Lesiones de los dedos del pie, de los pies y de los tobillos

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Las lesiones de los dedos del pie, de los pies o de los tobillos ocurren más comúnmente durante:

  • Deportes y actividades recreativas.
  • Tareas relacionadas con el trabajo.
  • Trabajos o proyectos en el hogar.

En los niños, la mayoría de las lesiones de los dedos del pie, de los pies o de los tobillos ocurren durante la práctica de deportes, durante los juegos o por caídas. El riesgo de tener una lesión es más alto en deportes con salto, como el básquetbol, o en deportes con cambio rápido de dirección, como el fútbol o el fútbol americano. Cualquier lesión en un hueso que se encuentre cerca de una articulación podría lesionar la placa de crecimiento (fisis) de un niño, y necesita ser evaluada.

Determinados deportistas, como bailarines, gimnastas o jugadores de fútbol o básquetbol, tienen un mayor riesgo de tener lesiones de los dedos del pie, de los pies o de los tobillos.

Los adultos mayores corren más riesgo de lesiones y fracturas, ya que con la edad se pierde masa muscular y fortaleza ósea ( osteopenia ). También tienen más problemas con la visión y el equilibrio, lo cual aumenta su riesgo de sufrir una lesión.

La mayoría de las lesiones menores sanan por sí solas y, por lo general, lo único que se necesita para aliviar los síntomas y fomentar la sanación es tratamiento en el hogar.

Lesión repentina (aguda)

Una lesión aguda puede ocurrir a causa de un golpe directo, una lesión penetrante, una caída o al torcerse, sacudirse, trabarse o doblarse una extremidad en forma anormal. El dolor podría ser repentino e intenso. Podrían desarrollarse moretones e hinchazón poco después de la lesión. Las lesiones agudas incluyen:

  • Moretones (contusiones) . Después de una lesión de tobillo, los moretones podrían extenderse a los dedos de los pies por el efecto de la gravedad.
  • Heridas punzantes . Los objetos afilados, como clavos, tachuelas, picahielos, cuchillos, dientes y agujas pueden causar heridas por punción. Estas aumentan el riesgo de infección pues son difíciles de limpiar y constituyen un lugar cálido y húmedo para que crezcan las bacterias. La bacteria Pseudomonas es una causa común de infecciones cuando una herida punzante ocurre a través de la suela del calzado deportivo.
  • Lesiones en los ligamentos que brindan soporte a las articulaciones.
  • Lesiones en los tendones , como tendones desgarrados en el talón ( tendón de Aquiles ). Es posible que los niños y adolescentes de entre 8 y 14 años tengan una afección conocida como enfermedad de Sever, que causa lesiones en el hueso en crecimiento donde se conecta el tendón de Aquiles. Por lo general, esto ocurre cuando se realiza actividad y se alivia con tratamiento en el hogar.
  • Lesiones en articulaciones ( esguinces ). Si el esguince no parece sanar, podría presentarse una afección conocida como osteocondritis disecante , que causa síntomas persistentes.
  • Tirones musculares ( distensiones ). Los músculos del pie y del tobillo se pueden distender y también se pueden desgarrar.
  • Huesos rotos ( fracturas ), como una fractura del dedo del pie .
  • Un hueso fuera de lugar ( dislocación ).
  • Lesiones por aplastamiento, que pueden causar síndrome compartimental .

Lesiones por uso excesivo

Las lesiones por uso excesivo ocurren cuando se ejerce demasiada tensión en una articulación o en otro tejido, a menudo al "hacer en exceso" una actividad o al repetir la misma actividad una y otra vez. Las lesiones por uso excesivo incluyen:

  • Bursitis retrocalcánea , que es la inflamación de la bursa. Esta afección causa hinchazón y sensibilidad en la parte posterior del talón y del tobillo. Por lo general, el dolor empeora al usar zapatos y cuando se realiza una actividad, y mejora durante el reposo.
  • Tendinitis o tendinosis (tendinopatía) de Aquiles , que es la degeneración de tejidos blandos en el tendón de Aquiles y alrededor de él, que conecta los músculos de la pantorrilla al hueso del talón.
  • Fractura por estrés , que es una fisura muy delgada en el hueso .
  • Fascitis plantar , que es una inflamación de la fascia plantar , un ligamento ancho y plano en la parte inferior del pie que se extiende desde la parte frontal del talón hasta la base de los dedos de los pies, y que ayuda a mantener el arco del pie.
  • Metatarsalgia, que es dolor en la parte frontal del pie o antepié.

Tratamiento

El tratamiento para las lesiones de los dedos del pie, de los pies o de los tobillos podría incluir medidas de primeros auxilios (como la aplicación de un aparato ortopédico, una tablilla o un yeso), un calzado especial (dispositivo ortopédico ), fisioterapia, medicamentos y, en algunos casos, cirugía. El tratamiento depende de lo siguiente:

  • La ubicación, el tipo y la gravedad de la lesión.
  • Cuándo ocurrió la lesión.
  • Su edad, su estado de salud general y sus actividades (como trabajo, deportes o pasatiempos).

Revise sus síntomas para decidir si debería ver a un médico y en qué momento.

Revise sus síntomas

¿Tiene alguna lesión en el dedo del pie, el pie o el tobillo?
Lesión en el pie, el tobillo o el dedo del pie
No
Lesión en el pie, el tobillo o el dedo del pie
¿Qué edad tiene?
Menos de 5 años
Menos de 5 años
5 años o más
5 años o más
¿Es usted hombre o mujer?
Hombre
Varón
Mujer
Mujer
¿Ha pasado más de un mes desde la lesión en el dedo del pie, el pie o el tobillo?
Lesión en el pie, el tobillo o el dedo del pie hace más de un mes
No
Lesión en el pie, el tobillo o el dedo del pie hace más de un mes
¿Se ha sometido a alguna cirugía de dedo del pie, de pie o de tobillo en el último mes?
Si un yeso, una tablilla (férula) o un aparato ortopédico son la causa del problema, siga las instrucciones que recibió acerca de cómo aflojarlos.
Cirugía en el pie, el tobillo o el dedo del pie el mes pasado
No
Cirugía en el pie, el tobillo o el dedo del pie el mes pasado
¿Cree que alguno de los dedos de los pies podría tener quemaduras por congelamiento?
Exposición a bajas temperaturas
No
Exposición a bajas temperaturas
¿Ha tenido algún trauma grave en las últimas 2 a 3 horas?
Traumatismo grave en las últimas 2 o 3 horas
No
Traumatismo grave en las últimas 2 o 3 horas
¿Tiene algún sangrado intenso que no se ha desacelerado con presión directa?
Sangrado intenso
No
Sangrado intenso
¿Tiene síntomas de choque ("shock")?
Symptoms of shock
No
Symptoms of shock
¿Tiene problemas para mover el pie o los dedos de los pies con normalidad?
Es posible que no pueda moverlos debido al dolor o a la hinchazón, o debido a que están fuera de su posición normal.
Dificultad para mover el pie
No
Dificultad para mover el pie
¿Puede mover los dedos de los pies, el pie y el tobillo en alguna medida?
Puede mover el pie, el tobillo y los dedos del pie
No
No puede mover el pie, el tobillo y los dedos del pie
¿Ha tenido problemas para mover el pie o los dedos de los pies durante más de 2 días?
Dificultad para mover el pie durante más de 2 días
No
Dificultad para mover el pie durante más de 2 días
¿Hay algún dolor en los dedos de los pies, el pie o el tobillo?
Dolor en el pie, el tobillo o los dedos del pie
No
Dolor en el pie, el tobillo o los dedos del pie
¿Qué tan fuerte es el dolor en una escala del 0 al 10, si 0 es ningún dolor y 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse?
5 a 10: Dolor moderado a grave
Dolor de moderado a intenso
1 a 4: Dolor leve
Dolor leve
El dolor:
¿Ha empeorado?
El dolor está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
El dolor no ha cambiado
¿Ha mejorado?
El dolor está mejorando
¿Tiene algún dolor en los dedos de los pies, el pie o el tobillo?
Dolor en el pie, el tobillo o los dedos del pie
No
Dolor en el pie, el tobillo o los dedos del pie
¿Qué tan fuerte es el dolor en una escala de 0 a 10, si 0 es ningún dolor y 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse?
8 a 10: Dolor grave
Dolor intenso
5 a 7: Dolor moderado
Dolor moderado
1 a 4: Dolor leve
Dolor leve
El dolor:
¿Ha empeorado?
El dolor está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
El dolor no ha cambiado
¿Ha mejorado?
El dolor está mejorando
¿El dolor ha durado más de 2 días?
Dolor durante más de 2 días
No
Dolor durante más de 2 días
¿El pie o alguno de los dedos de los pies tienen un color azul, o están muy pálidos o fríos y son diferentes del otro pie o los otros dedos de los pies?
Si el pie o la pierna están en un yeso, una tablilla (férula) o un aparato ortopédico, siga las instrucciones que recibió acerca de cómo aflojarlos.
El pie o los dedos del pie están azulados, muy pálidos o fríos y diferentes del otro pie o dedos del pie
No
El pie o los dedos del pie están azulados, muy pálidos o fríos y diferentes del otro pie o dedos del pie
¿Alguna parte de un dedo del pie ha sido amputada parcialmente o por completo?
Parte del dedo del pie seccionado
No
Parte del dedo del pie seccionado
¿Abarca más que la punta del dedo del pie o que la mitad del tamaño de una moneda de diez centavos, o puede ver el hueso?
Enjuague suavemente para eliminar cualquier suciedad, envuelva la parte amputada en un trapo limpio, coloque la parte envuelta en una bolsa de plástico, ponga la bolsa sobre hielo para mantener fresco el dedo y llévela al hospital.
Se ha seccionado más que la punta del dedo del pie
No
Se ha seccionado más que la punta del dedo del pie
¿Hay alguna hinchazón o algún moretón?
Swelling or bruising
No
Swelling or bruising
¿Tuvo hinchazón o moretones en los 30 minutos siguientes a la lesión?
Swelling or bruising within 30 minutes of injury
No
Swelling or bruising within 30 minutes of injury
¿La hinchazón ha durado más de 2 días?
Swelling for more than 2 days
No
Swelling for more than 2 days
¿Tiene debilidad, entumecimiento u hormigueo en el pie que ha durado más de una hora?
Debilidad es no poder usar el pie o los dedos de los pies con normalidad, sin importar cuánto se esfuerce. Es posible que el dolor o la hinchazón hagan que le resulte difícil mover el pie o los dedos de los pies, pero esto no es lo mismo que tener debilidad.
Entumecimiento durante más de 1 hora
No
Entumecimiento durante más de 1 hora
¿Cree que la lesión puede haber sido causada por maltrato?
La lesión puede deberse al abuso
No
La lesión puede deberse al abuso
Síntomas de infección
No
Síntomas de infección
¿Cree que el problema podría estar causando fiebre?
Algunos problemas óseos y articulares pueden causar fiebre.
Posible fiebre
No
Posible fiebre
¿Hay vetas rojizas que se alejan del área o pus que drena de ella?
Vetas rojizas o pus
No
Vetas rojizas o pus
¿Tiene diabetes, un sistema inmunitario debilitado , enfermedad arterial periférica o algún elemento quirúrgico en el área?
"Elemento" incluye cosas como articulaciones artificiales, placas o tornillos, catéteres y bombas de administración de medicamentos.
Diabetes, problemas inmunitarios, enfermedad de las arterias periféricas o equipo quirúrgico en la zona afectada
No
Diabetes, problemas inmunitarios, enfermedad de las arterias periféricas o equipo quirúrgico en la zona afectada
¿El pie está atrapado en algo, como un frasco o un juguete?
El pie está aprisionado
No
El pie está aprisionado
¿Se le clavó algún objeto en el dedo del pie o en el pie?
Esto podría ser un clavo, una aguja o un trozo grande de madera, metal o plástico.
El objeto estaba incrustado
No
El objeto estaba incrustado
¿El objeto aún está en el pie?
El objeto sigue incrustado
No
El objeto sigue incrustado
¿El objeto atravesó un zapato o una bota?
Un objeto que tiene la fuerza suficiente como para atravesar un zapato puede causar una lesión grave en el pie. Las heridas punzantes en la planta del pie también tienen un alto riesgo de infección.
Un objeto penetró un zapato o una bota
No
Un objeto penetró un zapato o una bota
¿Cree que podría necesitar una vacuna antitetánica ?
Podría necesitar una vacuna antitetánica
No
Podría necesitar una vacuna antitetánica
¿Ha tenido síntomas durante más de una semana?
Síntomas durante más de una semana
No
Síntomas durante más de una semana

Muchos factores pueden afectar la forma en que el cuerpo responde a un síntoma y qué tipo de atención podría necesitar. Estos incluyen:

  • Su edad. Los bebés y los adultos mayores tienden a enfermarse con más rapidez.
  • Su estado de salud general. Si tiene una afección, como diabetes, VIH, cáncer o enfermedad cardíaca, es posible que deba prestar especial atención a determinados síntomas y buscar atención antes.
  • Los medicamentos que toma. Determinados medicamentos, remedios herbales y suplementos pueden causar síntomas o empeorarlos.
  • Hechos relacionados con la salud recientes, como una cirugía o una lesión. Estos tipos de hechos pueden causar síntomas más adelante o agravarlos.
  • Sus hábitos de salud y su estilo de vida, como los hábitos alimentarios y de ejercicio, el hábito de fumar, el consumo de alcohol o de drogas, los antecedentes sexuales y los viajes.

Pruebe el tratamiento en el hogar

Usted respondió todas las preguntas. En función de sus respuestas, es posible que pueda resolver este problema en el hogar.

  • Pruebe el tratamiento en el hogar para aliviar los síntomas.
  • Llame a su médico si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud (por ejemplo, si los síntomas no mejoran como debería esperar). Es posible que necesite atención antes.

Dolor en adultos y niños mayores

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que no puede soportarlo por más de algunas horas, no puede dormir y no puede hacer nada más excepto concentrarse en el dolor.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El dolor es lo suficientemente intenso como para perturbar sus actividades normales y el sueño, pero lo puede tolerar durante horas o días. Moderado también puede significar dolor que aparece y desaparece incluso si es intenso cuando está presente.
  • Dolor leve (de 1 a 4): Usted nota el dolor, pero no es lo suficientemente intenso como para perturbarle el sueño o las actividades.

Un traumatismo importante es cualquier episodio que pueda causar una lesión muy grave, como:

  • Una caída desde más de 10 pies (3.1 m) [más de 5 pies (1.5 m) para niños menores de 2 años y adultos mayores de 65 años].
  • Un choque en el que alguno de los vehículos involucrados fuera a una velocidad de más de 20 millas (32 km) por hora.
  • Cualquier evento que cause sangrado intenso que no pueda controlar.
  • Cualquier evento lo suficientemente fuerte como para producir una fractura grave en un hueso grande (como el hueso de un brazo o de una pierna).

Dolor en niños menores de 3 años

Puede ser difícil saber cuánto dolor siente un bebé o un niño pequeño.

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que el bebé no puede dormir, no puede estar cómodo y llora constantemente sin importar lo que usted haga. Es posible que el bebé patee, cierre los puños o haga muecas.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El bebé está muy molesto, se aferra mucho a usted y podría tener problemas para dormir, pero responde cuando usted intenta calmarlo.
  • Dolor leve (de 1 a 4): El bebé está un poco molesto y se aferra un poco a usted, pero responde cuando usted intenta calmarlo.

Dolor en niños de 3 años y mayores

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que el niño no puede soportarlo por más de algunas horas, no puede dormir y no puede hacer nada más excepto concentrarse en el dolor. Nadie puede tolerar un dolor intenso durante más de algunas horas.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El dolor es lo suficientemente fuerte como para perturbar las actividades normales y el sueño del niño, pero el niño puede tolerarlo durante horas o días.
  • Dolor leve (de 1 a 4): El niño nota el dolor y podría quejarse de eso, pero no es lo suficientemente intenso como para perturbarle el sueño o las actividades.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los síntomas de choque (la mayoría de estos estarán presentes) incluyen:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Sentir mucho mareo o aturdimiento, como si estuviera por desmayarse.
  • Sentirse muy débil o tener problemas para estar de pie.
  • No sentirse alerta ni capaz de pensar claramente. Es posible que se sienta confuso, inquieto, temeroso o incapaz de responder preguntas.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los síntomas de choque en un niño podrían incluir:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Mucha somnolencia o dificultad para despertarlo.
  • No responde cuando lo tocan o le hablan.
  • Respira mucho más rápido de lo habitual.
  • Actúa confuso. Es posible que el niño no sepa dónde está.

Con sangrado intenso, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • Sale sangre a chorros de la herida.
  • El sangrado no se detiene ni se reduce al aplicar presión.
  • La sangre empapa rápidamente una venda tras otra.

Con sangrado moderado, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • El sangrado se reduce o se detiene al aplicar presión, pero comienza nuevamente si deja de presionar.
  • La sangre puede empapar algunas vendas, pero no en forma rápida ni descontrolada.

Con sangrado leve, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • El sangrado se detiene por sí solo o al aplicar presión.
  • El sangrado se detiene o se reduce a supuración o goteo después de 15 minutos de aplicar presión. Es posible que exude o gotee por un máximo de 45 minutos.

Cuando un área se vuelve azulada, muy pálida o fría, puede significar que ha habido un cambio repentino en el riego sanguíneo del área. Esto puede ser grave.

Existen otros motivos para los cambios en el color y en la temperatura. Los moretones a menudo son azulados. Una extremidad podría ponerse azulada o pálida si la deja en una posición durante demasiado tiempo, pero regresa al color normal después de moverla. Lo que debe buscar es un cambio en el aspecto del área (se vuelve azulada o pálida) y en cómo se siente (se vuelve fría al tacto), y este cambio no desaparece.

Síntomas de infección pueden incluir:

  • Aumento del dolor, la hinchazón, la temperatura o el enrojecimiento en la zona o a su alrededor.
  • Vetas rojas que emanan de la zona.
  • Pus que supura de la zona.
  • Fiebre.

Determinadas afecciones de salud y medicamentos debilitan la capacidad del sistema inmunitario de combatir las infecciones y las enfermedades. Algunos ejemplos en los adultos son:

  • Enfermedades como diabetes, cáncer, enfermedades cardíacas y VIH/SIDA.
  • Problemas a largo plazo con el alcohol y las drogas.
  • Medicamentos esteroides, que pueden usarse para tratar una variedad de afecciones.
  • Quimioterapia y radioterapia para el cáncer.
  • Otros medicamentos usados para tratar la enfermedad autoinmunitaria.
  • Medicamentos que se hayan tomado después de un trasplante de órganos.
  • No tener bazo.

Es posible que necesite una vacuna antitetánica dependiendo del grado de suciedad de la herida y del tiempo que haya pasado desde su última vacuna.

  • Para una herida sucia con elementos como polvo, saliva o heces, es posible que necesite una vacuna si:
    • No se ha puesto una vacuna antitetánica en los últimos 5 años.
    • No sabe cuándo se puso su última vacuna.
  • Para una herida limpia, es posible que necesite una vacuna si:
    • No se ha puesto una vacuna antitetánica en los últimos 10 años.
    • No sabe cuándo se puso su última vacuna.

Busque atención hoy

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención pronto. Probablemente, el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico hoy para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención hoy.
  • Si sucede por la noche, preste atención a los síntomas y busque atención por la mañana.
  • Si los síntomas empeoran, busque atención antes.

Busque atención ahora

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención de inmediato. Es probable que el problema empeore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico ahora para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención en la siguiente hora.
  • No necesita llamar a una ambulancia, a menos que:
    • No pueda viajar en forma segura conduciendo usted mismo o pidiéndole a alguien que le lleve.
    • Esté en un área en la que haya mucho tránsito u otros problemas que podrían retrasarle.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de emergencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de emergencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

Aplique presión directa y constante en la herida hasta que llegue ayuda. Mantenga el área elevada si puede.

Programe una cita

En función de sus respuestas, es posible que el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Programe una cita para consultar a su médico en las próximas 1 a 2 semanas.
  • Si corresponde, pruebe el tratamiento en el hogar mientras espera la cita.
  • Si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud, llame a su médico. Es posible que necesite atención antes.
Problemas en los dedos de los pies, pies y tobillos, no relacionados con lesiones
Problemas posoperatorios
Exposición a temperaturas bajas

Tratamiento en el hogar

La mayoría de las lesiones menores sanan por sí solas y, por lo general, lo único que se necesita para aliviar los síntomas y fomentar la sanación es tratamiento en el hogar. Pero si sospecha que podría tener una lesión más grave, utilice medidas de primeros auxilios mientras hace los arreglos necesarios para que su médico le realice una evaluación.

Primeros auxilios si se sospecha que hay un hueso roto

  • Si hay un hueso que sale a través de la piel, no trate de volver a meterlo. Es mejor no tocar el hueso y cubrir la zona con una venda limpia.
  • Es importante controlar el sangrado de la lesión.
  • Asegúrese de quitarse todas las tobilleras o los anillos de inmediato. Puede ser difícil quitar las joyas una vez que hay hinchazón, lo cual a su vez puede ocasionar otros problemas graves, como compresión de los nervios y flujo de sangre restringido.
  • Trate de liberar el dedo del pie o el pie atrapados si quedaron atascados en un objeto, como una cañería, un juguete o un frasco.

Si se aplica un yeso o una tablilla, asegúrese de mantenerlos secos y trate de mover la parte no lesionada de la extremidad con la mayor normalidad posible, a fin de ayudar a mantener la fuerza y el tono musculares. Su médico le dará instrucciones de cómo cuidar el yeso o la tablilla .

Tratamiento en el hogar para un dedo adolorido o torcido

  • Para el dolor y la hinchazón se recomienda reposo, hielo, compresión y elevación .
  • Si usted no tiene diabetes ni enfermedad arterial periférica , el dedo en el que siente dolor o que se ha torcido puede ser vendado junto con el dedo no lesionado que se encuentra a su lado. Proteja la piel colocando una almohadilla suave, como de fieltro o de espuma, entre los dedos de los pies antes de vendarlos juntos. Es posible que deba vendarse el dedo lesionado entre 2 y 4 semanas para que sane. Si el dedo del pie lesionado le duele más después de haberlo vendado, quite la venda. Luego, revise sus síntomas de nuevo.

Tratamiento en el hogar para una lesión menor del pie o del tobillo

Si usted tiene una lesión menor, pruebe medidas de tratamiento en el hogar para aliviar el dolor, la hinchazón y la rigidez.

  • Asegúrese de quitarse todos los anillos, las tobilleras o cualquier otra joya que tenga alrededor de la pierna o del tobillo. Será más difícil quitarse las joyas después si la hinchazón aumenta.
  • Repose, utilice hielo, compresión y elevación para aliviar el dolor y la hinchazón.
  • Limpie la herida en la piel tan pronto como sea posible para ayudar a prevenir una infección, cicatrices y tatuajes de la piel debido a la suciedad que quede en la herida. La bacteria Pseudomonas es una causa común de infecciones cuando una herida punzante ocurre a través de la suela del calzado deportivo.
  • Si siente dolor por la sangre debajo de una uña, puede drenarla para aliviar el dolor.
  • Camine o soporte peso en el pie afectado siempre y cuando no sea doloroso. Si es doloroso y el dolor continúa, evalúe los síntomas nuevamente.
  • Masajee o frote suavemente la zona para aliviar el dolor y estimular el flujo de sangre. No masajee la zona de la lesión si esto le causa dolor.
  • Durante las primeras 48 horas después de la lesión, evite aquellas cosas que podrían aumentar la hinchazón en la zona lesionada, como duchas calientes, bañeras de hidromasaje, compresas calientes o bebidas alcohólicas.
  • Después de 48 a 72 horas, si la hinchazón ha desaparecido, aplique calor y empiece a hacer ejercicios suaves para ayudar a restaurar y mantener la flexibilidad. Algunos expertos recomiendan alternar entre tratamientos con calor y con frío ( baños de contraste ).
  • Comience los ejercicios usando el proceso MSA (ejercicio suave). MSA es la sigla en inglés de movimiento, fuerza y actividades alternativas.
    • Movimiento. Restablezca una amplitud de movimiento completa tan pronto como pueda después de una lesión. Después de 24 a 48 horas de reposo, comience a mover la zona lesionada. Interrumpa cualquier actividad si le causa dolor y permita un mayor reposo de la zona lesionada. El estiramiento suave evitará la formación de tejido cicatricial que podría disminuir el movimiento.
    • Fuerza. Una vez que haya desaparecido la hinchazón y que se haya restablecido la amplitud de movimiento, comience a realizar esfuerzos graduales para fortalecer la zona lesionada.
    • Actividades alternativas. Después de los primeros días, pero mientras la lesión continúa sanando, incorpore lentamente ejercicios regulares por medio de actividades o deportes que no distiendan la zona lesionada. Si determinadas actividades le causan dolor, deje de realizarlas, pero continúe realizando los demás ejercicios.

Ejercicios de amplitud de movimiento

Comience a realizar ejercicios suaves de amplitud de movimiento inmediatamente después de su lesión mientras tiene hielo en el tobillo. Realice una serie de ejercicios y repítalos de 10 a 30 veces. Realice cada serie de 3 a 5 veces al día.

Intente hacer los siguientes ejercicios de amplitud de movimiento sencillos:

  • Trace el alfabeto con los dedos del pie, fomentando el movimiento del tobillo en todas direcciones.
  • Siéntese en una silla con el pie apoyado en el piso. Mueva la rodilla lentamente de lado a lado mientras mantiene el pie apoyado con presión en el piso.

Enrolle una toalla . Mientras está sentado, coloque una toalla de mano en un piso liso, como de madera o de baldosas de cerámica. Mientras mantiene el talón en el suelo, enrosque los dedos de los pies y tome la toalla con los dedos de los pies para apretar la toalla. Suéltela y continúe apretando con los dedos a lo largo de toda la toalla. Cuando llegue al final de la toalla, revierta la acción tomando la toalla con los dedos de los pies, apretándola y alejándola de usted. Repita el ejercicio hasta que haya alejado de usted toda la toalla.

Ejercicios de estiramiento

Alrededor de 48 a 72 horas después de la lesión, comience a hacer los ejercicios para estirar el tendón de Aquiles , que conecta los músculos de la pantorrilla en la parte posterior de la parte inferior de la pierna al hueso en la base del talón.

Estiramiento con toalla . Si no puede ponerse de pie, siéntese con la rodilla estirada y una toalla pasada alrededor del antepié. Suave y lentamente tire de la toalla hacia atrás durante alrededor de 15 a 30 segundos hasta que sienta que la pantorrilla se estira. Repítalos de 2 a 4 veces. En los esguinces de tobillo moderados a graves, al principio podría ser demasiado doloroso estirar los dedos de los pies lo suficiente como para sentir un estiramiento en la pantorrilla. Tenga precaución y deje que el dolor sea su guía. Un poco de dolor es normal, pero no debería sentir dolor moderado a intenso. Haga este ejercicio 2 o 3 veces cada día durante alrededor de una semana. Luego, convierta los estiramientos del tendón de Aquiles en una parte de su rutina diaria para mantener la flexibilidad.

Estiramiento de la pantorrilla . Si puede ponerse de pie, usted puede hacer este ejercicio frente a una pared con las manos al nivel de los hombros sobre la pared. Coloque el pie lesionado detrás del otro pie, con los dedos hacia adelante. Mantenga los talones hacia abajo y la pierna de atrás estirada. Lentamente, flexione la rodilla del frente hasta que sienta que la pantorrilla se estira en la pierna de atrás. Repita como se explicó antes.

Ejercicios de fortalecimiento

Una vez que pueda soportar peso sin que aumenten el dolor o la hinchazón, comience los ejercicios de fortalecimiento muscular. Estos ejercicios deberían hacerse entre 3 y 5 segundos. Haga de 15 a 20 repeticiones, una o dos veces al día, por entre 2 y 4 semanas, según la gravedad de la lesión.

Comience por sentarse con un pie apoyado completamente en el piso y empújelo hacia afuera contra un objeto inmóvil, como una pared o un mueble pesado. Después de que se sienta cómodo con esto, intente utilizar tubos de goma pasados alrededor de la parte externa de los pies para obtener resistencia.

Mientras aún está sentado, apoye los pies juntos en el suelo. Presione el pie lesionado hacia adentro contra el otro pie.

A continuación, coloque el talón del otro pie sobre el que está lesionado. Empuje hacia abajo con el talón de arriba mientras intenta empujar hacia arriba con el pie lesionado.

Ejercicios de equilibrio y control

Cuando pueda ponerse de pie sin dolor, usted puede comenzar los ejercicios de equilibrio y control . Puede comenzar por mantenerse de pie en la puerta de entrada y sostenerse del marco de la puerta suavemente. Cuando pueda hacerlo durante 60 segundos, intente agregar los movimientos avanzados que aparecen en el próximo nivel.

Manténgase de pie solo sobre su pie lesionado y mantenga los brazos:

  • A un lado con los ojos abiertos.
  • Cruzados en el pecho con los ojos abiertos.
  • A un costado y cierre los ojos.
  • Cruzados en el pecho y cierre los ojos.

Haga seis repeticiones, manteniendo la posición durante 60 segundos, una vez al día.

Cuídese bien los pies

No fume ni consuma otros productos derivados del tabaco. Fumar retrasa la sanación debido a que reduce la irrigación sanguínea y retrasa la reparación del tejido. Para obtener más información, vea el tema Cómo dejar de fumar .

Medicamentos que puede comprar sin receta
Pruebe algún medicamento de venta libre para tratar el dolor:

Hable con el médico de su hijo antes de alternar entre dosis de acetaminofén e ibuprofeno. Cuando alterna entre dos medicamentos, existe la posibilidad de que le administre demasiado medicamento a su hijo.

Consejos de seguridad
Asegúrese de seguir estos consejos de seguridad cuando use medicamentos de venta libre:
  • Lea y siga cuidadosamente todas las instrucciones que vienen en el frasco y la caja del medicamento.
  • No tome más de la dosis recomendada.
  • No tome un medicamento si ha tenido alguna reacción alérgica a este en el pasado.
  • Si le han dicho que evite tomar un medicamento, llame a su médico antes de tomarlo.
  • Si está o pudiera estar embarazada, no tome ningún medicamento salvo acetaminofén, a menos que su médico se lo haya indicado.
  • No le dé aspirina a ninguna persona de menos de 20 años , a menos que su médico le indique que lo haga.

Síntomas a los que debe prestar atención durante el tratamiento en el hogar

Llame a su médico si ocurre alguna de las siguientes situaciones durante el tratamiento en el hogar:

  • Tiene dolor o hinchazón.
  • Tiene señales de infección .
  • Tiene entumecimiento, hormigueo o piel fría y pálida.
  • Los síntomas no mejoran con tratamiento en el hogar.
  • Los síntomas se vuelven más graves o más frecuentes.

Prevención

Los siguientes consejos podrían prevenir las lesiones de los dedos del pie, de los pies o de los tobillos.

Consejos para los dedos del pie, para los pies y para los tobillos

  • Evite los problemas usando buen calzado . Use calzado cómodo y que le dé apoyo.
  • No camine descalzo en lugares como calles y parques donde usted tiene un mayor riesgo de pisar un objeto.
  • Use un tapete de goma para estar de pie si su trabajo requiere que se encuentre de pie sobre superficies duras. Esto ayudará a reducir el esfuerzo sobre los pies.
  • Compre a menudo calzado nuevo para correr. Los expertos recomiendan zapatillas nuevas cada 3 meses o después de 500 millas de uso (800 kilómetros). Es posible que el calzado con uso excesivo no absorba bien el impacto ni proporcione tracción o protección.
  • Reduzca su riesgo de volver a lesionarse vendando el pie o el tobillo o usando un aparato ortopédico que le dé apoyo durante las actividades o al hacer ejercicio cuando exista el riesgo de lesión.
  • Prevenga ampollas causadas por calzado o medias que no calcen bien.
  • Haga ejercicios para el dolor y la rigidez del talón . Esto es especialmente importante para los deportistas antes de participar en deportes. También es útil para las personas que no hacen deporte.
  • Para ayudar a prevenir lesiones y problemas en los pies:
    • Utilice un buen calzado deportivo que tenga suela que amortigüe (especialmente los talones) y con buen soporte del arco. Un fisioterapeuta, ortopedistas, podiatra y profesional de la salud especializado en medicina del deporte puede aconsejarle.
    • Compre calzado nuevo cada pocos meses porque el acolchado se desgasta. También compre calzado nuevo si el dibujo de la base o los tacones se desgastan. El costo vale la pena para prevenir problemas continuos (crónicos) en los tobillos o los pies.
    • Sea razonable en su entrenamiento:
      • Estire los músculos de los pies, los tobillos y las piernas antes y después del ejercicio.
      • Evite aumentar rápidamente la cantidad de millas que corre, ya sea corriendo o caminando cuesta arriba y corriendo en superficies duras, como concreto.
      • Evite esprintar (correr rápidamente durante un período corto) de manera excesiva.
  • Nunca corte callosidades ni callos con una cuchilla de afeitar o una navaja.
  • Evite los problemas o las lesiones en los pies , especialmente si usted tiene diabetes .

Reduzca las caídas

Recomendaciones de prevención general

  • Utilice un banco. No se pare en sillas u otros objetos inestables.
  • Utilice equipos de protección al hacer deporte o actividades recreativas, como patinar sobre ruedas o jugar fútbol, para evitar que usted o su hijo se lesionen. Las tablillas (férulas) de sostén pueden reducir su riesgo de tener una lesión.
  • Mantenga un peso razonable para su estatura.
  • Estírese para calentar los músculos antes y después del ejercicio físico, los deportes o las actividades recreativas.
  • Camine en forma regular para mejorar la circulación, aumentar la flexibilidad, reducir la fatiga y estimular el desarrollo de huesos y músculos.
  • Utilice las técnicas (movimientos) o las posiciones correctas durante las actividades para no distenderse los músculos.
  • Evite el uso excesivo del pie y del tobillo para hacer movimientos reiterados que puedan lesionar la bursa o el tendón. En las rutinas o los pasatiempos diarios, examine las actividades en las cuales haga movimientos reiterados.
  • Si cree que determinadas actividades en su lugar de trabajo están causando dolor o molestias a causa del uso excesivo, hable con su departamento de recursos humanos para obtener información sobre maneras alternativas de hacer su trabajo o para hablar sobre la posibilidad de modificar los equipos o sobre la asignación de otros trabajos.

Mantenga fuertes los huesos

  • Siga una dieta nutritiva con abundante calcio y vitamina D , la cual ayuda al cuerpo a absorber el calcio. El calcio se encuentra en productos lácteos como leche, queso y yogur, en las verduras de hoja verde oscura como el brócoli y en otros alimentos.
  • Haga ejercicio y manténgase activo. Lo mejor es hacer ejercicio con el propio peso corporal, como caminar, trotar, subir escaleras, bailar o levantar pesas, durante 2½ horas por semana. Una forma de hacer esto es estar activo 30 minutos al día, por lo menos 5 días a la semana. Además de ejercicios con el propio peso corporal, los expertos recomiendan que usted también haga ejercicios de resistencia por lo menos 2 días a la semana. Hable con su médico sobre algún programa de ejercicios que sea adecuado para usted. Empiece lentamente, en especial si no ha estado activo. Para obtener más información, vea el tema Actividad física .
  • No beba más de 2 bebidas alcohólicas al día si es hombre o 1 bebida alcohólica al día si es mujer. Las personas que beben más de eso pueden tener más riesgo de debilitamiento de los huesos ( osteoporosis ). El consumo de alcohol también eleva las posibilidades de caerse y romperse un hueso.
  • No fume ni consuma otros productos derivados del tabaco. Fumar aumenta mucho su riesgo de tener osteoporosis. También interfiere con la irrigación sanguínea y la sanación. Para obtener más información, vea el tema Cómo dejar de fumar .

Posible maltrato

Las lesiones, como moretones, quemaduras, fracturas, cortes o perforaciones, podrían ser una señal de maltrato . Debe sospecharse la existencia de un posible maltrato cuando una lesión no puede explicarse o no concuerda con la explicación, cuando ocurren lesiones reiteradas o cuando cambian las explicaciones de la causa de una lesión. Es posible que pueda prevenir más maltrato denunciándolo y buscando ayuda.

Cómo prepararse para su cita

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita .

Usted puede ayudar a su médico a diagnosticar y a tratar su afección preparándose para responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son sus síntomas principales?
  • ¿Por cuánto tiempo ha tenido síntomas?
  • ¿Cómo y cuándo ocurrió la lesión? ¿Cómo se trató?
  • ¿Puede caminar, o camina con dificultad?
  • ¿Ha tenido alguna lesión en la misma zona en el pasado? ¿Tiene algún problema continuo debido a la lesión previa?
  • ¿Qué actividades relacionadas con los deportes, con el trabajo o con su estilo de vida hacen que sus síntomas mejoren o empeoren?
  • ¿Qué medidas de tratamiento en el hogar ha probado? ¿Le ayudaron?
  • ¿Qué medicamentos sin receta ha tomado? ¿Le ayudaron?
  • ¿Tiene algún riesgo de salud ?

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisado18 julio, 2017