Prevención de caídas en adultos mayores que toman medicamentos de alto riesgo

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué significa "de alto riesgo"?

De alto riesgo significa que un medicamento puede causar problemas graves de salud o accidentes. De alto riesgo no siempre significa "no lo use". Puede significar "úselo con cuidado", cuando es más probable que un medicamento sea útil que dañino.

Si usted toma un medicamento que puede hacer que se sienta confundido, somnoliento o mareado, preste atención a cómo le afecta el equilibrio y cómo le hace sentir. Tenga mucho cuidado para evitar caerse. Una caída puede provocar problemas graves que pueden cambiar su calidad de vida.

Entre los ejemplos de medicamentos de alto riesgo se incluyen:

  • Antipsicóticos, como haloperidol, quetiapina y risperidona.
  • Relajantes musculares, como carisoprodol, ciclobenzaprina y metocarbamol.
  • Ansiolíticos, como alprazolam, clordiazepóxido y diazepam.
  • Medicamentos para dormir, como zaleplon y zolpidem.
  • Medicamentos de venta libre para las alergias y los resfriados que contienen ingredientes que pueden causar somnolencia, como clorfeniramina o difenhidramina. Algunos medicamentos para dormir o para el dolor también utilizan difenhidramina.

¿Cómo puede prevenir las caídas cuando toma medicamentos de alto riesgo?

Esté preparado para los efectos secundarios

A medida que envejece, su organismo cambia. Cuando usted toma un medicamento, podría tener un efecto más intenso ahora que cuando era más joven. Por ejemplo, podría estar más mareado o somnoliento. Y usted tal vez tenga una mayor probabilidad de sufrir efectos secundarios peligrosos cuando toma más de un medicamento. Por ejemplo, tomar un medicamento para el dolor junto con un medicamento para dormir podría hacer que usted deje de respirar.

Para ayudar a evitar efectos secundarios graves, hable con su médico y farmacéutico acerca de sus medicamentos.

  • Haga una lista de todo lo que toma. Incluya la dosis y cuándo lo toma. Tenga una copia consigo y llévela a cada visita médica. Pregunte si hay algún medicamento que no necesita o no debe tomar. Y pregunte si es posible reducir la dosis de cualquiera de los medicamentos.
  • Averigüe si un tratamiento sin medicamentos podría funcionarle a usted.
  • Use solo una farmacia, si es posible. Antes de surtir cualquier nueva receta, dele al farmacéutico una lista completa de todos sus medicamentos. Pregunte sobre posibles interacciones con cualquier otra cosa que esté tomando. Si utiliza más de una farmacia, asegúrese de que cada una de ellas tenga su lista.
  • Hable con su médico sobre cualquier efecto secundario que tenga. Su médico podría querer cambiar la dosis o el medicamento. Asegúrese de decirle a su médico que usted solo quiere tomar medicamentos que realmente necesita y con la dosis más baja posible.

Aprenda a moverse con prudencia

  • Levántese lentamente. Después de ponerse de pie, permanezca quieto durante unos segundos antes de moverse. Si se siente mareado, no trate de caminar.
  • Si tiene problemas de equilibrio, camine con cuidado. Use calzado de tacón bajo que le quede bien y les dé buen apoyo a sus pies. Use calzado con suelas antideslizantes.
  • Si está muy débil, pídale a alguien que le ayude a levantarse, a caminar y a bañarse.
  • Si una de sus piernas es más fuerte que la otra, entre en la bañera (tina) o en la ducha con la pierna más débil primero. Salga con el lado más fuerte primero.
  • Tenga especial cuidado si utiliza un bastón, un andador o muletas. Pueden deslizarse y hacerle perder apoyo en superficies lisas y húmedas.
  • Si tiene gafas (anteojos), audífonos o ambos, asegúrese de utilizarlos.

Haga cambios para mantenerse seguro en el hogar

  • Mantenga despejadas las zonas por las que camina. Elimine las alfombrillas y el desorden. Disponga los muebles y los cables eléctricos de modo que estén fuera del paso.
  • Repare las alfombras que estén sueltas o los suelos desiguales.
  • Mantenga su vivienda bien iluminada. Por la noche, utilice luces nocturnas. Tenga un teléfono inalámbrico y una linterna cerca de su cama.
  • Instale pasamanos o barandillas firmes en las escaleras. Instale asideros y tapetes antideslizantes dentro de la ducha o la bañera, así como cerca del inodoro. Utilice una silla para ducha o un banco para bañera cuando se duche o se bañe.
  • Guarde los objetos donde pueda alcanzarlos fácilmente. Evite alcanzar lugares por encima de la cabeza.
  • Si vive en un área donde hay nieve y hielo en invierno, haga que un familiar o un amigo arrojen sal o arena en escalones y aceras resbaladizos.

Cuídese

  • Antes de tomar cualquier medicamento recetado o de venta libre, pregunte a su médico o farmacéutico si puede provocarle sueño o hacer que esté menos alerta o menos consciente de cómo se mueve. Es importante que sepa de antemano si va a estar en riesgo de perder el equilibrio y caerse.
  • Cuando esté solo en casa o al aire libre, lleve consigo un teléfono o dispositivo personal de alerta médica. Así podrá llamar rápidamente para pedir ayuda en caso de necesitarla.
  • Hágase un examen de la vista y la audición todos los años o en cualquier momento en que note un cambio. Los problemas de la vista o del oído pueden provocar caídas.
  • Hable con su médico o fisioterapeuta sobre ejercicios para mejorar la fuerza y el equilibrio. Haga ejercicio con regularidad.

¿Cuándo debe llamar a su médico?

Llame al 911 en cualquier momento que considere que necesita atención de urgencia. Por ejemplo, llame si:

  • Se desmayó (perdió el conocimiento).
  • No puede levantarse después de una caída.
  • Cree que tiene lesiones graves o que ponen la vida en peligro.
  • Tiene dolor en el pecho o dificultad para respirar.
  • Tiene dificultad para hablar o tiene debilidad o entumecimiento nuevos en un lado del cuerpo.

Llame a su médico ahora mismo o busque atención médica de inmediato si:

  • Siente que se va a desmayar.
  • Tiene dolor intenso.
  • Piensa que puede haberse desmayado, pero no está seguro.
  • Se golpeó la cabeza o piensa que puede haberse golpeado la cabeza, pero no está seguro.
  • Piensa que sus medicamentos pueden haber provocado una caída.

Preste especial atención a los cambios en su salud y asegúrese de comunicarse con su médico si se ha caído, incluso si no está lesionado.

No se avergüence por informar a su médico de que se ha caído. Es posible que su médico pueda ajustar sus medicamentos o que le dé otros consejos para que pueda evitar más caídas.

Referencias

Otras obras consultadas

  • American Geriatrics Society 2015 Beers Criteria Update Expert Panel (2015). American Geriatrics Society 2015 updated Beers Criteria for potentially inappropriate medication use in older adults. Journal of the American Geriatrics Society, 63(4): 2227-2246. DOI: 10.1111/jgs.13702. Accessed March 31, 2016.
  • Hartikainen S, et al. (2007). Medication as a risk factor for falls: Critical systematic review. Journal of Gerontology, 62(10): 1172-1181.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Elizabeth T. Russo, MD - Medicina interna

Revisor médico especializado Elizabeth A. Phelan, MD - Medicina Geriátrica

Revisado4 mayo, 2017