Prestación de cuidados: Uso de guantes desechables

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Los guantes desechables son guantes que se usan una vez y luego se tiran a la basura. Pueden proteger su salud y la salud de la persona que está cuidando. Ayudan a evitar la transmisión de los microbios y las infecciones a usted y a la otra persona.

Use guantes siempre que haya una probabilidad de que toque líquidos corporales de su ser querido, como saliva, sangre, orina o heces. Use un nuevo par de guantes cuando toque zonas cercanas a un corte (incisión) hecho por un médico. Y algunas personas usan guantes cuando bañan a un ser querido. También puede usar guantes cuando aplique medicamentos en la piel y cuando administre inyecciones.

Los guantes no lo protegen de pincharse la piel con objetos punzantes. Así que si maneja objetos afilados, como agujas, asegúrese de que el objeto no perfore el guante. Maneje este tipo de objetos con cuidado.

Los guantes pueden ayudar a prevenir infecciones causadas por líquidos corporales. Pero si hay ocasiones en las que usted no tiene guantes o elige no usarlos, mantenga las manos tan limpias como pueda. Después de entrar en contacto con líquidos corporales, lávese las manos tan pronto como pueda. Y tenga disponible líquido antiséptico para las manos .

Tipos de guantes desechables

Los guantes desechables también pueden ser estériles. Su equipo de atención médica le puede decir si necesita usar guantes estériles y le darán instrucciones especiales sobre dónde obtenerlos y cómo usarlos. La mayoría de la gente no necesita guantes estériles. Los guantes estériles están envueltos individualmente. Los guantes desechables no estériles suelen sacarse de una caja o un recipiente.

Los guantes desechables pueden estar hechos de látex (caucho) o vinilo. Si usted o la persona que está cuidando es alérgico al látex, asegúrese de usar guantes de vinilo o que no contengan látex.

Cómo ponerse los guantes desechables

Asegúrese de que los guantes sean del tamaño adecuado. Deben estar ajustados, pero no deben estar demasiado apretados. Si los guantes son demasiado grandes, pueden resbalarse o hacer que sea más difícil agarrar las cosas. Si son demasiado pequeños, no se sentirán cómodos y pueden romperse.

  1. Lávese y séquese bien las manos .
  2. Sostenga el guante en una mano y meta la otra mano en el guante.
  3. Repita con la otra mano.

Cómo quitarse los guantes desechables

El exterior del guante puede estar sucio. Asegúrese de quitarse el guante de manera que el material sucio quede dentro del guante.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Gayle E. Stauffer, RN - Enfermera registrado

Revisado6 octubre, 2017