • Haga ejercicios de estiramiento o fortalecimiento según las sugerencias de su médico.

¿Cuándo debe llamar al médico?

Llame a su médico ahora mismo o busque atención médica inmediata si:

  • Tiene dolor intenso o que está aumentando.
  • La hinchazón empeora.

Vigile muy de cerca los cambios en su salud, y asegúrese de comunicarse con su médico si no mejora como se esperaba.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado29 noviembre, 2017