Lumbalgia: ¿Debería someterme a una manipulación vertebral?

Saltar a la barra de navegación

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Lumbalgia: ¿Debería someterme a una manipulación vertebral?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Someterse a una manipulación vertebral para su lumbalgia con o sin otros tratamientos.
  • No someterse a una manipulación vertebral. Probar en cambio cosas como calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hace sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.

Si sus síntomas son intensos o están empeorando, o si tiene nuevos síntomas, asegúrese de decírselo a su médico.

Puntos clave para recordar

  • La manipulación vertebral se hace para aliviar el dolor y ayudar a que el cuerpo funcione mejor. Al igual que la mayoría de los tratamientos para el dolor en la parte baja de la espalda, funciona para algunas personas pero no para otras.
  • La manipulación vertebral puede funcionar tan bien como otros tratamientos para la lumbalgia, tanto si el dolor es nuevo como si lo ha tenido por mucho tiempo. Pero el alivio del dolor podría durar solo un corto tiempo.
  • La manipulación vertebral tal vez tenga más probabilidad de ayudar con el dolor en la espalda que de ayudar con el dolor en la pierna. Pero puede ayudar con ambos.
  • Todos los tratamientos para la lumbalgia tienen posibles efectos secundarios. Después de la manipulación vertebral, algunas personas se sienten cansadas o doloridas. Los problemas graves son muy poco frecuentes. La manipulación vertebral es segura cuando la realiza un proveedor de atención de salud capacitado.
  • La mayoría de las personas con dolor en la parte baja de la espalda pueden mejorar con un buen tratamiento en el hogar como usar calor o hielo, mantenerse activas y hacer ciertos ejercicios. Otras personas pueden sentirse mejor cuando prueban cosas como medicamentos, fisioterapia, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hacen sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.
  • No importa qué tratamiento para el dolor de espalda elija usted, aprenda a cuidarse la espalda. Manténgase activo y haga ejercicios que ayuden a los músculos a sostener mejor las articulaciones. Un buen cuidado personal le ayudará a mantener la espalda fuerte y a sentirse mejor.
PMCs

¿Qué es la manipulación vertebral?

La manipulación vertebral, también llamada ajuste vertebral, es una terapia que usa presión sobre una articulación de la columna vertebral. Se usa para aliviar el dolor y ayudar a que el cuerpo funcione mejor. La manipulación puede hacerse con las manos o con un dispositivo especial. La fuerza cuidadosa y controlada que se aplica en la articulación puede variar de suave a fuerte y de lenta a rápida. A veces, se trabaja también en otras articulaciones del cuerpo para ayudar a tratar la columna vertebral.

La manipulación vertebral puede usarse con otros tratamientos. Estos pueden incluir calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura, cambiar el modo en que hace sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.

¿Cuál es la efica cia de la manipulación vertebral para la lumbalgia?

La manipulación vertebral puede funcionar tan bien como otros tratamientos para el dolor en la parte baja de la espalda, ya sea si el dolor es nuevo o si lo ha tenido por mucho tiempo. Pero el alivio del dolor podría durar solo un corto tiempo. Al igual que la mayoría de los tratamientos para la parte baja de la espalda, la manipulación vertebral funciona para algunas personas pero no para otras.

¿Cómo se elige a alguien para que le haga la manipulación vertebral?

Si está buscando un proveedor de atención de la salud que esté capacitado en hacer manipulación vertebral, pregúnteles a amigos acerca de quién les gusta y quién no les gusta, y por qué. Verifique los antecedentes y la educación de los proveedores en los que usted está interesado. Podría ser útil hacer una visita para asegurarse de que se sienta cómodo con el estilo de práctica del proveedor.

Los proveedores de atención de la salud que suelen estar capacitados para hacer manipulación vertebral incluyen:

Hágale saber a su médico de familia acerca de sus otros proveedores y de los tratamientos que está recibiendo.

Algunos planes de seguro de salud cubren la atención quiropráctica. Si tiene seguro, fíjese si su plan cubre este tratamiento.

¿Cuáles son los riesgos de la manipulación vertebral?

La manipulación vertebral es segura cuando la realiza un proveedor de atención de la salud capacitado. Algunas personas se sienten cansadas o doloridas después del tratamiento.

Un problema nervioso muy poco común pero grave, el cual puede causar debilidad o un problema de vejiga o de los intestinos, puede estar relacionado con la manipulación vertebral. Pero algunos especialistas cuestionan si está relacionado o no.

La manipulación vertebral no se recomienda para personas que tienen ciertos problemas de salud como osteoporosis , fracturas óseas o espondilolistesis .

Algunos tipos de manipulación vertebral pueden empeorar determinados problemas de la espalda. Esto es porque la fuerza en la articulación puede comprender movimientos fuertes y rápidos. Este nivel de fuerza puede causar problemas para personas que tienen ciática o estenosis espinal .

¿Qué otros tratamientos hay además de la manipulación vertebral?

Hay muchos tratamientos que puede probar. Usted puede hacer estos ya sea que se someta a manipulación vertebral o no. Estos incluyen:

  • Medicamentos. Acetaminofén (como Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno (como Advil o Motrin) y naproxeno (como Aleve) pueden ayudar con su dolor. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.
  • Fisioterapia. Esta le ayuda a aprender ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento que podrían reducir el dolor y otros síntomas. La meta de este tratamiento es hacer que las tareas y las actividades diarias sean más fáciles.
  • Masajes. Los masajes pueden ayudar a relajar los músculos, a aumentar la circulación de la sangre y a aliviar el dolor en los tejidos blandos. Puede hacérselos usted mismo, o puede contar con un masajista para que se los haga.
  • Movilización. Los movimientos lentos y medidos se usan para girar, estirar o empujar los huesos y las articulaciones a fin de acomodarlos en su lugar. Esto puede ayudar a aflojar tejidos tensos alrededor de una articulación. También puede ayudar con la flexibilidad y la alineación.
  • Acupuntura. Implica colocar pequeñas agujas en la piel, en determinados puntos del cuerpo para promover la sanación y el alivio del dolor.
  • Terapia cognitivo-conductual. Este tratamiento se concentra en ayudarle a cambiar cómo piensa sobre el dolor y a encontrar maneras de manejarlo.

Tratamientos en el hogar

Hay varias cosas que puede hacer en el hogar para ayudar a reducir su dolor. Por ejemplo:

  • Calor o hielo. El calor puede reducir el dolor y la rigidez. El hielo puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón. Tal vez desee alternar entre calor y frío hasta que encuentre lo que le ayude más.
  • Ejercicio. Caminar es una de las mejores cosas que puede hacer por su espalda. Usted puede probar otras actividades también, como nadar. También puede hacer ejercicios que le estiran suavemente y fortalecen los músculos del abdomen, la espalda, las caderas y las piernas. Mientras más fuertes sean esos músculos, mejor podrán protegerle la espalda.
  • Cambiar cómo hace sus actividades. Pruebe otras maneras de hacer sus actividades que no le causen dolor ni le empeoren los síntomas. Por ejemplo:
    • Inclínese hacia adelante con cuidado. Cuando deba inclinarse hacia adelante para vaciar el lavavajillas, levantar ropa, hacer la cama u otras tareas del hogar, hágalo con cuidado de manera que no le cause dolor.
    • Cuando levante objetos, use los músculos de las piernas y sus músculos abdominales para que hagan la mayor parte del trabajo. Y mantenga lo que esté levantando lo más cerca de su cuerpo que pueda.
    • Siéntese en una silla que sea lo suficientemente baja como para poder apoyar bien los pies en el piso. Si su silla o su escritorio están demasiado altos, utilice un apoyapiés para elevar las piernas. Y cambie de posición a menudo cuando esté sentado. Tome descansos breves levantándose cada 10 minutos.
    • Haga pausas para descansar. No haga ningún tipo de movimiento por demasiado tiempo sin tomarse un descanso. Y trate de alternar tareas para no hacer el mismo movimiento (incluso con descansos) por un tiempo prolongado.
    • En la cama, intente acostarse de lado con una almohada entre las rodillas. O acuéstese boca arriba sobre el piso con una almohada debajo de las rodillas.
    • Si tiene que permanecer de pie en una misma posición durante mucho tiempo, ponga un pie sobre un taburete bajo. Alterne los pies.

¿Por qué podría considerar la manipulación vertebral?

  • Usted desea un tratamiento que comprenda contacto directo.
  • Usted ha probado otros tratamientos -calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hace sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual- por algunas semanas, y su dolor de espalda no mejora.
  • Usted quiere un tratamiento que no incluya medicamentos.
  • Se ha sometido anteriormente a la manipulación vertebral y le ha ayudado.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?

















¿Cuáles son los beneficios?

















¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?

















Realizarse manipulación vertebral Realizarse manipulación vertebral
  • Usted se recuesta sobre una mesa especial mientras que el profesional ejerce presión sobre una articulación de la columna. La manipulación puede hacerse con las manos o con un dispositivo especial. La fuerza cuidadosa y controlada que se aplica en la articulación puede variar de suave a fuerte, y de lenta a rápida. A veces, se trabaja sobre otras articulaciones del cuerpo para ayudar a tratar la columna.
  • Tal vez necesite uno o más tratamientos de manipulación vertebral. La cantidad que pudiera necesitar dependerá de lo bien que esté funcionando el tratamiento.
  • También puede usar otros tratamientos, como calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hace sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.
  • La manipulación vertebral puede funcionar tan bien como otros tratamientos para el dolor en la parte baja de la espalda, tanto si el dolor es nuevo como si lo ha tenido por mucho tiempo. Pero el alivio del dolor podría durar solo un corto tiempo.
  • Algunas personas se sienten cansadas o doloridas después de la manipulación vertebral.
  • Aunque es muy poco común, la manipulación vertebral podría resultar en un problema nervioso grave que puede causar debilidad o afectar la vejiga o los intestinos.
  • La manipulación vertebral tal vez no le alivie el dolor de espalda.
Usar otro tratamiento Usar otro tratamiento
  • Usted prueba en cambio cosas como usar calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura o recibir terapia cognitivo-conductual.
  • Usted busca una posición cómoda cuando descansa y otras maneras de hacer sus actividades que no le causen dolor ni le empeoren los síntomas.
  • Según el tratamiento que pruebe, es posible que necesite uno o más tratamientos. La cantidad que pueda necesitar dependerá de lo bien que esté funcionando el tratamiento.
  • La mayoría de las personas con lumbalgia pueden mejorar con un buen tratamiento en el hogar como usar calor o hielo, mantenerse activas y hacer ciertos ejercicios.
  • Otras personas pueden sentirse mejor cuando prueban cosas como medicamentos, fisioterapia, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hacen sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.
  • Otros tratamientos tal vez no le alivien el dolor de espalda.
  • Si usted usa medicamentos, podría tener efectos secundarios por su uso, como náuseas o malestar estomacal.

Historias personales acerca de la manipulación vertebral para el tratamiento de la lumbalgia

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Crecí en una familia que cree totalmente en la manipulación vertebral. Cuando me fui a vivir sola a otra ciudad, fui a ver al quiropráctico en la otra cuadra de mi casa cuando me lesioné la espalda. No me sentí cómoda. Este tipo tenía un enfoque totalmente diferente al de mi quiropráctico anterior. Después de consultar con varios amigos, encontré a otro quiropráctico con el que me sentí mucho más cómoda.

Tara, 24 años

He soportado estos ataques de dolor de espalda a lo largo de los años, pero esta vez no podía caminar bien. Un amigo mío me sugirió que viera a su médico osteopático para que me tratara la columna. No sabía mucho sobre la manipulación vertebral, pero pensé darle una oportunidad. Y, ¿sabes qué?, después de tres visitas, mi dolor mejoró mucho.

Joe, 40 años

Soy bastante cuidadosa para elegir a alguien para mi atención médica. De modo que investigué un poco antes de ir a ver a alguien para que me tratara el dolor de espalda. Oí de algunas personas que en realidad se sintieron peor después de la manipulación vertebral. También oí de amigos a quienes la manipulación los ayudó mucho. Así que hablé con mi médico y me dio el nombre de un quiropráctico. Hable con ella por teléfono antes de la cita acerca de cómo es su práctica. Me pareció muy buena. Después de asegurarme de que ella trabajaba con mi seguro de salud, reservé el primer horario disponible. ¡Unas pocas citas y ejercicios diarios en casa me han dado tal alivio!

Sandra, 37 años

Fui a un fisioterapeuta que me ha ayudado antes con la espalda usando manipulación vertebral. Pero esta vez mis síntomas eran diferentes, y él estaba preocupado. Tenía dolor y debilidad en la pierna que estaban empeorando. Mi fisioterapeuta se comunicó con mi médico de familia, y me derivaron a un cirujano.

Dave, 55 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para elegir la manipulación vertebral.

Motivos para no elegir la manipulación vertebral.

Estoy cómodo con el tratamiento que implica contacto directo.

No me gusta la idea de un tratamiento que implique contacto físico.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Quiero evitar usar medicamentos para mi dolor.

Los medicamentos u otro tratamiento ayudarán a aliviar mi dolor.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis horarios son flexibles, así que puedo dedicar tiempo durante el día para recibir tratamiento.

No tengo tiempo durante el día para recibir tratamiento.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Probar la manipulación vertebral

NO probar la manipulación vertebral

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1, ¿Mejoran sin manipulación vertebral la mayoría de las personas con lumbalgia?
2, ¿Es la manipulación vertebral un tratamiento para el dolor de espalda que da resultado a todas las personas?
3, ¿Puede ayudar la manipulación vertebral a aliviar su dolor de espalda a largo plazo?

Decida cuál es el siguiente paso

1, ¿Entiende usted las opciones que tiene?
2, ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?
3, ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión  

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos  

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar  

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Créditos
Autor El personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Jeffrey N. Katz, MD, MPH - Reumatología

Referencias
Otras obras consultadas
  • Bronfort G, et al. (2014). Spinal manipulation and home exercise with advice for subacute and chronic back-related leg pain. Annals of Internal Medicine, 161(6): 381-391. DOI: 10.7326/M14-0006. Accessed June 9, 2015.
  • Rubinstein SM, et al. (2011). Spinal manipulative therapy for chronic low back pain. Spine, 36(13): E825-E846. DOI: 10.1097/BRS.0b013e3182197fe1. Accessed June 9, 2015.
  • Rubinstein SM, et al. (2013). Spinal manipulative therapy for acute low back pain. Spine, 38(3): E158-E177. DOI: 10.1097/BRS.0b013e31827dd89d. Accessed June 9, 2015.
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Lumbalgia: ¿Debería someterme a una manipulación vertebral?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Someterse a una manipulación vertebral para su lumbalgia con o sin otros tratamientos.
  • No someterse a una manipulación vertebral. Probar en cambio cosas como calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hace sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.

Si sus síntomas son intensos o están empeorando, o si tiene nuevos síntomas, asegúrese de decírselo a su médico.

Puntos clave para recordar

  • La manipulación vertebral se hace para aliviar el dolor y ayudar a que el cuerpo funcione mejor. Al igual que la mayoría de los tratamientos para el dolor en la parte baja de la espalda, funciona para algunas personas pero no para otras.
  • La manipulación vertebral puede funcionar tan bien como otros tratamientos para la lumbalgia, tanto si el dolor es nuevo como si lo ha tenido por mucho tiempo. Pero el alivio del dolor podría durar solo un corto tiempo.
  • La manipulación vertebral tal vez tenga más probabilidad de ayudar con el dolor en la espalda que de ayudar con el dolor en la pierna. Pero puede ayudar con ambos.
  • Todos los tratamientos para la lumbalgia tienen posibles efectos secundarios. Después de la manipulación vertebral, algunas personas se sienten cansadas o doloridas. Los problemas graves son muy poco frecuentes. La manipulación vertebral es segura cuando la realiza un proveedor de atención de salud capacitado.
  • La mayoría de las personas con dolor en la parte baja de la espalda pueden mejorar con un buen tratamiento en el hogar como usar calor o hielo, mantenerse activas y hacer ciertos ejercicios. Otras personas pueden sentirse mejor cuando prueban cosas como medicamentos, fisioterapia, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hacen sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.
  • No importa qué tratamiento para el dolor de espalda elija usted, aprenda a cuidarse la espalda. Manténgase activo y haga ejercicios que ayuden a los músculos a sostener mejor las articulaciones. Un buen cuidado personal le ayudará a mantener la espalda fuerte y a sentirse mejor.
PMCs

¿Qué es la manipulación vertebral?

La manipulación vertebral, también llamada ajuste vertebral, es una terapia que usa presión sobre una articulación de la columna vertebral. Se usa para aliviar el dolor y ayudar a que el cuerpo funcione mejor. La manipulación puede hacerse con las manos o con un dispositivo especial. La fuerza cuidadosa y controlada que se aplica en la articulación puede variar de suave a fuerte y de lenta a rápida. A veces, se trabaja también en otras articulaciones del cuerpo para ayudar a tratar la columna vertebral.

La manipulación vertebral puede usarse con otros tratamientos. Estos pueden incluir calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura, cambiar el modo en que hace sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.

¿Cuál es la efica cia de la manipulación vertebral para la lumbalgia?

La manipulación vertebral puede funcionar tan bien como otros tratamientos para el dolor en la parte baja de la espalda, ya sea si el dolor es nuevo o si lo ha tenido por mucho tiempo. Pero el alivio del dolor podría durar solo un corto tiempo. Al igual que la mayoría de los tratamientos para la parte baja de la espalda, la manipulación vertebral funciona para algunas personas pero no para otras.

¿Cómo se elige a alguien para que le haga la manipulación vertebral?

Si está buscando un proveedor de atención de la salud que esté capacitado en hacer manipulación vertebral, pregúnteles a amigos acerca de quién les gusta y quién no les gusta, y por qué. Verifique los antecedentes y la educación de los proveedores en los que usted está interesado. Podría ser útil hacer una visita para asegurarse de que se sienta cómodo con el estilo de práctica del proveedor.

Los proveedores de atención de la salud que suelen estar capacitados para hacer manipulación vertebral incluyen:

Hágale saber a su médico de familia acerca de sus otros proveedores y de los tratamientos que está recibiendo.

Algunos planes de seguro de salud cubren la atención quiropráctica. Si tiene seguro, fíjese si su plan cubre este tratamiento.

¿Cuáles son los riesgos de la manipulación vertebral?

La manipulación vertebral es segura cuando la realiza un proveedor de atención de la salud capacitado. Algunas personas se sienten cansadas o doloridas después del tratamiento.

Un problema nervioso muy poco común pero grave, el cual puede causar debilidad o un problema de vejiga o de los intestinos, puede estar relacionado con la manipulación vertebral. Pero algunos especialistas cuestionan si está relacionado o no.

La manipulación vertebral no se recomienda para personas que tienen ciertos problemas de salud como osteoporosis , fracturas óseas o espondilolistesis .

Algunos tipos de manipulación vertebral pueden empeorar determinados problemas de la espalda. Esto es porque la fuerza en la articulación puede comprender movimientos fuertes y rápidos. Este nivel de fuerza puede causar problemas para personas que tienen ciática o estenosis espinal .

¿Qué otros tratamientos hay además de la manipulación vertebral?

Hay muchos tratamientos que puede probar. Usted puede hacer estos ya sea que se someta a manipulación vertebral o no. Estos incluyen:

  • Medicamentos. Acetaminofén (como Tylenol) y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno (como Advil o Motrin) y naproxeno (como Aleve) pueden ayudar con su dolor. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.
  • Fisioterapia. Esta le ayuda a aprender ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento que podrían reducir el dolor y otros síntomas. La meta de este tratamiento es hacer que las tareas y las actividades diarias sean más fáciles.
  • Masajes. Los masajes pueden ayudar a relajar los músculos, a aumentar la circulación de la sangre y a aliviar el dolor en los tejidos blandos. Puede hacérselos usted mismo, o puede contar con un masajista para que se los haga.
  • Movilización. Los movimientos lentos y medidos se usan para girar, estirar o empujar los huesos y las articulaciones a fin de acomodarlos en su lugar. Esto puede ayudar a aflojar tejidos tensos alrededor de una articulación. También puede ayudar con la flexibilidad y la alineación.
  • Acupuntura. Implica colocar pequeñas agujas en la piel, en determinados puntos del cuerpo para promover la sanación y el alivio del dolor.
  • Terapia cognitivo-conductual. Este tratamiento se concentra en ayudarle a cambiar cómo piensa sobre el dolor y a encontrar maneras de manejarlo.

Tratamientos en el hogar

Hay varias cosas que puede hacer en el hogar para ayudar a reducir su dolor. Por ejemplo:

  • Calor o hielo. El calor puede reducir el dolor y la rigidez. El hielo puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón. Tal vez desee alternar entre calor y frío hasta que encuentre lo que le ayude más.
  • Ejercicio. Caminar es una de las mejores cosas que puede hacer por su espalda. Usted puede probar otras actividades también, como nadar. También puede hacer ejercicios que le estiran suavemente y fortalecen los músculos del abdomen, la espalda, las caderas y las piernas. Mientras más fuertes sean esos músculos, mejor podrán protegerle la espalda.
  • Cambiar cómo hace sus actividades. Pruebe otras maneras de hacer sus actividades que no le causen dolor ni le empeoren los síntomas. Por ejemplo:
    • Inclínese hacia adelante con cuidado. Cuando deba inclinarse hacia adelante para vaciar el lavavajillas, levantar ropa, hacer la cama u otras tareas del hogar, hágalo con cuidado de manera que no le cause dolor.
    • Cuando levante objetos, use los músculos de las piernas y sus músculos abdominales para que hagan la mayor parte del trabajo. Y mantenga lo que esté levantando lo más cerca de su cuerpo que pueda.
    • Siéntese en una silla que sea lo suficientemente baja como para poder apoyar bien los pies en el piso. Si su silla o su escritorio están demasiado altos, utilice un apoyapiés para elevar las piernas. Y cambie de posición a menudo cuando esté sentado. Tome descansos breves levantándose cada 10 minutos.
    • Haga pausas para descansar. No haga ningún tipo de movimiento por demasiado tiempo sin tomarse un descanso. Y trate de alternar tareas para no hacer el mismo movimiento (incluso con descansos) por un tiempo prolongado.
    • En la cama, intente acostarse de lado con una almohada entre las rodillas. O acuéstese boca arriba sobre el piso con una almohada debajo de las rodillas.
    • Si tiene que permanecer de pie en una misma posición durante mucho tiempo, ponga un pie sobre un taburete bajo. Alterne los pies.

¿Por qué podría considerar la manipulación vertebral?

  • Usted desea un tratamiento que comprenda contacto directo.
  • Usted ha probado otros tratamientos -calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hace sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual- por algunas semanas, y su dolor de espalda no mejora.
  • Usted quiere un tratamiento que no incluya medicamentos.
  • Se ha sometido anteriormente a la manipulación vertebral y le ha ayudado.

2. Compare sus opciones

  Realizarse manipulación vertebral Usar otro tratamiento
¿Qué implica generalmente?
  • Usted se recuesta sobre una mesa especial mientras que el profesional ejerce presión sobre una articulación de la columna. La manipulación puede hacerse con las manos o con un dispositivo especial. La fuerza cuidadosa y controlada que se aplica en la articulación puede variar de suave a fuerte, y de lenta a rápida. A veces, se trabaja sobre otras articulaciones del cuerpo para ayudar a tratar la columna.
  • Tal vez necesite uno o más tratamientos de manipulación vertebral. La cantidad que pudiera necesitar dependerá de lo bien que esté funcionando el tratamiento.
  • También puede usar otros tratamientos, como calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hace sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.
  • Usted prueba en cambio cosas como usar calor o hielo, medicamentos, fisioterapia, ejercicio, masajes, movilización, acupuntura o recibir terapia cognitivo-conductual.
  • Usted busca una posición cómoda cuando descansa y otras maneras de hacer sus actividades que no le causen dolor ni le empeoren los síntomas.
  • Según el tratamiento que pruebe, es posible que necesite uno o más tratamientos. La cantidad que pueda necesitar dependerá de lo bien que esté funcionando el tratamiento.
¿Cuáles son los beneficios?
  • La manipulación vertebral puede funcionar tan bien como otros tratamientos para el dolor en la parte baja de la espalda, tanto si el dolor es nuevo como si lo ha tenido por mucho tiempo. Pero el alivio del dolor podría durar solo un corto tiempo.
  • La mayoría de las personas con lumbalgia pueden mejorar con un buen tratamiento en el hogar como usar calor o hielo, mantenerse activas y hacer ciertos ejercicios.
  • Otras personas pueden sentirse mejor cuando prueban cosas como medicamentos, fisioterapia, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hacen sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • Algunas personas se sienten cansadas o doloridas después de la manipulación vertebral.
  • Aunque es muy poco común, la manipulación vertebral podría resultar en un problema nervioso grave que puede causar debilidad o afectar la vejiga o los intestinos.
  • La manipulación vertebral tal vez no le alivie el dolor de espalda.
  • Otros tratamientos tal vez no le alivien el dolor de espalda.
  • Si usted usa medicamentos, podría tener efectos secundarios por su uso, como náuseas o malestar estomacal.

Historias personales

Historias personales acerca de la manipulación vertebral para el tratamiento de la lumbalgia

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Crecí en una familia que cree totalmente en la manipulación vertebral. Cuando me fui a vivir sola a otra ciudad, fui a ver al quiropráctico en la otra cuadra de mi casa cuando me lesioné la espalda. No me sentí cómoda. Este tipo tenía un enfoque totalmente diferente al de mi quiropráctico anterior. Después de consultar con varios amigos, encontré a otro quiropráctico con el que me sentí mucho más cómoda."

— Tara, 24 años

"He soportado estos ataques de dolor de espalda a lo largo de los años, pero esta vez no podía caminar bien. Un amigo mío me sugirió que viera a su médico osteopático para que me tratara la columna. No sabía mucho sobre la manipulación vertebral, pero pensé darle una oportunidad. Y, ¿sabes qué?, después de tres visitas, mi dolor mejoró mucho."

— Joe, 40 años

"La espalda me ha estado molestando bastante. Pensé en someterme a la manipulación vertebral, pero no estoy cómodo con la idea de alguien presionándome la columna. En cambio, decidí probar con masajes y cambiar cómo hago ciertas actividades. Hasta ahora estas cosas han ayudado. Y ahora puedo caminar más y hacer algunos ejercicios para fortalecer la espalda."

— Yolanda, 61 años

"Soy bastante cuidadosa para elegir a alguien para mi atención médica. De modo que investigué un poco antes de ir a ver a alguien para que me tratara el dolor de espalda. Oí de algunas personas que en realidad se sintieron peor después de la manipulación vertebral. También oí de amigos a quienes la manipulación los ayudó mucho. Así que hablé con mi médico y me dio el nombre de un quiropráctico. Hable con ella por teléfono antes de la cita acerca de cómo es su práctica. Me pareció muy buena. Después de asegurarme de que ella trabajaba con mi seguro de salud, reservé el primer horario disponible. ¡Unas pocas citas y ejercicios diarios en casa me han dado tal alivio!"

— Sandra, 37 años

"Fui a un fisioterapeuta que me ha ayudado antes con la espalda usando manipulación vertebral. Pero esta vez mis síntomas eran diferentes, y él estaba preocupado. Tenía dolor y debilidad en la pierna que estaban empeorando. Mi fisioterapeuta se comunicó con mi médico de familia, y me derivaron a un cirujano."

— Dave, 55 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para elegir la manipulación vertebral.

Motivos para no elegir la manipulación vertebral.

Estoy cómodo con el tratamiento que implica contacto directo.

No me gusta la idea de un tratamiento que implique contacto físico.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Quiero evitar usar medicamentos para mi dolor.

Los medicamentos u otro tratamiento ayudarán a aliviar mi dolor.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis horarios son flexibles, así que puedo dedicar tiempo durante el día para recibir tratamiento.

No tengo tiempo durante el día para recibir tratamiento.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

   
             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Probar la manipulación vertebral

NO probar la manipulación vertebral

             
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. ¿Mejoran sin manipulación vertebral la mayoría de las personas con lumbalgia?

  • No
  • No estoy seguro
Es cierto. La mayoría de las personas con lumbalgia pueden mejorar con un buen tratamiento en el hogar como usar calor o hielo, mantenerse activas y hacer ciertos ejercicios. Otras personas pueden sentirse mejor cuando prueban cosas como medicamentos, fisioterapia, masajes, movilización, acupuntura, cambiar cómo hacen sus actividades o recibir terapia cognitivo-conductual.

2. ¿Es la manipulación vertebral un tratamiento para el dolor de espalda que da resultado a todas las personas?

  • No
  • No estoy seguro
Correcto. Al igual que con todos los tratamientos para el dolor de espalda, este tratamiento funciona para algunas personas pero no para otras.

3. ¿Puede ayudar la manipulación vertebral a aliviar su dolor de espalda a largo plazo?

  • No
  • No estoy seguro
Eso es correcto. La manipulación vertebral puede funcionar tan bien como otros tratamientos para el dolor en la parte baja de la espalda, tanto si el dolor es nuevo como si lo ha tenido por mucho tiempo. Pero el alivio del dolor podría durar solamente por un corto tiempo.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

         
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Jeffrey N. Katz, MD, MPH - Reumatología

Referencias
Otras obras consultadas
  • Bronfort G, et al. (2014). Spinal manipulation and home exercise with advice for subacute and chronic back-related leg pain. Annals of Internal Medicine, 161(6): 381-391. DOI: 10.7326/M14-0006. Accessed June 9, 2015.
  • Rubinstein SM, et al. (2011). Spinal manipulative therapy for chronic low back pain. Spine, 36(13): E825-E846. DOI: 10.1097/BRS.0b013e3182197fe1. Accessed June 9, 2015.
  • Rubinstein SM, et al. (2013). Spinal manipulative therapy for acute low back pain. Spine, 38(3): E158-E177. DOI: 10.1097/BRS.0b013e31827dd89d. Accessed June 9, 2015.

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.