Problemas y lesiones en la espalda

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La mayoría de las personas tendrán un problema menor en la espalda en algún momento u otro. Por lo general, los movimientos de nuestro cuerpo no causan problemas, pero no sorprende que aparezcan síntomas como consecuencia del desgaste diario, del uso excesivo o de una lesión. A menudo, los problemas y las lesiones en la espalda ocurren al realizar deportes o actividades recreativas, tareas relacionadas con el trabajo o proyectos en el hogar.

El dolor de espalda puede causar problemas en cualquier lugar, desde el cuello hasta el cóccix . La espalda incluye:

  • Los huesos y las articulaciones de la columna vertebral ( vértebras ).
  • Los discos que separan las vértebras y amortiguan el impacto cuando usted se mueve.
  • Los músculos y los ligamentos que brindan sostén a la columna vertebral.

Las lesiones en la espalda son la causa más común del dolor de espalda. Con frecuencia, las lesiones ocurren cuando usted usa los músculos de la espalda en actividades que no realiza muy a menudo, como levantar objetos pesados o trabajar en el jardín. Las lesiones menores también podrían ocurrir porque se tropezó, se cayó desde una distancia corta o giró la columna vertebral en exceso. Las lesiones en la espalda graves pueden ser el resultado de accidentes automovilísticos, caídas desde alturas significativas, golpes directos en la espalda o en la parte superior de la cabeza, una caída con mucha energía sobre las nalgas o una lesión penetrante, como una herida de arma blanca.

Aunque el dolor de espalda a menudo es causado por una lesión en una o más estructuras de la espalda, podría ser otra la causa. Algunas personas tienen más tendencia que otras a sufrir dolor de espalda. Las cosas que aumentan su riesgo de tener dolor y lesiones en la espalda incluyen el envejecimiento, tener antecedentes familiares de dolor de espalda, estar sentado durante largos períodos, levantar o empujar objetos pesados y tener una enfermedad degenerativa, como osteoporosis .

Es posible que encorvarse o andar de hombros caídos solamente no causen dolor en la parte baja de la espalda. Pero después de una distensión o lesión en la espalda, una mala postura puede empeorar el dolor. Una "buena postura" suele consistir en tener las orejas, los hombros y las caderas en una línea recta. Si esta postura le causa dolor, es posible que tenga otra afección, como un problema de disco o de los huesos de la columna.

Puede presentarse lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda) en niños y adolescentes , pero es menos probable que los niños y los adolescentes consulten a un médico por lumbalgia. Aunque la mayoría de los problemas en la espalda ocurren en adultos de 20 a 50 años, es más probable que los problemas en la espalda en los niños menores de 20 años y en los adultos mayores de 50 tengan una causa grave.

Lesiones repentinas (agudas)

El dolor causado por una lesión podría ser repentino e intenso. También podrían aparecer moretones e hinchazón poco después de la lesión. Por lo general, el dolor causado por una lesión aguda no dura más de 6 semanas. Las lesiones agudas incluyen:

  • Una lesión en los ligamentos o en los músculos de la espalda, como un esguince o una distensión .
  • Una fractura o dislocación de la columna vertebral. Esto puede causar una lesión en la médula espinal que podría provocar parálisis permanente. Es importante inmovilizar y trasladar a la persona lesionada correctamente para reducir el riesgo de parálisis permanente.
  • Un disco desgarrado. Si el desgarro es lo suficientemente grande, el material gelatinoso dentro del disco podría desplazarse hacia afuera (herniarse) y ejercer presión contra un nervio. Vea una imagen de una hernia de disco .
  • Una lesión que causa la compresión de los nervios en la parte baja de la espalda ( síndrome de cola de caballo ).

Lesiones por uso excesivo

Es posible que no recuerde una lesión específica, especialmente si sus síntomas comenzaron gradualmente o durante actividades cotidianas. La mayoría de las veces, estas lesiones ocurren a causa de movimientos o posturas inadecuados cuando levanta objetos, se encuentra de pie, camina o está sentado, o incluso cuando duerme. Los síntomas pueden incluir dolor, espasmos musculares y rigidez. A menudo, el dolor desaparece al cabo de 4 semanas sin ningún tratamiento.

Afecciones que pueden causar problemas en la espalda

Los problemas o dolores de espalda pueden no estar relacionados con una lesión.

Tratamiento

La mayoría de los dolores de espalda mejorarán y desaparecerán por sí solos entre 1 y 4 semanas. A menudo, el tratamiento en el hogar ayudará a aliviar el dolor de espalda causado por lesiones menores. Por lo general, es una buena idea continuar con sus actividades regulares mientras sana su espalda. Evite levantar objetos pesados y las actividades que parecen empeorar sus problemas en la espalda.

Otros tratamientos para un problema o una lesión en la espalda podrían incluir medidas de primeros auxilios, fisioterapia, terapia de manipulación (como quiropraxia), medicamentos y, en algunos casos, cirugía. El tratamiento depende de lo siguiente:

  • La ubicación, el tipo y la gravedad de la lesión.
  • Su edad, su estado de salud y sus actividades (como trabajo, deportes o pasatiempos).

Revise sus síntomas para decidir si debería consultar a un médico y cuándo debería hacerlo.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Revise sus síntomas

¿Tiene alguna lesión en la espalda o algún otro problema en la espalda?
Problema o lesión en la espalda
No
Problema o lesión en la espalda
¿Qué edad tiene?
Menos de 5 años
Menos de 5 años
5 a 11 años
5 a 11 años
12 a 55 años
12 a 55 años
56 años o más
56 años o más
¿Es usted hombre o mujer?
Hombre
Varón
Mujer
Mujer
¿Se ha sometido a alguna cirugía de espalda en el último mes?
Cirugía de espalda el mes pasado
No
Cirugía de espalda el mes pasado
¿Está embarazada?
Sí, usted sabe que está embarazada.
Embarazo
No, no está embarazada, o no está segura de estar embarazada.
Embarazo
Las infecciones del tracto urinario a veces pueden causar dolor de espalda.
Posible infección urinaria
No
Posible infección urinaria
¿Podría estar teniendo síntomas de un ataque al corazón ?
Si está teniendo un ataque al corazón, hay diversas áreas donde podría sentir dolor u otros síntomas .
Síntomas de ataque cardíaco
No
Síntomas de ataque cardíaco
¿Ha tenido algún trauma grave en las últimas 2 a 3 horas?
Traumatismo grave en las últimas 2 o 3 horas
No
Traumatismo grave en las últimas 2 o 3 horas
¿Tiene algún sangrado intenso que no se ha desacelerado con presión directa?
Sangrado intenso
No
Sangrado intenso
¿Tiene síntomas de choque ("shock")?
Symptoms of shock
No
Symptoms of shock
¿Ha tenido alguna clase de lesión en la espalda en el último mes?
Lesión en la espalda el mes pasado
No
Lesión en la espalda el mes pasado
¿Tiene problemas para mover la espalda, las piernas o los pies con normalidad?
Dificultad para mover la espalda, las piernas o los pies
No
Dificultad para mover la espalda, las piernas o los pies
¿Hay alguna parte de las piernas o de los pies que no pueda mover?
No puede mover las piernas o los pies
No
No puede mover las piernas o los pies
¿Ha tenido problemas para moverse durante más de 2 días?
Dificultad para moverse durante más de 2 días
No
Dificultad para moverse durante más de 2 días
¿Tiene entumecimiento, hormigueo o debilidad en la pierna que ha durado más de una hora?
Debilidad es no poder usar la pierna con normalidad, sin importar cuánto se esfuerce. Es posible que el dolor o la hinchazón hagan que le resulte difícil mover la pierna, pero esto no es lo mismo que tener debilidad.
Entumecimiento, hormigueo o debilidad durante más de 1 hora
No
Entumecimiento, hormigueo o debilidad durante más de 1 hora
¿El entumecimiento y la debilidad comenzaron inmediatamente después de la lesión?
El entumecimiento y la debilidad comenzaron inmediatamente después de la lesión
No
El entumecimiento y la debilidad comenzaron inmediatamente después de la lesión
¿Ha tenido algún problema en la vejiga o en los intestinos después de la lesión?
Dificultad con la vejiga o los intestinos
No
Dificultad con la vejiga o los intestinos
¿Tiene nuevos problemas para orinar o para evacuar el intestino?
Nueva dificultad para orinar o evacuar el intestino
No
Nueva dificultad para orinar o evacuar el intestino
¿Tiene sangre en la orina?
Sangre en la orina
No
Sangre en la orina
¿Puede orinar en alguna medida?
Puede orinar
No
No puede orinar
¿Ha notado algún grado de debilidad o entumecimiento u hormigueo graves en las piernas o en los pies?
Debilidad es no poder usar la pierna o el pie con normalidad, sin importar cuánto se esfuerce. Es posible que el dolor haga que le resulte difícil mover la pierna o el pie, pero esto no es lo mismo que tener debilidad.
Debilidad, entumecimiento u hormigueo en las piernas o los pies
No
Debilidad, entumecimiento u hormigueo en las piernas o los pies
¿No puede caminar o mover las piernas?
No puede caminar o mover las piernas
No
No puede caminar o mover las piernas
¿Tiene problemas para mover la espalda?
Dificultad para mover la espalda
No
Dificultad para mover la espalda
¿Es muy difícil moverlo o algo difícil moverlo?
"Muy difícil" significa que usted no puede moverlo para nada, en ninguna dirección, sin que le cause un dolor intenso. "Algo difícil" significa que usted puede moverlo al menos un poco, aunque podría sentir algo de dolor al hacerlo.
Muy difícil
Muy difícil de mover
Algo difícil
Algo difícil de mover
¿Durante cuánto tiempo ha tenido problemas para mover la espalda?
Menos de 2 días
Dificultad para mover la espalda durante menos de 2 días
2 días a 2 semanas
Dificultad para mover la espalda durante 2 días a 2 semanas
Más de 2 semanas
Dificultad para mover la espalda durante más de 2 semanas
La pérdida de movimiento:
¿Está empeorando?
La dificultad de movimiento está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
La dificultad de movimiento no ha cambiado
¿Está mejorando?
La dificultad de movimiento está mejorando
¿Ha comenzado recientemente a tener problemas con el control de la vejiga o de los intestinos?
Nueva incontinencia
No
Nueva incontinencia
¿Hay algún dolor de espalda?
Dolor de espalda
No
Dolor de espalda
¿Qué tan fuerte es el dolor en una escala del 0 al 10, si 0 es ningún dolor y 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse?
5 a 10: Dolor moderado a grave
Dolor de moderado a intenso
1 a 4: Dolor leve
Dolor leve
El dolor:
¿Ha empeorado?
El dolor está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
El dolor no ha cambiado
¿Ha mejorado?
El dolor está mejorando
¿Tiene algún dolor en la espalda?
Dolor de espalda
No
Dolor de espalda
¿Qué tan fuerte es el dolor en una escala de 0 a 10, si 0 es ningún dolor y 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse?
8 a 10: Dolor grave
Dolor intenso
5 a 7: Dolor moderado
Dolor moderado
1 a 4: Dolor leve
Dolor leve
¿Cuánto ha durado el dolor?
Menos de 2 días completos (48 horas)
Dolor durante menos de 2 días
2 días a 2 semanas
Dolor entre 2 días y 2 semanas
Más de 2 semanas
Dolor durante más de 2 semanas
El dolor:
¿Ha empeorado?
El dolor está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
El dolor no ha cambiado
¿Ha mejorado?
El dolor está mejorando
¿Cree que el problema de la espalda puede haber sido causado por maltrato?
El problema en la espalda puede deberse al abuso
No
El problema en la espalda puede deberse al abuso
¿Cree que el problema podría estar causando fiebre?
Algunos problemas óseos y articulares pueden causar fiebre.
Posible fiebre
No
Posible fiebre
¿Tiene algún salpullido nuevo en forma de franja o de banda en un solo lado del cuerpo?
Nuevo salpullido en banda en un costado
No
Nuevo salpullido en banda en un costado
¿Durante cuánto tiempo ha tenido síntomas en la espalda?
La mayoría de los problemas de espalda comenzarán a mejorar en el término de una semana. El tratamiento en el hogar puede ayudar.
Menos de 1 semana
Síntomas durante menos de 1 semana
1 a 2 semanas
Síntomas durante 1 a 2 semanas
Más de 2 semanas
Síntomas durante más de 2 semanas

Muchos factores pueden afectar la forma en que el cuerpo responde a un síntoma y qué tipo de atención podría necesitar. Estos incluyen:

  • Su edad. Los bebés y los adultos mayores tienden a enfermarse con más rapidez.
  • Su estado de salud general. Si tiene una afección, como diabetes, VIH, cáncer o enfermedad cardíaca, es posible que deba prestar especial atención a determinados síntomas y buscar atención antes.
  • Los medicamentos que toma. Determinados medicamentos, remedios herbales y suplementos pueden causar síntomas o empeorarlos.
  • Hechos relacionados con la salud recientes, como una cirugía o una lesión. Estos tipos de hechos pueden causar síntomas más adelante o agravarlos.
  • Sus hábitos de salud y su estilo de vida, como los hábitos alimentarios y de ejercicio, el hábito de fumar, el consumo de alcohol o de drogas, los antecedentes sexuales y los viajes.

Pruebe el tratamiento en el hogar

Usted respondió todas las preguntas. En función de sus respuestas, es posible que pueda resolver este problema en el hogar.

  • Pruebe el tratamiento en el hogar para aliviar los síntomas.
  • Llame a su médico si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud (por ejemplo, si los síntomas no mejoran como debería esperar). Es posible que necesite atención antes.

Los problemas en la vejiga o los intestinos pueden incluir:

  • Problemas para vaciar la vejiga.
  • Pérdida involuntaria de orina.
  • Sangre en la orina.
  • No poder evacuar el intestino.
  • Evacuación involuntaria de heces.

Dolor en adultos y niños mayores

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que no puede soportarlo por más de algunas horas, no puede dormir y no puede hacer nada más excepto concentrarse en el dolor.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El dolor es lo suficientemente intenso como para perturbar sus actividades normales y el sueño, pero lo puede tolerar durante horas o días. Moderado también puede significar dolor que aparece y desaparece incluso si es intenso cuando está presente.
  • Dolor leve (de 1 a 4): Usted nota el dolor, pero no es lo suficientemente intenso como para perturbarle el sueño o las actividades.

Dolor en niños menores de 3 años

Puede ser difícil saber cuánto dolor siente un bebé o un niño pequeño.

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que el bebé no puede dormir, no puede estar cómodo y llora constantemente sin importar lo que usted haga. Es posible que el bebé patee, cierre los puños o haga muecas.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El bebé está muy molesto, se aferra mucho a usted y podría tener problemas para dormir, pero responde cuando usted intenta calmarlo.
  • Dolor leve (de 1 a 4): El bebé está un poco molesto y se aferra un poco a usted, pero responde cuando usted intenta calmarlo.

Dolor en niños de 3 años y mayores

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que el niño no puede soportarlo por más de algunas horas, no puede dormir y no puede hacer nada más excepto concentrarse en el dolor. Nadie puede tolerar un dolor intenso durante más de algunas horas.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El dolor es lo suficientemente fuerte como para perturbar las actividades normales y el sueño del niño, pero el niño puede tolerarlo durante horas o días.
  • Dolor leve (de 1 a 4): El niño nota el dolor y podría quejarse de eso, pero no es lo suficientemente intenso como para perturbarle el sueño o las actividades.

Un traumatismo importante es cualquier episodio que pueda causar una lesión muy grave, como:

  • Una caída desde más de 10 pies (3.1 m) [más de 5 pies (1.5 m) para niños menores de 2 años y adultos mayores de 65 años].
  • Un choque en el que alguno de los vehículos involucrados fuera a una velocidad de más de 20 millas (32 km) por hora.
  • Cualquier evento que cause sangrado intenso que no pueda controlar.
  • Cualquier evento lo suficientemente fuerte como para producir una fractura grave en un hueso grande (como el hueso de un brazo o de una pierna).

Con sangrado intenso, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • Sale sangre a chorros de la herida.
  • El sangrado no se detiene ni se reduce al aplicar presión.
  • La sangre empapa rápidamente una venda tras otra.

Con sangrado moderado, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • El sangrado se reduce o se detiene al aplicar presión, pero comienza nuevamente si deja de presionar.
  • La sangre puede empapar algunas vendas, pero no en forma rápida ni descontrolada.

Con sangrado leve, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • El sangrado se detiene por sí solo o al aplicar presión.
  • El sangrado se detiene o se reduce a supuración o goteo después de 15 minutos de aplicar presión. Es posible que exude o gotee por un máximo de 45 minutos.

Pueden ocurrir infecciones urinarias en la vejiga o en los riñones. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor o ardor al orinar.
  • Necesidad de orinar con frecuencia sin poder eliminar mucha orina.
  • Dolor en el flanco, que puede ser en cualquiera de los dos lados de la espalda, justo por debajo de la caja torácica y por encima de la cintura.
  • Sangre en la orina.
  • Fiebre.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los síntomas de choque (la mayoría de estos estarán presentes) incluyen:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Sentir mucho mareo o aturdimiento, como si estuviera por desmayarse.
  • Sentirse muy débil o tener problemas para estar de pie.
  • No sentirse alerta ni capaz de pensar claramente. Es posible que se sienta confuso, inquieto, temeroso o incapaz de responder preguntas.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los síntomas de choque en un niño podrían incluir:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Mucha somnolencia o dificultad para despertarlo.
  • No responde cuando lo tocan o le hablan.
  • Respira mucho más rápido de lo habitual.
  • Actúa confuso. Es posible que el niño no sepa dónde está.

Los síntomas de un ataque al corazón podrían incluir:

  • Dolor o presión en el pecho, o una sensación extraña en el pecho.
  • Sudoración.
  • Falta de aire.
  • Náuseas o vómito.
  • Dolor, presión o una sensación extraña en la espalda, el cuello, la mandíbula, la parte superior del abdomen, o en uno o ambos hombros o brazos.
  • Aturdimiento o debilidad repentina.
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares.

Cuantos más de estos síntomas presente, es más probable que esté teniendo un ataque al corazón. El dolor o la presión en el pecho es el síntoma más común, pero es posible que algunas personas, especialmente las mujeres, no lo noten tanto como otros síntomas. Es posible que no tenga dolor en el pecho en absoluto, sino que en su lugar le falte el aire o tenga náuseas o una extraña sensación en el pecho o en otras zonas.

Busque atención hoy

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención pronto. Probablemente, el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico hoy para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención hoy.
  • Si sucede por la noche, preste atención a los síntomas y busque atención por la mañana.
  • Si los síntomas empeoran, busque atención antes.

Programe una cita

En función de sus respuestas, es posible que el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Programe una cita para consultar a su médico en las próximas 1 a 2 semanas.
  • Si corresponde, pruebe el tratamiento en el hogar mientras espera la cita.
  • Si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud, llame a su médico. Es posible que necesite atención antes.

Busque atención ahora

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención de inmediato. Es probable que el problema empeore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico ahora para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención en la siguiente hora.
  • No necesita llamar a una ambulancia, a menos que:
    • No pueda viajar en forma segura conduciendo usted mismo o pidiéndole a alguien que le lleve.
    • Esté en un área en la que haya mucho tránsito u otros problemas que podrían retrasarle.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de emergencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

No mueva a la persona, a menos que haya una amenaza inminente para la vida de la persona, como un incendio. Si tiene que mover a la persona, mantenga la cabeza y el cuello de la persona apoyados y en línea recta en todo momento. Si la persona tuvo un accidente mientras estaba sumergida y aún está en el agua, haga que la persona flote boca arriba en el agua.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de emergencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

Aplique presión directa y constante en la herida hasta que llegue ayuda. Mantenga el área elevada si puede.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de emergencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

Después de llamar al 911 , el operador podría decirle que mastique 1 aspirina de adulto (325 mg) o 2 a 4 aspirinas de dosis baja (81 mg). Espere a la ambulancia. No trate de conducir un automóvil por sí mismo.

Lesiones y problemas urinarios, 11 años o menos
Problemas posoperatorios
Lesiones y problemas urinarios, 12 años o más
Problemas relacionados con el embarazo

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar puede ayudar a aliviar el dolor, la hinchazón y la rigidez relacionados con un problema en la espalda.

  • Regrese a sus actividades cotidianas normales y comience a trabajar tan pronto como pueda, aunque es posible que deba modificar o limitar algunas tareas laborales.
  • Evite el reposo en cama. El reposo en cama no es un tratamiento eficaz para el dolor de espalda y podría hacer que sanarse le lleve más tiempo.
  • No existe evidencia sólida de que el calor o el hielo sean útiles. Pero puede probar a usarlos para ver si le ayudan.
    • Pruebe a usar una almohadilla térmica a temperatura baja o media por entre 15 y 20 minutos con una frecuencia de 2 a 3 horas. Pruebe una ducha tibia en lugar de una de las sesiones. También puede comprar vendas calientes de un solo uso que duran hasta 8 horas.
    • Puede también probar una compresa de hielo por entre 10 y 15 minutos con una frecuencia de 2 a 3 horas.
  • Cambie de postura cada 30 minutos. Masajee suavemente o frote la zona para ayudar a aliviar el dolor y a estimular el flujo de sangre. No masajee la zona de la lesión si esto le causa dolor.
  • Evite sentarse en la cama y en sillones blandos, y girar o sentarse en otras posiciones que hacen que sus síntomas empeoren.
  • Pruebe alguna de las siguientes posiciones para dormir si tiene problemas para dormir por la noche:
    • Recuéstese boca arriba con las rodillas flexionadas y apoyadas sobre almohadas grandes, o recuéstese en el piso con las piernas sobre el asiento de un sofá o de una silla.
    • Recuéstese de lado con las rodillas y la cadera flexionadas y con una almohada entre las piernas.
    • Recuéstese boca abajo si esto no le aumenta el dolor.
  • Comience a hacer ejercicio aeróbico moderado. Realice caminatas cortas (de 3 a 5 minutos cada 3 horas) en superficies planas tan pronto como pueda para ayudar a mantener los músculos fuertes. Evite las cuestas y las escaleras. Camine únicamente distancias que puede manejar sin dolor, especialmente sin dolor en las piernas. Agregue actividad a su programa de ejercicios cada semana para continuar con su progreso.
  • Haga ejercicios de inclinación pélvica para mover suavemente la columna vertebral y estirar la parte baja de la espalda. Recuéstese boca arriba con las rodillas flexionadas y con los pies apoyados completamente sobre el piso. Contraiga lentamente los músculos del estómago y ejerza presión con la parte baja de la espalda hacia el piso. Mantenga la posición durante 10 segundos. No contenga la respiración. Relájese lentamente.

Ejercicios para reducir el dolor

Más tratamiento en el hogar para una lesión del cóccix

  • Un baño de asiento tibio durante 20 minutos, 3 o 4 veces al día después de las primeras 48 o 72 horas, puede aliviar la zona del cóccix. Sentarse en una bañera de hidromasaje o un baño tibio también podría hacerle sentir bien, siempre que no se siente directamente sobre el cóccix.
  • No se siente sobre superficies duras y no acolchadas.
  • Siéntese en una almohada con forma de C de modo que el espacio abierto se ubique por debajo del cóccix para quitar presión de la zona del cóccix.
  • Evite el estreñimiento. Esforzarse para evacuar el intestino aumentará el dolor de cóccix. Para obtener más información, vea el tema Estreñimiento, 12 años o más .

No fume. El hábito de fumar retrasa el proceso de sanación debido a que disminuye la irrigación sanguínea y retrasa la reparación del tejido. Para obtener más información, vea el tema Cómo dejar de fumar .

Medicamentos que puede comprar sin una receta médica
Pruebe a tomar un medicamento sin receta para ayudar a tratar su fiebre o dolor:

Hable con el médico de su hijo antes de alternar entre dosis de acetaminofén e ibuprofeno. Cuando alterna entre dos medicamentos, existe la posibilidad de que su hijo reciba demasiado medicamento.

Consejos de seguridad
Asegúrese de seguir estos consejos de seguridad cuando utiliza un medicamento sin receta:
  • Lea y siga cuidadosamente todas las instrucciones del frasco y de la caja del medicamento.
  • No tome más de la dosis recomendada.
  • No tome un medicamento si ha tenido una reacción alérgica a él en el pasado.
  • Si se le ha indicado que evite un medicamento, llame a su médico antes de tomarlo.
  • Si usted está embarazada o pudiera estarlo, no tome ningún medicamento que no sea acetaminofén, a menos que su médico se lo haya indicado.
  • No le dé aspirina a ninguna persona de menos de 20 años , a menos que su médico se lo indique.

Tratamiento en el hogar 2 o 3 días después de la lesión

  • Continúe con sus caminatas diarias y auméntelas de 5 a 10 minutos, 3 o 4 veces al día.
  • Intente nadar, que es bueno para la espalda. Es posible que sea doloroso inmediatamente después de una lesión en la espalda, pero nadar largos o batir las piernas con aletas a menudo ayuda a evitar que el dolor de espalda reaparezca.
  • Tome una clase de yoga o reciba una sesión de masajes .

A menudo, el dolor de espalda mejora cuando usted aumenta gradualmente su actividad física. Trate de retomar sus rutinas y actividades normales tan pronto como sea posible. El reposo y la falta de actividad podrían realmente aumentar el dolor de espalda o hacer que este dure más.

Síntomas a los que debe prestar atención durante el tratamiento en el hogar

Llame a su médico si ocurre alguna de las siguientes situaciones durante el tratamiento en el hogar:

  • Una pierna o ambas piernas se debilitan o se entumecen.
  • Pierde el control de los intestinos o la vejiga.
  • El dolor de espalda no mejora, o se pone peor.
  • Le sube fiebre.
  • Los síntomas se vuelven más graves o frecuentes.

Prevención

No hay evidencia clara de que usted pueda prevenir el dolor de espalda. Pero hay algunas cosas que usted puede hacer que pueden ayudar a prevenirlo. Y estas lo pueden preparar para una recuperación más rápida en caso de que tenga dolor de espalda.

Ejercicios que debe evitar

Algunos ejercicios de hecho aumentan sus probabilidades de tener lumbalgia. Evite:

  • Abdominales con las piernas estiradas.
  • Abdominales con las piernas flexionadas cuando tiene dolor de espalda agudo (podría ser seguro si mantiene la espalda en una posición neutral).
  • Levantamientos de piernas (levantar ambas piernas cuando está acostado boca arriba).
  • Levantar mucho peso por encima de la cintura (ejercicios para el trapecio o para los bíceps mientras está de pie).
  • Cualquier estiramiento realizado mientras está sentado con las piernas en una posición de V.
  • Tocarse los dedos de los pies mientras está de pie.

Comodidad y distribución de muebles y elementos en el trabajo

La mayoría de los problemas en la espalda que ocurren en el lugar de trabajo son causados por estrés físico, como estar en una posición incómoda durante mucho tiempo, hacer los mismos movimientos una y otra vez y, simplemente, usar demasiado la espalda. Estas lesiones pueden causar tensión y distensión en los músculos, en los nervios, en los tendones, en las articulaciones, en los vasos sanguíneos o en los discos vertebrales.

Disponga su trabajo para ayudar a prevenir las lesiones relacionadas con el trabajo. Es importante que se ubique de manera que pueda sentarse cómodamente y reducir la tensión en cualquier zona específica del cuerpo. Cambie de posición y de tareas tan a menudo como pueda, y ajuste las herramientas a su tamaño y a sus preferencias. Si está realizando un trabajo o una tarea que requiere que esté sentado durante largos períodos, levántese, estírese y muévase al menos una vez por hora.

Cómo prepararse para su cita

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita .

Usted puede ayudar a su médico a diagnosticar y a tratar su afección preparándose para responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son sus síntomas principales?
  • ¿Durante cuánto tiempo ha tenido los síntomas?
  • Si se lesionó, ¿cómo y cuándo ocurrió la lesión? ¿Cómo se la trató?
  • ¿Qué estaba haciendo cuando comenzó el dolor de espalda?
  • ¿Ha participado en una pelea, o ha recibido un golpe o una patada en la espalda?
  • ¿Ha tenido alguna lesión en la misma zona en el pasado? ¿Tiene problemas continuos debido a la lesión previa?
  • Si tiene dolor de espalda crónico, ¿el dolor ha cambiado significativamente?
  • ¿Tiene debilidad en las piernas; entumecimiento en los glúteos, en los genitales o en las piernas; o pérdida del control de la vejiga o de los intestinos?
  • ¿Tiene algún otro síntoma, como dolor abdominal, problemas urinarios o fiebre?
  • ¿Ha sido tratado por una infección en los riñones o en la vejiga, o por otro problema recientemente?
  • ¿Ha experimentado pérdida de peso de origen desconocido recientemente?
  • ¿Tiene fiebre?
  • ¿Qué actividades relacionadas con los deportes, con el trabajo o con su estilo de vida hacen que sus síntomas mejoren o empeoren?
  • ¿Cree que las actividades relacionadas con su trabajo o con sus pasatiempos causaron sus síntomas?
  • ¿Qué medidas de tratamiento en el hogar ha probado? ¿Le ayudaron?
  • ¿Qué medicamentos sin receta ha tomado? ¿Le ayudaron?
  • ¿Tiene algún riesgo de salud ?

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Revisor médico especializado Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisado1 diciembre, 2017