Quemaduras y descargas eléctricas

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La mayoría de las quemaduras son lesiones menores que ocurren en el hogar o en el trabajo. Es común tener una quemadura menor provocada por agua caliente, un rizador o por tocar una cocina caliente. Por lo general, el tratamiento en el hogar es lo único que se necesita para cicatrizarlas y para prevenir otros problemas, como una infección.

Existen muchos tipos de quemaduras.

  • Las quemaduras por calor (quemaduras térmicas) son causadas por fuego, vapor, objetos calientes o líquidos calientes. Las escaldaduras por líquidos calientes son las quemaduras más comunes en los niños y los adultos mayores.
  • Las quemaduras por temperaturas bajas son causadas por la exposición de la piel a condiciones de humedad, viento o frío .
  • Las quemaduras eléctricas son causadas por el contacto con fuentes eléctricas o por un rayo.
  • Las quemaduras químicas son causadas por el contacto con sustancias químicas domésticas o industriales en forma líquida, sólida o gaseosa, como los ácidos . Los alimentos naturales, como los chiles , que contienen una sustancia irritante para la piel, pueden causar una sensación de ardor.
  • Las quemaduras por radiación son causadas por el sol, las cabinas solares, las lámparas solares, las radiografías o la radioterapia del tratamiento para el cáncer.
  • Las quemaduras por fricción son causadas por el contacto con cualquier superficie dura, como carreteras ("salpullido de carretera"), alfombras o el piso del gimnasio. Por lo general, son quemaduras por raspadura (abrasión) y por calor. Los deportistas que se caen en los pisos, las canchas o las pistas pueden tener quemaduras por fricción en la piel. Los conductores de motocicletas o bicicletas que tienen accidentes en la carretera sin usar ropa de protección también pueden tener quemaduras por fricción. Para obtener información sobre el tratamiento para las quemaduras por fricción, vea el tema Raspaduras .

Inhalar aire o gases calientes puede lesionar los pulmones ( lesiones por inhalación ). Inhalar gases tóxicos, como monóxido de carbono , puede causar intoxicación.

Las quemaduras lesionan las capas de la piel y también pueden lesionar otras partes del cuerpo, como los músculos, los vasos sanguíneos, los nervios, los pulmones y los ojos. Las quemaduras se definen como de primer, segundo, tercer o cuarto grado, según la cantidad de capas de piel y de tejido que se hayan quemado. Cuanto más profunda sea la quemadura y cuanto más grande sea el área de la quemadura, más grave será la quemadura.

La gravedad de una quemadura está determinada por varias cosas, que incluyen:

  • La profundidad, el tamaño, la causa, la zona corporal afectada, la edad y la salud de la víctima de la quemadura.
  • Cualquier otra lesión que haya ocurrido y la necesidad de recibir atención de seguimiento.

Las quemaduras afectan a las personas de todas las edades, aunque algunas corren un riesgo más alto que otras.

  • La mayoría de las quemaduras que ocurren en niños de menos de 5 años son escaldaduras provocadas por líquidos calientes.
  • Más de la mitad de todas las quemaduras ocurre en el grupo de edad de 18 a 64 años.
  • Los adultos mayores corren un riesgo más alto de tener quemaduras, en su mayoría escaldaduras provocadas por líquidos calientes.
  • Los hombres tienen el doble de probabilidades de tener lesiones por quemaduras que las mujeres.

Quemaduras en niños

Los bebés y los niños pequeños podrían tener una reacción más grave a una quemadura que un adulto. Una quemadura en un adulto puede causar una pérdida menor de líquidos del cuerpo, pero en un bebé o un niño pequeño, una quemadura del mismo tamaño y la misma profundidad puede causar una pérdida grave de líquidos.

La edad de un niño determina lo seguro que debe ser su entorno, así como en qué medida debe ser supervisado el niño. En cada etapa de la vida de un niño, busque riesgos de quemadura y utilice medidas de seguridad adecuadas. Dado que la mayoría de las quemaduras ocurren en el hogar, las medidas de seguridad simples disminuyen la probabilidad de que alguien se queme. Vea la sección Prevención de este tema.

Cuando un niño o un adulto vulnerable se queman, es importante averiguar cómo sucedió la quemadura. Si la causa de la quemadura que se informa no concuerda con el aspecto de la quemadura, debe considerarse la posibilidad de maltrato y deben ofrecerse recursos de ayuda , como servicios sociales. Las quemaduras autoinfligidas requerirán tratamiento así como una evaluación de la salud emocional de la persona.

La infección es una preocupación con todas las quemaduras. Preste atención a las señales de infección durante el proceso de cicatrización. El tratamiento en el hogar para una quemadura menor reducirá el riesgo de tener una infección. Es más probable que las quemaduras profundas con ampollas abiertas se infecten y necesiten tratamiento médico.

Revise sus síntomas para decidir si debería ver a un médico y en qué momento.

Revise sus síntomas

¿Se ha quemado, ha tenido algún choque ("shock") eléctrico o inhalado humo o emanaciones?
Quemadura, choque eléctrico o inhalación de humo
No
Quemadura, choque eléctrico o inhalación de humo
¿Qué edad tiene?
Menos de 12 años
Menos de 12 años
12 a 50 años
12 a 50 años
51 años o más
51 años o más
¿Es usted hombre o mujer?
Hombre
Varón
Mujer
Mujer
¿Tiene síntomas de choque ("shock")?
Symptoms of shock
No
Symptoms of shock
¿Tiene problemas para respirar (más que una nariz congestionada)?
Dificultad respiratoria
No
Dificultad respiratoria
¿Describiría el problema respiratorio como grave, moderado o leve ?
Grave
Dificultad respiratoria grave
Moderado
Dificultad respiratoria moderada
Leve
Dificultad respiratoria leve
¿Describiría el problema como grave, moderado o leve ?
Grave
Dificultad respiratoria grave
Moderado
Dificultad respiratoria moderada
Leve
Dificultad respiratoria leve
¿Hay alguna quemadura que pueda ver?
Tiene una quemadura visible
No
Tiene una quemadura visible
¿Cuán profunda es la quemadura?
Cuarto grado
Fourth-degree burn
Tercer grado
Quemadura de tercer grado
Segundo grado
Quemadura de segundo grado
Primer grado
Quemadura de primer grado
¿Qué porción del cuerpo está quemada? Determinar la extensión de la quemadura en un adulto o en un niño mayor es diferente que determinarla en un bebé o en un niño pequeño .
Más de 2 por ciento
Más del 2 por ciento del cuerpo está quemado
2 por ciento o menos
El 2 por ciento o menos del cuerpo está quemado
¿Qué porción del cuerpo está quemada? Determinar la extensión de la quemadura en un adulto o en un niño mayor es diferente que determinarla en un bebé o en un niño pequeño .
Más de 10 por ciento
Más del 10 por ciento del cuerpo está quemado
1 a 10 por ciento
Entre el 1 y el 10 por ciento del cuerpo está quemado
Menos de 1 por ciento
Menos del 1 por ciento del cuerpo está quemado
¿Qué porción del cuerpo está quemada? Determinar la extensión de la quemadura en un adulto o en un niño mayor es diferente que determinarla en un bebé o en un niño pequeño .
Más de 15 por ciento
Más del 15 por ciento del cuerpo está quemado
2 a 15 por ciento
Entre el 2 y el 15 por ciento del cuerpo está quemado
Menos de 2 por ciento
Menos del 2 por ciento del cuerpo está quemado
¿La quemadura se encuentra en la cara, en los párpados o en los oídos?
Quemadura en la cara, los párpados o las orejas
No
Quemadura en la cara, los párpados o las orejas
¿La quemadura se encuentra en las manos o los pies, en el área inguinal o sobre una articulación?
Quemadura en las manos, los pies, la zona de la ingle o la piel que cubre una articulación
No
Quemadura en las manos, los pies, la zona de la ingle o la piel que cubre una articulación
¿La quemadura se extiende por completo alrededor de un brazo, una mano, una pierna o un pie?
Quemadura que rodea un brazo, una mano, una pierna o un pie
No
Quemadura que rodea un brazo, una mano, una pierna o un pie
¿Le cayó un rayo?
Fue alcanzado por un rayo
No
Fue alcanzado por un rayo
¿Tuvo un choque ("shock") eléctrico?
Choque eléctrico
No
Choque eléctrico
¿Ha notado latidos cardíacos irregulares o cambios en la frecuencia cardíaca después del choque ("shock") eléctrico?
La frecuencia cardíaca podría haber cambiado justo cuando sucedió el choque (probablemente se aceleró), pero debería haber regresado a la normalidad muy poco después.
Cambio en la frecuencia cardíaca después de un choque eléctrico
No
Cambio en la frecuencia cardíaca después de un choque eléctrico
¿Tiene quemaduras en la piel?
Quemadura en la piel
No
Quemadura en la piel
¿El choque ("shock") le causó entumecimiento y hormigueo?
Choque eléctrico causó entumecimiento y hormigueo
No
Choque eléctrico causó entumecimiento y hormigueo
¿Le dispararon con un arma paralizante o Taser?
Recibió un disparo de un arma paralizante
No
Recibió un disparo de un arma paralizante
¿Cree que la quemadura puede haber sido causada por maltrato?
La quemadura puede deberse al abuso
No
La quemadura puede deberse al abuso
Después de inhalar humo, ¿tiene algún problema en la garganta, como dolor de garganta, ronquera, tos o problemas para hablar?
Problemas de garganta después de inhalar humo
No
Problemas de garganta después de inhalar humo
¿Hay algún dolor?
Dolor
No
Dolor
¿Qué tan fuerte es el dolor en una escala del 0 al 10, si 0 es ningún dolor y 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse?
8 a 10: Dolor grave
Dolor intenso
5 a 7: Dolor moderado
Dolor moderado
1 a 4: Dolor leve
Dolor leve
El dolor:
¿Ha empeorado?
El dolor está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
El dolor no ha cambiado
¿Ha mejorado?
El dolor está mejorando
Síntomas de infección
No
Síntomas de infección
¿Cree que podría tener fiebre?
Posible fiebre
No
Posible fiebre
¿Hay vetas rojizas que se alejan del área o pus que drena de ella?
Vetas rojizas o pus
No
Vetas rojizas o pus
¿Tiene diabetes, un sistema inmunitario debilitado , enfermedad arterial periférica o algún elemento quirúrgico en el área?
"Elemento" incluye cosas como articulaciones artificiales, placas o tornillos, catéteres y bombas de administración de medicamentos.
Diabetes, problemas inmunitarios, enfermedad de las arterias periféricas o equipo quirúrgico en la zona afectada
No
Diabetes, problemas inmunitarios, enfermedad de las arterias periféricas o equipo quirúrgico en la zona afectada
¿Cree que podría necesitar una vacuna antitetánica ?
Podría necesitar una vacuna antitetánica
No
Podría necesitar una vacuna antitetánica
Es posible que no pueda limpiar la herida si esta es profunda, le duele demasiado o tiene un objeto clavado en ella.
Puede limpiar la herida de manera adecuada
No
No puede limpiar la herida de manera adecuada
A medida que la quemadura sana, ¿le tira la piel o le resulta difícil mover el área?
Una quemadura que está sanando está causando tirantez en la piel o impidiendo el movimiento normal
No
Una quemadura que está sanando está causando tirantez en la piel o impidiendo el movimiento normal

Muchos factores pueden afectar la forma en que el cuerpo responde a un síntoma y qué tipo de atención podría necesitar. Estos incluyen:

  • Su edad. Los bebés y los adultos mayores tienden a enfermarse con más rapidez.
  • Su estado de salud general. Si tiene una afección, como diabetes, VIH, cáncer o enfermedad cardíaca, es posible que deba prestar especial atención a determinados síntomas y buscar atención antes.
  • Los medicamentos que toma. Determinados medicamentos, remedios herbales y suplementos pueden causar síntomas o empeorarlos.
  • Hechos relacionados con la salud recientes, como una cirugía o una lesión. Estos tipos de hechos pueden causar síntomas más adelante o agravarlos.
  • Sus hábitos de salud y su estilo de vida, como los hábitos alimentarios y de ejercicio, el hábito de fumar, el consumo de alcohol o de drogas, los antecedentes sexuales y los viajes.

Pruebe el tratamiento en el hogar

Usted respondió todas las preguntas. En función de sus respuestas, es posible que pueda resolver este problema en el hogar.

  • Pruebe el tratamiento en el hogar para aliviar los síntomas.
  • Llame a su médico si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud (por ejemplo, si los síntomas no mejoran como debería esperar). Es posible que necesite atención antes.

Puede ser difícil saber qué tan profunda es una quemadura.

  • Una quemadura de cuarto grado atraviesa la piel y el tejido graso, y lesiona el músculo, los nervios, los vasos sanguíneos y los huesos.
  • Una quemadura de tercer grado atraviesa todas las capas de la piel hasta el tejido graso que está debajo. La piel está seca e hinchada, y puede tener un aspecto blanco pálido o negro carbón. Este tipo de quemadura destruye los nervios; por lo tanto, puede no doler salvo en los bordes.
  • Una quemadura de segundo grado involucra varias capas de la piel. La piel puede estar inflamada, hinchada, húmeda o tener ampollas.
  • Una quemadura de primer grado afecta solo la capa externa de la piel. La piel está seca y duele cuando la toca. Una quemadura solar leve es una quemadura de primer grado.

Algunos patrones comunes de quemaduras y zonas comunes para las quemaduras que se producen como consecuencia del maltrato incluyen:

  • Quemaduras circulares que tienen el tamaño y la forma del extremo de un cigarrillo o cigarro.
  • Quemaduras en la planta de los pies.
  • Quemaduras que parecen guantes (en las manos), calcetines (en los pies) o un círculo grande en las nalgas. Estas se producen por poner las manos, los pies o las nalgas en un lavabo o en una tina con agua hirviendo.

En el caso de las quemaduras causadas por maltrato, la explicación de la quemadura puede no coincidir con el tamaño, la forma o la ubicación de la quemadura. Pero de todos modos puede ser difícil saber si una quemadura fue causada a propósito. Una quemadura causada por arrojar líquido caliente a alguien puede parecer una quemadura causada por un derrame accidental.

Los síntomas de dificultad para respirar pueden ser de leves a graves. Por ejemplo:

  • Podría sentir un poco de falta de aliento, pero aún puede hablar (dificultad para respirar leve), o podría sentir tanta falta de aliento que no puede hablar en absoluto (dificultad para respirar grave).
  • Podría resultarle difícil respirar cuando realiza actividades (dificultad para respirar leve), o podría tener que hacer mucho esfuerzo para respirar incluso cuando está en reposo (dificultad para respirar grave).

Problemas para respirar graves significa:

  • El niño no puede comer ni hablar porque está respirando muy fuerte.
  • Las fosas nasales del niño se agrandan, y el abdomen se mueve hacia adentro y hacia afuera con cada respiración.
  • Parece que el niño se está agotando.
  • El niño parece muy somnoliento o confundido.

Problemas para respirar moderados significa:

  • El niño está respirando mucho más rápido de lo habitual.
  • El niño debe tomarse descansos cuando come o cuando habla para poder respirar.
  • Las fosas nasales se agrandan, o el estómago se mueve hacia adentro y hacia afuera en los momentos en que el niño respira.

Problemas para respirar leves significa:

  • El niño está respirando un poco más rápido de lo habitual.
  • Parece que el niño tiene un poco de falta de aliento, pero aún puede comer o hablar.

Problemas para respirar graves significa:

  • No puede hablar en absoluto.
  • Debe esforzarse mucho para respirar.
  • Siente que no puede recibir suficiente aire.
  • No se siente alerta o no puede pensar claramente.

Problemas para respirar moderados significa:

  • Le resulta difícil hablar formando oraciones completas.
  • Le resulta difícil respirar cuando realiza actividades.

Problemas para respirar leves significa:

  • Siente un poco de falta de aliento, pero aún puede hablar.
  • Le está resultando difícil respirar cuando realiza actividades.

Los cambios en los latidos cardíacos pueden incluir:

  • Tener latidos cardíacos más rápidos o más lentos de lo que es normal para usted. Esto incluiría una frecuencia del pulso de más de 120 latidos por minuto (cuando no está haciendo ejercicio) o de menos de 50 latidos por minuto (a menos que eso sea normal para usted).
  • Tener una frecuencia cardíaca que no tiene un patrón constante.
  • Tener latidos saltados.
  • Tener latidos adicionales.

Dolor en adultos y niños mayores

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que no puede soportarlo por más de algunas horas, no puede dormir y no puede hacer nada más excepto concentrarse en el dolor.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El dolor es lo suficientemente intenso como para perturbar sus actividades normales y el sueño, pero lo puede tolerar durante horas o días. Moderado también puede significar dolor que aparece y desaparece incluso si es intenso cuando está presente.
  • Dolor leve (de 1 a 4): Usted nota el dolor, pero no es lo suficientemente intenso como para perturbarle el sueño o las actividades.

Dolor en niños menores de 3 años

Puede ser difícil saber cuánto dolor siente un bebé o un niño pequeño.

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que el bebé no puede dormir, no puede estar cómodo y llora constantemente sin importar lo que usted haga. Es posible que el bebé patee, cierre los puños o haga muecas.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El bebé está muy molesto, se aferra mucho a usted y podría tener problemas para dormir, pero responde cuando usted intenta calmarlo.
  • Dolor leve (de 1 a 4): El bebé está un poco molesto y se aferra un poco a usted, pero responde cuando usted intenta calmarlo.

A continuación, le indicamos algunos consejos para calcular qué porcentaje del cuerpo está quemado en un adulto o en un niño mayor.

  • La palma de la mano de la persona equivale al 1% del área de la superficie del cuerpo. Usar la palma de la mano de la persona es una buena manera de calcular el tamaño de una quemadura pequeña.
  • La superficie total de la cabeza y el cuello es del 9% del área de la superficie del cuerpo.
  • La superficie total de un brazo y la mano es del 9%.
  • La del pecho es del 9%.
  • La del abdomen es del 9%.
  • La de la parte superior de la espalda es del 9%.
  • La de la parte baja de la espalda es del 9%.
  • La superficie total de una pierna y el pie es del 18%.
  • La de la zona inguinal es del 1%.

A continuación, le indicamos algunos consejos para calcular qué porcentaje del cuerpo está quemado en un bebé o en un niño pequeño.

  • La palma de la mano del niño equivale al 1% del área de la superficie del cuerpo. Usar la palma de la mano del niño es una buena manera de calcular el tamaño de una quemadura pequeña.
  • La superficie total de la cabeza y el cuello es del 21% del área de la superficie del cuerpo.
  • La superficie total de un brazo y la mano es del 10%.
  • La superficie total del pecho y el abdomen es del 13%.
  • La de la espalda es del 13%.
  • La de las nalgas es del 5%.
  • La superficie total de una pierna y el pie es del 13.5%.
  • La de la zona inguinal es del 1%.

Síntomas de infección pueden incluir:

  • Aumento del dolor, la hinchazón, la temperatura o el enrojecimiento en la zona o a su alrededor.
  • Vetas rojas que emanan de la zona.
  • Pus que supura de la zona.
  • Fiebre.

Determinadas afecciones de salud y medicamentos debilitan la capacidad del sistema inmunitario de combatir las infecciones y las enfermedades. Algunos ejemplos en los adultos son:

  • Enfermedades como diabetes, cáncer, enfermedades cardíacas y VIH/SIDA.
  • Problemas a largo plazo con el alcohol y las drogas.
  • Medicamentos esteroides, que pueden usarse para tratar una variedad de afecciones.
  • Quimioterapia y radioterapia para el cáncer.
  • Otros medicamentos usados para tratar la enfermedad autoinmunitaria.
  • Medicamentos que se hayan tomado después de un trasplante de órganos.
  • No tener bazo.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los síntomas de choque (la mayoría de estos estarán presentes) incluyen:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Sentir mucho mareo o aturdimiento, como si estuviera por desmayarse.
  • Sentirse muy débil o tener problemas para estar de pie.
  • No sentirse alerta ni capaz de pensar claramente. Es posible que se sienta confuso, inquieto, temeroso o incapaz de responder preguntas.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los síntomas de choque en un niño podrían incluir:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Mucha somnolencia o dificultad para despertarlo.
  • No responde cuando lo tocan o le hablan.
  • Respira mucho más rápido de lo habitual.
  • Actúa confuso. Es posible que el niño no sepa dónde está.

Para limpiar bien una herida:

  • Primero lávese las manos.
  • Con pinzas limpias, extraiga de la herida las partículas grandes de suciedad o residuos. No introduzca profundamente las pinzas en la herida.
  • Coloque la herida bajo agua corriente fría. Si tiene un rociador en su lavabo, puede usarlo para ayudar a eliminar la suciedad y otros residuos de la herida.
  • Restriegue suavemente con agua, un jabón suave y una toalla.
  • Si todavía hay algo de suciedad o residuo en la herida, vuelva a limpiarla.
  • Si la herida comienza a sangrar, aplíquele presión directa y constante.

Si una sustancia química ha causado una herida o quemadura, siga las instrucciones que se encuentran en el recipiente de la sustancia química o llame al centro de toxicología (1-800-222-1222) para averiguar qué hacer. La mayoría de las sustancias químicas deben enjuagarse con mucha agua, pero con algunas sustancias químicas, el agua puede empeorar la quemadura.

Es posible que necesite una vacuna antitetánica dependiendo del grado de suciedad de la herida y del tiempo que haya pasado desde su última vacuna.

  • Para una herida sucia con elementos como polvo, saliva o heces, es posible que necesite una vacuna si:
    • No se ha puesto una vacuna antitetánica en los últimos 5 años.
    • No sabe cuándo se puso su última vacuna.
  • Para una herida limpia, es posible que necesite una vacuna si:
    • No se ha puesto una vacuna antitetánica en los últimos 10 años.
    • No sabe cuándo se puso su última vacuna.

Busque atención hoy

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención pronto. Probablemente, el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico hoy para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención hoy.
  • Si sucede por la noche, preste atención a los síntomas y busque atención por la mañana.
  • Si los síntomas empeoran, busque atención antes.

Busque atención ahora

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención de inmediato. Es probable que el problema empeore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico ahora para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención en la siguiente hora.
  • No necesita llamar a una ambulancia, a menos que:
    • No pueda viajar en forma segura conduciendo usted mismo o pidiéndole a alguien que le lleve.
    • Esté en un área en la que haya mucho tránsito u otros problemas que podrían retrasarle.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de emergencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

Programe una cita

En función de sus respuestas, es posible que el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Programe una cita para consultar a su médico en las próximas 1 a 2 semanas.
  • Si corresponde, pruebe el tratamiento en el hogar mientras espera la cita.
  • Si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud, llame a su médico. Es posible que necesite atención antes.

Tratamiento en el hogar

La mayoría de las quemaduras menores cicatrizarán por sí solas y, por lo general, el tratamiento en el hogar es lo único que se necesita para aliviar los síntomas y fomentar la cicatrización. Pero si sospecha que puede tener una lesión más grave, utilice medidas de primeros auxilios mientras hace arreglos para que su médico le realice una evaluación.

Primeros auxilios inmediatos para las quemaduras

  • Primero, detenga la fuente de calor para evitar una quemadura más grave.
    • Quemaduras por calor (quemaduras térmicas): Sofoque todas las llamas cubriéndolas con una manta o con agua. Si su ropa se prende fuego, no corra: deténgase, tírese al suelo y ruede para sofocar las llamas.
    • Quemaduras por temperaturas bajas: Pruebe medidas de primeros auxilios para calentar las zonas. Las zonas pequeñas del cuerpo (orejas, cara, nariz, dedos de las manos y de los pies) que están muy frías o congeladas pueden calentarse soplando aire tibio sobre ellas, metiéndolas dentro de la ropa o colocándolas en agua tibia.
    • Escaldaduras con líquido (quemaduras térmicas): Haga correr agua fría del grifo por la quemadura por entre 10 y 20 minutos. No utilice hielo.
    • Quemaduras eléctricas : Después de que la persona haya sido separada de la fuente eléctrica, controle la respiración y los latidos cardíacos. Si la persona no respira o no tiene latidos cardíacos, llame al 911.
    • Quemaduras químicas : Los alimentos naturales, como los chiles , que contienen una sustancia irritante para la piel, pueden causar una sensación de ardor. Cuando ocurre una quemadura con sustancias químicas, averigüe qué sustancia química causó la quemadura. Llame a su Centro de Toxicología local o a la Línea telefónica directa nacional de toxicología (1-800-222-1222) para obtener más información acerca de cómo tratar la quemadura.
    • Quemaduras con alquitrán o plástico caliente : Haga correr agua fría de inmediato por el alquitrán caliente o el plástico caliente para enfriar el alquitrán o el plástico.
  • Luego, busque otras lesiones. Es posible que la quemadura no sea la única lesión.
  • Quítese cualquier joya o ropa que tenga en el lugar de la quemadura. Si la ropa está adherida a la quemadura, no la quite. Corte cuidadosamente alrededor de la tela adherida para quitar la tela suelta. Quítese todas las joyas debido a que puede ser difícil quitarlas luego si se produce hinchazón.

Prepárese para una evaluación médica

Si va a consultar a su médico pronto:

  • Cúbrase la quemadura con un paño limpio y seco para reducir el riesgo de infección.
  • No coloque bálsamos ni medicamentos sobre la zona de la quemadura, a fin de que su médico pueda evaluar la quemadura en forma adecuada.
  • No coloque hielo ni mantequilla sobre la zona de la quemadura, debido a que estas medidas no ayudan y pueden dañar el tejido de la piel.

Tratamiento en el hogar para quemaduras menores

  • Para el tratamiento en el hogar de quemaduras de primer grado y quemaduras solares:
    • Utilice paños fríos sobre las zonas de la quemadura.
    • Tome duchas o baños fríos frecuentes.
    • Aplique lociones calmantes que contengan sábila ("aloe vera") sobre las zonas de la quemadura para aliviar el dolor y la hinchazón. Estas lociones para la piel pueden usarse para aliviar la comezón pero no deberían usarse si las quemaduras exudan líquido o tienen costras recientes. Aplicar crema de hidrocortisona al 0.5% en la zona de la quemadura también puede ayudar. Nota: No utilice la crema en niños de menos de 2 años, a menos que su médico le indique que lo haga. No la utilice en la zona rectal ni vaginal de niños de menos de 12 años, a menos que su médico le indique que lo haga.
  • Un antihistamínico, por ejemplo, uno que no produzca somnolencia como loratadina (Claritin) o uno que podría hacerle sentir somnoliento como difenhidramina (Benadryl), también puede ayudar a eliminar la comezón. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.
  • No hay mucho que pueda hacer para impedir que la piel se descame después de la quemadura solar; es parte del proceso de cicatrización. Una loción puede ayudar a aliviar la comezón.
  • Otras medidas de tratamiento en el hogar , como la manzanilla, pueden ayudar a aliviar sus síntomas de quemadura solar.

Es importante proteger una quemadura mientras cicatriza. Las quemaduras que han cicatrizado recientemente pueden ser sensibles a la temperatura. Se deben proteger del frío las quemaduras que están en proceso de cicatrización porque la zona quemada tiene más probabilidades de congelarse. Y una nueva zona quemada puede sufrir quemaduras solares con facilidad. Se debe utilizar un protector solar con un factor de protección solar (SPF) de 30 o más para proteger la piel nueva durante el primer año después de sufrir una quemadura.

Es posible que pueda tratar las quemaduras de segundo grado en el hogar .

No fume. Fumar retrasa la sanación porque reduce el riego sanguíneo y retrasa la reparación del tejido. Para obtener más información, vea el tema Cómo dejar de fumar .

Las quemaduras de primer grado y las quemaduras de segundo grado menores pueden ser dolorosas. Pruebe lo siguiente para ayudar a aliviar el dolor:

Medicamentos que puede comprar sin una receta médica
Pruebe tomar un medicamento sin receta para ayudar a tratar su fiebre o dolor:

Hable con el médico de su hijo antes de alternar entre dosis de acetaminofén e ibuprofeno. Cuando alterna entre dos medicamentos, existe la posibilidad de que su hijo reciba demasiado medicamento.

Consejos de seguridad
Asegúrese de seguir estos consejos de seguridad cuando utiliza un medicamento sin receta:
  • Lea y siga cuidadosamente todas las instrucciones del frasco y de la caja del medicamento.
  • No tome más que la dosis recomendada.
  • No tome un medicamento si ha tenido alguna reacción alérgica a él en el pasado.
  • Si se le ha indicado que evite un medicamento, llame a su médico antes de tomarlo.
  • Si está embarazada o podría estarlo, no tome ningún medicamento que no sea acetaminofén, a menos que su médico se lo haya indicado.
  • No le dé aspirina a ninguna persona de menos de 20 años , a menos que su médico le indique que lo haga.

Síntomas a los que debe prestar atención durante el tratamiento en el hogar

Llame a su médico si ocurre alguna de las siguientes situaciones durante el tratamiento en el hogar:

  • Aumenta el dolor.
  • Tiene dificultad para respirar.
  • Aparecen señales de infección .
  • Los síntomas se vuelven más graves o frecuentes.

Prevención

La mayoría de las quemaduras ocurren en el hogar. Las medidas de seguridad simples disminuyen las probabilidades de que alguien se queme.

Medidas de seguridad en el hogar

  • No fume en la cama.
  • Coloque alarmas de humo y otros dispositivos de seguridad contra incendios en ubicaciones estratégicas en su hogar, como en la cocina y los dormitorios, y cerca de las chimeneas o las cocinas. Los detectores de humo deben revisarse, y las baterías deben reemplazarse en forma regular. Una buena manera de recordar hacer esto es revisar los detectores de humo dos veces al año, cuando cambian el horario de verano y la hora estándar.
  • Prepare un plan de escape en caso de incendio y asegúrese de que la familia lo conozca (las niñeras también).
  • Tenga un extintor de incendios cerca de la cocina y hágalo revisar anualmente. Aprenda a utilizarlo. Apague los incendios de alimentos o grasa en una cacerola con una tapa o con otra olla.
  • Configure sus calentadores de agua a 120°F (49°C) o menos. Siempre pruebe la temperatura del agua de su baño.
  • Guarde las soluciones limpiadoras y las pinturas en contenedores, en áreas bien ventiladas.
  • Utilice fusibles adecuados en las cajas eléctricas, no sobrecargue los tomacorrientes y utilice cables eléctricos aislantes y conectados a tierra.
  • Mantenga los áticos, los sótanos y las cocheras limpios de basura.
  • Tenga cuidado con los equipos a gasolina, como cortadoras de césped, quitanieves y motosierras.
  • Tenga cuidado con cualquier sustancia inflamable que se usa para prender fuego, como líquido para encender fuego.
  • Evite los fuegos artificiales. Cuando manipule fuegos artificiales, piense primero en la seguridad.

Su departamento de bomberos local es un buen recurso para obtener más información sobre cómo prevenir incendios, preparar un plan de escape en caso de incendio, utilizar dispositivos de seguridad contra incendios y proporcionar tratamiento de primeros auxilios para quemaduras.

Seguridad de los niños

Enseñe a los niños reglas de seguridad para los fósforos, el fuego, los tomacorrientes, los cables eléctricos, las cocinas y las sustancias químicas. Tenga en cuenta las consideraciones de seguridad para los niños . Los consejos de prevención para niños incluyen los siguientes:

  • Mantenga los fósforos y las llamas, como velas o faroles, fuera del alcance de los niños. Mantenga a los niños alejados de las cocinas y de los hornos cuando esté cocinando, y no coloque las asas de las ollas donde pueda alcanzarlas un niño. No deje que los niños jueguen con electrodomésticos pequeños, como rizadores, secadores de cabello, tostadoras o almohadillas térmicas.
  • Nunca sostenga a un niño mientras fuma o bebe algún líquido caliente, debido a que cualquier movimiento repentino que haga el niño puede causar una quemadura.
  • Nunca deje alimentos o líquidos calientes al alcance de los niños, como en el borde de mesas o encimeras. Además, tenga cuidado al dejar líquidos calientes sobre una mesa con un mantel que los niños pequeños puedan alcanzar y tirar hacia abajo.
  • Evite quemaduras eléctricas, químicas, de fricción y por calor en niños pequeños:
    • Mantenga los cables eléctricos lejos del alcance de los niños. Un niño que mastica un cable puede causarse una quemadura eléctrica en la boca. Cubra los tomacorrientes de modo que los niños no metan cosas en estos.
    • No permita que los niños saquen cosas calientes del horno o del horno de microondas. Tenga cuidado toda vez que caliente biberones en el horno de microondas para que el líquido no se caliente demasiado. Una bolsa estéril puede reventarse o una tapa puede no estar ajustada, y cuando el biberón se inclina para beber, el contenido caliente puede quemar al bebé. Por este motivo, la mayoría de los médicos recomiendan que los biberones no se calienten en el horno de microondas.
    • Guarde las soluciones de limpieza y sustancias químicas fuera del alcance de los niños.
    • Las quemaduras por fricción pueden causar pequeños cortes y raspaduras. No tire de su hijo ni lo arrastre sobre la alfombra al jugar.
  • Enseñe a los niños con la edad suficiente a comprender que deben detenerse, tirarse al suelo y rodar si su ropa se prende fuego para que así puedan ayudar a apagar las llamas y prevenir una quemadura más grave.
  • Compre a los niños ropa de cama hecha con tela retardante de llamas. Vista a los niños con ropa retardante de llamas y de incendios. Los adultos mayores deben tener cuidado cuando usan ropa con accesorios sueltos que pueden prenderse fuego.
  • Mantenga las cocinas a leña y las chimeneas en buenas condiciones de funcionamiento, y utilice pantallas para mantener a los niños a una distancia segura. Mantenga los calentadores portátiles, la calefacción, los calentadores de agua y los electrodomésticos pequeños en buenas condiciones de funcionamiento.

Reduzca el riesgo de ser alcanzado por un rayo

En general, evite colocar las tiendas de campamento debajo de árboles altos, cerca de cuerpos de agua o en la colina más alta de un área. Busque refugio en un área cubierta, como un automóvil, si le sorprende un clima desfavorable al aire libre. Si no hay ningún refugio disponible, recuéstese en el suelo dentro de una zanja o resguárdese en una espesa arboleda, dado que es improbable que un rayo alcance un árbol solo.

  • Evite manipular objetos de metal o eléctricos.
  • Evite usar cualquier máquina al aire libre o deje de hacerlo.
  • Salga del agua o bájese de los botes.

Cómo prepararse para su cita

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita .

Usted puede ayudar a su médico a diagnosticar y a tratar su afección preparándose para responder las siguientes preguntas:

  • ¿Qué causó la quemadura?
  • ¿Qué tipo de material se estaba quemando (como madera, plástico, sustancia química o asbesto)?
  • ¿Cuándo ocurrió la quemadura?
  • ¿Cuál es el tamaño y la ubicación de la quemadura? ¿Puede calcular en función de la profundidad si es una quemadura de primer, segundo o tercer grado?
  • ¿Pudo haberse producido la inhalación de humo ? ¿El fuego se produjo en un lugar cerrado?
  • ¿Cómo se apagó el fuego?
  • ¿Hubo otras lesiones?
  • ¿Qué tratamiento en el hogar se utilizó?
  • ¿Tiene algún riesgo de salud ?

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Revisor médico especializado H. Michael O'Connor, MD - Medicina de emergencia

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisado13 abril, 2017