Parto: ¿Es la cesárea planificada una buena opción?

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

En los últimos 40 años, la tasa de partos por cesárea ha aumentado de aproximadamente 1 de cada 20 nacimientos a aproximadamente 1 de cada 3 nacimientos. nota 1 Esta evolución ha generado inquietud entre los expertos de que se estén realizando cesáreas con más frecuencia de la necesaria.

Debido a los riesgos de la cesárea, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) recomienda que, por lo general, solo se hagan cesáreas planificadas por razones médicas. También recomienda que si se planifica una cesárea, esta se haga en la semana 39 o más adelante en el embarazo.

Sin embargo, algunas mujeres y sus parejas tienen razones personales para querer programar el nacimiento de su bebé.

Si está considerando una cesárea por razones personales, es importante que contraste sus deseos y los riesgos. Tal vez desee hablar con su médico acerca de las razones a favor y en contra de una cesárea planificada.

¿Qué es una cesárea?

Una cesárea es el tipo de parto mediante el que un bebé nace a través de un corte (incisión) en el abdomen y en el útero de la madre.

La mayoría de las cesáreas no están planificadas. Se realizan porque se presentan problemas durante el trabajo de parto. Estos problemas podrían incluir:

  • Trabajo de parto que se vuelve más lento o se detiene.
  • Presión arterial alta u otros problemas para la madre.
  • Señales de sufrimiento en el bebé. Estas señales pueden incluir un latido cardíaco muy rápido o muy lento.

¿Cuáles son los riesgos de la cesárea?

Aunque la mayoría de las madres y los bebés se encuentran bien después de una cesárea, esta es una cirugía mayor. Tiene más riesgos que un parto vaginal. Los riesgos de la cesárea incluyen:

  • Infección de la incisión o del útero.
  • Pérdida importante de sangre.
  • Lesión a la madre o al bebé.
  • Problemas causados por la anestesia. Estos pueden incluir náuseas, vómitos y un fuerte dolor de cabeza.
  • Problemas respiratorios en el bebé si nació antes de la fecha probable de parto.
  • Una estancia hospitalaria más larga que en el caso de un parto vaginal.
  • Riesgos en un embarazo futuro. Una mujer a quien se le ha hecho una cesárea tiene un pequeño riesgo de que la cicatriz se desgarre durante el trabajo de parto si tiene un parto vaginal. También tiene un riesgo ligeramente mayor de tener un problema con la placenta, como placenta previa .

¿Por qué podría planificarse una cesárea por razones médicas?

En algunos casos, una cesárea planificada puede ser más segura que un parto vaginal. Este puede ser el caso si:

  • La madre tiene un problema de salud, como una afección cardíaca.
  • El bebé no está en una posición con la cabeza hacia abajo para el parto. Esto se llama posición de nalgas.
  • El útero tiene cicatrices de cirugías anteriores. Esto podría aumentar la posibilidad de un desgarro en el útero.
  • La madre tiene una infección, como herpes genital, que podría contagiarse al bebé.
  • La madre va a tener mellizos o más bebés.
  • El bebé pesa 9 o 10 libras o más.

¿Por qué podría planificarse una cesárea por razones personales?

Algunas mujeres tienen razones personales para querer un parto por cesárea.

  • Tal vez les preocupe que no se pueda controlar el dolor.
  • Quizá les preocupe que el trabajo de parto les cause problemas del piso pélvico, como incontinencia .
  • Es posible que su pareja no vaya a estar presente en la fecha probable de parto (como en caso de despliegue militar), por lo que desean tener al bebé antes.
  • Desean asistir a un acontecimiento importante (por ejemplo, una reunión familiar).
  • Desean asegurarse de que su propio médico asista al parto en lugar de un médico de guardia. (En algunos casos, el médico puede sugerir una cesárea debido a su propio horario).
  • Podrían sentirse incómodas o avergonzadas de que otras personas las vean dar a luz.

Hable con su médico acerca de sus inquietudes

Es importante hablar abierta y honestamente con su médico acerca de sus deseos e inquietudes.

En algunos casos, el médico tal vez pueda ayudarla a tener más confianza en el parto vaginal. Por ejemplo, el médico puede hablar con usted sobre las muchas maneras que existen para controlar el dolor durante el trabajo de parto. O tal vez pueda explicar la frecuencia con que se presentan problemas del piso pélvico y lo que se puede hacer para prevenirlos. Este tipo de conversación puede ayudar a que usted cambie de opinión sobre la cesárea planificada.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Cunningham FG, et al. (2010). Cesarean delivery and peripartum hysterectomy. In Williams Obstetrics, 23rd ed., pp. 544-564. New York: McGraw-Hill.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva

Revisado21 noviembre, 2017