Prestación de cuidados: Cómo ayudar con la ducha

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Una ducha ayuda a que la persona que usted cuida se sienta limpia y fresca. También es un buen momento para revisar la piel para ver si hay llagas o salpullidos.

Es una buena idea que la persona se duche al menos una vez a la semana, si es posible. Otros días, él o ella podría simplemente querer lavarse en el lavabo .

La persona podría necesitar tan solo un poco de ayuda para ducharse. Es importante dejar que la persona se encargue de su propia limpieza lo más que pueda. Él o ella puede necesitar ayuda para superar el borde de la bañera o la ducha al entrar en ella. La persona puede querer sentarse en una silla o un banco de ducha para conservar su energía, o si tiene problemas de equilibrio o no puede caminar. Sentarse también ayuda a la persona a lavarse las piernas y los pies.

Es importante tener barandillas (pasamanos) y una alfombrilla antideslizante en la ducha o la bañera. También es una buena idea tener una silla o un banco de ducha. Usted puede encontrar estos dispositivos en muchos estilos. Con una silla de ducha, la persona puede sentarse en la ducha o en la bañera durante el baño. Un banco se asienta sobre los bordes de la bañera. La persona puede sentarse en el banco y luego alzar las piernas para meterlas en la bañera. El banco puede ayudar a una persona a entrar en la bañera además de poderse utilizar durante la ducha.

Cosas en las que pensar

  • Cuando ayude a desnudar y bañar a su ser querido, trate de estar lo más relajado posible. El tiempo de la ducha puede ser embarazoso para usted y para la persona que está cuidando. Esto puede ocurrir especialmente si está cuidando a alguien del sexo opuesto. Si usted no siente vergüenza ni desagrado, la persona puede sentirse más cómoda.
  • Dé a su ser querido tanta privacidad como sea posible. Si él o ella puede permanecer solo por un tiempo en forma segura y es capaz de bañarse sin ayuda, cierre la puerta o una cortina y salga del baño. Pero permanezca cerca en caso de que él o ella pida ayuda.
  • Si la persona que está cuidando tiene demencia, él o ella podría no recordar cómo ducharse. A veces ayuda llevar a la persona a la ducha completamente vestida. Esto puede recordarle cómo ducharse y la necesidad de desvestirse. Algunas personas tienen miedo al agua o no les gusta cómo se siente. Si la persona no quiere meterse debajo del agua, no la fuerce. Anime a la persona a lavarse en el lavabo en su lugar.

Cómo ayudar a alguien a ducharse

Reúna todos los materiales

Para una ducha, usted querrá tener:

  • Toallitas de aseo o esponjas de baño.
  • Toallas.
  • Una pastilla de jabón o jabón líquido.
  • Champú que no irrite los ojos o champú sin enjuague.
  • Loción corporal hecha especialmente para la piel seca.
  • Un cabezal de ducha extraíble con una manguera larga (si tiene algo así).

Cómo prepararse para la ducha

  • Ofrezca a la persona una bata para su comodidad y privacidad mientras usted prepara los materiales para la ducha. Un albornoz de tela de toalla funciona bien porque puede usarse después de la ducha para ayudar a la persona a secarse.
  • Reúna los materiales y coloque en su sitio una silla o un banco de ducha. Ayude a la persona a sentarse en la silla si necesita ayuda.
  • Deje que la persona se quite la bata, pero préstele ayuda si la necesita.
  • Use el dorso de la mano para comprobar el agua y asegurarse de que no esté demasiado caliente ni demasiado fría.

Cómo ayudar con la ducha

  • Ponga jabón en la toallita o la esponja y désela a la persona. Deje que la persona se lave a sí misma. Usted puede lavar las zonas que él o ella no puede alcanzar.
  • Recuérdele con tacto a la persona que está cuidando que es mejor comenzar con las zonas más limpias y terminar con las que están menos limpias. La persona puede comenzar con la cara, luego lavarse los brazos, el torso y la espalda (con la que usted puede ayudar, dado que es difícil de alcanzar) y a continuación lavarse las piernas y los pies. Él o ella puede acabar limpiando las zonas de la ingle y el ano.
  • Si usted ayuda a bañar a la persona, revise la piel paso a paso para detectar señales de salpullidos o llagas. Preste especial atención a las zonas con pliegues , como debajo de los senos (mamas) o los pliegues del abdomen. Examine también las zonas huesudas, como los codos y los hombros.
  • Si observa enrojecimiento, no frote ni masajee las zonas enrojecidas. Esto podría causar más daño al tejido.
  • Ayude a la persona a lavarse el cabello con un champú que no irrite los ojos o un champú sin enjuague.
  • Dele el cabezal de ducha extraíble para que se enjuague. O puede hacerlo usted si a la persona le resulta demasiado difícil enjuagarse.
  • Dele a la persona una toalla para que se seque y ayude a secarle la espalda y cualquier otra zona que sea difícil de alcanzar, como entre los dedos de los pies.
  • Ofrézcale loción corporal si él o ella la desea. No aplique loción en zonas que pueden estar húmedas, como debajo de los senos o en los pliegues de la ingle.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Gayle E. Stauffer, RN - Enfermera registrado

Revisado6 octubre, 2017