Presión arterial alta maligna

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La presión arterial maligna (hipertensión maligna) es la presión arterial alta muy elevada que se presenta repentinamente y es una urgencia. Si no se trata, puede dañar el cerebro, el corazón, los ojos o los riñones.

Los síntomas incluyen entumecimiento, visión borrosa, dolor en el pecho, dolor de cabeza intenso y confusión.

Este problema también se llama crisis hipertensiva o urgencia hipertensiva grave.

Se utilizan medicamentos de acción rápida para reducir la presión arterial.

La causa puede ser desconocida. O el problema podría estar causado por un medicamento u otra afección.

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 en cualquier momento que considere que necesita atención de urgencia. Esto puede significar tener síntomas que sugieren que la presión arterial le está causando un problema cardíaco o vascular grave. Su presión arterial puede ser superior a 180/110.

Por ejemplo, llame al 911 si:

  • Tiene síntomas de un ataque al corazón. Estos pueden incluir:
    • Dolor o presión en el pecho, o una sensación extraña en el pecho.
    • Sudoración.
    • Falta de aire.
    • Náuseas o vómito.
    • Dolor, presión o una sensación extraña en la espalda, el cuello, la mandíbula o la parte superior del abdomen, o en uno o ambos hombros o brazos.
    • Aturdimiento o debilidad repentina.
    • Latidos cardíacos rápidos o irregulares.
  • Tiene síntomas de un ataque cerebral. Estos pueden incluir:
    • Entumecimiento, hormigueo, debilidad o parálisis repentinos en la cara, el brazo o la pierna, sobre todo si ocurre en un solo lado del cuerpo.
    • Cambios súbitos en la vista.
    • Problemas repentinos para hablar.
    • Confusión súbita o dificultad repentina para comprender frases sencillas.
    • Problemas repentinos para caminar o mantener el equilibrio.
    • Un dolor de cabeza intenso y repentino, distinto a los dolores de cabeza anteriores.
  • Tiene dolor intenso en la espalda o el abdomen.

No espere hasta que la presión arterial baje por sí sola. Obtenga ayuda de inmediato.

Llame a su médico ahora mismo o busque atención inmediata si:

  • Tiene la presión arterial mucho más alta de lo normal (como 180/110 o superior), pero no tiene síntomas.
  • Cree que la presión arterial alta le está causando síntomas como:
    • Dolor de cabeza intenso.
    • Visión borrosa.

Preste especial atención a los cambios en su salud y asegúrese de comunicarse con su médico si:

  • Tiene mediciones de presión arterial de 140/90 o más al menos 2 veces. Esto significa que el número de arriba es 140 o superior o que el número de abajo es 90 o superior, o ambas cosas.
  • Cree que podría estar teniendo efectos secundarios de los medicamentos para la presión arterial.
  • Su presión arterial suele ser normal, pero se eleva por encima de lo normal al menos 2 veces.

¿Qué problemas causa la presión arterial alta maligna?

La presión arterial alta maligna puede causar:

  • Sangrado en el cerebro o en el cuerpo.
  • Ataque al corazón.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Insuficiencia renal.
  • Daño a los ojos o pérdida de visión.

¿Cómo se puede prevenir?

Es mejor prevenir las crisis de presión arterial alta maligna que tratar una crisis después de que haya sucedido. Una de las causas más comunes de la presión arterial alta maligna es no tomar los medicamentos para la presión arterial correctamente. A veces esto sucede involuntariamente. Por ejemplo, se le puede agotar el medicamento o usted tal vez se olvida de tomar una dosis. Pero trate de tomar su medicamento a horario lo mejor que pueda. Otra causa de la presión arterial alta maligna es el consumo de drogas ilegales; por ejemplo, estimulantes como la cocaína.

¿Cómo se trata?

Para tratar la presión arterial alta maligna, los médicos y las enfermeras le controlarán cuidadosamente la presión arterial y le administrarán medicamentos por vía intravenosa (mediante una aguja en una de sus venas). El objetivo inmediato es bajar la presión arterial lo suficiente para que sus órganos ya no estén en peligro inmediato. Pero debe bajarse lentamente a fin de que el cuerpo tenga tiempo suficiente para adaptarse al cambio en la presión arterial. Si la presión arterial se baja demasiado rápido, el cuerpo puede tener dificultad para hacer llegar la sangre al cerebro.

El otro objetivo del tratamiento es tratar complicaciones orgánicas. Por ejemplo, el médico puede darle un diurético si tiene líquido acumulado en los pulmones. O su médico puede administrarle un betabloqueante y nitratos si tiene isquemia miocárdica (no llega suficiente sangre al corazón). Después de que el médico le haya bajado la presión arterial a un nivel seguro y haya tratado las complicaciones, él o ella tratará de identificar la causa de la crisis aguda. Su médico entonces colaborará con usted para elaborar un régimen de tratamiento que pueda ayudar a prevenir futuros ataques.

Información relacionada

Referencias

Otras obras consultadas

  • Atkins GB, et al. (2011). Diagnosis and treatment of hypertension. In V Fuster et al., eds., Hurst's the Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1585-1605. New York: McGraw-Hill.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Robert A. Kloner, MD, PhD - Cardiología

Revisado6 diciembre, 2017